C.E.

C.E.
....

martes, 3 de octubre de 2017

RECUPEREMOS EL SENTIDO COMÚN Y HUMANICÉMONOS

EN LA SOCIEDAD ACTUAL, SOBRA TECNOLOGÍA Y FALTA AMOR, SOBRA INDIVIDUALIDAD Y FALTA RELACIÓN CON LOS DEMÁS, SOBRA EGOÍSMO Y FALTA RESPETO A TODO Y A TODOS, SOBRA IGNORANCIA Y FALTAN VALORES HUMANOS. LA CLAVE: ENTENDER QUE LO QUE HACEMOS A LOS DEMÁS, EN REALIDAD NOS LO HACEMOS A NOSOTROS MISMOS, AL SER HUMANO ACTUAL LE FALTA……HUMANIDAD.

Repaso el sufrimiento que los humanos han soportado a lo largo de su historia, a manos de otros humanos, y la vergüenza y el dolor me llegan al alma, al ver que no hemos evolucionado correctamente, que seguimos repitiendo los mismos patrones, sin saber muy bien porque.

Cuando uno ve imágenes de violencia entre seres que compartimos los mismos destinos, en la misma tierra y bajo el mismo cielo, se hiela la sangre. Cuando uno ve que seguimos confundiendo ideales con idealismos.

Para muchas personas la vida no vale nada. Sobre todo la vida de otros. Y en nombre de ideologías, religiones, xenofobias y mil y una etiquetas se ha hecho de la barbarie una bandera.

Lo peor es el convencimiento de que, en realidad, las personas que han manejado una guillotina, han prendido una hoguera o han disparado un misil comparten el convencimiento de que lo que hacen, es correcto. Se creen los elegidos, los salvadores, sin que nadie les haya pedido que nos salven.


Hemos perdido el sentido de especie animal, que sería más aceptable que lo que hacemos como humanos. Nos atacamos sin necesitarlo para sobrevivir, motivo digno de enfrentamiento en ese caso.

Nos odiamos en base a estúpidas formas de pensar que nos alinean y nos confunden hasta límites tan penosos como los que pretenden justificar guerras, violaciones de derechos humanos, acosos e incluso asesinatos. 

LLEGAMOS A DESPOJARNOS DE LO QUE NOS DIFERENCIA COMO ESPECIE EVOLUCIONADA PARA ENGRANDECERNOS CON TODO AQUELLO QUE SOLAMENTE RESTA Y RESTA.

Violencia en las parejas, pueblos asolados por guerras entre hermanos, odios enquistados por motivos que ya no existen, demasiada memoria distorsionada y ansia de venganza anacrónica.

Vivimos tiempos difíciles evidentemente. Momentos donde pareciese que los logros conseguidos tiempo atrás con tanta dificultad y empeño, en todo lo que se refiere a respeto por el ser humano y veneración por su grandeza, se vayan solapando y rebajando en una involución de caída libre.

¿QUÉ PODEMOS HACER? PUES CADA UNO, DENTRO DE SÍ, DEBE RESCATAR AL HUMANO QUE CONTIENE Y ELEVARLO A LA CATEGORÍA DIVINA QUE LE CORRESPONDE. ESA CATEGORÍA DE SER QUE LOGRE DEVOLVERSE LA DIGNIDAD QUE LE PERTENECE.

DE LO CONTRARIO, NOS QUEDA UN FUTURO CADA VEZ MÁS NEGRO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario