C.E.

C.E.

lunes, 30 de noviembre de 2015

SABER ESPERAR (LA ESENCIA DE LA PACIENCIA)

LA MAYORÍA DE LAS TEORÍAS DE PENSAMIENTO DE DIFERENTES CULTURAS Y DESDE TODOS LOS TIEMPOS, NOS HABLAN DE LAS REALIDADES QUE VIVIMOS COMO CREADAS POR NOSOTROS.

Una especie de conducta que sigue un mapa que previamente habríamos diseñado según nuestras necesidades de evolución. LO QUE SE CONOCE COMO “PROYECTO DE VIDA”, ES DECIR QUE HEMOS VENIDO HACER AQUÍ. 

Es difícil creer esto, nos cuesta pensarlo y nos resistimos a que sea verdad, sobre todo por la cultura donde nos educaron, en la cual lo que nos pasa a lo largo de nuestra existencia, se saca fuera de nosotros y sobre todo cuando lo que parece que llega, fruto del azar y la casualidad, es doloroso para nosotros.

Y la primera ley espiritual es: NADA DE LO QUE NOS SUCEDE ESTA FUERA DE NOSOTROS, todo lo que vivimos de una forma u otra está vinculado inexorablemente a nosotros. 

Pero esta actitud es si quieren la más humana, no asumir la responsabilidad de lo que hacemos y echar la culpa de todo lo que nos pasa que no nos gusta a los demás.

Hacernos responsables de ello cae fuera de nuestra conciencia y de ninguna manera podemos asumir el coste que tiene la idea de ser protagonistas de una historia que habríamos ideado en otra dimensión, en otro paradigma, en otro estado. Sin embargo, a veces, si nos adentramos en el conocimiento de las leyes espirituales y biológicas en el fondo de nuestra alma, del corazón e incluso de la mente encontramos respuestas que van sucediéndose ante nuestras incógnitas.

NO HAY OTRO CAMINO PARA ELEVAR NUESTRO GRADO DE CONCIENCIA QUE A TRAVÉS DEL CONOCIMIENTO, ES UNA REGLA DIRECTAMENTE PROPORCIONAL, A MAYOR GRADO DE CONOCIMIENTO DE LAS LEYES QUE NOS RIGEN (ESPIRITUALES Y BIOLÓGICA) MAYOR GRADO DE CONCIENCIA TENDREMOS.

Nos suceden experiencias extrañas, pasamos por momentos que nos hacen daño, repetimos dolores viejos y siempre terminamos creyéndonos víctimas de un destino que se empeña en ir en contra de lo que teníamos previsto.

PERO ALGO HABRÁ DE RESPONSABILIDAD EN LO QUE NOS PASA, YA QUE ES COHERENTE CUANDO UNO PIENSA Y MEDITA, COMPRENDER QUE NO TODA LA RESPONSABILIDAD POR MUCHO QUE NOS EMPEÑEMOS ES SOLO DE LOS DEMÁS.

Tenemos miedo  que vuelva a sucedernos lo que nos duele. Pensamos que no vamos a conseguir algo o que perderemos lo que ya tenemos. En ambos casos, la clave está en no necesitar o en no hacer de la necesidad el pilar de nuestra vida.

Solo hay que esperar, saber tener paciencia, encontrarnos con lo que tememos y preguntarnos por qué nos asusta tanto.

¿Qué puede pasar? En cualquier caso la respuesta es nada. Todo sigue igual. Todo seguirá adelante, con nosotros o sin nosotros.

Nuestra vida es una experiencia propia que debe vivirse desde dentro aunque se exprese y se proyecte hacia fuera en la que se debería hacer un balance continuo, esa cita a solas con nosotros mismos, todos los días con total sinceridad, donde objetivamente seamos capaces de ver y sentir todo lo realizado durante el día para tomar conciencia de lo que hacemos bien y lo que debemos mejorar e integrarlo en nuestra vida, como un hábito automatizado que nos va ayudar a entender el ¿por qué? Y el ¿para qué? De las experiencias que vivimos a lo largo de nuestra vida.

POSIBLEMENTE, SI COMPRENDIÉSEMOS QUE LA SERENIDAD Y EL PODER, ESTÁ EN NO AFANARNOS EN EL DESEO, TODO FLUIRÍA CON FACILIDAD Y LA MAYORÍA DE LOS MIEDOS SE DISIPARÍAN, PORQUE LA ESENCIA DEL MIEDO NO ES OTRA QUE EL DESCONOCIMIENTO.




“Cuando menos cosas esperas, más cosas son las que te llegan.

Cuando menos cosas deseas, más valor darás a las que ya tengas.

Cuando menos con la mente interfieras, más libre te sientes y te encuentras.

Cuando dejas que la vida sea, la vida te llena el alma entera”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario