C.E.

C.E.

martes, 24 de noviembre de 2015

MISIÓN CUMPLIDA

 “¿SABES LO QUE SUCEDE CUÁNDO DEJAS DE BUSCAR? LO QUE ERES TE DESCUBRE” 

UNO A VECES SIENTE QUE HA CUMPLIDO CON SU MISIÓN. QUE NO QUEDA NADA MÁS QUE DE TI DEPENDA Y QUE LO QUE HAS PODIDO HACER, LO HAS HECHO, DANDO LO MEJOR DE TI EN CADA MOMENTO.

Cuando eso ocurre, cuando nos llega ese sentimiento, no queda otra que dar las gracias, por lo aprendido, por lo compartido y por lo sentido y dejar el camino libre para que otro u otros continúen APORTANDO, ya que nosotros dimos todo cuanto teníamos Y PODIAMOS APORTAR.

Esa es la clave cuando cumplimos nuestras misiones, saber hasta dónde podemos dar, cuáles son nuestras limitaciones y cuando llegamos a ellas parar.

En la propia vida hay misiones que están diseñadas por y para nosotros. A veces, descubrimos cuales son y entonces, todo es más fácil. Lo peor es no saber a qué debes enfrentarte. No tenerlo claro, ni ver la dimensión de la misión a realizar. Pero cuando uno descubre la parte que le corresponde hacer es mucho más fácil que lo haga bien y que se esfuerce por ello.

Todos tenemos una misión, o muchas. En cada una hemos de conocer el camino a recorrer y si no está muy claro, comenzar lentamente caminando para ir abriendo senda entre los diferentes cruces de caminos que nos encontraremos.

En ocasiones, debemos retroceder para plantearnos nuevamente la dirección a seguir, otras veces no hay más remedio que parar por mucho que nos duela hacerlo y en la mayoría, hay que continuar a pesar de todo.

Hay misiones que se agotan en sí mismas y duran poco, aunque tratemos de estirarlas. En este caso, alargar la agonía no sirve de nada y por más que lo pretendamos no podremos avanzar desde el punto en el que debimos pararnos.

Hay otras, en las cuales todo es poco. Cada esfuerzo es una oportunidad más para mejorar y ayudar a otros es cuando el trabajo bien hecho, merece la pena.

UNO SE SIENTE A GUSTO CUANDO HEMOS SERVIDO DE ALGO A LOS DEMÁS. NO HAY GRATIFICACIÓN MAYOR QUE UNA MIRADA DE AGRADECIMIENTO, UN APRETÓN DE MANOS O UNA SONRISA DE REGALO. LO SABEMOS Y SENTIMOS MUY BIEN TODA LAS PERSONAS QUE NOS DEDICAMOS AL VOLUNTARIADO. PORQUE EN EL BALANCE FINAL SIEMPRE RECIBIMOS MUCHO MÁS DE LO QUE DAMOS AUN SIN MONEDA DE CAMBIO.

No hay nada mejor que proporcionar felicidad a los demás sin esperar nada a cambio. Es la mejor misión que podemos cumplir, sean hijos, familiares, amigos o desconocidos. Con éstos últimos, la propina que recibimos se multiplica ampliamente porque al no existir ninguna obligación que justifique el intercambio de afectos, todo resulta, aún, mucho más gratificante.

LA PRINCIPAL MISIÓN LA TENEMOS CON NOSOTROS MISMOS. CONOCERNOS, ACEPTARNOS Y QUERERNOS ES EL PRIMER PASO PARA DARNOS A LOS DEMÁS Y LOGRAR, A TRAVÉS DE ELLO, SER FELICES.




Por eso mis querido lector/a te dejo esta reflexión:

SÓLO QUERÍA RECORDARTE QUE NO TE AHORRES, QUE LO DES TODO EN ESTE ÚNICO INSTANTE....POR SI MAÑANA NO PUDIESES DECIR LO QUE TENÍA TU CORAZÓN GUARDADO.....PARA QUE NO TE AHOGUES CON LAS PALABRAS QUE SE ANUDARÁN EN TU GARGANTA.

NO TE AHORRES QUE NADA DURA Y NUNCA MÁS VOLVEREMOS A SER LO QUE HOY SOMOS.

QUE EL AMOR TE LLEVE ADONDE TE QUIERA LLEVAR, QUE SE DESATEN LAS LLUVIAS DE TUS OJOS, QUE SE HAGA INMENSO EL CORAZÓN EN SUS LATIDOS, QUE TODOS LOS ABRAZOS SEAN HONDOS Y PROFUNDOS, INFINITOS Y CLAROS, CONTENEDORES Y ASILOS. NADA TE GUARDES. QUE LAS ALMAS ESTÁN TODAS AMÁNDOSE EN ESTE INSTANTE SÓLO NUESTRA MENTE LO HA IGNORADO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario