C.E.

C.E.
....

martes, 17 de septiembre de 2013

EL EQUILIBRIO ENTRE LO ESPIRITUAL Y LO MATERIAL

LA SOCIEDAD ACTUAL ANIMA Y FACILITA EN BUENA MEDIDA EL CULTO AL "YO", AL "EGO" DEL SER HUMANO, QUIEN DEBE SATISFACER TODOS SUS DESEOS, ASPIRACIONES, GUSTOS Y ANHELOS EN LA VIDA, DANDO PREFERENCIA A LO EXTERNO ANTES QUE LO INTERNO.

Es una filosofía de vida basada en el “TANTO TENGO, TANTO VALGO” apoyado por toda la publicidad en los medios audio-visuales, en un bombardeo constante, que si no se consigue, en numerosos casos puede desencadenar procesos de envidia a quien más tiene y en otros depresión, sentimientos de inferioridad y baja auto estima, por no estar dentro de esa llamada “CLASE PRIVILEGIADA”.

Esta concepción conforma una visión parcial y reducida de la existencia humana, porque es innegable que es necesario y gratificante, hacer y proyectar aquellas cosas que tanto nos gustan.

Estas actividades provocan muchas veces sentimientos que nos reconfortan y estimulan en la vida. No se trata entonces de desestimarlas sino por el contrario, de complementarlas con otras que impliquen una participación común con otras personas, de compartir, organizar y direccionar tareas junto a otros, por otros, que nos provoquen placer y que requieran en alguna medida, "abrirnos" mental y espiritualmente a la preocupación de otros seres.

El hecho de mimarse, quererse, cuidarse (aspectos tan mencionados últimamente, como decía antes, en los medios) pone en evidencia una necesidad postergada por mucho tiempo sobre la persona, lo que derivó en algunos sentimientos de descuido personal.

El peligro reside, tal vez, en caer del lado opuesto y diseñar nuestra vida sin el equilibrio justo y necesario que demandan todas las cosas en la existencia. Porque si bien es reconfortante darnos un tiempo para lo que nos agrada e interesa más, también como seres humanos debemos pensar y proponer aquello que puede interesarle a otro ser que está cercano en el afecto, aunque esto requiera a veces de algunos gestos solidarios y generosos de nuestra parte, e implique ciertas postergaciones o renunciamientos personales.

Este estado de renuncia de determinadas cosas, en una sociedad con fuertes facetas egocéntricas, puede aparecer como algo desprestigiado, sin mayor consenso que el propio: desde lo publicitario y lo social no se considera como un valor en sí mismo, tal vez porque implica una dosis de sacrificio personal, un pensar en otros, un corazón que se abre para no ser uno mismo el centro e incluir a otros en su vida.

Los renunciamientos a veces, son espontáneos, naturales y los hacemos por aquellos que amamos, con más frecuencia que la que creemos, porque son una parte constitutiva del sentimiento más puro y noble del ser humano: el amor.

Renunciamos con frecuencia a comodidades personales, a gustos propios, a horas de sueño y a cierta tranquilidad y orden y a algunas costumbres y hábitos según lo requieran las necesidades familiares y laborales.

La vida se teje de estos placeres que gratifican, de algunas exigencias que nos reclaman y de ciertas renuncias: más cotidianas y constantes. Lo importante sería tal vez, la manera en que lo ponemos en práctica: con rebeldía o disconformidad o bien, si detrás de cada uno de ellos se esconde la comprensión, la conformidad que sustenta la acción y le da el sentido y la trascendencia que tienen.

Poder hacer de cada acto de renuncia, por pequeño que sea, un gesto natural que se alimente en la tolerancia y comprensión de las necesidades propias y de los demás, puede constituirse en un desafío a nuestra propia capacidad de manejar nuestra existencia. La forma de hacerlo, consistiría en sustituir obligación, imposición, disconformidad por comprensión y ¿por qué no?, por alegría. 

EXISTEN OTROS ESTADOS DE RENUNCIA MÁS SUTILES Y PROFUNDOS QUE REQUIEREN DEL SER HUMANO OTRA DISPOSICIÓN Y OTRA MIRADA DE LA VIDA.

Renunciar a los halagos de la existencia cuando el deber nos reclama, renunciar a las atracciones pasajeras de la materia para que aparezcan las satisfacciones más altruistas, desprenderse de pequeñas comodidades para cederlas a otros seres, compartir nuestras alegrías, nuestra abundancia -que siempre es más que lo que tienen otros-, es mucho más grato y produce sensaciones tan profundamente conmovedoras que quien las experimenta en su interior, difícilmente puede olvidarlas.

UN CONTINUO RENUNCIAMIENTO PERSONAL REPRESENTÓ LA VIDA DE LOS CONDUCTORES DE LA HUMANIDAD Y DE LOS SABIOS ABNEGADOS, Y SI BIEN NOSOTROS ESTAMOS MUY LEJOS DE ESAS FIGURAS CUMBRES DE LA EVOLUCIÓN HUMANA, ES NECESARIO QUE EMPECEMOS LA ASCENSIÓN HACIA LAS ESFERAS DEL CRECIMIENTO ESPIRITUAL POR LOS PROPIOS MEDIOS, COMO LO HICIERON ELLOS, CUMPLIENDO CON LA LEY DE EVOLUCIÓN BASADA EN EL ESFUERZO PERSONAL DE CADA DÍA, SIN CREERNOS VÍCTIMAS DE LAS CIRCUNSTANCIAS, MÁS BIEN HACEDORES DE LA PROPIA VIDA, DE LA PROPIA FELICIDAD Y CO-CREADORES EN BUENA MEDIDA DE LA FELICIDAD DE LOS DEMÁS, SOBRE TODO DE AQUELLOS QUE ESTÁN MÁS CERCA DE MOSoTROS.

REFLEXIÓN 

** CUANDO SEAMOS CONSCIENTES DE QUE DENTRO DE NOSOTROS HAY ALGO QUE SABEMOS, PERO SIN SABER QUE LO SABEMOS, ENTONCES CUANDO SEPAMOS ESO QUE NO SABEMOS, QUE SABEMOS, ES CUANDO CAMBIAREMOS.

1 comentario:

  1. es muy interesante lo escrito sobre el equilibrio de lo material y espiritual, dare un ejemplo de como darse en la realidad,sabiendo de lo espiritual y material...no tenia un peso, me llamaron del banco ofreciendo un credito inmediato, solo el carnet de identidad, la desicion fue rapida fui al banco y con esa plata me comprare un auto nuevo, la apuesta era compleja como se iba a pagar ese credito, calculando con harto ajuste se podia pero lo que mas me aseguro fue decidir cual el fin, el objetivo del vehiculo, lo tome con un interes social donde primero estaba la comodidad de la familia esto incluia a mis padres y a mis amigos y vecinos el auto en ese sentido no solo lo mire como un bien material si no que le di un fin social que debo cumplir acabalidad para que las buenas energias siempre essten presente y el ajuste solo sea una anecdota...hasta ahora a funcionado muy bien..y voy al dia en el credito sin sobresaltos...este es un ejemplo real de equilibrio entre lo material y espiritual
    se esta pensando en los demas...

    ResponderEliminar