C.E.

C.E.
....

lunes, 1 de febrero de 2010

EL FUTURO QUE NOS ESPERA (UNA VISIÓN UTÓPICA)

Siglo XXI

Les voy a ofrecer una idea personal de cómo podría llegar a ser este futuro utópico que me imagino. Evidentemente mis limitaciones personales me impiden realizar una predicción general, y seguramente la que hago será errónea y desacertada, sin embargo lo bueno del modelo que propongo es que todas las ideas respetuosas con el ser humano, la Naturaleza y la vida tienen cabida, por lo que todas las interpretaciones benignas y positivas tienen cabida.

En este futuro cercano de digamos unas décadas, la humanidad habrá pasado ya cuatro años sin una sola guerra en el mundo. Los avances en transporte y telecomunicaciones habrán puesto en conexión todas las áreas del mundo, menos aquellas que por motivos propios hayan decidido conservar su cultura sin influencias exteriores, que serán respetadas y dejadas para que desarrollen sus estilos de vida propios, sabiendo siempre que serán bienvenidas a la comunidad global cuando ellas deseen, sin presiones.

Otra ventaja de las mejoras en transportes serán que los seres humanos ya no pasarán hambre. La idea de 40.000 niños muriendo diariamente por hambre será un recuerdo del pasado, vivo, para que no vuelva a repetirse, pero totalmente erradicado como problema. Sin embargo no serán los bajos costes del transporte los que erradiquen el hambre y las plagas, las enfermedades y las guerras.

Lo que verdaderamente hará que los países del tercer mundo se unan en calidad de iguales a la comunidad internacional será la divulgación y el respeto cultural. La explotación de los más pobres será abolida, y la educación, y los medios para que se ganen la vida, serán entregados a ellos para que se autogestionen. Terminando de forma pacífica con un dominio de las democracias en todo el globo. Estas democracias serán tanto políticas como económicas, pues los países y regiones no estarán sujetos a los caprichos de las empresas transnacionales.

Las corporaciones y organismos deberán atenerse a un estricto código ético, que se irán adoptando voluntariamente a medida que cambie la mentalidad de la gente. Este modelo de actuación establece que la transparencia de cuentas, de comportamientos y normas éticas debe regir el marco de actuación de las empresas, instituciones y organismos.

Se terminó la idea de que lo importante es triunfar a cualquier precio, el trepar hasta la cumbre con continuos enfrentamientos, el explotar al empleado en lugar de colaborar con él para crear más riqueza.

Las empresas tienen una responsabilidad social, no sólo en generar beneficio para los propietarios, o valor para los accionistas, como agentes integrales de la sociedad humana deben velar por la creación de riqueza, modelos de desarrollo sostenido en los cuales se integre un modelo de contabilidad de costes ecológico, y proteger la estabilidad, formación y seguridad del empleado.

Éstos, a su vez, se integrarán en la empresa de una forma más eficaz, convirtiendo la relación trabajador -empresa en una cadena productora de valor real, para ambas partes donde se beneficien todos.

Las mismas relaciones interempresas y de éstas con los estados se basarán en la transparencia y colaboración mutua, no para arrebatar cuotas de mercado, sino para expandir estos y las posibilidades de desarrollo mutuo.

Las maravillas que la ciencia nos muestra estarán al alcance de la mano, en este futuro cercano, viviremos en edificios inteligentes, ecológicos e impresionantes. Los nuevos materiales y avances en comunicación harán posible un aumento de la luminosidad, la altura de las edificaciones, sin empeorar los transportes a la zona de trabajo, que en muchos casos coincidirán en el mismo edificio.

Zonas de ocio, esparcimiento natural, programación a la carta, que seguirá también unas normas éticas de conducta, y la aparición de la auténtica realidad virtual y los sistemas holográficos ofrecerán un mundo de entretenimiento que apenas podemos alcanzar a imaginar.

Se fomentará un aprendizaje y una cultura variada, polivalente en el que cada ser humano pueda elegir su camino y tener recursos para alcanzarlo. La fantasía y la imaginación serán bienes cotizados, como lo serán la empatía, el pensamiento global y la cultura.

La cultura se desarrollará de una forma mundial, respetando siempre la naturalidad de cada pueblo, permitiendo viajes culturales a bajo precio y fomentando un respeto mutuo que favorezca el intercambio.

Zonas de desarrollo independiente coexistirán con grandes ciudades que atenderán no sólo las necesidades materiales del hombre, sino sus anhelos de realización y su necesidad de pertenencia al medio ambiente. Lo Macro se unirá y coexistirán con lo Micro, favoreciendo el desarrollo cultural y étnico.

Los avances informáticos, robóticos y en telecomunicaciones permitirán el desarrollo racional de la AI, que será cuidadosamente planificado para evitar todo tipo de problemas y que nos ayudará a comprender muchos de los misterios que la mente humana sólo logra visualizar.

La combinación de las técnicas de criogenización, los avances en medicina, biotecnología, neurología, psicología y nanotecnología permitirán al hombre alcanzar aquello de lo que tanto se rumorea y nadie habla: la inmortalidad.

Los problemas que se planteen con ello serán resueltos ofreciendo este avance a todo el mundo, evitando la división del planeta en dos zonas, una en la que se pueda morir y otra en la que la gente viva eternamente indiferente a lo que pasa en la otra zona.

En cuanto a la superpoblación, los avances en ingeniería genética (cuidadosamente probados, debatidos y preparados) deberán terminar con el problema del hambre, así como una asignación eficiente y más equitativa de recursos.

Así mismo, el incremento demográfico de todos estos avances se dará salida mediante un plan global de exploración espacial. La Humanidad se unirá en su deseo de conocer el espacio y romper la frontera que nos ata a nuestro hogar, sin romper los lazos con él.

Enormes fábricas y plantas de energía limpias (fusión, solar, etc.) orbitarán en el espacio creando una inagotable fuente de diversos materiales que favorecerán la creación de estructuras y edificios. Las primeras misiones tripuladas a Marte y Venus habrán regresado. Diversas colonias lunares respetuosas con el paisaje y gestionadas por la comunidad internacional y empresas privadas aportarán un flujo de materias inagotable que se utilizarán para preparar la siguiente fase de la exploración galáctica, la terraformación de Marte (en caso de que se demuestre la no existencia de vida pasada o presente) y la colonización del Cinturón de Asteroides.

Los primeros planes para enviar naves a otros planetas más alejados, así como fuera del sistema solar serán revisados y la Humanidad entera alcanzará una unidad tanto por sus logros externos como internos que verdaderamente nos convertirá en una joya en las estrellas y no en el vertedero que estamos empezando a ser.

Siglo XXII-SIGLO C

En los próximos siglos a humanidad dará el paso decisivo hacia las estrellas. Primero mediante el envío de enormes arcas espaciales. Estas arcas serán de dos tipos. Isaac Asimov las denominaría espomos internos. Esto es, estructuras capaces de albergar vida durante períodos ilimitados de tiempo, con ciclos internos de reciclaje, crecimiento y repoblación.
Como decía, serán de dos tipos, en principio los espomoides (capaces de albergar vida durante períodos limitados de tiempo) serán naves espaciales capaces de sacar al hombre fuera del Sistema Solar. Estas naves se irán haciendo cada vez más sofisticadas y alcanzarán tamaños lo suficientemente grandes como para que generaciones enteras nazcan y mueran en su interior, o bien mantengan a una legión de científicos, soldados y civiles en su interior par siempre.

Pero antes de que nuestra técnica alcance tanta pericia se habrá producido un paso gigantesco en la colonización del espacio. Tal y como explica Asimov en su libro de artículos (¿Hay alguien Ahí?) los seres humanos, a mediados del tercer milenio de nuestra era habrán dominado la ingeniería genética lo suficiente como para adaptar el cuerpo humano a la falta de gravedad. Así, miles de millones de personas habitarán en el interior de asteroides sin gravedad. El cinturón de asteroides será totalmente colonizado pues un asteroide de sólo 100 kilómetros de radio puede albergar más población que un planeta pequeño, ¡y sostenerla población!

Así, estos colonos viajarán dentro de sus más que confortables hogares, desarrollando su propia cultura, (películas, espectáculos, etc.) y su ciencia. Serán testigos de mil maravillas antes de llegar a otro sistema solar, donde se instalarán durante generaciones y en el cual colonizarán planetas y asteroides. Luego, aquellos que quieran se marcharán de viaje eternamente dejando atrás su nueva estrella para colonizar las profundidades del espacio. Prevemos así millones de asteroides con millones de culturas, variedades humanas, científicas y técnicas, viajando por el espacio, encontrándose con sus hermanos, en las nuevas arcas y naves artificiales, compartiendo archivos, tecnología y descubrimientos. Así como las rutas a los nuevos mapas estelares. Con el tiempo se descubrirán métodos de comunicación capaces de poner en contacto lugares distantes de una galaxia en segundos, con lo que las arcas podrán estar, si lo desean, en continua comunicación con otras naves y asteroides, así como con todos los planetas de la Red de Planetas Colonizados.

La combinación de inteligencia humana y conciencia artificial nos harán capaces de incontables maravillas. Así los droids, cyborgs, robots y humanos ampliados serán comunes en estas arcas y en los nuevos planetas y miles de naves de millones de formas propagarán la diversidad cultural y vital por las estrellas.

Con el tiempo a finales de este milenio, si no antes, la humanidad, en una de sus múltiples formas descubrirá vida en otro sistema y quién sabe si vida inteligente. Se abrirá una etapa de comercio y comunicación capaz de llevar al ser humano y a nuestras especies hermanas más allá de las galaxias.


Siglo C-Siglo M

Con el tiempo, se encontrarán formas de enviar naves espaciales a otras galaxias, en principio mediante un viaje normal que dure miles de años. Después los conocimientos de física nos permitirán plegar el espacio para transportar enormes cantidades de energía, y por lo tanto materia, a distancias enormes. De esta forma, primero mediante generadores del tamaño de ciudades, y después con pequeños motores transespaciales instalados en las naves más modernas, se podrán colonizar otras galaxias y núcleos estelares.

Nuevas formas de vida, nuevas civilizaciones, descubrimientos y tecnologías harán que la ciencia, la cultura, el entretenimiento y la vida se expandan por el universo. Miles de galaxias serán exploradas levemente y cientos serán colonizadas con un respeto máximo hacia las culturas y fenómenos locales. La ciencia avanzará, permitiendo comunicaciones instantáneas a millones de años luz y ofreciendo la posibilidad que tanto sueñan los pensadores hoy, culturas galácticas donde las naves espaciales son algo común, como los automóviles o las bicicletas, donde la vida sea eterna y la gloria espera.

A la par que todo esto, el desarrollo de la A.I. y de las redes de realidad virtual pondrán al alcance de la mano millones de mundos donde la diversión y la exploración son posibles. Se construirán universos dentro de la red, para el disfrute, el ocio o para cualquier fin, y millones de seres vivirán en su interior, unos serán artificiales y otros serán los iconos de aquellos seres naturales que lo deseen.

Se utilizará el acceso a estas maravillas para castiga a culpables de infligir las leyes. Así, aquellos que tengan algún delito sólo verán permitido su acceso a zonas periféricas y marginales de la Red.

Será el primer paso para lo que vendrá después.


Siglo M-Año 1.000.000


Las esferas de contención harán su aparición en el universo. Estas pequeñas esferas de diversos tamaños y colores podrán contener dentro de sí galaxias, universos y más. Las leyes físicas podrán programarse en su interior como si fuesen un programa por lo que la materia y la energía se podrá crear o destruir y nosotros podremos entrar en ellas o salir. Se crearán miles de universos, cada unos con leyes físicas y químicas distintas. La magia, los poderes mentales y todo lo que la imaginación de millones de razas puedan concebir serán posibles. Miles de millones de mundos florecerán en su interior, en comunicación continua con el exterior.

En el exterior, lejos de los paraísos autogenerados, las razas unidas seguirán expandiéndose. Podrán detener los procesos de destrucción de las estrellas y si se descubren nuevos universos podrán contemplarlos. Así como dimensiones paralelas y todas las maravillas que ahora no podemos ni imaginar.



Año 1.000.000-Año 10.000.000.000

La Humanidad y las razas unidas alcanzarán la comprensión absoluta de la esencia física de los universos, podrán detener sus procesos de expansión y contracción, así como generar nuevos nacimientos.

Dominarán completamente las técnicas de viaje temporal y seguirán un código de no interferencia que no les impedirá reproducir cualquier situación pasada o futura en una de las esferas para reparar u solucionar problemas para personas del lejano pasado. Así, toda la existencia, pasada o futura se unirá en una comunidad bajo la vigilancia y control de un consejo científico de todas las razas de la existencia.

Lo que venga después es algo que yo no puedo imaginar todavía.

Unas palabras.

No me es posible asegurar que los acontecimientos llegarán a ser como los he descrito, ni si seremos nosotros, otras razas u otros universos o dimensiones quienes demos el primer paso para lograr esta utopía.




Sí que sé que cada pequeño paso que demos en pos de este nuevo mundo nos acerca más a él, y crea más posibilidades de que exista. Por ello, lo logremos o no, hemos de intentar acercarnos lo más posible a esta visión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario