C.E.

C.E.

miércoles, 8 de febrero de 2017

SABER MANEJAR NUESTRAS EMOCIONES: LA COHERENCIA EMOCIONAL

UNA BUENA GESTIÓN EMOCIONAL, NOS VA A DAR COMO RESULTADO UN BUEN CONOCIMIENTO DE NOSOTROS MISMOS Y POR CONSIGUIENTE TENER UNA AUTO-ESTIMA ALTA, PARA PODER LLEVAR A LA PRÁCTICA LA CLAVE DE LA COHERENCIA EMOCIONAL, QUE SE BASA EN LLEVAR A LA PRÁCTICA, AQUELLO QUE SENTIMOS Y PENSAMOS.

La inteligencia emocional, es uno de los diferentes tipos de inteligencia que posee el ser humano y nos proporciona el conocimiento que necesita una persona para conocerse a sí misma, controlar sus estados emocionales y de ánimo, capacitándola para hacer una gestión eficaz de sus emociones dando como resultado, poder vivir con una mayor armonía y felicidad.

Este autoconocimiento también es la base para potenciar las relaciones personales positivas. El concepto gestión emocional muestra la habilidad de aquellas personas que son dueñas de sus emociones y no esclavas de ellas, es decir, no viven condicionadas por sus impulsos de cada momento sino que a través del propio conocimiento se comprenden mejor a sí mismas.

Es fundamental, para tener una buena salud, espiritual, mental, emocional y física, aprender a manejar nuestras emociones.

La gestión emocional no es innata sino que puede aprenderse a lo largo de la vida. Se trata de un aprendizaje que incluye habilidades tan importantes como comprender, controlar y modificar sentimientos y emociones propias pero dicho conocimiento también nos capacita para comprender mejor las emociones que sienten los demás.

Esta gestión emocional es necesaria para sumergirnos en un universo emocional que está lleno de sentimientos y emociones muy variadas y con innumerables matices, como la envidia, la ira, el rencor, el sufrimiento, la esperanza, el odio, la paz, la serenidad, el placer... 

Una correcta gestión de las emociones aporta calidad de vida porque ello implica dotar al ser humano por ejemplo de la capacidad de regular la ira que siente en un enfado, (causa de numerosos conflictos y de decisiones equivocadas). Como así mismo le capacita para no recrearse en su propio dolor.

BUSCAR EL EQUILIBRIO ENTRE NUESTROS PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y ACCIONES, ES LA CLAVE Y EL PUNTO DE PARTIDA, PARA CADA VEZ SER MÁS DUEÑOS DE NOSOTROS MISMOS.

La gestión emocional nos ayuda a entender que no somos seres pasivos ante nuestros propios estados emocionales sino que siempre tenemos la actitud de hacer algo al respecto cuando nos sentimos de un modo determinado.

Las emociones tienen un papel fundamental en la vida de todo ser humano. De ahí que sea tan importante valorar el factor emocional y no solo el racional para poder armonizar ambos planos en la búsqueda del equilibrio de una vida feliz. Una gestión emocional que es necesaria en ámbitos de la vida muy diferentes: la vida personal, el contexto empresarial, las relaciones personales (pareja, amigos, familia), los noviazgos y la más importante la relación con uno mismo.

AHORA QUE SABEMOS EL VALOR DE LAS EMOCIONES, NO SE TRATA DE CONSIDERAR EL PENSAMIENTO RACIONAL COMO UN FACTOR SECUNDARIO SINO DE ESTAR EQUILIBRADOS, DE TOMAR CONSCIENCIA, QUE DEBEMOS ACTUAR SIEMPRE EN LA VIDA, CON EL CONOCIMIENTO QUE NOS APORTA EL PENSAMIENTO RACIONAL Y EL QUE NOS APORTAN NUESTRAS EMOCIONES.

SI LO HACEMOS ASÍ, OBTENDREMOS UNOS RESULTADOS SORPRENDENTES EN LA TOMA DE DECISIONES, LA SOLUCIÓN DE CONFLICTOS Y LA CONVIVENCIA CON LOS DEMÁS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario