C.E.

C.E.
....

sábado, 11 de julio de 2020

SON TIEMPOS DE TOMAR CONCIENCIA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA) ¿CUÁNTOS

¿CUÁNTOS SERES HUMANOS PUEDEN AFIRMAR ESTAR REALMENTE SATISFECHAS CON EL ACTUAL MODELO DE VIDA?        

¿ACASO ALGUIEN TODAVÍA IGNORA QUE COMO CIVILIZACIÓN ESTAMOS EN CRISIS?        

¿CÓMO HACER UNA TRANSICIÓN ARMONIOSA, SIN PRECIPITAR CORRIENTES DE CAMBIO APOCALÍPTICAS?

Tal vez para iniciar una reflexión en la dirección legítima, convenga actualizar la siguiente máxima:PENSAMOS QUE CUANDO ENCONTREMOS LA SOLUCIÓN A NUESTROS PROBLEMAS, ALCANZAREMOS LA PAZ, CUANDO EN REALIDAD ES ABRAZANDO LA PAZ, CUANDO LOS PROBLEMAS DEJAN DE EXISTIR”.

El alcance metafórico de esta afirmación señala la dirección que muchos intuitivos del mundo están abordando para salir de un “MÁS DE LO MISMO”, y ser capaces de soltar los viejos modos de resolver y lograr abrirse al formidable cambio que nos espera, tanto como civilización como Humanidad.

¿CUÁL ES EL EJE DESDE EL QUE PARTIR PARA DIRIGIR ESE CAMBIO?

Tal vez el núcleo del mismo sea más sencillo de lo que parece, aunque quizás para muchos que no tengan vivencias asociadas, puede resultar un tanto abstracto. En realidad, si para resolver los problemas, hemos venido utilizando como centro de operaciones pensantes la compleja inteligencia que tantos años nos ha costado desarrollar, está ahora llegando el momento de trascender esta herramienta del hegemónico neocórtex, y abrirse a la inteligencia de lo profundo, que muchos hombres y mujeres evolucionarios ya expresan como fuente de inspiración.

Se trata de una inspiración de raíces intuitivas que aparece en estado de pensamiento profundo, un estado en el que se deja espacio para que las soluciones del corazón broten, soluciones tan insospechadas como contundentes y transformadoras, soluciones que provienen directamente de un nivel más profundo de conciencia. Un nivel que, sin duda, al ser más amplio y global que el periférico anterior, tiene en cuenta la dimensión colectiva, es decir el beneficio de todo ser vivo.

Un aspecto clave que confirma lo armónico de su cualidad, al tiempo que hace realidad aquella máxima: “LA MEJOR VICTORIA ES LA QUE GANAN TODOS”.

En el delicado momento socioeconómico actual, de lo que se trata es de indagar en las nuevas direcciones del cambio, procediendo a añadir otro nivel o potencial del ser humano, un nivel propio de la mente profunda que no opera precisamente mediante la acumulación digital de posibilidades y el consiguiente incremento del hardware, sino a través de la conexión directa con la Fuente o la conciencia total que es en realidad la que gestiona de manera holística el devenir de la llamada “creación”, una creación que se manifiesta a través de infinitas cadenas de terminales con diferentes niveles de autoconsciencia.

Para activar esta capacidad de acceder a lo profundo, convendrá

apuntalar los primeros destellos laicos de una cultura del silencio, una cultura que abre las puertas de la contemplación como estado que trasciende al pensamiento dualista, y asimismo como apertura a la conexión inspiradora de la identidad esencial. Honremos esta naciente cultura de lo perenne, en este caso tan espiritual como agnóstica, cultura que investiga los extraordinarios beneficios psicobiológicos de la CONCIENCIA PLENA.

Consideremos el proceso que siguió la actual civilización que tras la Ola Agrícola en la que florecieron los imperios, así como las grandes religiones y los clanes familiares para sembrar los campos, llegó la Ola Industrial que en el seno de sus fábricas liberaría a la mujer de la dependencia patriarcal. Más tarde llegó la Ola Informática con el fenómeno internet, que marcó la identidad de una nueva cultura. Nació el homo tecnológicus y junto a éste la actual civilización que nos sostiene, entre otras cosas porque los ordenadores de este complejo mundo binario, siguen hoy funcionando.

Pues bien, tras la cumbre de la racionalización dualista, la civilización asiste a un histórico momento en el que llega una nueva ola, la Ola de la Conciencia, una ola que conduce al interior de uno mismo, a la vía directa con la Fuente, al plano de las causas, a la raíz de toda vivencia personal, a lo perenne y transpersonal que ha sobrevivido a ciclos y culturas.

LA NUEVA OLA PUEDE VERSE COMO UNA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA, UNA REVOLUCIÓN QUE, COMO IDEA MUTANTE DE LUCIDEZ Y ADENTRAMIENTO, VA INOCULANDO DE ESENCIALIDAD Y DISCERNIMIENTO A UNOS ESCASOS MILLONES DE INDIVIDUOS REPARTIDOS DE FORMA SINGULAR EN TODOS LOS PAÍSES.

MUJERES Y HOMBRES ANÓNIMOS QUE COMIENZAN A PRECISAR DEL SILENCIO, DE LA SOLEDAD ACOMPAÑADA, DE LA AUTO INDAGACIÓN SOSTENIDA. SERES HUMANOS QUE SE HACEN RESPONSABLES DE SUS ESTADOS ANÍMICOS, SERES QUE SUSPENDEN JUICIOS Y ETIQUETAS HACIA SUS CONGÉNERES, Y QUE ACTÚAN DESDE LA PRESENCIA DEL NIVEL ALTRUISTA, NIVEL CADA DÍA MÁS ABIERTO QUE LOS IMPELE A EXPRESAR SUS VIDAS DESDE UN IRRENUNCIABLE “DESDE DENTRO HACIA FUERA” …………………….. DEL CONOCIMIENTO A LA CONSCIENCIA.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario