C.E.

C.E.
....

lunes, 18 de noviembre de 2013

LA OPERACIÓN OVNI DEL TERCER REICH

OPERACIÓN HIGHJUMP “LA BATALLA QUE NUNCA EXISTIÓ”. Uno de los mayores misterios aun por conocer es lo sucedido al acabar la segunda guerra mundial en la Antártida, donde una fuerza de aproximadamente 4.000 marines, numerosos barcos de guerra y aviones de combate fueron derrotados por dos veces consecutivas, por unos cuantos soldados alemanes y sus “ALIADOS”. 

Al mando de la misión estaba el Almirante de la Armada estadounidense, Richard Byrd, “CASUALMENTE” autor de: “EL DIARIO SECRETO DEL ALMIRANTE RICHARD E. BYRD” (ver video). Dicha misión se llamo: OPERACIÓN HIGHJUMP y La batalla que tuvo lugar como decíamos antes se la conoce como: LA BATALLA QUE NUNCA EXISTIÓ 

«TERCER REICH: OPERACIÓN OVNI» es un extraordinario documental ruso. Al final de 1946, el famoso explorador polar y Almirante de la Armada estadounidense, Richard Byrd, recibió la orden de destruir la Base Nazi en la Antártida. Pero las cosas fueron mal.

El Almirante Byrd no sólo informó a Washington de aviones de combate con increíbles capacidades. También dijo que la expedición fue atacada por «extraños platillos voladores». Emergieron del agua a gran velocidad causando graves daños a la expedición.

El 26 de Febrero de 1947 tuvo lugar una batalla, la cual fue descrita por un miembro de la expedición, un experimentado piloto llamado John Sireson:

Salió con mucha fuerza del agua volando verticalmente. Se deslizaba entre los mástiles de los barcos con tal velocidad que la corriente de aire arrastró y partió la antena de radio. No me dio tiempo ni para parpadear. Los dos soldados del Casablanca fueron destruidos por algún tipo de misterioso rayo disparado desde la nariz del Platillo Volador. Luego, eso se sumergió en el agua próxima a los barcos. 

En ese momento, yo estaba en la cubierta del Casablanca y lo vi como usted me está viendo a mí. No pude entenderlo: Aquel objeto era silencioso, como si flotara entre los barcos; como una bestia satánica escupiendo fuego mortífero. En ese momento vi al destructor Murdoch, el cual estaba a unos 120 pies. Estalló en llamas y se empezó a hundir. 

A pesar del riesgo, rescaté equipos y botes salvavidas que lancé inmediatamente desde el lugar del desastre hasta otros barcos. La pesadilla se alargó unos 20 minutos. Cuando los Platillos otra vez se hundieron bajo el agua, evaluamos los daños. Fue terrorífico. 






Como siempre les digo: Saquen sus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario