C.E.

C.E.
....

viernes, 2 de septiembre de 2011

TIEMPOS DE REFLEXIÓN.......EL VALOR DE LA FAMILIA........¿HACIA DÓNDE VAMOS?

ANTE LA REALIDAD QUE NOS RODEA, PERCIBIMOS A MENUDO QUE LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD ESTÁN EN CRISIS. SI BIEN VIVIMOS UN MOMENTO DIFÍCIL POR LA MAGNITUD Y LA ACELERACIÓN DE LOS CAMBIOS QUE A VECES NO PODEMOS ASIMILAR, SE SUMA A ESTO UN DESCONCIERTO EN LOS PARÁMETROS PARA DETERMINAR LOS AUTÉNTICOS VALORES DE UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA Y SOLIDARIA.

¿QUÉ NOS HA LLEVADO A ESTO?

El tema de los valores preocupó a los pensadores de todos los tiempos, quienes muchas veces se cuestionaron si existían valores morales absolutos o relativos a las épocas y las costumbres.

En realidad, los valores de cada sociedad se construyen con el tiempo, a medida que las sociedades maduran, así como los valores individuales se consolidan a medida que se crece como persona. Luego, la historia o el tiempo, nos dirán si la elección fue la conveniente o acertada.

Pero lo que nadie duda es que sería imposible estructurar una sociedad sin bases de convivencia duradera y pautas compatibles con los principios culturales y humanísticos que fueron consolidándose a través de los siglos por encima de las diferencias que jalonaron el devenir humano.

La declaración mundial de los derechos humanos es prueba de ello y de que los hombres y las comunidades, se ocupan cada vez más de los mismos.

La conciencia ética, que podría explicarse como la inteligencia aplicada a la conducta, suele ser muchas veces un concepto subestimado en esta época caracterizada por el consumo y la transitoriedad, donde la vida parece organizada en torno al presente, y la idea de trascendencia es reemplazada por la de actualidad.

La crisis de valores no pasa sólo por el cambio de valores, sino por la falta de interés a nivel individual, familiar y social, por mostrar a las generaciones jóvenes cómo se viven esos valores.

HAY UN VIEJO REFRÁN QUE SENTENCIA: "EXPLICAMOS LO QUE SABEMOS, PERO ENSEÑAMOS LO QUE SOMOS".

La aceleración de los cambios y las exigencias de nuestro día a día, unido a pautas de comunicación que exaltan la trivialidad, dejan en un segundo plano los ideales sociales duraderos y compartidos, y lo que es peor aún, debilitan los soportes familiares que proporcionan identidad al individuo.

LA ESTRUCTURA FAMILIAR AFRONTA HOY DOS GRANDES CRISIS.

1.- Una de ellas tiene que ver con la organización, es decir, la equiparación de las actividades de la mujer y del hombre fuera del ámbito del hogar.

Esta situación, surgida en parte por la saludable oportunidad de la mujer de ejercitar sus capacidades, está sujeta también a las tremendas exigencias que la postmodernidad impuso a los puestos de trabajo, incluyendo la prolongación de los horarios laborales, sintiéndose sobreexigida al no poder obviar su papel de esposa y madre.

2.- El otro problema, directamente relacionado con el anterior, es el de la inseguridad económica, lo que trae aparejado situaciones conflictivas en el ámbito matrimonial y familiar fruto del nerviosismo y la irritabilidad.

LOS HIJOS, FRENTE A ESTA REALIDAD, ESTÁN SOLOS, CON EL TELEVISOR, CON LOS VIDEO JUEGOS O CON TERCERAS PERSONAS LA MAYOR PARTE DE SU TIEMPO SIN PODER COMPARTIR MOMENTOS DE CALIDAD CON SUS PADRES.

Y LOS HIJOS NECESITAN DEL TIEMPO DE LOS PADRES, TANTO EN CANTIDAD COMO EN CALIDAD.

¿QUÉ HACER?

DEBEMOS DETENERNOS A MEDITAR, A PENSAR SOBRE NUESTRAS FINALIDADES EXISTENCIALES, PORQUE DE LO CONTRARIO DAÑAREMOS TREMENDAMENTE LA ESTRUCTURA BÁSICA DE ESTA SOCIEDAD QUE POCO A POCO NOS VUELVE LOCOS, DAÑAREMOS ESA CÉLULA BÁSICA QUE ES: LA FAMILIA

La evolución de la historia del ser humano siempre definió la imagen de la familia como el núcleo social básico, en el cual el niño desarrolla y ejercita la capacidad de amar, la afectividad sin condicionamientos, el diálogo sincero, el respeto mutuo, la solidaridad, la idea de la virtud y del error, la verdad y la justicia, que le permitirán luego establecer vínculos y realizarse como ser humano, porque en la familia es donde aprendemos a superar el obstáculo mas grande que tiene el ser humano, que no es otro que: El egoísmo personal

INTENTEMOS FOMENTAR ENTONCES UNA EDUCACIÓN TENDIENTE AL DESARROLLO DE LOS VALORES MORALES, AQUELLOS QUE CONTEMPLAN EL AMOR Y LA SOLIDARIDAD COMO VÍAS DE ACCESO AL PROGRESO DEL SER HUMANO Y DE LA SOCIEDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario