C.E.

C.E.
....

martes, 3 de junio de 2014

CIENCIA Y ESPÍRITU: DOS ASPECTOS DE UNA SÓLA Y MISMA COSA------- ASUME TU RESPONSABILIDAD, NADIE LO HARÁ POR TI

CIENCIA Y ESPÍRITU

Comprendo que ciertas nociones fundamentales no puedan ser fácilmente captadas en un primer momento, sobre todo si sólo está siendo utilizado el hemisferio cerebral izquierdo (intelectivo, analítico-discursivo). Sin embargo, LA VIDA NOS DOTÓ DE DOS HEMISFERIOS CEREBRALES, cada uno con sus legítimas y necesarias funciones; y ambos están diseñados para complementarse perfectamente y darnos una visión más completa e íntegra de nuestro ser y de la realidad en que vivimos.

ES POR LAS FUNCIONES PROPIAS DEL HEMISFERIO DERECHO QUE NOSOTROS PODEMOS LLEGAR A CAPTAR Y SOBRE TODO SENTIR -E INCLUSO EXPERIMENTAR, EVENTUALMENTE- LA UNIDAD INHERENTE A TODO LO QUE EXISTE; donde cada parte está relacionada con las demás, formando un Todo pleno de sentido, y donde principios arquetípicos atraviesan todos los niveles de realidad, relacionando íntimamente unas partes con otras, dentro de este “orden implicado” del que habla el biólogo Rupert Sheldrake.

SIEMPRE HABRÁ -COMO ES NATURAL- QUIEN RECHACE DE PLANO ESTA INFORMACIÓN, ESCUDÁNDOSE EN UN FALSO ESCEPTICISMO, PRETENDIDAMENTE CIENTÍFICO. Pero el verdadero escéptico no se cierra en banda ante algo que a priori realmente no puede negar o afirmar. NO MUESTRA EL DOGMATISMO, FANATISMO Y PREJUICIO PROPIOS DE LOS ACTUALES (Y PASADOS) INQUISIDORES CIENTÍFICOS Y RELIGIOSOS, TAN REFRACTARIOS AL PROGRESO Y A LA RECTA Y GENUINA PRÁXIS CIENTÍFICA. El verdadero escéptico, en cambio, está abierto a lo que pueda ser demostrado o probado (ahora o más adelante), y a lo que él mismo pueda experimentar y comprobar en sí mismo.

En este sentido, yo felicito y saludo al ateo que tiene el coraje y la lucidez de hacer apostasía de su propio ateísmo, para acceder a una mayor comprensión y experiencia de la realidad, más allá de los extremos y dogmas de las religiones instituidas y del cientifismo-nihilismo materialista. 

SÓLO QUIENES HAN DEJADO ATRÁS LA INFANTIL ETAPA DE LACTANCIA DE IDEOLOGÍAS, PUEDEN COMENZAR A CAMINAR EL SENDERO DE LA AUTÉNTICA ESPIRITUALIDAD (QUE FORMA UNIDAD INDISOLUBLE CON LA AUTÉNTICA Y MÁS AVANZADA CIENCIA), DONDE HALLARÁN SOLUCIÓN TODAS LAS PARADOJAS, CONTRADICCIONES Y CONDICIONAMIENTOS ARTIFICIALES, INTERNOS Y EXTERNOS.

ASUME TU RESPONSABILIDAD, NADIE LO HARÁ POR TI 

“COMO ES ARRIBA, ES ABAJO; COMO ES ADENTRO, ES AFUERA”. “AQUELLO EN DONDE ENFOCAS TU ATENCIÓN, ESO CRECE”. ADAGIOS MILENARIOS -Y SIEMPRE ACTUALES- 

Son hoy una retadora y desafiante comprobación de laboratorio en la Ciencia más avanzada, donde -conforme a la Física Cuántica- ES EL OBSERVADOR, CON SU ACTITUD Y EXPECTATIVA, QUIEN DETERMINA EL RESULTADO DEL EXPERIMENTO, DE LA EXPERIENCIA, DE SU EXPERIENCIA (también aplicado a nivel de colectivo).

La causa de algo que le sucede a alguien NUNCA ESTÁ AFUERA, SIEMPRE ESTÁ DENTRO DEL INDIVIDUO. Y la sumatoria de esas causas internas -de los miles de millones de individuos que integramos la Humanidad- está siendo INFALIBLEMENTE REFLEJADA EN EL EXTERIOR, EN ESTE PANORAMA MUNDIAL ACTUAL. VIVIMOS EN EL GRAN SALÓN DE LOS ESPEJOS. AFUERA VEMOS REFLEJADO LO QUE LLEVAMOS DENTRO.

Por eso es tan importante aprender a escuchar y decodificar el contenido o significado real de lo que proyectamos a través de la palabra -la expresión inteligible del pensamiento, el Verbo creador-, para así poder ser conscientes de lo que albergamos y emitimos, de manera que, si ello no es armónico o acorde a nuestro deseo, podamos modificarlo antes de que se refleje o manifieste en nuestra vida.

 “NO ES LO QUE ENTRA POR SU BOCA LO QUE CONTAMINA AL HOMBRE, SINO LO QUE DE SU BOCA SALE; (…) PORQUE LO QUE DE SU BOCA SALE, DEL CORAZÓN PROCEDE”. Mateo, 15:11-18 

NUESTRAS CREENCIAS O CERTEZAS, ARTICULADAS Y MANIFESTADAS A TRAVÉS DEL VERBO, crean nuestra realidad. Tal instrucción capital, junto a otras adyacentes o derivadas, formarían parte de una Única y Original Enseñanza, impartida desde tiempos remotos en muy diversos enclaves, grupos, culturas y civilizaciones, a lo largo y ancho del planeta.

Aunque en nuestros días se conservan antiguas escrituras, vestigios y restos arqueológicos que registraron de un modo u otro estos Altos Conocimientos, ellos constituyen principalmente una TRADICIÓN ORAL, trasmitida de generación en generación por los Maestros (chamanes, hierofantes, adeptos, etc) a los iniciados, hasta hoy.

Particularmente, el psicólogo e investigador José Luis Parise comprob a lo largo de su dilatada búsqueda, experiencia y aprendizaje entre los descendientes directos de aquellos maestros y culturas, que las claves relativas a LA PALABRA Y A LA ESCUCHA se encuentran y se repiten una y otra vez en las enseñanzas y sabiduría procedentes de las llamadas Culturas Originales o Iniciáticas (Egipto, Mayas, Inkas, Toltecas, etc), así como en la Enseñanza Oculta de Cristo, la auténtica, íntegra y completa, esa que él revelaba directamente a sus discípulos, a quienes lo seguían y escuchaban (y que no podía ser comprendida a priori por las muchedumbres, por los no iniciados o los curiosos).

Esa misma Enseñanza que la Iglesia (siguiendo los lineamientos impuestos por Pablo de Tarso, que nunca conoció al Maestro) se encargó de sepultar y combatir con todas sus fuerzas, siglo tras siglo, para preservar así su auto-adjudicado poder terrenal y arrogarse el papel de intermediaria entre los hombres y Lo Divino. Cuando, en verdad, LO DIVINO ES Y SIEMPRE FUE NUESTRA PROPIA E ÍNTIMA NATURALEZA. 

“Te advierto, quien quiera que fueres, Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los tesoros. OH! HOMBRE, CONÓCETE A TI MISMO Y CONOCERÁS AL UNIVERSO Y A LOS DIOSES.” Inscripción en el Frontispicio del Templo de Delfos, en Grecia 

POR FAVOR, SE ACABÓ EL BUSCAR AFUERA, SE ACABÓ EL “ECHARLE LAS CULPAS” A TODO LO QUE HAY AFUERA (PERSONAS, COSAS, SITUACIONES, IDEAS, INSTITUCIONES, PAPAS, DIOSES Y DEMONIOS). 

BASTA DE PROYECTAR “LA CULPA” Y “CARGARLE EL MUERTO” a los políticos, los banqueros, las multinacionales, los Bilderberg, illuminati, masones, sionistas, el Vaticano, etc (aunque ellos tengan que rendir cuentas a la Humanidad -y a Sí mismos- por todos sus crímenes).

Es ineludible ahora que cada quien TOME RESPONSABILIDAD POR SUS PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS, PALABRAS Y ACCIONES, que son los hilos que componen la urdimbre y la trama con los que diariamente se teje nuestra realidad individual y colectiva.

Se acabó ya el evadir la responsabilidad por lo que uno guarda dentro y emite afuera, por lo que uno siembra (y cosecha), y por la propia vida.

ES TIEMPO DE MADURAR, DE CRECER, DE DEJAR ATRÁS LA ETAPA INFANTIL, como personas y como Humanidad. Es tiempo de MIRAR ADENTRO, Y DE TRABAJAR INTERNAMENTE, a la par que actuamos externamente en consonancia con lo que de verdad queremos.

Hay que ponerse cada uno manos a la obra para resolver los propios bloqueos, tensiones, defectos y contradicciones internas -SANANDO NUESTRAS EMOCIONES Y RECUPERANDO NUESTRA SALUD INTEGRAL-, para dejar de ser “un reino dividido” y entrar al fin en armonía con toda la Vida, fluyendo en el ETERNO AHORA con todo lo que existe y con todos los seres, aspectos nuestros; porque TODO ES UNO, y TODOS SOMOS UNO.

La auténtica y duradera paz deviene naturalmente con la integración, aceptación, reconciliación y comprensión íntima de todo lo que somos, sin luchas, resistencias, repulsiones ni juicios (lo cual no significa permitir o consentir el abuso o la agresión, sino verlo desde una perspectiva más elevada, como experiencias que tienen su razón de ser y su sentido de aprendizaje o superación en nuestra vida, para así lidiar y trabajar sabiamente sobre ellas sin que ellas nos desequilibren, condicionen o afecten nuestra salud).

Hemos, por tanto, de recobrar nuestra INTEGRIDAD, religándonos a la Vida en su totalidad, empezando por nuestra propia materialidad o sustancia (conectándonos a la Madre Tierra), para finalmente -y tras sanar e integrar nuestro niño interior- realizar nuestra esencia espiritual (sintonizando nuestro Yo Superior), haciéndonos conscientes de Aquello que siempre fuimos y somos.

Así reunificados, sanados y liberados de todo falso conocimiento -serenos, lúcidos y empoderados-, ya no quedará dentro de nosotros (en nuestra mente subconsciente) ningún programa de limitación, ningún residuo o remanente de dolor o frustración, ninguna creencia errónea o negativa que pueda ya impedirnos vivir en la paz, el gozo y la realización, cocreando en plenitud nuestra realidad desde el corazón.

PORQUE SIEMPRE LO EXTERIOR DEPENDE DE LO INTERIOR. Y lo que tu hagas o emitas a “otro” o a la Vida, a ti mismo te lo haces y emites. Esta comprensión profunda, en la medida que es sentida e integrada, hace que se actualicen o desarrollen en nosotros virtudes muy elevadas, como son la empatía, la compasión (en su más puro y productivo sentido), el servicio y la responsabilidad por nuestras vidas, pensamientos, sentimientos, palabras y obras.

LLEGÓ ENTONCES LA HORA, EN ESTE ESCENARIO DE CAMBIOS Y DESVELAMIENTO SIN PRECEDENTES, DE MADURAR, COMPRENDER Y ASUMIR NUESTRO ENORME POTENCIAL COMO INDIVIDUOS Y COMO COLECTIVO, PORQUE CREER ES CREAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario