C.E.

C.E.
....

lunes, 22 de octubre de 2012

EL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL

EL SER HUMANO ACTUAL, COMIENZA A SER CONSCIENTE, DE LA ÉPOCA TAN ESPECIAL QUE LE HA TOCADO VIVIR Y COMO CONSECUENCIA DE ESE AUMENTO DE CONCIENCIA QUE EN ÉL SE HA PRODUCIDO, VE QUE LOS VALORES Y ESTRUCTURAS DE LA SOCIEDAD EN QUE VIVE HAN ENTRADO EN CRISIS, NO DANDO RESPUESTAS NI SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS QUE ACUCIAN A DICHA SOCIEDAD, esto propicia que asista a un momento único en la historia de la humanidad, un momento de grandes contradicciones, una época de transición, donde como consecuencia de la “crisis” en la sociedad actual, el ser humano busca una nueva forma de vida, una filosofía nueva donde encuentre respuestas a todas sus interrogantes que le lleven a vivir su vida, con plenitud y armonía. Y como resultado de esa búsqueda, una sociedad nueva con otra forma de pensar y sentir empieza a emerger.
 
En el momento actual que nos encontramos conviven, en tiempo y espacio la forma de pensar antigua y la nueva forma de pensamiento, que como decíamos empieza a emerger, nos encontramos que el ser humano tiene a su disposición, un montón de información y de conocimiento, la mayoría de las veces contradictoria, que no sabe muy bien qué hacer con todo ella, por eso no vendría mal analizar, si el conocimiento que el ser humano posee en la actualidad es suficiente para poder salir de la crisis en que nos vemos inmersos, o por el contrario, si vemos, que por sí solo, no puede dar soluciones a todos los problemas que la sociedad tiene hoy en día, estaremos en disposición de comprender la cercanía de ese cambio evolutivo tan proclamado, por todos, de esa nueva forma de pensar y sentir, de ese nuevo conocimiento que poco a poco va despertando en el interior del ser humano, para conseguir una sociedad más armónica y justa, donde el ser humano pueda desarrollar todas sus potencialidades, donde la escala de valores éticos y morales, tenga en primer lugar al ser humano, y no a las posesiones materiales.
 
Hemos de partir de un hecho evidente “UN CONOCIMIENTO, INCAPAZ DE DIRIGIR LA ACCIÓN DEL SER HUMANO HACIA LA ÉTICA Y LA MORAL, NO PUEDE SER, EN RIGOR, UN CONOCIMIENTO AUTENTICO”. Analicemos pues las tres clases de conocimiento más importante en que se basan los pilares de nuestra sociedad.
 
1.- EL CONOCIMIENTO ECONÓMICO:
Sabido es que el proceso industrial es, en sí mismo, un proceso dinámico que implica una continua y sistemática “reconversión industrial”. Observando, simplemente, el transcurso de los últimos 40 años, se podrá comprobar el alto grado de reconversión que se ha dado en el sector industrial, sin embargo no nos ha librado de la crisis. En resumen los expertos en el campo de la economía se muestran incapaces de proporcionar tanto un modelo de actuación como un diagnostico de la situación actual.
 
2.- EL CONOCIMIENTO DE LA CIENCIA EN GENERAL:
Es preciso reconocer el alto grado de eficacia alcanzado, de la ciencia, en cuanto a campos particulares, también debemos reconocer, que la ciencia en la práctica, se viene mostrando incapaz de resolver, realmente los problemas más importantes de nuestra sociedad, hasta tal punto es así, que en 1980 bajo la tutela de la O.N.U. se llevo a cabo un Congreso Internacional, para promover una Ciencia y una técnica para el desarrollo, con lo cual la propia ciencia reconocía, las limitaciones de la Ciencia vigente. Podríamos decir, que el científico de hoy es un especialista, sabe mucho de su especialidad, pero desconoce todo lo que esta fuera del ámbito de su especialidad y tiene además una gran dificultad para la intercomunicación con otras disciplinas científicas e incluso en campos específicos de su propio ámbito.
 
3.- EL CONOCIMIENTO INTELECTUAL
El intelectual de hoy, es evidente que viene perdiendo día a día la conexión con los problemas que interesan y preocupan al ser humano actual, su conocimiento está quedando reducido a círculos cerrados con poca repercusión en la sociedad, su conocimiento carece de la operatividad que es necesaria ante la gravedad y urgencia de los problemas que acucian a nuestra sociedad.
 
Llegamos pues a la conclusión de que, aun suponiendo que toda la sociedad se hubiese mostrado dispuesta a realizar todos los cambios para la mejora de nuestra calidad de vida y a seguir las soluciones de los problemas, dictadas desde el campo del conocimiento por expertos, científicos e intelectuales, tales cambios no se hubiesen podido llevar a cabo desde el conocimiento, por no encontrarse las soluciones como hemos visto en dichos campos del conocimiento.
 
Es evidente entonces que no debemos de extrañarnos, ante la situación de crisis que vive hoy nuestra sociedad, cuando acabamos de comprobar la situación de crisis en el ámbito del conocimiento.
 
Y de todo lo expuesto hasta aquí, cabria preguntarse a modo de reflexión ¿PUEDE CALIFICARSE DE AUTENTICO CONOCIMIENTO, AQUEL QUE ES VÁLIDO PARA RESOLVER TEMAS PUNTUALES, PERO NO DA SOLUCIONES A LOS PROBLEMAS GLOBALES (ECONÓMICOS, SOCIALES Y MORALES) DE NUESTRA SOCIEDAD?
 
Como quiera que cualquier solución que podamos obtener, para acabar con la crisis que afecta a nuestra sociedad, habremos de obtenerla a través del conocimiento y éste se encuentra en la situación que hemos descrito, debiéramos formularnos una segunda pregunta para continuar con nuestra reflexión ¿POR QUÉ LOS EXPERTOS, LOS INTELECTUALES Y LOS CIENTÍFICOS NO PUEDEN EXPLICAR A PARTIR DE SUS CONOCIMIENTOS LA SITUACIÓN ACTUAL DE NUESTRA SOCIEDAD?
 
Lo que nos llevara a formular una tercera pregunta ¿CÓMO PODEMOS INTERPRETAR ESTA APARENTE FALTA DE CONOCIMIENTO? La respuesta a mi humilde entender es una muy sencilla el ser humano es un ser integral, “ES UN CONJUNTO MULTIDIMENSIONAL DE CUERPOS EN CONSTANTE INTERACCIÓN, VIBRANDO CADA UNO EN UNA FRECUENCIA DIFERENTE”.
 
Y para poder entender todo esto, no podemos utilizar solamente un conocimiento externo, debemos aplicar otro tipo de conocimiento consustancial al ser humano, “EL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL”
 
El conocimiento espiritual, tiene como finalidad el conocimiento de uno mismo, llegar al auto-conocimiento autentico, enseñarnos a conectar con nuestro “YO” interno, nuestra esencia, nuestra parte “ESPIRITUAL”. No debemos olvidar nunca que “SOMOS SERES ESPIRITUALES CON EXPERIENCIAS HUMANAS, NO SERES HUMANOS CON EXPERIENCIAS ESPIRITUALES”.
 
Este conocimiento, tiene además la propiedad de la alquimia, a través de la cual la oscuridad de tu vida en tu día a día, tus miedos, tu confusión, tus preocupaciones, tus problemas, tus dificultades, podrás transmutarla en la luz de la libertad, en la luz de la armonía contigo mismo y con tus semejantes, en la paz con todo lo que te rodea.
 
EL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL TE AYUDARA A ENTENDER QUE:
"Dentro del misterio de la vida, el Universo se rige acorde a unas Leyes (Las Leyes Universales) tan reales como la ley de la gravedad. Conectadas a la esencia de la existencia, reflejando la inteligencia primitiva del Universo. Estas Leyes Universales dirigen la mecánica del Universo los movimientos de las flores orientándose hacia el sol y las olas rompiendo en la costa. Ellas gobiernan el movimiento de la tierra, los ciclos, las estaciones y las fuerzas de la naturaleza. Bajo su canción, incluso las Galaxias danzan."
 
Las Leyes Universales rigen el orden innato e inteligente del universo. Trascienden conceptos, costumbres y creencias. Forman la base de la ética del ser humano. Constantes como el movimiento de los planetas, las Leyes Universales son aplicables no sólo a la mecánica de la Naturaleza, sino a todos los aspectos de la existencia. Te puede guiar a través de las profundidades y los problemas de tu vida de la misma manera que las estrellas y las brújulas guiaban a los antiguos marineros cuando surcaban los océanos.
 
Estas Leyes tienen especial relevancia en asuntos prácticos de la vida humana principios simples y poderosos para encontrar nuestra paz interior en un mundo difícil. Aquellos que siguen las Leyes prosperan y encuentran plenitud; aquellos que las ignoran o las incumplen se enfrentan a las consecuencias, que les instruirán en el camino hacia su evolución.
 
MIENTRAS EL SER HUMANO NO APLIQUE EN SU DÍA A DÍA JUNTO CON EL CONOCIMIENTO INTELECTUAL, EL CONOCIMIENTO DE LOS EXPERTOS Y EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO, EL CONOCIMIENTO “ESPIRITUAL” DUDO QUE ENCUENTRE LAS RESPUESTAS Y SOLUCIONES QUE NECESITA PARA COMO DECÍAMOS AL PRINCIPIO SEA CAPAZ, DE LLEGAR AL CONOCIMIENTO DE SI MISMO QUE SERÁ LA PUERTA DE ENTRADA A UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA, MÁS HUMANA, LLENA DE ARMONÍA Y PAZ.
 
Esteban Pérez López
Conferencia impartida en Tenerife febrero 2.011

No hay comentarios:

Publicar un comentario