C.E.

C.E.
....

viernes, 9 de abril de 2010

EL DESAFÍO A LA HUMANIDAD LLEGA A UN NIVEL CRÍTICO

“En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle”. Mahatma Gandhi

El desafío que el sistema global (globalización o Nuevo Orden Mundial, en donde lo único que importa es el dinero y donde el prestigio personal se mide según la cuenta bancaria), está lanzando actualmente a la Humanidad, cada vez con mayor descaro y presión, está llevando rápidamente las cosas a un punto de no retorno, habida cuenta de las graves amenazas globales ya activadas, y de las que están por activarse, manipulando y sometiendo a sus dictámenes, abiertamente los sistemas jurídicos nacionales e internacionales, así como todos los demás sistemas, medios e instituciones, para imponernos un yugo cada vez más férreo y asfixiante; cada vez más abusivo e intolerante.

Es por ello que, en algún momento, habrá que plantarse y decir basta se acabo hasta aquí hemos llegado y habrá que hacerlo masivamente, de modo pacífico -pero firme-con claridad y determinación, porque:

NUESTROS PERIODISTAS NO NOS INFORMAN

NUESTROS POLÍTICOS NO NOS REPRESENTAN

NUESTRAS LEYES NO NOS PROTEGEN

NUESTRAS FUERZAS DE SEGURIDAD NO NOS DEFIENDEN

NUESTROS JUECES NO TOCAN A LOS GRANDES RESPONSABLES

NUESTRO SISTEMA SANITARIO NO PROMUEVE NUESTRA SALUD

NUESTRO SISTEMA FINANCIERO NO RESPETA NUESTRA DIGNIDAD HUMANA

NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO NO FORMA PERSONAS ÍNTEGRAS Y LÚCIDAS

NUESTRA CIENCIA NO ESTÁ POR NUESTRO MAYOR BIEN

NUESTRA SOCIEDAD NO GARANTIZA NUESTRA SUPERVIVENCIA

En algún momento, sea por la imposición forzosa de alguna medida intolerable de cualquier tipo, o sea por la amenaza de una nueva y devastadora guerra global, o sea por el estallido de un escándalo monumental e indigerible, o por una caída insostenible de las condiciones de vida… nos veremos abocados a la desobediencia civil, para proteger nuestra integridad y nuestra propia vida, para salvaguardar nuestros derechos fundamentales, solemnemente recogidos en nuestras Constituciones y en la Declaración Universal de 1948, ante la siniestra confabulación de los señores que quieren convertirse en los dueños de este mundo que nos pertenece a todos, que actúan amparados en una falsa legalidad (la creada por ellos en su propio beneficio), bajo la cual realizan impunemente, todo aquello que solo sirve a sus beneficios, sin tener en cuenta que como decía antes, que este maravilloso mundo nos pertenece a todos por igual, nadie tiene la escritura de propiedad, este maravilloso planeta llamado tierra es una propiedad, de todos cuantos habitamos en ËL

El día que nos plantemos, el día en que como un sólo ser y como una sola voz digamos -alto y claro- “NO”, ese día todo el colectivo humano habrá dado el paso más grande y decisivo en miles de años.

Y habremos derrotado finalmente al sistema global mundial; y le habremos vencido destruyendo su más poderosa arma: nuestra complacencia a ser sus subordinados, nuestro consentimiento para ser sus esclavos, su rebaño. Nuestra inconsciencia, nuestra apatía e indolencia, para cambiar el mundo actual por un mendo mejor y más justo para todos.

Ojala que ese día cuando llegue que llegara, no sea demasiado tarde y tengamos que pagar un precio excesivo, por nuestro retraso en despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario