C.E.

C.E.

lunes, 11 de julio de 2016

GUÍA PRÁCTICA “PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA” WALTER RISO

TENEMOS LA MALA COSTUMBRE, EL MAL HÁBITO DE ESTAR HACIENDO PERMANENTES REVISIONES INTERNAS ANTE TODO. CADA COSA QUE NOS SUCEDE, LO QUE OÍMOS, LO QUE VEMOS…TODO CAE INEXORABLEMENTE EN UN SISTEMA EN EL CUAL, VAMOS COMPARANDO LO QUE CAPTAMOS CON NUESTRA ESCALA DE VALORES Y NUESTRAS CREENCIAS QUE HEMOS IDO CREANDO A LO LARGO DE NUESTRA VIDA

Lo malo es cuando estas creencias son limitantes, entonces seremos verdugos permanentes de otros o de nosotros mismos.

Esto está mal, esto no me gusta, esto no es lo aprendí, como esto no lo quiero, esto es lo único que nunca quise, esto no es para mí, ¿por qué hice esto?...

Un sinfín de preguntas que nos cuestionan, una y otra vez, la posición que ocupamos en nuestro entorno, la posición en que nos colocan los demás o el lugar que dejamos que los demás ocupen en nuestra vida.

UNO DE LOS PSICÓLOGOS ACTUALES QUE MEJOR EXPLICAN ESTE PROCESO INTERNO ES WALTER RISO, COMPARTO CON USTEDES LO QUE EL EXPLICA EN SU GUÍA PRÁCTICA “PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA”:

”El mal hábito de estar haciendo permanentes revisiones interiores, duras y crudas, incrementa la insatisfacción con uno mismo y los sentimientos de inseguridad. Nadie aprende con métodos basados en la punición o el castigo.

El castigo sistemático, en cualquiera de sus formas, lo único que te enseñará es a huir de los depredadores y castigadores de turno; huir y nada más. No resolverás el problema de fondo, no lo enfrentarás. Pero cuando hablamos de auto castigo, el problema es que el verdugo seas tú mismo y, entonces, lo llevarás a cuestas como una desventura: defenderte será como escapar de tu propia sombra.

Infinidad de gente posee un sistema de autoevaluación que los hacen sufrir día y noche, momento a momento e, inexplicablemente, se sienten orgullosos del martirio que se propician a sí mismos.”

Nadie quiere sufrir y menos si el sufrimiento viene de uno mismo, pero en ocasiones estamos estancados en un farragoso barro que removemos continuamente y en el que resbalamos sin fin.

Necesitamos aplicar en nuestra vida herramientas que nos den la mano y nos indiquen la salida. El trabajo interior, enamorarse de uno mismo, tener lo innegociable claro y atrevernos a ser como somos nos dará la oportunidad de sentirnos en paz; al menos con uno mismo y ese es el principio de una vida plena".



No hay comentarios:

Publicar un comentario