C.E.

C.E.

jueves, 24 de diciembre de 2015

SER FIEL A UNO MISMO (REFLEXIONES PARA UN FIN DE SEMANA LARGO)

ESTAMOS EN UNAS FECHAS DONDE VAMOS A TENER TIEMPO PARA NOSOTROS Y SERÍA BUENO REFLEXIONAR Y DARNOS RESPUESTAS A UNA DE LAS PREGUNTAS MÁS DIFÍCILES QUE NOS PODEMOS O PUEDEN HACERNOS. ¿SOY FIEL A MÍ MISMO?

A veces nos parece que hay objetivos imposibles. Metas que no lograremos nunca. Caminos inescrutables. Pero la realidad es que todo imposible comienza con un primer paso al que se le añade la emoción y la ilusión del logro por conseguir.

Lo que nos impide empezar, lo que nos limita, lo que realmente nos pesa, es el recuerdo de anteriores fracasos. Hemos podido iniciar un régimen muchas veces, o querido hacer ejercicio físico sin éxito o tal vez, nos hemos propuesto ser más ordenados, menos parlanchines o más extrovertidos.

Otros logros, los más complicados y complejos, tienen que ver con las relaciones con los demás, con la forma de actuar y la manera de decidir, con la elección adecuada, con situarnos en el lugar correcto y sobre todo con sabernos rodear de las personas adecuadas en la vida.

Con la toma de conciencia de lo que nos sucede y de lo que queremos que nos suceda y no sucede o con la manera de pulsar el botón de “hacer” en vez de quedarnos inmóviles con las lágrimas en los ojos y la cabeza llena de humo.

Estoy convencido que pensarlo es menos gravoso que hacerlo, pero es el primer paso, primero es el pensamiento y luego la acción.

Siempre me marco a mi mismo pasitos pequeños. Logros menores que nos hacen sentirnos un poco mejor. Pero sobre todo me hablo, porque lo necesito, de la perseverancia unida a la paciencia, de adquirir el conocimiento necesario que necesito en cada acción que hago, del trabajo y el esfuerzo como único camino, pero sobre todo me impongo la confianza en mí mismo como garantía de conseguir lo que me proponga.

De continuar sin mirar atrás. De atender a aquello de lo que estamos convencidos, porque nos lo dicta el corazón, o a esa voz interior que nos anima a intentarlo, para sentirnos mejor. 

NO ES FÁCIL MANTENER LA PALABRA QUE UNO SE DA A SÍ MISMO, PERO ES LA PALABRA MÁS VALIOSA DE TODAS.

Si con alguien hay que ser sinceros es con uno mismo. Si a alguien hay que hablar claro es a uno mismo. Si a alguien hemos de reñir o premiar, nadie mejor que uno mismo…y si a alguien hemos de perdonar también seremos los mejores candidatos. 

CUALQUIER CAMINO QUE QUERAMOS EMPRENDER……EMPIEZA Y TERMINA POR NOSOTROS MISMOS, PORQUE NADA ESTA FUERA, TODO ESTÁ EN NUESTRO INTERIOR.

Fidelidad a lo que somos y sentimos hasta que la muerte nos separe; o incluso más allá de ella. A cualquier precio. Porque todo será poco para compensar los desastres que nos produciríamos al traicionar nuestra esencia, nuestro proyecto de vida, aquello que decidimos hacer cuando llegásemos aquí.

SER FIEL A UNO MISMO, SIGNIFICA HACER LAS COSAS DESDE EL CORAZÓN.

SER FIEL A UNO MISMO, SIGNIFICA NO BAJAR LA CABEZA ANTE NADIE, PERO TAMPOCO PERMITIR QUE NADIE LA BAJE ANTE NOSOTROS.

SER FIEL A UNO MISMO SIGNIFICA EL COMPROMISO DE DAR SIEMPRE Y EN TODO MOMENTO LO MEJOR QUE LLEVAMOS DENTRO, SIN ESPERAR NADA A CAMBIO.



“ERES EL PROTAGONISTA DE TU PROPIA VIDA. EMPLEA TODA TU ENERGÍA EN SER TÚ MISMO. NADIE PUEDE HACERLO TAN BIEN COMO TÚ".


No hay comentarios:

Publicar un comentario