C.E.

C.E.
....

lunes, 18 de junio de 2012

LAS RESPUESTAS ESTÁN EN TÚ INTERIOR……. NO LO DUDES

Cada vez son más numerosos los seres humanos que siente y piensan como el artículo que van a leer, les invito a leerlo y sobre todo a reflexionar sobre él…..ya saben no tienen nada que perder…………y si mucho que ganar….otro tipo de conocimiento que va más allá del mero pensamiento racional, tan necesario él uno como el otro para entender e integrar, la vida que estamos viviendo.

CREANDO NUESTRA PROPIA REALIDAD

“No somos nuestros cuerpos físicos. Estos simplemente son un nivel de nosotros por corto tiempo, mientras experimentamos de este rango de frecuencia y vibración.

El cuerpo es una proyección holográfica que permite a nuestra conciencia interactuar con el denso mundo físico.

Platón decía, con razón, que todos los cuerpos son sólo la sombra de la verdadera realidad. Cada partícula de un holograma contiene una fotografía de toda la imagen. Por eso cada célula del cuerpo contiene la información necesaria para crear un cuerpo entero.

Un holograma es una ilusión. No es en 3D, pero se ve en 3D. Lo mismo pasa con el cuerpo. La medicina “convencional” se concentra exclusivamente en la imagen holográfica e ignora las fuerzas multi-frecuenciales como el pensamiento y la emoción que puede armonizar o desestabilizar a esa imagen. Por lo tanto, la medicina oficial tiene su foco en todo el síntoma y no en la causa de la enfermedad física, la falta de armonía y coherencia es decir de hacer lo mismo que pensamos.

SIN DUDA SOMOS MÁS QUE NUESTROS CUERPOS. SOMOS, EN VERDAD, TODO LO QUE EXISTE, HA EXISTIDO Y SIEMPRE EXISTIRÁ. YO SOY TÚ, TÚ ERES YO, YO SOY TODO Y TODO ES YO. NO SOMOS SÓLO UNA PARTE DE ESA ENERGÍA INFINITA EN LA QUE TODO SE MANIFIESTA, SINO QUE SOMOS ESA ENERGÍA.

Todo ella, somos nosotros. Al final no existe ningún “yo” o “nosotros”, sólo un infinito “yo”. Observemos el mundo. Fijémonos en la cantidad de planetas y estrellas en el cielo nocturno.

Todo ello eres tú y eso es sólo la fracción de lo que tus sentidos físicos pueden percibir. Todos somos una energía. Las divisiones entre nosotros son una ilusión y los conflictos entre nosotros son los conflictos e ilusiones dentro de nosotros mismos. El conflicto exterior es la expresión de los conflictos internos y aquellos que vienen a nuestro espacio, positivo o negativo, son una proyecciones externas de nuestro estado interno del ser.

De esta manera, aquellos que se odian a sí mismos y no tienen autoestima, atraen vibratoriamente, en su vida, su universo, las personas que los castigarán. Ellos no saben que lo están haciendo, todo se juega en la mente subconsciente. Observemos cuantas mujeres que son maltratadas violentamente por sus parejas terminan con una nueva pareja que también les maltrata violentamente. He conocido a mujeres que han cambiado de pareja cuatro o cinco veces y cada una de ellas las ha maltratado. Hasta que no cambie el yo interno, la manifestación externa no puede cambiar.

Todas las respuestas están dentro, no fuera. Es por eso que los grupos de poder, que nos quieren dominar, nos animan y manipulan a que busquemos las respuestas en nuestro exterior. Saben que de esta manera nunca las encontraremos.

Quieren hacernos creer que las respuestas se encuentran en el mundo físico, cuando eso es sólo un reflejo de lo que se proyecta desde dentro. Así, las soluciones que nos presentan en nuevas leyes y nuevos poderes, solamente tratan de disimular las grietas y desviarnos de nosotros, el verdadero problema – el estado y las actitudes del ser interior, nuestra conciencia.

Quieren hacernos creer que podemos cambiar la película, centrándonos en la pantalla cuando la única forma es cambiar lo que se está proyectando en la pantalla. Un ejemplo sencillo: si nos quisiéramos unos a otros, no habría ningún conflicto en el mundo. Debido a que no es así, existen los conflictos. Es simplemente una elección y las decisiones se ponen de manifiesto en las noticias y en nuestras vidas todos los días.”

SOLAMENTE ES UN PASEO

“…ESTAMOS ENCARCELADOS POR LA CREENCIA DE QUE SI UNA COSA ES “VERDADERA” LO CONTRARIO NO PUEDE SERLO”.

Pero puede, y de hecho lo es. Es sólo que vienen desde diferentes perspectivas del mismo evento. Por ejemplo, si el mundo no es perfecto, ¿cómo, al mismo tiempo, puede también ser perfecto? Pero puede serlo y lo es. Cuando observamos el mundo desde la perspectiva de la matriz, está lejos de ser perfecto, sea lo que sea la perfección. Vemos un sufrimiento indecible, el maltrato, los conflictos, y la tristeza. Así que la realidad que el mundo no es perfecta es válida y admisible.

Pero ¿cómo podemos evolucionar y crecer hacia un mayor conocimiento, sabiduría y comprensión, si no nos enfrentamos a las consecuencias de nuestras acciones? No podemos. Si un niño no tuviera consecuencias por su comportamiento, no lo cambiaría ni tomarían elecciones distintas.

Lo que hace magníficamente la creación es poner ante nosotros las consecuencias de nuestras elecciones, o mejor dicho, la intención detrás de esas decisiones. Este mundo imperfecto es la consecuencia de las decisiones humanas, la elección de aquellos que desean controlar y destruir, y la elección de aquellos que se sientan al fondo y les permiten actuar, o cierran sus mentes ante lo que está ocurriendo porque piensan que es más fácil así.

En términos de nuestro viaje evolutivo, la creación está presentando las consecuencias de nuestras acciones y falta de acciones, y con ello, hace que el mundo en que vivimos sea absolutamente perfecto, porque estamos experimentando lo que necesitamos para evolucionar. Dos opuestos aparentemente, pero ambos son verdaderos. La vida es una paradoja, pero de nuevo no lo es, porque no se trata de paradojas, sino de diferentes perspectivas. No son contradicciones, son comprensiones.

ME HAN DICHO DE VEZ EN CUANDO QUE SOY CONTRADICTORIO EN LO QUE DIGO Y HAGO. PERO NO LO SOY. ESO ES SÓLO LA PERSPECTIVA DE ESAS PERSONAS. Y SI UNO JUZGA A UN SER MULTIDIMENSIONAL DESDE UNA SOLA PERSPECTIVA, SE ENCONTRARÁ CON APARENTES CONTRADICCIONES.

¿Cuándo juzgamos lo que dice o hace una persona, nos preguntamos de qué nivel, por lo tanto perspectiva, vienen las palabras y acciones?

No, vemos a una persona y la juzgamos como si fuera una sola persona. Pero somos muchas “personas”. Si reacciono o veo algo en ese momento desde el punto de vista de mi imagen física en matrix, a nivel holográfico, voy a ver las cosas de cierta manera. Pero, en otro momento de reflexión cuando se abre la conexión con niveles más altos de mi ser, voy a ver los mismos acontecimientos y experiencias con una perspectiva muy distinta.

NO ES UNA CONTRADICCIÓN, ES LA COMPRENSIÓN DEL NIVEL DESDE EL QUE SE ESTÁ OBSERVANDO.

De este modo, he escrito este libro desde una perspectiva de la realidad que ofrece, un planteamiento preciso de lo que está sucediendo en esta realidad. Pero no es el único, y puedo ver este planteamiento o historia de muchas otras realidades. Es la realidad más elevada que he tenido acceso hasta ahora, todo es simplemente un juego. Un juego cósmico llamado evolución, un juego que se llama amor.

Matrix es como una pantalla de cine y nosotros somos los proyectados en la imagen. O, como “Shakespeare”, dijo, todo el mundo es un escenario y nosotros somos los actores.

Si los que mandan en el mundo actual y otros manipuladores astrales no existieran, tendríamos que inventarlos. De hecho es probablemente lo hayamos hecho. Son otros niveles de nosotros mismos que se colocan ante nosotros.

Son un nivel de nuestro propio ser infinito, una de nuestras realidades, a la que se nos está desafiado para enfrentar y transformar. Si los odiamos, nos estamos odiando a nosotros mismos. Son nuestra sombra, la parte de nosotros que no queremos ver y enfrentar, reconocer o admitir.

Mientras nuestra propia sombra permanezca oculta para nosotros, ”ELLOS” se mantendrán ocultos y seguirán controlando de forma encubierta. Si la admitimos, saldrán a la luz y podremos ver lo que está ocurriendo. Una es el reflejo de otra. Cuanto más neguemos nuestro lado oscuro, más consecuencias serán colocadas delante de nosotros, porque así funciona este juego.

Cuanto más tiempo permanezcamos negándolo, más poderosas y desafiantes se volverán las consecuencias.

ES NUESTRA ELECCIÓN. VERLO AHORA O VERLO MÁS TARDE. PORQUE VAMOS A TERMINAR VIÉNDOLO.

La pregunta es ¿a qué extremo llegarán las consecuencias antes de hacerlo? En esta película, La gran ilusión, jugamos nuestro papel en servicio mutuo con el juego cósmico.

Si no tuviéramos frente a nosotros a quienes manejan el mundo, no podríamos experimentar las consecuencias de lo que pasa cuando le entregamos nuestra mente a la realidad de otra persona e insistimos en que todos los demás hagan lo mismo. Si los que manejan el mundo no tuvieran a la raza humana, no podrían enfrentarse a las consecuencias al tratar de imponer su voluntad sobre los demás.

Todos estamos proporcionando experiencias de los demás. De hecho, nos las estamos proporcionando a nosotros mismos porque todos somos uno. No existe la dicotomía “ellos” y “nosotros”. Sólo hay una “yo” infinito. Nosotros somos los que manipulamos y, al mismo tiempo, somos aquellos a quienes manipulan, porque todos somos el mismo “yo”.

Lo que he presentado aquí es un nivel del juego cósmico; el punto donde el juego interactúa con la realidad física densa. No es la historia completa, solamente parte de ella.

EL RETO DEL JUEGO ES DARSE CUENTA DE QUE ES UN JUEGO.

  Cuando lo hagamos y veamos a través de la ilusión, la suerte caerá sobre nosotros, se abrirá la puerta y saldremos de aquí. Todavía podremos estar en ella físicamente, pero ya no seremos de ella. Todavía no he conocido a nadie que esté totalmente libre de la ilusión, porque la observamos cada minuto de nuestras vidas.

HE CONOCIDO A MUCHOS QUE PIENSAN QUE LO ESTÁN, PERO ESTÁN ATRAPADOS EN OTRA FACETA DE LA ILUSIÓN. ESTÁN ATRAPADOS EN LA ILUSIÓN DE QUE SON LIBRES DE LA ILUSIÓN, PERO SIGUEN CONTROLADOS POR ÉSTA.

Cuanto más desentraño mi mentalidad inferior de la matriz, más loco y extremista las personas creen que soy. Pero yo no estoy loco ni soy extremista. Eso solamente la percepción de aquellos hipnotizados por la matriz, y si pudieran dar un paso atrás y observar el mundo que creen “normal” y “sensato”, se darían cuenta hasta qué punto extremo y loco que es.

Por mi propia experiencia, por la única que puedo hablar, el primer paso a la libertad es darse cuenta de que vivimos en una ilusión. Sin eso, la matriz siempre gana. No es fácil hacerlo cuando todo parece tan “real”. Nuestros sentidos nos engañan y confunden porque están accediendo a una pequeña fracción de todo lo que existe. Si nuestra radio y el televisor solamente pudieran sintonizar la CNN o la BBC, obtendríamos una banda muy estrecha de la realidad. Sería una visión muy limitada y parcial de la vida y las posibilidades. Habría muchas cosas de las que no tendríamos conocimiento.

Nuestros sentidos físicos nos desinforman del mismo modo, a menos que los equilibremos abriéndonos a frecuencias más elevadas de nuestra percepción e intuición que puede reconocer una ilusión cuando la ven.

El origen de la libertad de la mentalidad de la Matrix es saber que vivimos en un mundo de ensueño creado por nuestras propias mentes y por aquellos que las condicionan. Cada vez más, cuando observo el mundo físico lo percibo como energía vibratoria. Los números y los códigos de la película Matrix es una buena manera de visualizarlo.

Constantemente me confirma que vivo en un juego de realidad virtual y que lo que vemos es lo que pensamos que vemos o lo que se nos ha dicho que veamos. Me mantiene en guardia para no caer en la mentalidad de Matrix. Cuando uno se percata de que los que hostigan y las situaciones que lo desafían son simplemente números y códigos que están vibrando, se queda tranquilo y abandona la respuesta emocional, porque puede ver que no es real. Uno sabe que es como el tipo del juego de ordenador esquivando las balas disparadas por un chaval de 15 años de edad, sentado en su habitación horas tras hora. Si la bala le alcanza, el juego simplemente empieza de nuevo. Nadie muere realmente. Sólo se juega a que se muere y entonces continúa su eternidad. Vivimos para siempre. Somos los protagonistas del juego y aquellos que controlan la partida y la observan. Somos el juego.

Como dijo Bill Hicks acerca de la vida: “Es como una atracción en un parque temático, que cuando vas en ella piensas que es real, porque así son de poderosas nuestras mentes. La atracción sube y baja, dando vueltas y vueltas, tiene emociones y escalofríos, tiene colores brillantes y hay mucho sonido. Y es divertida por un rato”.

Algunos han estado en la atracción desde hace mucho tiempo y empiezan a preguntarse:.. ¿Es real o solamente una atracción? Y otros se han acordado y han regresado a nosotros diciendo: Nunca vuelvas a tener miedo, solamente es una atracción, pero siempre matamos a los buenos tipos que tratan de decirnos esto y dejamos que los demonios sigan desbocados. Pero no importa, porque es solamente es un juego y podemos cambiarlo siempre que queramos. Ni hay trabajo, ni dinero de ahorro, simplemente una elección ahora mismo entre el miedo y el amor “.

Y eso es todo. El miedo en todas sus infinitas expresiones, como la culpa, el resentimiento y el deseo de venganza, es la emoción de baja vibración que nos mantiene en el corral, en la Gran Ilusión.

EL AMOR, EN SU SENTIDO MÁS PURO, ES NUESTRO ESTADO VIBRACIONAL MÁS ELEVADO Y EL QUE NOS CONECTA CON EL NIVEL MÁS ALTO DE TODO LO QUE ES. TODO LO QUE SOMOS.

La transformación de la perspectiva, del miedo al amor, nos hace vibrar de la mentalidad de la matriz y salimos del juego y de la ilusión de que todo es “real”. Si uno lee partes de este libro, sobre todo el capítulo, Los guardianes, sentirá mi nivel de Matrix, mi imagen holográfica gritando por dentro con la frustración por la forma en que nos controlamos y encarcelamos unos a otros. Esa es una realidad válida desde este punto de observación.

Pero cuando abro mi corazón a la vibración del amor y abro mi mente al reconocimiento de la ilusión, la frustración se disuelve, porque es solamente un juego, sólo una atracción, sólo una película hecha por nosotros mismos. Podemos hacer una buena foto o una película de terror. Esa es nuestra elección. Es, siempre lo fue, y siempre lo será.

Así que te quiero Richard Warman, te quiero Bernie Farber, te quiero Jason Cowley, te quiero George Bush, reina de Inglaterra, Reina Madre, príncipe Felipe, Henry Kissinger, David Rockefeller, Edgar Bronfman, dinastía Rothschild, Lord Carrington, Al Gore, Ted Heath, Tony Blair, Peter Mandelson, Billy Graham, y todos los demás mencionados en mis libros.

Si yo no os quiero, no me quiero a mí mismo, porque yo soy tú y tú eres yo. Somos diferentes aspectos de todo el infinito mismo. No, nosotros somos el todo infinito.

ES HORA DE ELEGIR

El juego está alcanzando una etapa crucial en términos de elección. Podemos tomar el camino de la izquierda y vivir en una Matrix controlada por la conciencia astral inferior: un estado global mundial en la que la ilusión estará impuesta por la ley y la fuerza.

Éste, desde el punto de vista de la eternidad, tiene pocas consecuencias, porque habrá otras oportunidades para tomar decisiones diferentes y crear otras películas.

El juego nunca termina, sólo cambia a medida que cambiamos. ¿Pero quiere el lector tener la experiencia de vivir en un estado de globalización mundial en el que se niegue su libertad de expresión y elección en su forma más simple? Si es lo que quiere no tiene que hacer más que sentarse y esperar a que ocurra, porque lo hará. Está sucediendo.

Si no queremos esto, tenemos que hacer otra elección y hacerla ya. Podemos tomar el camino recto y caminar el camino de la libertad. Si esa es nuestra elección, hay que hacer algunos cambios fundamentales. En primer lugar, liberarnos de la ilusión, las reacciones y respuestas de la mentalidad de Matrix.

A menos que comencemos a liberarnos a nosotros mismos, ¿cómo podemos esperar liberar al mundo que nos rodea, que no es más que una manifestación externa del yo interior?

VIVIMOS EN UNA CÁRCEL EXTERNA PENSANDO QUE SOMOS LIBRES PORQUE VIVIMOS EN UNA PRISIÓN INTERNA PENSANDO QUE SOMOS LIBRES.

La cárcel externa es una imagen especular de la cárcel interna. Si nos cambiamos a nosotros mismos podremos cambiar el mundo. Mírate al espejo. Trata de cambiar la imagen que ves sin cambiar la imagen que refleja. No puedes, por supuesto que no, pero la raza humana ha estado tratando de hacerlo durante miles de años y por eso nunca ha funcionado.

He escrito antes de los tres elementos fundamentales que creo que son la llave para abrir las puertas y los portales multi-dimensionales de libertad.

1. DEJAMOS ESCAPAR EL MIEDO A LO QUE OTRAS PERSONAS PUEDAN PENSAR DE NOSOTROS Y EMPEZAR A VIVIR Y EXPRESAR NUESTRA PROPIA SINGULARIDAD EN NUESTRO ESTILO DE VIDA, OPINIÓN Y REALIDAD. CUANDO SALGAMOS DEL REBAÑO, Y SUFICIENTES DE NOSOTROS LO HAGAMOS, DEJARÁ DE EXISTIR EL REBAÑO.

2. PERMITIR A LOS DEMÁS LA LIBERTAD Y EL RESPETO A EXPRESAR SU SINGULARIDAD, SIN EL MIEDO AL RIDÍCULO Y A LA CONDENA POR EL DELITO DE SER DIFERENTES. CUANDO LO HAGAMOS, DEJAREMOS DE SER PERROS PASTORES QUE MANTIENEN EL REBAÑO A RAYA.

3. NO TRATAR DE IMPONER LAS PROPIAS CREENCIAS O REALIDAD A NADIE, ASÍ QUE SIEMPRE SE RESPETE LA LIBERTAD DE LOS DEMÁS A TOMAR DISTINTAS DECISIONES. ESTE ES EL PUNTO DE EQUILIBRIO QUE IMPIDE EL LIBRE ALBEDRÍO DE UNA PERSONA SE IMPONGA SOBRE OTRA.

Estos tres pasos provocarían una transformación de tal magnitud que convertiría esta cárcel en un paraíso. Y, por lo que se refiere a nosotros, tenemos el poder para introducirlo ahora mismo.

La gente necesita saber lo que está pasando en este nivel de la realidad. Pero lo que este libro ha sido hecho realmente para que la humanidad pueda liberarse de la Gran Ilusión. Si tuviera que elegir un pensamiento para que las personas recordasen de estas páginas, un pensamiento que podría transformar este mundo más que cualquier otro, sería la siguiente:

SOLAMENTE ES UN JUEGO. ES SÓLO UN VIAJE. Y PODEMOS CAMBIARLO SIEMPRE QUE QUERAMOS. LA VERDAD NO ESTÁ ALLÁ AFUERA. ESTÁ DENTRO DE TI. Y ESA VERDAD ES EL AMOR.

Extracto del libro “LOS HIJOS DE MATRIX” Autor: David Icke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario