C.E.

C.E.
....

sábado, 29 de octubre de 2011

EL VALOR DE LAS COSAS (PARA REFLEXIONAR PROFUNDAMENTE)

EL VALOR QUE DAMOS A LAS COSAS ESTÁ EN FUNCIÓN DE DOS PREMISAS:

1.- LO QUE NOS CUESTA CONSEGUIRLAS
2.- LA UTILIDAD QUE TIENEN PARA NOSOTROS

Me estoy refiriendo claro esta a las cosas materiales, dado que vivimos en un sistema consumista y que constante mente nos alienta y anima a consumir cosas y más cosas, haciéndonos creer que en ese consumo radica la calidad de nuestra vida y la de quienes nos RODEAN.

PERO A MEDIDA QUE VAMOS MADURANDO NOS DAMOS CUENTA DE QUE NO ES ASÍ, QUE ES UNA TRAMPA MAS DEL SISTEMA QUE NOS HAN IMPUESTO POR UN LADO Y QUE NOSOTROS HEMOS CONSENTIDO VIVIR POR OTRO.

“HEMOS CONSTRUIDO UN SISTEMA QUE NOS INDUCE A GASTAR UN DINERO QUE NO TENEMOS EN COSAS QUE NO NECESITAMOS PARA CREAR ILUSIONES QUE NO DURARÁN EN PERSONAS QUE NO NOS INTERESAN."

Como decía nos damos cuenta que por más cosas que vayamos acumulando la felicidad no llega sino hay algo mas en nuestra vida.
Ese algo es el conocimiento espiritual ese conocimiento que nos ayuda a entender cómo funcionan las leyes universales, cuales son y para qué son útiles. Que nos explica el por qué y él para que de nuestra existencia.

En la medida que nos vamos adentrando en dicho conocimiento, vamos siendo conscientes de como varia nuestra escala de valores:
"La Escala de Valores" es el marco de referencias en el cual nos movemos, las circunstancias de la vida nos llevan a cambiar. A modificar nuestra posición con respecto a la escala de valores, la cual no se mueve, somos nosotros los que nos movemos, con respecto a ella.

Las cosas se manifiestan con una cierta lógica y todo funciona según la ley de causa y efecto, los intereses materiales, la propia estima, el orgullo, la vanidad, el egoísmo, hacen que cambiemos nuestra posición dentro de esa escala de valores universal donde el amor ocupa un extremo y el egoísmo el contrario.

Debemos saber qué posición ocupamos exactamente y por qué hacemos las cosas. Debemos de ser conscientes de que a nuestro alrededor, hay personas y situaciones que dependen de nuestra aptitud, y que las cosas materiales siempre están por debajo de las personas y de todos los seres vivos en la escala de valores.

Llegando a comprender la frase se sabiduría milenaria que dice:

“PARA SABER LO RICO QUE ERES, BASTA CON QUE HAGAS UNA LISTA DE COSAS QUE TIENES QUE NO SE COMPRAN CON DINERO”.

Y esa es una de las claves para encontrar el camino de la felicidad, el poco a poco saber desapegarnos de todo lo material, si nos damos cuenta a lo largo de la historia, nadie por muchas posesiones que hubiese tenido durante su vida pudo llevarse nada, cuando dejo el mundo material y es lógico comprender que lo material cuando nos vamos de aquí, aquí se queda puesto que pertenece a este mundo.

Cuando partimos a nuestra verdadera casa, el mundo espiritual solo nos llevamos el conocimiento que hayamos sido capaces de aprender e integrar.

Haciendo un símil al igual que cuando acabamos un curso, no nos llevamos, las sillas ni las mesas ni la pizarra, solo nos llevamos al curso siguiente el conocimiento que durante ese curso hemos podido aprender.

A medida que la vida avanza y seguimos en el camino espiritual, somos conscientes de que todo lo físico tiene caducidad, incluso nuestro cuerpo, ya que pasado un tiempo caducara.

Y nos damos cuenta que solo permanece nuestro espíritu que es atemporal, nuestra esencia, lo que realmente somos.
“SOMOS SERES ESPIRITUALES CON EXPERIENCIAS HUMANAS, NO SERES HUMANOS CON EXPERIENCIAS ESPIRITUALES”.

Lo material solo nos sirve como lastre en nuestro transito por la vida, en la medida que vamos acumulando más de lo que necesitamos para vivir dignamente con nuestras necesidades básicas cubiertas, nos vamos encadenando a lo material impidiendo nuestro camino de evolución consciente.

Es algo que en el último informe de psicólogos y sociólogos de más de 20 países europeos han reconocido a principios de este año, donde dejan bien claro que las personas más felices no son las que más tienen.

En dicho informe relatan como cuando el ser humano ha conseguido alrededor de los 40 años casa, posición social, un buen coche, desahogo económico y se para a pensar, se da cuenta que no es feliz y viene la famosa crisis de los 40 a darse cuenta que ha vivido, no la vida que él quería vivir, sino la que otros le diseñaron, los que le dijeron todo lo que tenía que poseer para ser feliz y viene dicha crisis al ser consciente de todo a lo que ha tenido que renunciar, afectos, tiempo con sus hijos, con su familia, con sus amigos, tiempo para sí mismo y siente dentro de sí, que no compensa el haber perdido todo eso a cambio de tener más cosas de las que necesita.

Ese informe nos dice también que está cambiando nuestra forma de vivir la vida, que cada vez buscamos mas el contacto con la naturaleza, que cada vez buscamos más tiempo libre para estar con los nuestros, que el ser humano cada día busca más la calidad de vida, que la cantidad de cosas a tener.

Ojala que cada vez sean más los seres humanos que deciden llevar a la partica la calidad en su vida, acumulando todo aquello que no se compra con dinero, más que la cantidad de cosas a poseer como objetivo en su vida.

LA PREGUNTA CLAVE EN EL MOMENTO ACTUAL QUE TODO SER HUMANO DEBIERA DE HACERSE ES:

¿SINO TENEMOS TIEMPO PARA NOSOTROS MISMOS Y NUESTROS SERES QUERIDOS, PARA QUE SIRVE EL TIEMPO?

** RECUERDA SIEMPRE QUE APARENTAR TIENE MÁS LETRAS QUE SER**

No hay comentarios:

Publicar un comentario