C.E.

C.E.
....

sábado, 3 de julio de 2010

MUCHOS ILUMINADOS....DEMASIADOS...PERO POCO CONOCIMIENTO

“Solo hay un bien: el conocimiento. Solo hay un mal: la ignorancia.”
Sócrates

En un momento clave en la historia del ser humano donde hay todo un elenco de personas y personajes que nos quieren salvar, aunque no sé muy bien de qué o quién.

Que se creen en posesión de la verdad absoluta y nos dicen que lo que tenemos y no tenemos que hacer para “SALVARNOS”

Cuando lo que debemos hacer es ponernos a salvo pero de “ELLOS” cuyo único fin es vivir bien a costa de la ignorancia de los demás.

Conviene recordar que los auténticos maestros “DAN SIN ESPERAR NADA A CAMBIO”

LLEGADO ESTE MOMENTO ES BUENO RELEXIONAR Y SER CONSCIENTES QUE:
El aprendizaje es individual e intransferible, no hay nadie que pueda aprender por nosotros y de nada sirve que nos den las cosas hechas pues tampoco esa forma de aprendizaje nos aporta conocimiento.

La vida no es otra cosa que aprendizaje, por eso los errores nos ayudan al auto análisis, la auto evaluación, a saber aquello que debemos corregir con lo que él error, se trasforma en algo positivo, siempre que aprendamos de él además de ser algo necesario, pues nuestro sistema natural de aprendizaje es por acierto-error, dando como resultado algo evidente y sencillo de entender a mayor conocimiento menos errores.

Solo hay una forma de aprender y no es otra que adquirir el conocimiento que necesitemos en cada ocasión y luego llevarlo a la práctica, y es en este proceso donde se genera el conocimiento que luego integraremos, dando como resultado el “SABER”

“NADIE ESCARMIENTA EN CABEZA AJENA” dice el refranero y es cierto al igual que tropezamos varias veces con la misma piedra y seguiremos tropezando mientras no aprendamos la enseñanza que ese error que nos hace tropezar una y otra vez nos quiere enseñar.

Por lo tanto la clave de todo está en el “CONOCIMIENTO QUE ADQUIRIMOS” cuando el ser humanos sea capaz de entender esto todo le resultara más fácil.

Conocimiento = conciencia=moral=evolución

Es evidente que a mayor conocimiento, mayor grado de conciencia y a mayor grado de conciencia mayor grado de moral, a mayor conocimiento adquirido y aplicado, nuestra escala de valores y filosofía de vida va llenando de mayor moralidad nuestras acciones, enriqueciéndonos a nosotros y a quienes nos rodean.

Eso si en todo momento debemos de ser igual de tolerantes con los errores de los demás que con los errores propios, por eso sabiendo que los demás también al igual que nosotros se van a equivocar, nuestro caminar por la maravillosa aventura que es vivir, estará más llena de armonía y paz.

Desde que somos bien pequeños nos educan en lo que supuestamente está bien o está mal. Primero nuestra familia en casa, luego el sistema educativo y, después se encargará de ello la sociedad.

El caso es encontrar culpables para todo lo que acontece y no es de nuestro agrado. Cómo si señalar un culpable solucionase en alguna manera la situación.

Ustedes se dan cuentan de la cantidad de energía que se pierde en buscar culpables, si esa energía se utilizase en solucionar desde el instante que se produce el problema y en aprender la enseñanza que nos aporta cada error, nuestro aprendizaje sería mucho más rápido.

Una cosa es ser responsable de mis acciones y otra es ser culpable. La responsabilidad me da libertad, la culpabilidad me la quita.
Una cosa es hacer las cosas mal y otra es ser culpable. El error es susceptible de ser corregido, la culpabilidad es más difícil de sanar.

Lo cierto es que somos inocentes porque somos ignorantes. Erramos cuando no sabemos, acertamos cuando conocemos.

El sistema basado en la culpa nos hace mucho daño a nivel individual y social. Generalmente ante las circunstancias difíciles es cuando empezamos a buscar culpables externos a lo que nos sucede, lo que no suele solucionar nada, es mas solo retrasa la solución de nuestro problema.

Reconozcámoslo, las facilidades no suelen enseñarnos nada porque no nos hacen pensar, las aceptamos con gusto. Sin embargo, enfrentarnos a una dificultad es diferente. En ocasiones puede que hasta paralicen nuestra vida como si fuera una forma de decirnos “mira esto”.

Tarde o temprano no nos queda más remedio que enfrentarnos a la situación, ver lo que encierra y aprender el mensaje que nos trae. Este proceso siempre se llevará a cabo a través de la búsqueda del conocimiento, no de la posible culpabilidad de los hechos.
Y si no reflexionen ustedes ¿Cuándo sacamos todos esos talentos que todo ser humano llevamos dentro? en las situaciones realmente difíciles, por eso nos dice el refranero castellano: “LA NECESIDAD AGUDIZA EL INGENIO”

Seamos conscientes en estos momentos en que la humanidad nos enfrentamos a grandes cambios de todo tipo, que lo único que nos garantiza saber en cada momento las decisiones a tomar es nuestro nivel de conocimiento siendo conscientes también que todo empieza por nosotros mismos es decir por el “AUTOCONOCIMIENTO”.

SOLO CONOCIENDONOS CADA DÍA UN POCO MÁS ESTAREMOS EN CONDICIONES DE DAR LO MEJOR DE NOSOTROS MISMOS, CUANDO SEA NECESARIO.

Llega el fin de semana así que al hilo de este artículo veamos con humor como somos e interpretamos lo que nos sucede y como depende de nosotros y solo de nosotros asimilar las experiencias que nos van ocurriendo en la vida.

Esta es una historia casi, casi real.

Están Dios y Jesús asomados al balcón del cielo:
Dios: ¡Hijo mío, hay que ver cómo está el mundo de mal!
Jesús: Es cierto Padre, no hay por dónde meterle mano.
Dios: Pues no tengo más remedio que volverte a mandar a ver si tiene arreglo.
Jesús: Pero Padre, ¿cómo voy a bajar? En pleno siglo XXI, con lo evolucionado que está todo, internet, la globalización, etc.
Dios: No te preocupes, te mandaré como médico.
Estando Jesús en la consulta hace pasar a un enfermo…
Por la puerta entra un señor en silla de ruedas.
Jesús: ¿Qué es lo que le pasa señor?
Nada que tuve un accidente de moto, y tengo las piernas rotas.
Jesús: Bueno buen hombre, levántese y marche para casa.
El enfermo se levanta y sale por su pie.
Cuando sale en la sala le preguntan los demás enfermos: ¿Qué, cómo es el nuevo médico?
A lo que contesta: NA, COMO TODOS, NI MA MIRAO!!!!!

Recuerden siempre que:

“Ser humano lleva implícito cometer errores”

Y que somos quienes somos y estamos donde estamos de acuerdo a nuestros merecimientos

No hay comentarios:

Publicar un comentario