C.E.

C.E.
....

sábado, 23 de septiembre de 2017

PONGAMOS A FUNCIONAR LOS CORAZONES (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA

Hace tiempo Dejé de creer en base a lo que vi en todas las direcciones. Sin embargo, con el tiempo me doy cuenta de que hay que recuperar la esperanza por el ser humano en todas sus dimensiones.

CUANDO LOS MOMENTOS SON MÁS CRÍTICOS, CUANDO TODOS NOS ESTAMOS ASFIXIANDO EN LA GRAN MENTIRA QUE CUBRE A OTRAS MUCHAS, CUANDO NO QUEDA MÁS QUE VOLVER A EMPEZAR…ENTONCES NO HAY MÁS REMEDIO QUE REINVENTARNOS. NO QUEDA OTRO CAMINO QUE LA CERTEZA DE QUE EL SER HUMANO CUENTA CON UNA HERRAMIENTA QUE PUEDE PONER A FUNCIONAR DESPUÉS DE HABERLO TENIDO ATROFIADO ……. “EL CORAZÓN”.

Necesitamos volver a creer en las inmensas cualidades perdidas. Necesitamos volver al origen, retomar el punto de partida y comenzar a caminar de nuevo, paso tras paso, lentamente pero de forma segura. Hemos perdido el rumbo hace tiempo. Estamos estancados en el todo vale. Los fundamentos de la moral han sido pisoteados una y otra vez. La honestidad parece un nombre sin contenido, la honradez y la fidelidad se han convertido en motivo de risa. El compromiso y la palabra dada, no tienen ningún valor.  
EL SENTIMIENTO DE SOLIDARIDAD, LA COLABORACIÓN QUE DA COBERTURA A LA PROTECCIÓN DE LOS MÁS DÉBILES NO ES UNA UTOPÍA.

Tener más, llegar más lejos, salir más en la foto, ocupar un sillón más alto a costa de lo que sea ha sido, demasiadas veces, objetivo oculto para muchos tipos personajes de la vida pública vinculados al mundo de la farsa. Y poco a poco…después de mucho…hemos dejado de creer hasta en nosotros.

Sea quien sea y como sea hay que recuperar la confianza en el ser humano digno … pero solamente podremos hacerlo en base a una honestidad que debe prevalecer por encima de ningún interés personal ni corporativista. Creer en la voluntad de trabajo, creer en esa sagrada intención de avanzar con los más desfavorecidos, con aquellos que deben ser prioritario objetivo de toda la sociedad. Queda mucho trabajo por hacer…no sólo en la gestión de los engranajes que permiten seguir a las instituciones trabajando, sino en cada uno de nosotros.

NO NECESITAMOS UN COMPROMISO GLOBAL, SINO INDIVIDUAL. UNO CON UNO MISMO ES ESE EL AUTÉNTICO COMPROMISO, SEAMOS CONSCIENTES DE QUE TODO COMIENZA POR UNO MISMO.

Persona a persona…sintiendo la responsabilidad de encontrar el sentido de lo justo, de lo digno, de lo honesto y de lo honorable. Retomar la pulcritud con nuestras acciones, volver a ser como D. Quijote…unos locos enamorados de una realidad paralela a la que existe, porque ésta no funciona. Y romper lanzas a favor de los sentimientos puros y volver a vibrar con la vida en cada empeño, en cada intento y que nuestra presencia se responsabilice de la parte que nos corresponde.

SENTIR QUE POCO A POCO ESTAMOS, DE NUEVO, EN EL CAMINO PARA COMPARTIR EL GOZO DE SALIR A DELANTE SIN NECESIDAD DE ENFRENTAMIENTOS NI PELEAS, SÓLO CON VOLUNTADES COMPARTIDAS.

NUNCA SE CONSIGUE MÁS QUE CUANDO LOS SERES HUMANOS SE UNEN FRENTE AL MISMO DOLOR. CON AUTÉNTICA SOLIDARIDAD, SIN ABRAZAR COLORES, NI SIGNOS, NI NÚMEROS, NI BANDERAS CONCRETAS, HAGÁMOSLO DESDE LA POSICIÓN DE CADA CUAL ……….. SOLO ASÍ LO LOGRAREMOS, SOLO ASÍ SERA POSIBLE.


viernes, 22 de septiembre de 2017

EL SENTIMIENTO DE CULPA….UN PROGRAMA MENTAL

ACUSAR A LOS DEMÁS DE LOS PROPIOS INFORTUNIOS ES UN SIGNO DE FALTA DE EDUCACIÓN. ACUSARSE A UNO MISMO DEMUESTRA QUE LA EDUCACIÓN HA COMENZADO. NO ACUSARSE UNO MISMO NI ACUSAR A LOS DEMÁS DEMUESTRA QUE LA EDUCACIÓN HA SIDO COMPLETADA. “EPÍCTETO”.

LO QUE RECIBIMOS DE LOS DEMÁS ES, EN GRAN MEDIDA, CONSECUENCIA DE LO QUE EMITIMOS. SIN EMBARGO, CUANDO NO ACEPTAMOS ESTA LEY, TRATAMOS DE EVADIRNOS CULPABILIZANDO A LOS OTROS DE NUESTRAS DESGRACIAS DICIENDO: “CÓMO ES DE RUIN”, “LO QUE ME HA HECHO”, “EL MUNDO ES INJUSTO” “YO NO ME MEREZCO ESTO”.

En realidad, “la culpa” es un programa virus que intoxica a la persona que lo sufre, haciéndola sentir amenazada y merecedora de castigo. Es por ello que dicho programa de culpa es tratado como una “patata caliente” que ha que pasar rápidamente a otra mano porque arde y aprieta.

La educación integral de un ser humano consiste en posibilitar la transformación de los actos automáticos y reactivos en libres y voluntarios.

Se trata de hacer devenir conscientes tanto los propios procesos mentales como las acciones que, anteriormente, eran inconscientes. Al poco tiempo de realizar dicho entrenamiento, las personas dejan de ser buenas o malas para ser consideradas, simplemente, personas con programas mentales más o menos aptos.

Conforme la educación avanza, logramos entender que tenemos una cierta responsabilidad en lo que nos acontece, tal vez, porque comenzamos a pensar que “si no nos gusta lo que recibimos, conviene prestar atención a lo que emitimos”. Una consideración que nos obliga a mantener atención sostenida hacia nuestras actitudes que, a su vez, parecen ser las causantes principales de una gran parte de lo que nos sucede.

CONFORME EVOLUCIONAMOS, TERMINAMOS POR ACEPTAR NUESTRA SOMBRA Y DARNOS CUENTA DE QUE TENEMOS QUE VIVIR CON NUESTROS ERRORES, NUESTRAS LIMITACIONES Y ASPECTOS QUE NOS PERTURBAN.

Son momentos en los que se suprime el juicio condenatorio porque uno ya se ha vivido desde casi todas las posiciones, con lo cual, relativiza las posibles culpas y condenas que su mente proyecta. Se trata de un paso evolutivo en el que ya no dedicamos atención a formas de aversión ni a juicios críticos al otro, sino que la energía se reorienta hacia las soluciones que la convivencia demanda.

SOLAMENTE LLEGAMOS A CULPAR A LOS DEMÁS CUANDO TODAVÍA NOS SEGUIMOS CULPANDO A NOSOTROS MISMOS.

SIN EMBARGO, CUANDO UNO SE ACEPTA Y PERDONA, LLEGANDO A SABER QUE SOMOS INOCENTES Y QUE NO EXISTE LA CULPA NI EXISTE CULPABLE ALGUNO EN EL UNIVERSO, SE DISUELVE LA RABIA Y SE CIERRAN LAS HERIDAS INTERNAS.

Uno ha aprendido a comprenderse y, por extensión, a comprender todo programa mental que el ser humano ejerce. Un grado de lucidez que no le impide denunciar ni rechazar de su vida las conductas que le molestan o incomodan. Ya no se confunde cuando aparta de su entorno a personas cuyas maneras califica de insoportables, tal vez porque sabe que nadie es culpable de “llevarlas puestas”.

LA TOLERANCIA SE HA CONVERTIDO EN UNA CUESTIÓN DE CONVIVENCIA ENTRE PROGRAMAS MENTALES QUE NO TIENEN POR QUÉ GENERAR CONDENAS A LA IDENTIDAD DE CADA PERSONA. UN CORAZÓN QUE, PARADÓJICAMENTE, ASÍ PIENSA, SE HA LIBRADO DEL RENCOR Y DE LA EMOCIÓN REACTIVA. Y CUANDO A SU VEZ, LOS PROPIOS PROCESOS MENTALES HAN SIDO YA OBSERVADOS Y COMPRENDIDOS ENTONCES SOMOS CAPACES DE ENTENDER LA DIVERSIDAD DE MOTIVACIONES QUE EN LA MENTE DE CADA SER HUMANO AFLORA.

UN MOMENTO EN EL QUE YA PUEDE AFIRMARSE QUE LA EDUCACIÓN HA SIDO CONSUMADA. TOMANDO CONCIENCIA QUE CADA UNO ES COMO ES Y RESPETANDO SU FORMA DE SER.


jueves, 21 de septiembre de 2017

CUANDO VENDEMOS EL ALMA

LA VIDA NOS PONE EN OCASIONES EN SITUACIONES LÍMITE, DONDE NO VEMOS LA SALIDA, NOS VENIMOS ABAJO Y COMETEMOS EL MAYOR DE LOS ERRORES VENDEMOS NUESTRA ALMA AL MEJOR POSTOR …….. O AL PEOR. NO IMPORTA CON TAL DE QUE ALGUIEN LA COMPRE, SE LA QUEDE Y NOS ACOMPAÑE.

La soledad es muy dura y nos arroja, con demasiada frecuencia, en brazos de quienes no deben poseernos. Pero estamos ciegos de necesidad y no vemos los abismos bajo nuestros pies. Caminamos hacia delante, siempre erguidos, creyendo que la mano que se nos tiende es la única que está para tirar de nosotros y hacernos avanzar.

Imploramos que nos prendan con alfileres a su alma y desde allí, nos arrastramos siguiendo una sombra que nunca nos da luz. A veces, pasamos así mucho tiempo. Años enteros de nuestra vida implorando migajas de ternura que nunca llegan. Comiendo las sobras de otros y creyendo que es el único alimento del que somos merecedores.

Tal vez el problema radica ahí. En la creencia de lo que nos corresponde por derecho natural y lo que nos creemos merecer por historia vital. La baja autoestima, a la que se llega en la mayoría de las ocasiones, de la mano de otros, hace todo lo demás. Aparece una voz en el interior que se empeña en adoctrinarnos sobre lo que nos merecemos y lo que no, cuando realmente, lo que es para nosotros lo será por siempre, nadie nos lo quita simplemente nos negamos a recogerlo. 

PORQUE EL MERECIMIENTO VIENE DE LA MANO DEL TRABAJO Y EL ESFUERZO PERSONAL Y EL MERECIMIENTO QUE RECIBAMOS ES CONSECUENCIA DEL MERECIMIENTO QUE HAYAMOS SEMBRADO, ES UNA LEY UNIVERSAL.

Solamente debemos abrir los ojos y mirarnos dentro. Puede que no nos hayamos portado de la mejor manera, puede que hayamos cometido errores y que estos hayan causado dolor a las personas, puede que hayamos sido egocéntricos, narcisistas y engreídos. Puede incluso, que nos sintamos despreciables por haber logrado, de manera poco legal, el bienestar y el rango del que disfrutamos a nivel social, puede que hayamos sido lo peor.

Pero basta con la intención comprometida de abandonar el antiguo camino y comenzar otra andadura.

Basta con que nos perdonemos a nosotros mismos y logremos reconciliarnos con nuestro juez, basta con que dejemos de sentirnos culpables y alcancemos la firme decisión de terminar con el mal tratador que llevamos dentro para que el milagro se produzca.

Un solo instante de arrepentimiento, de claridad en el juicio sumarísimo contra nosotros mismos para darnos cuenta de lo valiosos que somos…y nos entregaremos al arriesgado oficio diario de ser mejores y mejorar nuestro entorno.

ENTONCES, NOS SENTIREMOS TAMBIÉN MERECEDORES DEL CARIÑO QUE NOS FALTA O NOS FALTÓ EN SU MOMENTO Y NO TENDREMOS NECESIDAD DE VENGAR, NI VENGARNOS DE NADIE. SOLAMENTE SINTIENDO QUE MERECEMOS LO MEJOR, NOS LLEGARÁ LO MEJOR. NO LO DUDEN.


miércoles, 20 de septiembre de 2017

LA CALIDAD Y CALIDEZ DE LAS RELACIONES


UNA DE LAS COSAS MÁS COMUNES QUE TIENEN TODOS LOS SERES HUMANOS DE HOY EN DÍA ES LA FALTA DE TIEMPO COMO RESULTADO DEL TREPIDANTE RITMO DE VIDA QUE LLEVAMOS. NECESITAMOS TENER UN TIEMPO DE CALIDAD PARA LO IMPORTANTE EN NUESTRA VIDA Y UN TIEMPO DE CALIDEZ EN NUESTRAS RELACIONES.

Tanto es así que todo lo vivimos como una carrera interminable en la que unas etapas se suceden a otras, sin descanso. El amanecer se da la mano con el ocaso y lo que hay en el medio apenas es un día en el que repetimos caminos, itinerarios, rutinas y acciones que pintan de monotonía el sucederse de nuestras horas.

Lo más curioso es que en ese transcurrir reiterado de lo que hacemos todos los días no nos ocupamos de extraer, para nosotros o nuestros seres más cercanos y queridos, UN TIEMPO DE CALIDAD.

No es tanto la dedicación a lo largo del cómputo del reloj como la intensidad de los momentos que podamos dedicarnos. A VECES, LA MAYORÍA, CONFUNDIMOS LA CANTIDAD CON LA CALIDAD Y NOS CONFORMAMOS CON MENOS DE LA SEGUNDA SI LA PRIMERA ES ABUNDANTE. Sin embargo, el resultado es lo que importa y no podemos pretender alcanzar logros importantes repitiendo siempre más de lo mismo.

Como todas las mañanas estaba tomando café cuando escuche a una persona de cierta edad hacer un comentario sobre la escasa dedicación de padres y madres a sus hijos hoy en día, y me hizo recordar una vieja idea que siempre mantuve conmigo mismo acerca de LA CALIDAD Y CALIDEZ DE LAS RELACIONES.

No podemos ni debemos cuantificar el tiempo de presencia en ellas como un factor que garantiza el éxito comunicativo entre los que nos rodean, ni el mayor o menor afecto que en ellas se de. No por estar más tiempo junto a una persona se da lo mejor de uno mismo.

Hemos de cuidar cada instante regalado al otro, cada porción de vida entregada en un instante, cada suspiro al aire por el que nos acompaña o cada caricia, escondida detrás de la prisa, no concedida. Hemos de vigilar la entrega de nuestra compañía y estar seguros de que cuando estamos junto a los que queremos, sean éstos hijos, pareja, amantes o amigos…lo hagamos intensamente, sin mirar ni importar el reloj, entendiendo siempre que hay instantes eternos que justifican toda una vida.

No por gastar horas ya muertas al lado de una obligación se convierte ésta en devoción. La pasión por compartir el tiempo sin acotaciones debe invadirnos cada vez que tengamos la oportunidad de vivir con intensidad cada segundo. No importa que sean pocos y si no, pensemos en cuánto daríamos por poder estar solo un momento con los que se han ido con parte de nuestra vida en sus manos.

NO ES CUESTIÓN DE TIEMPO EL ERROR QUE COMETEMOS AL ESTAR DISPERSOS EN TANTAS ACTIVIDADES. LA VERDADERA EQUIVOCACIÓN ESTÁ EN NO APROVECHAR AL MÁXIMO, CON TODO LA FUERZA DE NUESTRA INTENCIÓN Y TODO EL AMOR DE NUESTRO CORAZÓN, EL INSTANTE QUE SEA PARA PODER ESTAR AL LADO DE QUIENES MUEVEN LAS EMOCIONES MÁS ÍNTIMAS DE NUESTRO SER. 

NO NOS FALTA TIEMPO, SINO GANAS DE AMAR.



martes, 19 de septiembre de 2017

LA ENERGÍA DEL ENTUSIASMO

A MENUDO LAS PERSONAS QUE ME CONOCEN ME PREGUNTAN QUE CÓMO PUEDO HACER DE TODO UN MOTIVO DE ILUSIÓN, DE GANAS, DE ENTUSIASMO. LO PEQUEÑO O LO GRANDE, LO SENCILLO O LO COMPLICADO. PARA MÍ TODO ES UN RETO SIEMPRE DISPUESTO A MEDIRME CONMIGO MISMO.

Todo, en su debida dimensión, constituye un proyecto abierto en el cual, la carga de ilusión la pongo yo, a mi gusto. Para estar bien, tener una vida plena, confianza en uno mismo. Es preciso llenarnos cada día de entusiasmo.

Dar las gracias por todas las posibilidades que trae consigo cada mañana, deshojar uno a uno los retos que vendrán o enfrentar con valentía los posibles contratiempos que también sin duda alguna aparecerán.

Se trata de encontrarnos con ese yo escondido deseoso de demostrarnos que podemos, que lo va a intentar, que nada escapa a su voluntad y que no escatimará esfuerzos por conseguir lo que le proponemos.

TODOS TENEMOS DENTRO UNA PERSONA ASÍ, CARGADA DE ENTUSIASMO TAN SOLO ES CUESTIÓN DE DEJARLA QUE SE MANIFIESTE.

Una persona implicada, responsable de nuestra felicidad, empeñada en mantenernos con ilusión, dispuesta a paliar los sinsabores, los malestares, los malos entendidos y las críticas que pretendan empañar nuestra buena intención. Un yo mismo capaz de demostrarnos, una y otra vez, que lo que admiramos en otros…allí fuera…está en nosotros también.

QUE LA FUERZA DEL ENTUSIASMO NECESARIO ESTÁ EN NUESTRO INTERIOR Y QUE TIENE UN SENTIDO TAN FINO DE LA AUDICIÓN QUE CON SÓLO DESEAR SU PRESENCIA ESTARÁ DISPONIBLE AL INSTANTE.

Te invito a probar no tienes nada que perder. Comienza por algo simple. Algo pequeño e insignificante que te guste. Date el placer de sentirlo, de tenerlo, de fundirte con la sensación de gratitud por poder experimentar ese estado de felicidad momentánea que tanto bien nos hará. Y continúa…expandiendo el entusiasmo por donde pases. Sé un mago. Haz que todo lo que toques se llene de magia incontenible. Se transforme. Cambie y mejore. 

EXPANDE TU LUZ Y A TU PASO, SE ILUMINARÁN MUCHAS OTRAS MIRADAS QUE NO SABÍAN QUE PODÍA BRILLAR TAMBIÉN. ENCIENDE LA MECHA. LA CHISPA CORRERÁ SOLA. GOZA DE TU PODER, ESE QUE ESTÁ EN TU MIRADA Y EN TUS MANOS. ACARICIA, TOCA, ACÉRCATE…Y MIRA CON TANTO AMOR QUE TODO LO QUE SEA OBSERVADO POR TI, SE TRANSFORME SIN REMEDIO.

PUEDES HACERLO. COMIENZA...Y SERÁN TALES LAS SENSACIONES QUE OBTENGAS QUE NO PODRÁS PARAR. INUNDEMOS DE ENTUSIASMO LA VIDA NUESTRA Y COMO NO TAMBIÉN LA DE LOS DEMÁS.


lunes, 18 de septiembre de 2017

... ¿ACASO BUSCA USTED EL CIELO?

“LA VIRTUD NO CONSISTE EN HACER GRANDES COSAS, SINO EN HACER BIEN LAS PEQUEÑAS”.

LA VIDA DE UN SER HUMANO TIENE CURIOSAS ETAPAS. LOS MUY JÓVENES DESEAN AFLORAR AL HÉROE QUE LLEVAN DENTRO. PARA ELLO, ROMPEN MOLDES PREESTABLECIDOS Y TRATAN DE ENCARNAR EL MITO ARQUETÍPICO QUE SU CORAZÓN BOMBEA.

Sin embargo, en otra etapa posterior, llega el desencanto racional y con él, la caída de ideales y la consiguiente madurez interna. Se trata de un nivel que conlleva aceptación de las reglas de juego y un sutil deseo de, refinar las pequeñas cosas de la acción cotidiana.

Cuenta la leyenda que una joven heroína, en su camino hacia el País de los Despiertos, atraviesa el bosque sorteando peligros y hechizando a los dioses y a las bestias. Una vez llegada al lugar, de pronto se da cuenta de que los lúcidos que allí moran, expresan más prudencia que coraje, más perseverancia que arrebato y sus miradas profundas abren caminos sin necesidad de espada. Allí encuentra personas iniciadas en la conciencia del Ser que se nombran como hermanos, que enseñan a contemplar todo lo que nos sucede desde la esencia.

Cuando se expande la consciencia, la presión del logro externo deja paso a la prioridad de la observación interna. Ahora, el antiguo brío se convierte en refinado equilibrio de las propias fuerzas. POCO A POCO, NACE EL DISCÍPULO DEL ESPÍRITU QUE, TRAS SUCESIVAS INICIACIONES, DESPLIEGA Y EXPANDE LA CAPACIDAD DEL DARSE CUENTA.

Desde este estado de progresiva maestría, observa que todo encaja solo y qué gran alcance tienen los propios pensamientos y palabras en el mundo de la materia. Y si antes lo importante era qué hacer en la vida, ahora lo que demanda atención es el cómo hacer las cosas de cada día. Si antes aquel guerrero soñaba con grandes victorias, ahora se inicia en el sutil y anónimo mundo de la apertura de conciencias y la sanación de heridas abiertas. Si anteriormente enfrentaba obstáculos oponiendo su gran fuerza, ahora fluye como agua serena que acaricia todo por donde pasa.

La llamada -madurez- es una forma de sabiduria que alcanza su cima con el conocimiento llevado a la practica a lo largo de los años. Un camino que vacía la conciencia de intención mental y dualidades varias. Un punto de encuentro en el que se dan cita el poder de lo pequeño, la inocencia consciente y la espontaneidad perfecta. Cuando uno llega a ese estado de madurez, se funde certero no sólo en la esencia del conocimiento, sino también en el núcleo de la vida misma.

El ser humano que aprendió a vivir el presente en plenitud, está listo para servir de ayuda a quien se lo pida, sin ruidos, sin titubeos, con la disciplina de la espontaneidad suprema. Cada pequeño movimiento, aunque entrenado y repetido, es nuevo, sin memoria, sin afán, tan sólo con la consciencia despierta.

HAY UN MOMENTO EN LA VIDA EN EL QUE YA NO SE BUSCA EN LOS CIELOS NI TAMPOCO EN LAS GRANDES GESTAS. SIMPLEMENTE, UNO OCUPA SU LUGAR EN EL MUNDO Y CONVIERTE LO PROFANO EN SAGRADO, MIENTRAS PONE EN CADA MOVIMIENTO ATENCIÓN Y CONSCIENCIA.

ES LLEGADO EL TIEMPO PARA HACER AFLORAR LA ESENCIA EN LAS PEQUEÑAS COSAS BIEN HECHAS. YA SE SABE... EL CANTO DEL PÁJARO, LA BRISA DEL ATARDECER, LA DISTANCIA QUE SEPARA EL TRABAJO DE CASA... ¿ACASO BUSCA USTED EL CIELO? ... ALGUIEN DIJO QUE PARA CONSEGUIR TAL LOGRO, TAL VEZ CONVIENE COMENZAR A PERFECCIONARSE EN LA TIERRA.


sábado, 16 de septiembre de 2017

REFLEXIONES EN TIEMPOS REVUELTOS (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

REFLEXIONAR ES UNA COSTUMBRE QUE EL SER HUMANO ESTÁ PERDIENDO, CUANDO ES ALGO FUNDAMENTAL EN NUESTRA VIDA, SOBRE TODO EN LA TOMA DE DECISIONES, QUE SON LAS QUE DETERMINAN NUESTRO FUTURO.

Hoy voy a compartir con ustedes unas cuantas reflexiones que uno va anotando a lo largo de la vida, con el deseo que les sean útiles y les ayuden a sentirse mejor, no solo las lean, siéntalas en su total profundidad.

La sociedad actual nos sitúa bajo el yugo de ser los mejores, de tener lo máximo posible, de dar lo mínimo, de dejar para mañana los sentimientos, de ocultar las emociones, de pasar poco tiempo con los que amamos, de dejar la vida escapar sin darnos cuenta de las ganas que tenemos de vivirla en plenitud.

TODO LO POSPONEMOS Y EN REALIDAD, SOLO TENEMOS EL MOMENTO PRESENTE.


PENSAMIENTOS PARA PENSAR

*La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos pero temperamentos más cortos, autopistas más anchas pero puntos de vista más estrechos. 

*Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos.

*Tenemos casas más grandes pero familias más pequeñas, más compromisos pero menos tiempo.

*Tenemos más títulos pero menos sentido común, más conocimiento pero menos criterio, más expertos pero más problemas, más medicinas y menos salud.

*Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores.

*Hablamos mucho, amamos poco, odiamos demasiado.

*Aprendimos a armar una vida pero no a vivirla plenamente.

*Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior; limpiamos el aire pero intoxicamos nuestras almas.

*Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.

*Estos son tiempos de personas más altas con caracteres más débiles, con más libertad pero menos alegría, con más comida pero menos nutrición.

*Son días en los que llegan dos sueldos a casa pero aumentan los divorcios; son tiempos de casas más bonitas pero hogares rotos, un tiempo con demasiado en la fachada y poco de puertas adentro.

*Cada día que vives es una ocasión especial, por eso... "No guardes nada para una ocasión especial".

*Pasa más tiempo con tu familia y amigos y menos tiempo trabajando.

*Las frases "algún día", "uno de estos días"... quítalas de tu vocabulario.

*Si vale la pena hacerlo, oírlo, verlo, quiero poder disfrutarlo ahora.

*Si supiéramos el tiempo de vida que nos queda, seguramente desearíamos estar con nuestros seres queridos, iríamos a comer nuestra comida preferida, visitaríamos los sitios que amamos... 

*Son muy pocas las cosas que nos harían enfadar si supiéramos que nuestras horas están limitadas...

*Enfadados porque dejamos de ver a nuestros mejores amigos, enfadados porque no escribimos aquellas cartas que pensábamos escribir "uno de estos días", enfadados y tristes porque no dijimos a nuestros padres, hermanos, sobrinos, amigos, cuánto los queremos.

POR ESO... NO INTENTES RETARDAR, DETENER O GUARDAR NADA QUE LLENE DE RISA Y ALEGRÍA TU VIDA, CADA DÍA, HORA, MINUTO, SEMANA, ES ESPECIAL. AHORA ES UN MOMENTO ESPECIAL.

EMPIEZA DESDE DONDE ESTÉS A DAR ESE TOQUE DE CALIDAD A TU VIDA, QUE TE AYUDARA SER FELIZ Y EXPANDIR ESA FELICIDAD A TODOS LOS QUE TE RODEAN.