C.E.

C.E.

jueves, 25 de mayo de 2017

¿SIRVE PARA ALGO QUEJARSE? ¿POR QUÉ LO HACEMOS?

UNA DE LAS FORMA DE COMUNICACIÓN MÁS FRECUENTE EN EL SER HUMANO, ANTE LA INCOMODIDAD QUE NOS PRODUCE ALGO O ALGUIEN, ES LA QUEJA.

Pero en realidad la queja, es un lamento que pocos escuchan a pesar de que nuestra intención sea reclamar que se nos preste atención y se atienda nuestra queja.

Nos quejamos demasiado, nos quejamos por todo, y queriendo ser escuchados en numerosas ocasiones, conseguimos en los demás la reacción contraria. 

El efecto de la queja es como el de un alimento en malas condiciones, que solamente nos afecta a nosotros. A los demás no les importa demasiado porque de otro modo no sería precisa dicha queja y estaríamos a disposición de la comprensión de quienes tenemos al lado, sin necesidad como digo de quejarnos.

Posiblemente esté justificada y sea necesaria como desahogo del alma. Sin embargo, casi nunca consigue sus objetivos que en el fondo son aquellos ligados a la necesidad de un apoyo aunque sea, únicamente moral.

Otras veces, la queja se hace rutina y se instala de tal modo que se convierte en un hábito en nuestra comunicación diaria, sin darnos cuenta. TAN ACOSTUMBRADOS ESTAMOS A SER VISTOS Y OÍDOS, SIN SER ESCUCHADOS, QUE LA INCORPORAMOS COMO MULETILLA DONDE APOYAMOS LOS MENSAJES QUE TRANSMITIMOS.

Pero nuevamente, recae sobre nosotros y nos va intoxicando como un lento y letal narcótico que nos produce la sensación de que todo en nuestra vida va mal.

Por esta razón, entre otras, debemos evitar quejarnos continuamente. Quejarse no soluciona ninguna de nuestras carencias, al contrario las hace más visibles a los ojos de los demás, quejarnos nos hace más vulnerables al mostrar nuestras debilidades.

EL QUEJARSE CONTINUAMENTE, AFECTA A NUESTRA AUTOESTIMA Y DISMINUYE LA CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS.

Podemos elegir, sin embargo, un diálogo con nosotros mismos contándonos lo que nos pasa e imaginando a nuestro yo delante como el mejor interlocutor. Nadie nos va a entender igual, nadie tan dispuesto a tender su mano para consolarnos y sobre todo, nadie que nos lleve hasta el centro del corazón para aliviar nuestro pesar con el mejor de los besos, como nosotros mismos.

Si alguna vez tenemos que quejarnos, probemos a hablarnos en voz alta incluso por qué no, a contestarnos desde el otro lado para ver qué tiene que decirnos nuestro yo interior, dejando que responda libremente lo que llega a nuestra mente.

ESTAREMOS DESPUÉS MÁS CALMADOS Y SOBRE TODO, VEREMOS LOS PROBLEMAS DESDE OTRA DIMENSIÓN PORQUE HABREMOS LOGRADO ASCENDER EL CONOCIMIENTO DE NUESTRO SUBCONSCIENTE A LA PARTE CONSCIENTE Y AHÍ SER AYUDADOS POR LOS PATRONES DE CONDUCTA QUE DE VERDAD ACTÚAN SIN DARNOS CUENTA DE FORMA INTUITIVA.

ES TODA UNA EXPERIENCIA. OS ANIMO A PONERLA EN PRÁCTICA.


miércoles, 24 de mayo de 2017

QUÉDATE CON LO MEJOR DE CADA SER HUMANO………….NADIE ES PERFECTO

LOS SERES HUMANOS NOS ENFRENTAMOS A MULTITUD DE CONTRADICCIONES. Y ES EVIDENTE QUE NO ESTÁN RELACIONADAS SOLO Y EXCLUSIVAMENTE CON NUESTRA IDENTIDAD.

Hoy se vive muy deprisa y como consecuencia se acumulan un montón de emociones que asumir y a esto hay que sumarle una gran cantidad de información audiovisual y escrita ya de por si contradictoria, por lo que no es de extrañar que las contradicciones aparezcan en nuestra vida.

En un solo día podemos vivir una auténtica montaña rusa de emociones en nuestra relación con los demás. Nos puede parecer todo sumamente ridículo, absurdo e incoherente o increíblemente estimulante, algo que tiene sus implicaciones cognitivas y emocionales.

Por lo que la realidad se nos hace difícil con demasiados elementos contradictorios, pero de aceptarlos y tolerarlos depende nuestra salud mental y física.

LA AMBIGÜEDAD ES UNA CONSTANTE EN NUESTRA RELACIÓN CON LAS PERSONAS

LAS EXPECTATIVAS SON LA CLAVE DE NUESTRAS DECEPCIONES. Estamos sumergidos en una contradicción constante entre lo que esperamos y pensamos de los demás, lo que queremos que pase y lo que finalmente sucede. Creamos continuamente expectativas que se derrumban una y otra vez llevándonos a una cadena de decepciones, sin saber qué hacer.

Y cuando nada encaja lo que hacemos es pensar y pensar. La cuestión es: ¿por qué debe de encajar? ¿Hasta qué punto flexibilizar nuestras posiciones de partida respecto a los demás nos puede llevar a la felicidad? ¿Es la relatividad moral el comienzo de la falta de principios o por el contrario es el primer paso para hacerlo todo más agradable?

Preguntas y más preguntas para conseguir que la complejidad mental se traduzca en un comportamiento más simple. Sustituir nuestra frustración emocional por un verdadero compromiso cívico, activismo social o cooperación ciudadana. No puedes arreglar el mundo, pero a veces ayudar a alguien que lo necesita es quedarte con un pedacito de lo mejor de él.


Y para ayudarnos a entender estos procesos internos, aparece un nuevo término “LA DISONANCIA COGNITIVA”

“LA DISONANCIA COGNITIVA ES UNA EXPERIENCIA DESAGRADABLE QUE APARECE CUANDO HAY PENSAMIENTOS O ACCIONES QUE NO CONCUERDAN ENTRE SÍ DENTRO DE UNO MISMO”.

El origen de nuestra inquietud respecto a los cambios y las diferencias personales, es no estar preparados para aceptar la diversidad como resultado de una educación basada en el miedo, en la censura, en la imposición de reglas constantes para evitar el caos social. Maximizamos los recursos de la educación para evitar catástrofes, no para crear paraísos en los que lo normal sea vivir con tranquilidad y en los que haya posibilidad de refugiarse si es que es verdad que una catástrofe ha ocurrido.

DE AHÍ QUE EVITEMOS Y CENSUREMOS LO QUE NO NOS ENCAJA DE LOS DEMÁS. Así parecemos protegernos y definirnos pero realmente solo logramos quedar aislados, deprimidos y frustrados. Terminamos por ser unos amargados y amargar la vida de los demás. A veces nuestros grandes principios se traducen en un comportamiento diario que deja mucho que desear. 

ACEPTAR A LOS DEMÁS TAL Y COMO SON ES LO QUE NOS DA PAZ. Dejar un espacio a algo que no nos encaje es excitante, enriquecedor y la esencia de que este mundo sea mundo: la diversidad, en el sentido más extenso de la palabra.

ACEPTAR LA DIVERSIDAD NO QUIERE DECIR QUE TENGAMOS QUE DEJAR DE SER LO QUE SOMOS Y DEJAR DE CAMINAR HACIA DÓNDE QUEREMOS.

Basta con reflexionar y marcarnos unas pautas a seguir:

1.- Creer en unos principios no puede traducirse en un trato inadecuado a los demás. Que discrepemos en numerosas cuestiones no puede convertirnos en seres incapaces de mantener unas reglas de educación básicas. Si recibimos ofensas o desprecios, no tenemos por qué actuar del mismo modo. Marcar distancia no solo es cordialidad en estos casos, es sabiduría.

2.- Cada vez que dejas que el malestar te inunde por comentarios que no son de tu agrado, estás quitándole espacio a todo lo que te apasiona y para las personas que en ese momento preciso de tu vida sí te aportan bienestar.

3.- Explora caminos nuevos caminos de entendimiento con las personas que mantengas discrepancias asumibles. Nadie abre nuevos caminos andando por los ya trazados o cargado de los mismos “prejuicios” que otras veces.

COMO ÚLTIMA REFLEXIÓN CABRÍA PLANTEARSE SI ES CONVENIENTE QUE HAGAMOS UNA ESCALA APROXIMADA EN LA QUE INCLUYAMOS LO QUE NO TOLERAMOS EN ABSOLUTO Y TAMBIÉN AQUELLO CON LO QUE TENEMOS UN PEQUEÑO ESPACIO DE DUDA. DEBEMOS ASUMIR POR LO TANTO QUE EXISTE UNA DIFERENCIA ENTRE LO QUE PARA NOSOTROS ES INADMISIBLE Y LO QUE ES TOLERABLE.

Y SEGÚN LA OCASIÓN Y LA PERSONA ACTUAR EN CONSECUENCIA Y ESO SI……………………QUEDARNOS SIEMPRE CON LO MEJOR DE CADA SER HUMANO QUE COMPARTA CON NOSOTROS SU TIEMPO A LO LARGO DE NUESTRA VIDA.


martes, 23 de mayo de 2017

COMO SUPERAR EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD


LOS SERES HUMANOS SOLEMOS TENER UNA TENDENCIA NATURAL A SENTIRNOS MENOS QUE LOS DEMÁS.

El medio y la inseguridad del momento actual que vivimos y la cantidad de información que nos obligan a digerir nos hace sentir menos guapos/as, menos inteligentes, menos divertidos/as, etc. Si te dejas llevar las emociones que uno siente en base al patrón que la sociedad nos impone te encontrarás viviendo una vida infeliz y triste, para evitar que sea así, debemos trabajar para tener una gran confianza en nosotros mismos.

No resulta tan sencillo de hacer como quisieras. No se trata solo de levantarse de la cama un día y decir “a partir de hoy nada me afectará”. Bueno, sí que puedes adoptar esta decisión pero por desgracia, las cosas no siempre salen como queremos. Por eso, fortalece tu autoestima, es la mejor forma de que el complejo de inferioridad se aleje de tu vida.

PRIMER PASO.- ADMITE QUE TIENES UN COMPLEJO DE INFERIORIDAD 

Reconocer que eres víctima de un complejo de inferioridad es complicado. Pero admitir que tienes este problema fortalece tu autoestima de inmediato. Desde luego que después tendrás que seguir trabajando, pero es un paso vital.

Procura identificar cuándo nació este complejo de inferioridad. A partir de estos motivos será más fácil crear una estrategia para solucionar aquello que te hace sentir menos que los demás. Sera un proceso difícil y doloroso pero te dará las claves para definir el mejor camino posible. No tengas miedo de lo que puedes descubrir, piensa que es mucho peor vivir sin aceptarte y amarte tal como eres.


SEGUNDO PASO.- IDENTIFICA LOS SÍNTOMAS DEL COMPLEJO DE INFERIORIDAD

Siempre que te enfrentas a alguna situación donde tu complejo de inferioridad se dispara nacen sensaciones muy específicas como náuseas, temblores, transpiración excesiva o nervios. Fortalece tu autoestima identificando estas sensaciones y dándote un minuto para analizarlas: ¿De qué situación se trata?, ¿qué te recuerda?, ¿cómo te limita?, ¿qué puedes hacer para continuar? No huyas de estas sensaciones, son geniales porque te permiten reconocer que estás enfrentándote a algo real y te guían hacia el camino que fortalece tu autoestima.

TERCER PASO.- DEJA DE VER TU COMPLEJO

Fortalece tu autoestima quitando toda tu atención de aquello que te acompleja. La gran mayoría de los complejos nacen de características físicas que nos hacen sentir mal con nosotros mismos. Pero déjame decirte un secreto: muchas veces aquello que te acompleja es inexistente para los demás.

Observa la situación desde fuera y te darás cuenta que esto es cierto. Acércate a alguien con quien tengas una excelente relación y pregúntale si hay algo de sí mismo que le acompleje. Descubrirás que aquello que le parece tan grave a él, para ti no lo es tanto o ni te habías percatado de que existía. Lo mismo pasa contigo.

Lo que necesitas en este punto es darle menos importancia a lo que no te gusta. Imagina que no está y sigue con tu vida como siempre. Al principio te costará algo de trabajo pero esta actitud fortalece tu falta de seguridad con el tiempo.


CUARTO PASO.- CENTRA TU ATENCIÓN EN ALGO POSITIVO

Cuánto más tiempo pases pensando en lo que no te gusta y en lo que te hace sentir acomplejado, menos dispuesto estarás a vivir la vida. Avanza y fortalece tu autoestima con actividades que te agraden. Si ahora no tienes ningún pasatiempo, va siendo hora de buscar uno. 

Encuentra nuevas pasiones en el deporte o practica antiguas aficiones o simplemente, sal con tus amigos. TUS COMPLEJOS SERÁN TAN IMPORTANTES COMO TU LO PERMITAS, ASÍ QUE QUÍTALES LA CAPACIDAD DE AFECTARTE. ¿Has pensado que tal vez ese “defecto” que te parece tan grave es visto como una característica que te hace único a los ojos de los demás?

QUINTO PASO.- FORTALECE TU AUTO-CONFIANZA

Lo peor que puedes hacer en tu vida es dejar de vivir por tus complejos. Eres una persona interesante, con muchas cualidades que puede aportar muchas cosas a quienes le rodean. No te cierres a la vida y a la convivencia con otros solo porque no te gusta algo de ti. Todos tenemos defectos que no nos gustan pero el secreto para una vida feliz es aprender a vivir con ellos.

TRABAJA PARA LOGRAR UNA BUENA SEGURIDAD Y CONFIANZA EN TI MISMO PERO HAZLO SOBRE TODO PENSANDO EN TI. ¿PREFIERES LA SUMISIÓN O VIVIR EN PLENITUD?

MEDÍTALO PERO RECUERDA QUE LA ÚNICA PERSONA QUE DECIDE SOBRE CÓMO VIVES TU VIDA ERES TÚ.


sábado, 20 de mayo de 2017

EL VIAJE DE REGRESO……….A CASA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

DE PRONTO UN DÍA TE PARAS A PENSAR EN EL CAMINO RECORRIDO Y TE DAS CUENTA QUE TE QUEDAN MENOS AÑOS POR VIVIR DE LOS QUE YA HAS VIVIDO Y SIN PODERLO EVITAR A TU MENTE VIENE ESE VIAJE QUE SABES DEBES HACER INEVITABLEMENTE, EL VIAJE DE REGRESO AL LUGAR DE DONDE UN DÍA VINISTE A ESTE MUNDO DE LA MATERIA.

Con un proyecto de vida a realizar, con un montón de cosas por aprender, con la ilusión de evolucionar como ser humano y cuando haces balance ves lo poco que has hecho, del tiempo que has perdido y lo único que te puede consolar es prometerte a ti mismo diciéndote que la próxima vez lo harás mejor.

Y empiezas a tomar conciencia, A IMAGINAR cómo será ese viaje y te vienen a la mente imágenes de lo que has leído, visto, sentido u oído de cómo será cruzar el umbral y penetrar en el universo de lo inmanifestado, si habrá alguien esperándote, como será ese lugar donde vas, pero uno es muy racional y rápidamente pone el mental a trabajar, porque si algo tengo claro es que lo que puedo y debo hacer desde aquí es preparar lo mejor posible ese viaje de regreso a casa.

Y de lo primero que eres consciente es de que es un viaje sin equipaje, que no puedes llevarte nada de lo que posees aquí, porque nada te pertenece, tan solo viajara contigo el conocimiento que hayas conseguido integrar de tus experiencias y lecciones en la vida.

También te das cuenta que en ese viaje no puedes ir acompañado de nada ni de nadie, que debes enfrentarlo en soledad, sin autoengaños y con la única compañía de ti mismo.

CUANDO TOMAS CONCIENCIA DE TODO ESTO, SE PRODUCE UNA TRANSFORMACIÓN INSTANTÁNEA EN TI, TE VUELVES MÁS OBSERVADOR, MÁS RECEPTIVO Y MÁS SENSIBLE A TODO LO QUE TE RODEA Y SABES QUE DEBES EMPEZAR A DESAPEGARTE DE TODO. 

Dejar ese sentido de pertenencia, que como humanos nos posee, disfrutar de todo y respetar su esencia, todo se pertenece a sí mismo a nadie más, el querer poseer algo te hace tomar conciencia de que es la forma más rápida de perderlo.

Y en esa sucesión de pensamientos, hay uno que no deja de insistir, una voz interior que te dice que debes dejar todo resuelto, que para hacer el viaje con serenidad lo mejor es intentar no dejar nada pendiente.

Y te pones manos a la obra para:

Dar “LAS GRACIAS” a todas aquellas personas que han compartido parte de tu vida y te han ayudado a crecer.

Para “SER AGRADECIDO” con quienes están más cerca de ti por la felicidad que han aportado a tu vida.

Para dejar en su lugar todos “LO SIENTO” de los momentos en que te equivocaste.

Para dejar dichos todos los “PERDÓNAME” entregados a quien causaste dolor.

Para dejar todos los “TE QUIERO” a tus seres queridos, para que sepan el cariño que les tienes.

Y como no, para dejar todos los “TE AMO” en el corazón de las personas que has amado.

Y a partir de ese momento ser generoso con la vida, con las personas, quedarte solo con lo bueno de todo lo vivido, pedir perdón por las numerosas ocasiones que uno no ha estado a la altura de las circunstancias o simplemente por no haber dado lo mejor de sí en cada momento.

Relajar la mente, suavizar el corazón y vitalizar el alma, caminar con tranquilidad y a la vez con decisión hacia la estación de donde partirá el último tren, ese que te llevara de vuelta a tu origen, ese que te llevara de regreso a casa.

Luego cuando tu pensamiento se proyecta un poco más adelante, cuando visualizas como será todo después de tu partida, te das cuenta que después de pasadas unas horas todo vuelve a la normalidad, cada uno a su tarea, a su quehacer diario, la vida no se detiene.

TOMAS CONCIENCIA QUE DEJAS DE “SER PRESENCIA”, PARA SER “RECUERDO” y valoras en su justa dimensión la palabra recuerdo, porque es realmente bello, que aun después de haberte ido. Permanezcas en el recuerdo de todos los que te quisieron y sentir como en su rostro se esboza una sonrisa y en su corazón se desliza una gota de ternura al recordarte.

CUANDO UNO ES CONSCIENTE DE TODO ESTO, LA VIDA TOMA OTRA DIMENSIÓN, OTRO VALOR Y UNO VIVE CADA DÍA LLENO DE ENERGÍA VITAL, A MÍ CUANDO REFLEXIONO SOBRE ESTO SIEMPRE ME VIENE A LA MENTE EL ESTRIBILLO DE UNA BELLA CANCIÓN: “GRACIAS A LA VIDA QUE ME HA DADO TANTO”

No lo olviden nunca mis queridos lectores/as, que el hecho de nacer lleva implícito……….que algún día tendremos que hacer el viaje de regreso……………….a casa.


jueves, 18 de mayo de 2017

A VECES………… NO HAY SEGUNDA OPORTUNIDAD

Hemos oído decir en numerosas ocasiones que todos nos merecemos una segunda oportunidad. Y puestos a decir o pedir una tercera, una cuarta…porque la vida no termina en el primer intento y porque a veces, ni siquiera en ese intento inicial hemos podido ver con claridad el camino que hemos escogido para transitar la vida.

Cada uno de nosotros ha pasado por su particular escuela de la existencia. Con errores que le han servido para aprender, con las ausencias que han herido su alma, con las posibilidades perdidas o las oportunidades desaprovechadas que nos crean remordimientos.

Todos hemos dejado algo por hacer de aquello que nos habíamos propuesto realizar. Algo que ha quedado inacabado, algo pendiente que en cualquier momento podemos retomar.

Pero el ser humano en esta faceta como en otras se viste con el traje de la comodidad y espera que algo o alguien le haga llegar esa segunda oportunidad, mientras que la vida nos dice claramente …”si quieres que algo suceda, eres tu quien debe hacer que suceda”.

NADA VIENE PORQUE SI, LAS SEGUNDAS OPORTUNIDADES, ES UNO MISMO QUIEN DEBE BUSCARLAS, FABRICARLAS Y LLEVARLAS A FELIZ TÉRMINO.

Nunca es tarde para volver comenzar aquello que quedó pendiente si de verdad está alojado en nuestro corazón y sentimos que debemos llenar ese espacio. Cuando dedicamos nuestro tiempo y nuestro esfuerzo a lo que sintoniza con lo que somos, cuando estamos inmersos en los conocimientos que mueven nuestra alma, el tiempo se acorta, cobra otra dimensión en la que parece no transcurrir y se disuelve como polvo de estrellas dejando una estela imposible de sustituir.

Uno de los actos más nobles que podemos acometer es volver a lo que nos apasiona, terminar lo que siempre quisimos y hacer que cada instante sea una gota de felicidad, un momento único que debe darnos las claves para seguir añadiendo más vida a la vida que aún nos queda.

SIN DUDARLO, COMENZAR DE NUEVO ES UN DEBER EVOLUTIVO HACIA NOSOTROS MISMOS QUE NOS LLENARA PLENITUD NUESTRO CORAZÓN Y SABIDURÍA A NUESTRA ALMA.

RECUERDEN SOLO HABRÁ SEGUNDAS OPORTUNIDADES, PARA AQUELLOS QUE TOMAN LA DECISIÓN DE CREARLAS, NO IMPORTAN LOS INTENTOS QUE SE HAGAN, LO REALMENTE IMPORTANTE ES NUNCA DEJAR DE INTENTARLO.


miércoles, 17 de mayo de 2017

LO QUE NOS CUESTA TOMAR DECISIONES

UNA DE LAS PEORES SENSACIONES QUE EL SER HUMANO PUEDE EXPERIMENTAR ES LA DUDA. EL TEMOR A EQUIVOCARNOS NOS LLEVA A NO DECIDIR, A ESTAR INMÓVILES EN EL MALESTAR Y A VECES, A SEGUIR MANTENIENDO SITUACIONES QUE NO QUEREMOS POR PENSAR QUE NO TENEMOS POSIBILIDADES DE ÉXITO, EN LA DECISIONES QUE TOMEMOS.

El desequilibrio emocional que nos produce el no tomar decisiones afecta, sin duda, a todos los ámbitos de nuestra vida. No somos capaces de tomar una decisión y nos sentimos mal por ello. Tampoco somos capaces de olvidar el resto de las opciones y centrarnos en lo que hay en el aquí y el ahora, por lo que también nos sentimos fatal.

No podemos quedarnos con una sola opción, ni queremos experimentar lo nuevo. Es como si quisiésemos ver en una pantalla de cine cómo sería nuestra vida con la decisión que no somos capaces de tomar, pero a la vez, seguir seguros en la rutina de la que queremos escapar por si lo que vemos no nos gusta.

Sin embargo, uno comprueba que cuando se toma una decisión, las dudas desaparecen; se disipan como por arte de magia, nos abandonan para instalarnos en la fortaleza de saber que tenga el resultado que tenga, hemos hecho lo correcto y lo correcto es siempre lo que nos indique nuestro corazón.

LA TOMA DE DECISIONES NOS LIBERA DE LA SUMISIÓN DE LA DUDA.


Nos hace sentir bien con nosotros mismos por saber qué camino queremos seguir en la vida y nos llena de orgullo haber podido decidir con pleno convencimiento que aquello que intuimos como propio, hemos sido capaces de llevarlo a cabo.

Los caminos de dispersan y solamente queda una vía por donde dirigir los pasos. La duda siempre confunde, retuerce y complica el pensamiento. Hay que tomar la decisión y sea cual sea, tomarla como referencia para no volver la vista atrás. Caminar siempre hacia delante con la seguridad de ser capaces de trazar los objetivos que deseamos conseguir en la vida.

Tomar la decisión de no depender de nadie, de ser autónomos y libres. Capaces de saber que lo que uno decide es siempre lo mejor, que lo que vivimos siempre es lo correcto. 

CUALQUIER CAMINO QUE ESCOJAMOS NOS LLEVARÁ A CUMPLIR CON EL PLAN QUE NOS TRAZAMOS. ¿POR QUÉ DUDAR ENTONCES? ¿DE QUÉ SIRVE HACERLO? TODO EMPEZÓ EN NOSOTROS Y TODO CONTINUARÁ EN NOSOTROS.

NOSOTROS SOMOS ESE TODO. NO HAY LUGAR PARA DUDAR. NO HAY ESPACIO. NO HAY TIEMPO. LO QUE DECIDAMOS SIEMPRE, SIEMPRE SERÁ LO DEBIDO.

NO LO DUDEN………….TOMEN DECISIONES…………


martes, 16 de mayo de 2017

LAS BARRERAS MENTALES….EL PODER DEL MIEDO

DE TODAS LAS BARRERAS QUE EL SER HUMANO PUEDA LEVANTAR PARA IMPEDIR SU CORRECTA EVOLUCIÓN, POSIBLEMENTE LAS MÁS SÓLIDAS E INDESTRUCTIBLES SEAN LAS BARRERAS MENTALES.

Uno a lo largo de la vida actúa en numerosas ocasiones, tras el miedo, los prejuicios, las creencias heredadas y la deformación de las ideas que se instalan en nuestra mente. Esas barreras se han levantado poco a poco, casi sin darnos cuenta. Y tras ellas nos hemos quedado escondidos al abrigo de cualquier peligro y la sombra más absoluta.

Han hecho su estructura sin nuestro permiso y han diseñado muros sinuosos donde nos hemos ido recostando cuando los problemas aparecen. Tras ellos, nos escondemos con la vergüenza, la timidez, la baja autoestima, el temor al qué dirán o la ansiedad de ser el centro de las miradas cuando quisiéramos estar en el anonimato.

Han crecido muchas veces porque así lo hemos permitido por influencia de otros y comodidad nuestra. Nos las han ido colocando, piedra a piedra, con el cemento de lo correcto y lo incorrecto, del bien y del mal por iniciativa de lo que entendían los que ayudaron a que dichas barreras creciesen. Y así de esta manera sin apenas darnos cuenta, las arrastramos pesadamente, cargadas a nuestra espalda.

NO HAY NADA MÁS PELIGROSO QUE LAS BARRERAS QUE NOS IMPIDEN SER NOSOTROS MISMOS Y EVOLUCIONAR EN LIBERTAD.

Nada más poderoso que la imagen que se refleja en nuestro interior de cómo debemos actuar en la vida y que no encaja en el modelo impuesto por la sociedad actual, donde nos muestran una realidad, que no se parece en nada a la que cada uno siente como su realidad.

Y si en algún momento, nos hemos armado de valor y hemos hecho intención de saltar nuestras barreras…hemos sentido pánico al imaginarnos en el otro lado, en la orilla que no vemos, a ese otro mundo que queda fuera de nuestros límites.

Pero lo peor llega cuando de verdad nos las hemos saltado, en alguna ocasión, porque a pesar de habernos sentido bien al ser nosotros mismos, los demás nos hacen sentir culpables, de no haber hecho “lo socialmente correcto”, nos hacen o mejor dicho nosotros dejamos que nos hagan sentir culpables por hacer lo que nos dicta el corazón, en vez de ser sumisos con lo que se nos manda, por habernos atrevido a salir del rebaño.

Romper las barreras de la mente cuesta mucho porque uno se imagina perdido, sin referencias claras, sin apoyos, sin tener una referencia clara que nos indique que es lo correcto.

NOS CUESTA TOMAR CONCIENCIA QUE EL BIEN Y EL MAL SÓLO PUEDEN DIFERENCIARSE DESDE EL CORAZÓN Y NO DESDE LOS MODELOS ESTABLECIDOS POR ALGO TAN INDEFINIDO COMO LO QUE LLAMAMOS “SOCIEDAD”, EN LA QUE NOS HA TOCADO VIVIR.

Ni tampoco pueden ajustarse dichos conceptos a la mentalidad de quienes nos educaron, con su mejor intención, pero a veces con nefastos resultados. Todos sabemos cuando estamos haciéndolo bien y cuando dañamos a alguien, o a nosotros mismos.

HEMOS DE GUIARNOS POR NUESTRA INTUICIÓN Y SEGUIR EL CAMINO QUE NOS INDIQUE NUESTRO INTERIOR EN UN ACTO PURO DE SINCERIDAD CON NOSOTROS MISMOS.

ROMPER BARRERAS SIGNIFICA ENCONTRARNOS AL OTRO LADO CON UN YO DESCONOCIDO QUE NOS DARÁ PASO AL ENTENDIMIENTO Y LA COMPRENSIÓN DE LA SENCILLEZ DE VIVIR. 

MERECE LA PENA INTENTARLO. ROTUNDAMENTE SÍ, NO LO DUDEN.