C.E.

C.E.
....

viernes, 3 de julio de 2020

CADA VEZ QUE RENUNCIAMOS A LA VERDAD NOS ENFERMAMOS‏ (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

SON MUY POCAS LAS PERSONAS QUE PUEDEN ENFRENTAR UNA ENFERMEDAD CON UN SENTIDO PROFUNDO, CON EL SENTIDO DE ENTERARSE DE QUÉ ES LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO Y POR QUÉ SE HA MANIFESTADO SU ENFERMEDAD.

A la mayoría de las personas les resulta muy cómodo y tranquilizador el uso de fármacos o una cirugía para mejorar su estado de salud. Acudir a la medicina tradicional para superar su dolencia lo más pronto posible se convierte en el único propósito, perdiendo de vista la inmensa información que esa dolencia le puede aportar a su vida para mejorar algún aspecto importante y además, para evitar volver a enfermar de lo mismo o de otras dolencias que se relacionan con el mismo tema.

LA PERSONA QUE RECIBE SU ENFERMEDAD SABIENDO QUE ES UN ESTADO DE DESEQUILIBRIO PRODUCIDO EN SU INTERIOR COMENZARÁ A INFORMARSE, OBSERVARSE, CORREGIRSE Y APRENDERÁ ALGO IMPORTANTE PARA SU VIDA, SIN DAR TANTA IMPORTANCIA A LA DOLENCIA EN SÍ MISMA, SI NO, RESCATANDO EL MENSAJE MÁS VALIOSO QUE ES CONOCER LA CAUSA DEL DESEQUILIBRIO.

La persona que logra comprender el mensaje sana de inmediato y es muy poco probable que vuelva a manifestar la misma enfermedad nuevamente. Cuando acepta el reto, su vida mejora en los aspectos que se relacionan a la creación de su enfermedad, teniendo la posibilidad de desarrollarse más plenamente, más sano y más feliz.

La persona que se deja sanar por agentes externos, sin hacer los cambios internos, tiene muchas probabilidades de volver a manifestar la misma enfermedad varias veces, y si se ha acogido a una cirugía es posible que luego enferme otros órganos del cuerpo.

Cuando comprendemos que la enfermedad es una posibilidad de crecer y hacernos más fuertes, las cosas se desarrollan de forma muy distinta a lo que sucede, con una persona que aun no lo ha comprendido.

Es verdad que resulta muy sencillo acallar un dolor con un analgésico, y olvidarse del asunto, pero también es verdad que la tarea que emprende el que comienza a escavar en su interior a partir de ese dolor físico, saldrá renovado, más maduro, más consciente y con la práctica no volverá a necesitar enfermar para mejorar algún aspecto de su vida.

Se sabe de lugares donde las personas gozan de una excelente salud y una larga vida y se han trazado factores claves que determinan esa condición. Ellos son más felices, ríen mucho, tienen más libertad, más tranquilidad y disfrutan de la vida en una forma más acentuada que los demás. Por alguna razón, ellos han descubierto que se puede vivir en perfecta salud y lo practican.

Debemos aceptar que al comenzar a observarnos vamos a encontrar una infinidad de cosas desagradables que en muchas ocasiones nos hacen sentir aun más mal que antes de hacerlo. Sin embargo, la tarea dará sus frutos sin excepción y los beneficios serán elocuentes.

La gran tarea de observarse es una bendición, si bien a veces dolorosa al principio, luego se vuelve tan agradable y necesaria como el aire para respirar.

SERÁ NECESARIO ATRAVESAR LAS GRANDES VERDADES ESPIRITUALES, LAS GRANDES VERDADES EMOCIONALES Y LAS GRANDES VERDADES MENTALES, PARA LLEGAR AL MUNDO FÍSICO DONDE SOLO SE ESTÁ MANIFESTANDO LO QUE SUCEDE EN NUESTROS CUERPOS ENERGÉTICO Y MENTAL.

Esto requiere tanta paciencia y tanto amor hacia uno mismo, que a veces creemos estar en una travesía titánica que solo podría realizar algún ser con poderes especiales y divinos. Sin embargo, todos y cada uno de nosotros se encuentra perfectamente capacitado para llevarla a cabo.

Lo más complicado de esto, puede ser iniciar la búsqueda en el interior que nosotros mismos fuimos creando con la aceptación de nuestra realidad, con las experiencias de vida, con las ideas de la conciencia colectiva que dejamos entrar sin haber podido filtrar.

Permitimos entrar mucha información y muchas emociones que no corresponden a nuestra condición de seres eternos y no nos damos cuenta de ello porque no hemos tenido las referencias de la verdad. Encontrar esto y revertirlo a veces es realmente una hazaña, pero es absolutamente posible.

Muchas veces el desequilibrio energético se encuentra alojado en el cuerpo emocional. La revisión mental nos resulta relativamente sencilla, comparada con la revisión emocional. El cuerpo emocional es tan propio, tan interno y tan característico, que nadie más puede introducirse allí para hacer algo por nosotros, solo nosotros podemos. ¿Quién puede llegar a saber con precisión lo que estas sintiendo, las emociones que te están embargando?

Por eso el camino a la sanación se hace angosto y pesado. Resulta tan sencillo ingerir algo y olvidarte de todo. Sin embargo, nada que no sea nuestro trabajo interior será verdaderamente sanador. Hemos venido aquí a descubrir lo que somos, a darnos cuenta de que podemos volver al hogar, a encontrar el camino de regreso casa y la enfermedad es una guía, una guía maravillosa y valiosa, tan valiosa que hasta la puedes recibir con alegría. ¿Pero quien recibe su enfermedad con alegría? Generalmente, cuando enfermamos nos llenamos de miedo, de dolor, de angustia, desesperación y una urgencia por encontrar quien pueda arreglarlo por nosotros porque nos sentimos indefensos.

Sentirnos indefensos frente a nuestra enfermedad no nos ayuda. Es preferible darle la bienvenida y recibir su mensaje para iniciar la tarea de corregir, crecer, amarnos, y aceptar nuestra grandeza infinita. Aceptar esta verdad nos sanará definitivamente.

La ciencia, los fármacos y tantas otras cosas pueden ayudar a paliar la enfermedad, pero en definitiva solo cada cual puede sanarse a sí mismo. Muchas veces ni siquiera es necesario saber cuál es exactamente el desequilibrio que te afecta, a veces solo es necesario reconocer que algo se puede mejorar para que el universo ofrezca las soluciones.

La persona que está más acostumbrada a revisarse se sentirá más segura y tendrá la certeza de la sanación en cuanto se disponga a comprender que algo de importancia sucede en su interior.

No sentirá la urgencia de mejorar y se tomará el espacio de reposo para mirarse con amor a sí misma y aprovechará la posibilidad de amarse un cada vez un poco más.

COMO DIJO, CARL GUSTAV JUNG …… “LA ENFERMEDAD NO VIENE PARA QUE LA CUREMOS, ES ELLA QUIEN VIENE A CURARNOS A NOSOTROS”.

 


 

 


miércoles, 1 de julio de 2020

EL TIEMPO, ESE GRAN MAESTRO


EL SER HUMANO, ESTA RODEADO DE GRANDES MAESTROS QUE LE FACILITAN EL APRENDIZAJE NECESARIO PARA SU CORRECTA EVOLUCIÓN EN EL MUNDO DE LA MATERIA.

Entre ellos se encuentran: la madre naturaleza, las personas que cada día interactúan con nosotros y algunos más, pero EN ESTE ARTICULO HABLAREMOS DE ESE GRAN MAESTRO QUE ES “EL TIEMPO” …………………….

CON EL TIEMPO APRENDES que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

CON EL TIEMPO COMPRENDES que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tú soledad, irremediablemente acabaras no deseando volver a verla.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

CON EL TIEMPO ENTIENDES que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se vera rodeado solo de amistades falsas.

CON EL TIEMPO APRENDES que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

CON EL TIEMPO APRENDES que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes...

CON EL TIEMPO COMPRENDES que, si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA que, aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

CON EL TIEMPO... TE DAS CUENTA que casarse solo porque "ya me urge" es una clara advertencia de que tu matrimonio será un fracaso.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible.

CON EL TIEMPO APRENDES a construir todos tus caminos en el hoy, por que el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes.

CON EL TIEMPO COMPRENDES que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

CON EL TIEMPO TE DAS CUENTA de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en aquel instante.

CON EL TIEMPO VERÁS QUE, aunque seas feliz con los que están a tu lado, añoraras terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

CON EL TIEMPO APRENDERÁS QUE INTENTAR PERDONAR O PEDIR PERDÓN, DECIR QUE AMAS, DECIR QUE EXTRAÑAS, DECIR QUE NECESITAS, DECIR QUE QUIERES ... ANTE UNA TUMBA..., YA NO TIENE NINGÚN SENTIDO...

NO LO OLVIDES UNO APRENDE CON ESE GRAN MAESTRO QUE ES ..................... EL TIEMPO

 



lunes, 29 de junio de 2020

CUANDO LA RABIA Y EL RENCOR SE INSTALAN EN NUESTRO INTERIOR

¿HAY ALGO QUE ESCLAVICE Y DAÑE MÁS A QUIEN LO PADECE QUE LA RABIA Y EL RENCOR?, ¿EXISTE ALGÚN ANTÍDOTO EFICAZ PARA QUIEN SE SIENTE CARCOMIDO POR ESE VIRUS QUE AL IGUAL QUE LAS TERMITAS, COME AL ALMA?

Seria bueno hacernos estas preguntas:

¿CREES TODAVÍA QUE ESO DEL PERDÓN ES TRAGAR LO QUE TE PARECE INJUSTO Y OFENSIVO?   

¿O BIEN PIENSAS QUE PARA PERDONAR HACE FALTA ADMITIR LA CONDUCTA QUE RECHAZAS?

¿HAS PENSADO ALGUNA VEZ QUÉ HACER CUANDO LA RABIA NOS COME O EL RENCOR NOS CORROE?

Hace ya cuatro mil años El Mahabarata, dijo: “LA CONSERVACIÓN DE LA ESPECIE SE DEBE A QUE EL HOMBRE SABE PERDONAR”?

¿Hay algo que perdonar? Tal vez habrá que mirarse si queda algún resentimiento de aquella separación en la que sentimos odio e impotencia en las discusiones de dinero y de la tutela de los hijos, o bien cuando nuestros hijos adolescentes pasan de toda obligación y tiranizan a quienes los cuidan, o tal vez cuando el que sonríe a nuestra cara y a quien deparamos confidencias, nos pone verdes a nuestras espaldas , o quizá cuando sale elegido quien justo menos se lo merece y peor nos cae, o cuando gana más dinero y tiene más éxito aquel que parece más falso y da más coba, cuando… cuando…

El odio y la rabia es como una brasa que queremos lanzar sobre nuestro enemigo, una brasa que mientras la apretamos nos quema. Llega un día en el que el odio nos enferma y finalmente nos abrimos a la salud y con ella al perdonar, todo un acontecimiento.

Pero, ¿A QUIÉN HAY REALMENTE QUE PERDONAR? Aunque parezca mentira, habrá que comenzar por perdonarse uno mismo, es decir aceptar nuestros actos pasados con toda la compasión, benevolencia y responsabilidad que merece un sabio mirar.

Se trata de asumir la responsabilidad y el aprendizaje de nuestros actos, al tiempo que limpiamos todo resquicio de culpa y castigo que viva larvado en nuestro subconsciente.

Cuando nos aprieta el rencor que un día fue sembrado por impotencia, conviene revisar nuestra propia historia personal y proceder a contemplarla con una mirada madura y cargada de humildad.

EL PERDÓN A UNO MISMO, A LA VIDA, AL UNIVERSO, Y TODOS SUS REFLEJOS DERIVADOS, COMO, POR EJEMPLO, A NUESTROS PADRES, A NUESTRAS PAREJAS, A NUESTROS HIJOS Y A NUESTROS OFENSORES… NO ES UN ACTO DE INTELIGENCIA, SINO UN REGALO DE LA VIDA.

Tal vez tengamos que considerar el perdón como un acto de comprensión, algo que no se puede provocar. La comprensión es una liberación que tan solo “SUCEDE”. Y posiblemente la puesta en marcha del proceso que esta conlleva, comenzó por un: “Sí quiero”, dos palabras claves por las que comienzan tantas cosas…  Al parecer una de las más poderosas fuerzas que movilizan el universo que vivimos deviene de haber “querido” lo que queremos que suceda.

¿Qué tiene de mágico o misterioso eso de la súbita comprensión? Por de pronto conviene discernir que comprender no es lo mismo que entender, algo que tan solo se reduce al ámbito intelectual o racional. El hecho de “comprender” supone incorporar, encarnar e integrar aquello que en su día pudimos entender, y que de pronto atestiguamos que ya lo somos.

Es por ello que el perdón no es un acto mental de justificación o de excusa de la acción del otro, sino que es un acontecimiento espiritual, un suceso que, como un regalo de la Vida, un día nos encuentra, al tiempo que lava nuestro corazón de presión y mordedura rabiosa.

UNA VIDA A LA QUE TAL VEZ PODAMOS ABRIRNOS, COMENZANDO POR ENTENDER QUE QUIEN PERDONA NO ESTÁ PRECISAMENTE ACEPTANDO LA CONDUCTA QUE RECHAZA

En realidad, se puede perdonar, y al mismo tiempo demandar judicialmente a quien sentimos lo merece, sin que sean conductas excluyentes.

El perdón es un acto íntimo, anónimo y silencioso, un acto de reconocimiento profundo por el que, de alguna forma, de pronto comprendemos la pauta de conducta y las intricadas programaciones mentales del ofensor. Sucede que incluso percibimos el curso de su infancia y las condiciones familiares que tal vez éste enfrentó cuando era un niño inocente y asustado.  Sucede entonces que sentimos la inocencia de todo ser humano, incluida la nuestra por patética y perversa que, a nuestros ojos, haya sido cualquier acción atrás cometida.

RECONOCER QUE TODO ES PERFECTO, INCLUIDOS NUESTROS DESEOS DE CAMBIARLO, NO ES SOLO UN INTELIGENTE ACTO DE DEDUCCIÓN MÁS ALLÁ DE LA LÓGICA, SINO QUE SUPONE UN ESTADO DE LUCIDEZ Y GLOBALIDAD QUE ACONTECE A TODO SER HUMANO ABIERTO A COMPRENDER.

A COMPRENDER QUE LA HERIDA OBJETO DE OFENSA, TAL VEZ ESTABA PRESENTE EN NOSOTROS ANTES DE TALES SUCESOS, Y QUE TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE HAN TENIDO QUE VER CON NUESTROS ODIOS, MIEDOS E INJUSTICIAS, MERECEN NUESTRA MÁS PROFUNDA COMPASIÓN.

“HAGAMOS SIEMPRE LO QUE CREAMOS OPORTUNO SEGÚN NUESTRA CONCIENCIA, Y JAMÁS NUESTRA CONCIENCIA NOS RECRIMINARÁ NUESTROS ACTOS”.

 


viernes, 26 de junio de 2020

¿QUÉ SENTIDO TIENE LA VIDA? (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

HE AHÍ UNA DE LAS GRANDES CUESTIONES QUE TODO SER HUMANO SE PLANTEA EN DIFERENTES OCASIONES A LO LARGO DE SU VIDA.

Y EN ESTOS MOMENTOS DE DIFÍCIL COMPRENSIÓN DONDE NADA ES LO QUE PARECE Y EL SER HUMANOS ESTA DESORIENTADO, ES CUANDO LA PREGUNTA TOMA UN VALOR MAYOR.

LA RESPUESTA NO ES FÁCIL, NI ES ÚNICA, SINO QUE ES ALGO CAMBIANTE PUES DEPENDERÁ DEL MOMENTO QUE ESTEMOS VIVIENDO DE LA PERCEPCIÓN QUE TENGAMOS DE LA REALIDAD Y DE NUESTRO GRADO DE EVOLUCIÓN.

ENTENDIENDO EVOLUCIÓN COMO LA COMPRENSIÓN E INTEGRACIÓN DE LAS EXPERIENCIAS QUE TENEMOS EN EL MUNDO MATERIAL.

Decía Oscar Wilde: “Lo menos frecuente en este mundo es vivir, la mayoría de la gente existe”

A menudo la vida y los acontecimientos van tan rápido que no tenemos tiempo o ganas de preguntarnos: si la vida que estamos viviendo es aquella que  deseamos vivir. Si la vida que hemos construido es la adecuada, si realmente tiene un sentido la vida, y si es así que sentido tiene la nuestra.

Desgraciadamente una gran mayoría de seres humanos nos planteamos estas preguntas en situaciones extremas de crisis o de necesidad y después de plantearnos esa cuestión, la angustia nos invade, nos hacemos miles de preguntas, la mayoría de veces sin respuesta ¿debo insistir en la búsqueda de mi yo interno? ¿Es la vida la que se ensaña conmigo o soy yo el/la responsable de todo lo que me ocurre? ¿Debo hacer los cambios en mi vida necesarios para encontrarle sentido o debo esperar que ocurra un milagro que me haga sentirme en plenitud? ..... Esta crisis de indecisión lógicamente es mas fuerte aun, para aquellos que piensan que es la única vida que van a vivir es la que están viviendo.

Es el momento de ser sinceros con nosotros mismos, escuchar esa voz interior la voz de nuestra conciencia que siempre nos dice lo que será bueno para nosotros  y seguidamente preparar los cambios necesarios para  encontrar el  camino que nos lleve de nuevo a sentirnos bien con nosotros mismos, no  hacer esto cuando sentimos el primer síntoma, significa que cada vez nuestra insatisfacción será mayor y lógicamente cada vez nos costara mas  aplicar los cambios necesarios en nuestra vida para ser felices.

Para empezar, es bueno alejarse de ciertas rutinas e inercias que no nos conducen a nada, empezar a diferenciar lo que queremos ser realmente de aquello en lo que nos hemos convertido, diferenciar lo que hacemos de lo que sentimos y sobre todo tomar conciencia de las emociones que son nuestras y de las que nos han sido inducidas desde fuera. 

Eliminar el miedo a los cambios en nuestra vida y tomar conciencia que somos los dueños de nuestro futuro, del resto de nuestra vida, no aceptando en nuestra mente la idea conformista tan extendida de “LA VIDA ES ASÍ”

Eliminar de nuestra mente el conformismo y alejar de nuestro pensamiento que ya es tarde, para empezar de nuevo, cambiar es un reto constante en nuestra vida, todo el universo esta en constante movimiento, todo cambia nada permanece inamovible, y nosotros también estamos sujetos a esta Ley Universal, no debemos tener miedo a cambiar lo que no nos guste, debemos temer mucho mas a vivir una vida no deseada por nosotros, por que dicha elección dará como resultado vivir  sin armonía, sin libertad y sin felicidad.

Decía Ortega y Gasset “La vida cobra sentido, cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada”

Meditar, reflexionar, revisar nuestros objetivos, darnos plazos razonables, tener plena confianza en el potencial que todos tenemos dentro y sobre todo dar el paso en el camino de la búsqueda de ese sentido de nuestra vida es la única forma de poder levar el timón de nuestra vida. Porque sino lo hacemos así, esta claro que nadie lo hará por nosotros.

Es cierto que no siempre cuando nos planteamos la búsqueda del sentido de nuestra vida, podemos empezar de cero, pero cambiar y preparar las circunstancias para el encuentro con esa vida de plenitud, eso esta al alcance de todos los seres humanos.

Para ser dueños de nuestra vida y recorrer día a día el maravilloso camino de la evolución con certeza y confianza de que ese es el camino y el sentido elegido por nosotros para nuestra vida, debemos revisar continuamente los cuatro pilares básicos sobre los que se asienta nuestra vida que son:

1.- NUESTRA VIDA INTERIOR, LA RELACIÓN CON NOSOTROS

      MISMOS.

 2.- NUESTRAS RELACIONES CON LOS DEMÁS.

 3.- NUESTRA VIDA LABORAL

 4.- NUESTRA VIDA SENTIMENTAL.


Para adentrarnos en esa búsqueda de respuestas sobre el sentido de nuestra vida, debemos hacerlo recorriendo dos caminos:

 * EL CAMINO DEL EXTERIOR (LOS SENTIDOS Y LA MENTE)

* EL CAMINO INTERIOR (LOS SENTIMIENTOS, EL CAMINO DEL CORAZÓN)

 

EL CAMINO EXTERIOR A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS

Tenemos que apoyarnos necesariamente en el uso de nuestros sentidos, ya que son nuestros órganos de captación de la información exterior para “trabajar con ella después en nuestro interior.

Es fundamental potenciar nuestros órganos de percepción, cultivarlos y desarrollarlos para poder captar en toda su amplitud lo que nos rodea, si no educamos nuestros sentidos para apreciar la belleza, la armonía, la luz, el color, los sonidos, el gusto, los perfumes, la suavidad, la textura y la diversidad que nos rodea no podremos apreciar y amar la vida.

 EL CAMINO INTERMEDIO LA MENTE

Buscar sentido a lo que vivimos, descubrir lo que hay detrás de cada circunstancia, de cada experiencia que tenemos en nuestro día a día.

Aprender por igual de nuestros aciertos como de nuestros errores, considerándolos un elemento fundamental de nuestra evolución.

El autoanalisis y la meditación son dos herramientas básicas para comprender ¿estoy haciendo lo que quiero? ¿Qué necesito? ¿Me siento bien con lo que hago? ¿Estoy a gusto conmigo mismo?

No cabe duda que nuestra mente se apresurará a dar respuesta a todas estas preguntas y con ello completaremos nuestro primer recorrido por el exterior.

EL CAMINO INTERIOR “EL CAMINO DE CORAZÓN”

La pregunta que surge es: ¿Cómo puedo activar ese mecanismo?  ¿Cómo puedo dirigir las preguntas al Corazón?

Cuando nos planteamos alguna inquietud lo primero que nos llega son las respuestas de la mente, se hace necesario pues, armarse de paciencia hasta atravesar el territorio de las creencias establecidas, los conocimientos, el saber adquirido, los razonamientos intelectuales  y las deducciones de nuestra lógica, que conforman un rompecabezas perfecto del cual es difícil escapar.

El proceso dura un tiempo y es preciso pararse a observarlo, para no hacerlo mas largo, porque cuando se lucha contra los pensamientos, el resultado es que la mente se mete en bucles infinitos que se retroalimentan unos a otros y que terminan metiéndonos en un laberinto sin salida que nos produce mas desazón que la inquietud que genero nuestra pregunta inicial.

Es importante acoger las respuestas, los argumentos y las deducciones sin oponer resistencia. Entonces hay un momento que la mente se para y enmudece, ya no hay nada que rebatir, no hay contrincante, convencida de que ha ganado la batalla, la mente acaba por retirarse.

CUANDO ESTO OCURRE SE PRODUCE UN CAMBIO APENAS PERCEPTIBLE. UN MOMENTO DE QUIETUD TOTAL DE SILENCIO DE VACIÓ…….

Y ES AHÍ CUANDO SURGE ESA OTRA VOZ. SIGUEN SIENDO CONCEPTOS E IDEAS, PERCEPCIONES E INTUICIONES, QUE TIENEN CLARAMENTE OTRO NIVEL, GOZAN DE OTRAS FACULTADES ESTÁN EN OTRO ESTADO DE VIBRACIÓN MAS ALTO CONTIENEN SENTIMIENTOS Y EMOCIONES.

SE PRODUCE UNA LUZ NUEVA, DIFERENTE UN ENTENDIMIENTO QUE VA MÁS ALLÁ DE LA MERA COMPRENSIÓN MENTAL.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Para el ser humano que transita los senderos ocultos de su propia naturaleza,  que busca dentro de si lo que otros buscan fuera, que deja que su pensamiento recorra caminos luminosos, porque sabe que la vida es una promesa constante que trae un pasado y un porvenir, para el ser humano que sueña y domina los sentidos para que las dimensiones mas allá  de su pensamiento investiguen la incógnita de lo que conoce y presiente, para él, vivir es conocer, saber, buscar y amar lo que se esconde tras las apariencias fugaces de las cosas materiales, pero que aportan un amanecer al espíritu o una razón al intelecto.      

Este ejercicio que el ser humano puede hacer de su propia libertad, no se puede valorar, pues le confiere la responsabilidad absoluta de sus actos, de su pensar y sentir; de él depende su manera de abordar la vida, cómo vivirla, con qué sentimientos enfrentar los problemas inherentes a su condición humana.

No podrá tal vez, evitar algunas situaciones de dolor que se le presenten, pero sí podrá decidir cómo superarlas y cómo aprender de ellas, integrando ese aprendizaje con la huella profunda que deja una enseñanza.

Esta nueva perspectiva, más amplia y generosa, traspasará las barreras de lo efímero y material de cada día para generar dentro de nosotros una mirada diferente que dará un nuevo sentido a la vida, sintiendo la verdadera razón de  ser. 

El motivo de la existencia es la conquista del amor, y su sentido, es la búsqueda de este amor en todas sus manifestaciones.

Cada existencia de esta forma se convertirá entonces, en fuente de aprendizaje, de nuestra propia personalidad con cada nueva experiencia, en el ámbito familiar y social que nos rodea, siendo conscientes que de una u otra forma, favorecerán la evolución de nuestro espíritu, donde el amor y el progreso son la meta y el      camino.

TAL VEZ ALGÚN DÍA TODOS LOS SERES HUMANOS DE ESTE MARAVILLOSO PLANETA LLAMADO TIERRA, ALCANCEMOS ESE GRADO DE CONCIENCIA QUE NOS PERMITA ESTAR UNOS JUNTO A OTROS MANTENIENDO INTEGRO NUESTRO SER Y EN PLENA LIBERTAD DE ELECCIÓN SEAMOS CAPACES DE SACAR LA ENERGÍA DEL AMOR DEL ÚNICO LUGAR DONDE SE PUEDE GENERAR, DENTRO DE NOSOTROS MISMOS, EN EL INTERIOR DE NUESTROS CORAZONES.

 





miércoles, 24 de junio de 2020

GRATITUD EN TIEMPOS DIFÍCILES

PRACTICAR LA GRATITUD EN LA VIDA COTIDIANA ES ALGO HERMOSO Y EFICAZ QUE NOS AYUDA A VIVIR CON PLENITUD Y LO MÁS IMPORTANTE ES MUY SENCILLO DE CULTIVAR. NO REQUIERE EL MENOR SACRIFICIO Y ES MUCHO EL BENEFICIO QUE SE OBTIENE.

ES PARTICULARMENTE ÚTIL PARA AQUELLAS PERSONAS QUE ESTÁN DEPRIMIDAS O TIENEN SENTIMIENTOS AUTODESTRUCTIVOS, AQUELLAS QUE SIENTEN QUE “LA VIDA LAS TRATA MAL”.     

Cultivar la gratitud hace que la vida florezca, es un sentimiento de ser bendecido, es como una apreciación más precisa de la naturaleza de la interdependencia de la vida. También provoca sentimientos de generosidad que nos acercan a la alegría. La gratitud puede ablandar el corazón de piedra, reservado y herido; aquel que se construyó blindado y que es incapaz de perdonar. Además, crea tanta claridad mental que es perfecta para el desarrollo espiritual.

Si la gratitud sienta tan bien ¿por qué no la practicamos a menudo? Es porque nuestra mente se ha quedado atascada en el modo de resolución de problemas ordinarios, y no se da cuenta de lo que no funciona realmente; está tratando de resolver lo que no funciona, y olvida lo que funciona. Esto puede parecer positivo y lo es… hasta cierto punto, porque siempre habrá cosas “no deseables” en nuestra vida.

En consecuencia, si reducimos nuestra experiencia a los eventos angustiosos y focalizamos la mente en lo estresante, estaremos respondiendo de manera negativa a nuestra existencia. ¿Eso es lo que queremos de la vida? ¿De verdad queremos retrasar el sentido de estar vivo mientras esperamos que el futuro sea perfecto? ¿Y si el futuro nunca llega?

Cuando nos esforzamos en practicar la gratitud, nos damos cuenta de lo difícil que resulta. Porque no nos hemos educado en ello. La gratitud no está presente, y surge el miedo, la confusión, la ira. Pongamos un ejemplo: imagínate por un momento que has tenido un accidente de tráfico, sin importancia. El coche ha resultado gravemente dañado, pero todos estáis bien. Si te enojas con la situación y con las pérdidas materiales del coche, pierdes la oportunidad de enfocar hacia el agradecimiento: “Estoy agradecido porque estoy vivo, estoy agradecido porque todos están bien, estoy agradecido porque no ha habido mayores daños…”. Enfócate en lo positivo y verás cómo la creación y el aprendizaje son asombrosos.

Reflexiona un momento sobre esto: tú, con todos tus defectos, has sido elegido por la vida para vivir conscientemente, saber qué eres y qué no eres, y hacer de ella un milagro en cada instante.

Este regalo de la vida consciente es la gracia, incluso cuando tu vida está llena de dificultades y no puedes sentir ni por un momento la bondad de estar presente.

La gratitud por la gracia de la realización consciente se convierte en la práctica de la gratitud desinteresada, en la que tus preocupaciones poco a poco dejan de ser “solo tú” y se trasladan a todos los seres vivos.

Cuando este estado de gracia desinteresado comienza a florecer, tu mente se vuelve más amplia, más tranquila y tu corazón recibe la primera oleada de la liberación tan buscada- “libre del miedo y del deseo”-. Esa es la gracia.

¿De qué estas agradecido? Haz una lista. Incluye lo más básico de lo que disfrutas (como el agua, el cielo, la tierra, una ducha caliente, un café por la mañana…).  

LA PRÓXIMA VEZ QUE ESTÉS EN UNA SITUACIÓN DIFÍCIL, HAZ EL ESFUERZO DE PRACTICAR LA GRATITUD. HAZ UNA PAUSA PARA APRECIAR ESE MOMENTO, ESE SENTIDO DE BIENESTAR Y OBSERVA: ¿DÓNDE TE LLEVA LA GRATITUD?

TÓMATE UNOS MOMENTOS AL FINAL DEL DÍA Y OBSERVA MENTALMENTE LAS MUCHAS PERSONAS DE MANERA INVISIBLE QUE TE HAN SERVIDO Y SIDO GENEROSAS CONTIGO: TE HAN DADO MEDICINA, VIVIENDA, COMIDA, EDUCACIÓN, AFECTO… Y POR SUPUESTO NO TE OLVIDES DE DARLES LAS GRACIAS.

DICE EL REFRANERO CASTELLANO MUY SABIAMENTE: “DE BIEN NACIDO, ES SER AGRADECIDO”.     

 


lunes, 22 de junio de 2020

¿A CAMBIO DE QUÉ? …………. A CAMBIO DE NADA

A CAMBIO DE LA SATISFACCIÓN ÍNTIMA Y SILENCIOSA DE DAR VIDA A LA VIDA.       

A CAMBIO DEL PROFUNDO GOCE DE SENTIRSE ÚTIL A LOS DEMÁS.

A CAMBIO DE SEGUIR EL RASTRO DE UNA ÍNTIMA PROPUESTA DE VIDA “EL AMOR COMO CAMINO”.

Y ¿eso qué significa?, ¿dar “dinero a los pobres” ?, ¿no ejercer el comercio?, ¿ir de inocente por la vida?, ¿ayudar a cruzar la calle a las viejecitas?, ¿no defenderse?, ¿tragar?, ¿callar cuando sentimos la conveniencia de cuestionar?, ¿ir los domingos a plantar árboles?, ¿repartir panfletos apostólicos por las calles?, ¿nunca decir NO?…

TAL VEZ LO QUE SIGNIFICA ES TAN SOLO FUNCIONAR DESDE EL CORAZÓN ………. algo que puede traducirse como actuar renunciando a llenar de intenciones permanentemente los frutos de la acción.

Significa hacer sin hacer, significa ofrecer y entregar a alguien, sin que esa persona pueda algún día devolverlo, significa hacer algo por otros sin espíritu de recompensa, significa apoyar lo que precisa de apoyo, sin calcular las ventajas personales que vamos a obtener con ello.

¿Quién dijo que el amor no era otra cosa que un baile de hormonas?, ¿acaso cree todavía el racionalismo biológico que el amor se puede medir en laboratorio?, ¿o es que, con estas afirmaciones, lo que estamos es utilizando la herramienta limitada de la mente racional para algo que va mucho más allá de la pura racionalidad?

Ya no basta sentir el amor como una relación basada en la supervivencia, es decir un mandato biológico por el que, si no logramos unirnos no sobreviviremos. Ni siquiera justificar al amor como un el gran fenómeno de la pulsión reproductora de la vida, reduciéndolo a ese sucedáneo llamado enamoramiento y a sus proyecciones derivadas por sublimes y efímeras que estas sean. En realidad, ni siquiera el amor que se intuye desde el insondable corazón humano llega a ser un sentimiento, recordemos que los sentimientos, por hondos y próximos que se encuentren de nuestra sensación de identidad, no dejan también de ser cambiantes. Y EL AMOR “ESENCIAL” NO CAMBIA, SIMPLEMENTE ES.

Entonces, tras descartar reflejos y sucedáneos, ¿qué ámbito queda para el amor?, EN REALIDAD EL AMOR CON TODAS SUS LETRAS BROTA Y SE MANIFIESTA DESDE EL ÁMBITO DEL ESPÍRITU, y si de alguna forma disfrutamos de la evolución suficiente como para haber degustado una vivencia de totalidad, sabremos con íntima certeza que el espíritu en el ser humano es una realidad Transpersonal que trasciende los limitados sentidos, sabremos sin necesidad de información que lo justifique, que somos amor en esencia, y que desde nuestra encapsulada personalidad ordinaria de corte emocional y racional, no se puede acceder a él.

Ante este planteamiento del amor de apariencia idealista, tal vez más de uno se pregunte, ¿COMO SE MANIFIESTA ESE AMOR ESENCIAL O “ESPIRITUAL” EN LA VIDA COTIDIANA DE CUALQUIER SER HUMANO?

A lo que merecerá la pena señalar que ese amor, donde primero se nota es en la compasión, compasión a veces mal entendida, tan mal entendida que al ser vivida parece colocarnos en una situación de superioridad frente al “pobrecito” que padece desde nuestra inmune atalaya. En realidad, la compasión es empatía profunda con el sentimiento de dolor del otro, sin que ello nos inunde y nos arrastre. En realidad, la empatía con el sentimiento de dolor en el otro conlleva el genuino y activo deseo de que éste se alivie, el anhelo de bien que impulsa a proteger, cuidar y dotar al ser que atraviesa el padecimiento, por sutil que éste sea.

El amor también se manifiesta cuando ofrecemos nuestra energía allí donde entendamos que ésta se precisa para mejorar las condiciones existentes, el amor se manifiesta eligiendo pensar desde la nobleza, el respeto y la suspensión del juicio, el amor se manifiesta cuando nos alegramos genuinamente de un éxito ajeno, y sigue manifestándose cuando honramos valores y principios que determinan la opción más libre y generosa del ser humano, y para culminar, brota cuando sentimos amor universal irradiando hacia todo lo existente, sin necesidad de que las cualidades del “objeto amado” nos estimulen a admirar o ensalzar, es decir amor incondicional.

EL MAHABARATA, LIBRO DE FILOSOFÍA HINDÚ, ESCRITO HACE MÁS DE 5.000 AÑOS, SEÑALA CUATRO NIVELES EN LA EVOLUCIÓN DE LOS SERES HUMANOS.

PRIMERO LOS QUE BUSCAN RECIBIR.

SEGUNDO LOS QUE BUSCAN DAR Y RECIBIR.

TERCERO LOS QUE VIVEN PARA DAR, PERO GOZAN DE QUE DAN. 

CUARTO LOS QUE IRRADIAN SU AUTENTICIDAD Y LUCIDEZ TAL Y COMO LO HACE EL SOL, ALLÍ DONDE LLEGUEN SUS RAYOS DE FORMA UNIVERSAL Y ANÓNIMA.

UNA BUENA PREGUNTA PARA HACERSE UNO, PODRÍA SER....¿EN CUAL DE LOS CUATRO ME ENCUENTRO YO?



 


sábado, 20 de junio de 2020

EVIDENCIAS DE QUE ESTÁS HACIENDO LAS COSAS BIEN, AUNQUE NO LO SEPAS (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

LO CIERTO ES QUE NACEMOS SIN INSTRUCCIONES E IMPROVISAR SOBRE LA MARCHA SEGURAMENTE HA SIDO UNA DE LAS ACTITUDES QUE EL SER HUMANO A RECURRIDO CON MAYOR FRECUENCIA PARA SOLUCIONAR ALGUNA SITUACIÓN EN SU DÍA A DÍA.

Por más que uno tenga su plan estructurado, se hace recurrente el tema de improvisar sobre la marcha y tomar las decisiones que sentimos son correctas en el momento preciso.

Todos, o al menos la gran mayoría coincidimos en que, si bien nos encantaría tener esas instrucciones en todos los idiomas, nadie nos pudo haber enseñado mejor que la experiencia propia y esas decisiones que tomamos en esos momentos complicados de nuestra vida.

Y a lo largo de dicha vida van apareciendo diversas evidencias, que nos sirven para continuar creciendo y aprendiendo, hoy en este articulo vamos a comentar algunas de ellas, de las cuales en numerosas ocasiones no somos conscientes.

DUDAS AL MOMENTO DE TOMAR DECISIONES IMPORTANTES.

Dudar no es malo, es un claro signo de que tu juicio e inteligencia están funcionando correctamente. Esas dudas seguramente te han hecho analizar las situaciones, ampliar tu manera de ver el entorno, comprender las cosas y analizar por un momento cuál es la mejor decisión que puedes tomar.

SABES LO QUE QUIERES, O ESTÁS EN EL CAMINO DE SABERLO.

Eres consciente de ti mismo y no te conformas con lo que no te llena. Ese es el primer paso importante hacia el cambio. Muchas personas se quedan dónde están (física o emocionalmente) porque se necesita valor para soportar los vaivenes del autodescubrimiento y el luchar por lo que quieres.

TU CORAZÓN TIENE ALGUNA QUE OTRA CICATRIZ.

Caíste en las manos de Cupido y quizás te rompieron el corazón en alguna oportunidad. Eso significa que confiaste en alguien, que te atreviste a vivir el amor de la mejor manera que creías correcta y que si bien no funcionó, aprendiste de esa lección. Se necesita valentía para abrir el corazón propio y mostrarnos tal cual como somos.

 

ALGUNAS VECES TE SIENTES PERDIDO.

Tu brújula interna te guió hasta ese lugar donde sabías que querías estar y… de repente no sabes a dónde ir. ¿Te ha pasado?

Si alguna vez te has sentido perdido, es porque te estás moviendo hacia adelante, enfrentando tus miedos y liderando tus sueños. Estas exactamente donde tienes que estar en ese momento para aprender algo y lo sabes.

Y como dice la canción: “si te pierdes, siempre puedes volver a encontrarte”.

TU EGO, ALGUNA VEZ, FUE LASTIMADO.

Seguramente en algún momento tuviste que agachar la cabeza y aprender humildemente la lección sobre algo de lo que estabas completamente seguro. A todos nos ha pasado, nos hemos sacudido el polvo y continuamos adelante.

TIENES AMIGOS QUE SE SIENTEN COMO TU FAMILIA.

Si en este momento te estás acordando de ese buen amigo/a al que puedes llamar a las 4 de la madrugada para desahogar tus miedos o contarle la nueva idea que tienes, siéntete orgulloso/a de poder tenerlo en tu vida. Los amigos son la familia que uno elige. Encontrarlos y mantenerlos es un trabajo difícil, por lo que tener amigos así es una de las grandes cosas que has logrado.

HAS COMETIDO ERRORES.

Los errores son inevitables en una vida digna de ser vivida. Son muy importantes mientras puedas aprender de ellos. Te enseñan exactamente lo que quieres y quién quieres ser. No te de miedo de cometerlos, pero aprende lo más que puedas de ellos.

ALGUNOS DÍAS QUIERES BAJARTE DEL MUNDO.

Tal vez sea debido a una separación, la pérdida de un trabajo o la vida con su constante sube y baja…  Algunos días son un poco más difíciles que otros y quieres salir corriendo del mundo por la puerta de emergencia.

A pesar de eso, estás seguro que te harán más fuerte, más agradecido, más compasivo y más sabio. LAS PERSONAS CON EL ESPÍRITU MÁS HERMOSO QUE CONOZCO NO “NACIERON” DE LA NADA, SINO QUE SUPIERON SOBREPONERSE A LOS DÍAS COMPLICADOS Y SACARON EL MEJOR APRENDIZAJE DEL MISMO, HACIENDO BRILLAR SUS SONRISAS MUCHO MÁS.

HACE UN AÑO NO ERAS NI LA SOMBRA DE LO QUE ERES AHORA.

Cada cumpleaños te sientes una persona muy diferente a la que eras hace apenas un año. Tu evolución y crecimiento constante se reflejan en todas esas experiencias que tuviste, errores de los que aprendiste y lecciones que te hicieron ser la persona que eres hoy.   

CONCLUSIÓN:

“EL ESPÍRITU HUMANO CONTRIBUYE A CONSTRUIR, LA GRAN SÍNTESIS DIVINA, CONSERVANDO INTACTA SU INDIVIDUALIDAD, DEL MISMO MODO QUE LOS MILLARES Y MILLARES DE CÉLULAS, QUE CONSTITUYEN EL ORGANISMO HUMANO CONTRIBUYEN A CREARLO GUARDANDO ÍNTEGRAMENTE SU INDIVIDUALIDAD PROPIA”.