C.E.

C.E.

lunes, 27 de marzo de 2017

LA PEREZA LA MAYORÍA DE VECES OCULTA NUESTROS MIEDOS

HOY EN DÍA CUANDO ESCUCHAMOS A ALGUIEN DECIR QUE ALGO LE DA PEREZA NOS ECHAMOS LAS MANOS A LA CABEZA. UNA PERSONA PEREZOSA NO ES MERECEDORA DE APROBACIÓN POR EL SISTEMA SOCIAL, YA QUE ES VISTA COMO ALGUIEN HOLGAZÁN QUE NO ES CAPAZ DE CUMPLIR SUS OBLIGACIONES.

Ciertamente, todos los humanos sentimos pereza en mayor o menor grado. Como todas nuestras emociones, la pereza también tiene una función: hacer de freno para nuestro gasto de energía, de forma que siempre contemos con una reserva de energía en caso de necesidad.

La sociedad nos ha inculcado la idea de que ser perezosos, vagos o remolones nos convierte, en seres inferiores que se merecen las críticas y las miradas despectivas del resto del grupo social. Llegando a sentirnos culpables por el hecho de flojear de vez en cuando, algo normal a lo largo de la vida y que no es tan malo como se nos pretende hacer ver.

USAMOS LA PEREZA PARA JUSTIFICAR NUESTROS MIEDOS

Muchas veces creemos sentirnos perezosos y dejamos de realizar ciertas actividades que nosotros mismos habíamos decidido emprender. Nos justificamos diciéndonos a nosotros mismos que lo haremos en otro momento en el que nos encontremos con más ganas o energía. Sin embargo, finalmente nos damos cuenta de que esto no va a ocurrir.

LA FRASE TAN COLOQUIAL DE: “ES QUE NO ENCUENTRO EL MOMENTO PARA HACER TAL O CUAL COSA”, NO NOS ENGAÑEMOS NO ES CUESTIÓN DE PEREZA O CANSANCIO, ES SIMPLEMENTE MIEDO.

No debemos olvidar que el miedo es muy hábil y se esconde bajo mil caras y una de sus máscaras favoritas, cuando tenemos temor a realizar algo, es la pereza. En este sentido, la pereza actúa como una herramienta de huida de la realidad. 

“Si nos percatamos de que esto nos ocurre con cierta frecuencia, hay que quitarle el disfraz a esos miedos y tomar decisiones al margen de que nos apetezca más o menos”

Y es que la pereza llama a la pereza. Es decir, cuanto más caso le hacemos a ese estado de indolencia, más desganados nos sentiremos y menos fuerza de voluntad tendremos para salir de la inactividad. Esto repercutirá negativamente en nuestros miedos, que crecerán con más fuerza, amparados por el razonamiento de “lo haré mañana” o “cuando tenga ganas y motivación”.

Por esta razón es importante identificar si de verdad nos apetece parar un poco, quitarnos exigencias y obligaciones autoimpuestas y retomar nuestro equilibrio interior o es que tenemos miedo de emprender cosas que sabemos que son importantes para nosotros.

“EL MIEDO ALIMENTADO, CRECE Y SE GENERALIZA: TRAE MÁS MIEDOS, QUE TERMINAN ATRAPÁNDONOS Y PARALIZÁNDONOS CASI EN NUESTRA TOTALIDAD”. 

Erradicar la pereza no quiere decir que nos pasemos al extremo opuesto y empecemos a llenar nuestra agenda de obligaciones innecesarias. Es más, cargar con tantas obligaciones puede incrementar de tal modo la fuerza de la pereza que termine venciéndonos cuando menos nos gustaría.

“Está bien, y es totalmente lícito, de vez en cuando no ser tan extremistas y hacer un hueco para nuestro disfrute personal, al margen de lo que debemos o no debemos hacer”.

El mejor antídoto para la pereza es el ocio, con el ocio, la persona realiza aquellas actividades que le agradan de forma profunda, aquello que más innatamente lleva en su interior.

La pereza, siembra la semilla de la dejadez, el cansancio sostenido e incluso la depresión ya que no produce más retroalimentación que el sentimiento de culpa.

Por ello, lo más conveniente es mantenernos siempre en el punto medio, donde está la virtud: no dejarnos llevar por las obligaciones personales dejando que ocupen todo nuestro tiempo ni tampoco abandonar nuestro yo a la desidia.

LO SENSATO ES CAMINAR HACIA ESE LUGAR EN EL QUE NOS ENCONTREMOS ACTIVOS, A GUSTO CON NOSOTROS MISMOS, DONDE NOS SENTIMOS ÚTILES Y TENEMOS OBJETIVOS BIEN DEFINIDOS Y ADEMÁS, TENER NUESTRO TIEMPO PARA INVERTIRLO EN NOSOTROS MISMOS, EN LA FAMILIA, LOS AMIGOS, QUE ES LO QUE NOS LLEVARA A TENER UNA VIDA FELIZ.


sábado, 25 de marzo de 2017

TIEMPO EL MEJOR REGALO (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

EL MEJOR REGALO QUE PODEMOS HACERLE A NUESTROS SERES QUERIDOS, A LOS DEMÁS E INCLUSO A NOSOTROS MISMOS ES OFRECERLES Y OFRECERNOS TIEMPO.

NO OLVIDES NUNCA QUE EL REGALO MÁS VALIOSO QUE TE PUEDEN HACER ES “TIEMPO” PORQUE EL TIEMPO ES ALGO QUE NUNCA PODRÁ RECUPERAR QUIEN TE LO REGALE.

POEMA DE LOS INDIOS AMERICANOS:

TE DESEO TIEMPO

NO TE DESEO UN REGALO CUALQUIERA,

TE DESEO AQUELLO QUE LA MAYORÍA NO TIENE,

TE DESEO TIEMPO, PARA REÍR Y DIVERTIRTE,

SI LO USAS ADECUADAMENTE PODRÁS OBTENER DE EL LO QUE QUIERAS.

TE DESEO TIEMPO PARA TU QUEHACER Y TU PENSAR

NO SÓLO PARA TI MISMO SINO TAMBIÉN PARA DEDICÁRSELO A LOS DEMÁS.

TE DESEO TIEMPO NO PARA APURARTE Y ANDAR CON PRISAS

SINO PARA QUE SIEMPRE ESTÉS CONTENT@.

TE DESEO TIEMPO, NO SÓLO PARA QUE TRANSCURRA,

SINO PARA QUE TE QUEDE:

TIEMPO PARA ASOMBRARTE Y TIEMPO PARA TENER CONFIANZA

Y NO SÓLO PARA QUE LO VEAS EN EL RELOJ.

TE DESEO TIEMPO PARA QUE TOQUES LAS ESTRELLAS

Y TIEMPO PARA CRECER, PARA MADURAR. PARA SER TÚ.

TE DESEO TIEMPO, PARA TENER ESPERANZA OTRA VEZ Y PARA AMAR, 

NO TIENE SENTIDO AÑORAR.

TE DESEO TIEMPO PARA QUE TE ENCUENTRES CONTIGO MISM@,

PARA VIVIR CADA DÍA, CADA HORA, CADA MINUTO COMO UN REGALO. 

TAMBIÉN TE DESEO TIEMPO PARA PERDONAR Y ACEPTAR.

TE DESEO DE CORAZÓN QUE TENGAS TIEMPO,

TIEMPO PARA LA VIDA Y PARA TU VIDA.


jueves, 23 de marzo de 2017

COMO CUIDAR Y MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA

CON LA CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS, EN NUESTROS DONES Y TALENTOS, OCURRE QUE EN NUMEROSAS OCASIONES A LO LARGO DE NUESTRA VIDA, NO DEJAMOS QUE SE MANIFIESTEN EN SU TOTALIDAD, POR DIFERENTES MOTIVOS, DANDO COMO RESULTADO QUE NUESTRA AUTOESTIMA, SE VE AFECTADA.

Una buena autoestima es necesaria para tener una vida plena y feliz, hoy comentaremos, los pilares básicos en los que se sustenta una buena autoestima.

1.- EL RESPETO A UNO MISMO

Si no eres capaz de respetarte a ti mismo ¿cómo podrás respetar a los demás? Es totalmente imposible. Algo que parece tan sencillo es la clave para evitar que tu autoestima se vea afectada.

Pero ¿cómo podemos respetarnos a nosotros mismos?

En primer lugar, debemos darnos cuenta de nuestras necesidades y de nuestros valores y satisfacerlas. No debemos quedarnos siempre en segundo plano y satisfacer primero a los demás. Pues si no sabemos satisfacernos a nosotros mismos evidencia que lo estemos haciendo mal.

En segundo lugar expresa tus sentimientos y no te sientas culpable por ello. Demostrar tu enfado hacia alguien no te convierte en una mala persona, sino en una persona sincera.

En tercer lugar ten presente todas aquellas facetas de las que te sientas orgulloso. Reflexiona sobre ellas y valóralas como se merecen.

2.- ACEPTARSE COMO UNO ES

Aceptarse a uno mismo es muy importante si quieres vivir tu vida. Si no es así, vivirás siendo una copia de la vida de los otros. ¿Acaso quieres vivir en una mentira? Tu vida tiene que ser original, tuya. No trates de ser igual a los demás, de tener una vida similar.

Aprende a amar tu vida, a aceptarte. Solo de esta manera, podrás vivir feliz y en armonía.

3.- RECONOCE TUS ERRORES

Si no reconoces tus errores, vivirás toda tu vida excusa tras excusa. Esto no hará más que provocarte un gasto de energía enorme. Aprende de tus errores. Plántate enfrente del error y la excusa y asúmelos. ¿Dónde has errado? ¿Qué ha pasado? No lo esquives con excusas y aprovéchate de ello para aprender y mejorar como persona.

Los errores no nos hacen débiles ni vulnerables. ¡Todo lo contrario! Nos hacen fuertes y nos ayudan a estar preparados ante errores futuros.

4.- VIGILA TU NIVEL DE AUTO-CRITICA

Ser críticos con nosotros mismo no es malo, pero ten cuidado. A veces esa voz crítica que vive en ti puede causarte serias dificultades. Para ello, tú debes ser quien la controle a ella no ella a ti.

Cuando nuestra auto-crítica es negativa, desalentadora nos impide avanzar y se manifiesta dentro de nosotros generalmente con frases como “no lo hare bien” “no estoy preparado/a” “aun no es el momento”

La mejor forma de tener una auto-critica que sea útil para nuestra correcta evolución, es no engañarnos nunca a nosotros mismos.

5.- NO BUSQUES LA APROBACIÓN AJENA

Un error muy común es buscar siempre la aprobación de los demás. Esto es una muestra de nuestra inseguridad y el principio de que nuestra autoestima se está resintiendo.

Las decisiones importantes de tu vida debes tomarlas tú siempre pensando en lo que es mejor para ti, lo que te hace feliz. No busques satisfacer a los demás. Porque estarás llevando la vida que quieren los demás que lleves, no la que quieres llevar tú.

Sé firme en tus decisiones y en cómo actúas y piensas. Los demás nunca estarán de acuerdo en todo, piénsalo bien sé tú mismo/a

TEN EN CUENTA QUE LO MIRES COMO LO MIRES, EL ÚNICO/A PROTAGONISTA Y RESPONSABLE DE TU VIDA ERES TÚ.


miércoles, 22 de marzo de 2017

LOS ERRORES NOS AYUDAN A SER MEJORES

CUANDO COMETAS UN ERROR, SÉ AMABLE CONTIGO, NO LO TOMES COMO ALGO NEGATIVO, PORQUE EL ERROR FORMA PARTE DE TU APRENDIZAJE, LA VIDA ES EVOLUCIÓN Y PARA EVOLUCIONAR HAY QUE APRENDER, A ESO VENIMOS A APRENDER Y DE AQUÍ SOLO NOS LLEVAREMOS EL CONOCIMIENTO QUE HAYAMOS INTEGRADO.

Aprender viene unido a cometer errores, ya que como sabemos nadie nace enseñado, así que empecemos a ver los errores como algo natural en la vida de todo ser humano y no hagamos un drama en cada ocasión que cometamos uno.

Los errores son compañeros de vida inseparables, además de sabios maestros, siempre y cuando pongamos empeño en aprender de ellos. Según la perspectiva que tomemos, un error puede ser una oportunidad de éxito, una experiencia de profundo sufrimiento o simplemente un acontecimiento más en nuestras vidas.

LA ACTITUD FRENTE A NUESTROS ERRORES ES LO MÁS IMPORTANTE.

Debemos tomar conciencia que los errores, vistos desde el lado positivo, nos enseñan en cualquier ocasión como no hacer algo y siempre que adquirimos una enseñanza es algo que suma, no que resta.

Pero los humanos somos muy dados a enviarnos mensajes negativos a nosotros mismos, tipo: “No debería haberlo dicho”, “No me van a dar ese trabajo, “Nada me sale bien”, “Soy un desastre, Nadie va a querer estar conmigo”.

DE LA FORMA QUE TENEMOS DE HABLARNOS DEPENDE DE LA CALIDAD DE NUESTROS PENSAMIENTOS.

Debemos controlar esa voz que surge de nuestro interior y que se dedica a cuestionarnos como actuamos, pensamos o sentimos, es LA AUTO-CRITICA, UN NIVEL DE EXIGENCIA CON NOSOTROS MISMOS EXAGERADO, NOS LLEVARA A COMETER AÚN MÁS ERRORES.

La auto-critica siempre está alerta para avisarnos cuando nos desviamos de lo que hemos interiorizado como “lo correcto”, si como decía le damos demasiado poder puede llegar a complicar nuestra salud emocional, generándonos un sentimiento de culpabilidad.

La auto-critica surge de experiencias pasadas relacionadas con nuestra educación o con situaciones que hemos vivido o presenciado como dolorosas para alertarnos de que no seguimos haciendo las cosas bien. Normalmente son críticas que hemos interiorizado y que las hemos convertido en un patrón habitual de pensamientos.

Nos enseñaron el valor de la exigencia, el esfuerzo y el compromiso pero se olvidaron de transmitirnos que no todo puede ser perfecto. El mundo no es blanco o negro, está lleno de grises y de eso hay que concienciarse. La búsqueda de la perfección nos vuelve insistentes pero también ansiosos y estresados, inmersos de culpa y frustración si no conseguimos lo que queremos.

Si ejercemos una auto-critica con mucha intensidad, más poder tendrá sobre nosotros, convirtiéndose en nuestra forma de pensar habitual. Pero tan importante es aprender a ser comprometidos como a tratarnos bien cuando no alcanzamos nuestros objetivos o cometemos un error. 

“MALTRATARNOS NO NOS AYUDARÁ A EVOLUCIONAR CORRECTAMENTE, SINO A PERMANECER EN EL MISMO LUGAR CON MIEDO”.

Como hemos comentado la auto-critica emergerá cuando nos equivoquemos en ocasiones lo hará culpabilizándonos. La clave está en que seamos nosotros quienes la dominemos y no dejar que ella nos domine a nosotros, no debemos olvidar que un nivel de exigencia elevado, trae consigo frustración sino conseguimos lo que nos hemos propuesto. La auto-critica está bien pero debes saber y llevar a la práctica que existe la flexibilidad más allá de la rigidez, que hay más formas de hacer las cosas y que hay muchas maneras de interpretar lo que nos sucede.

A PARTIR DE HOY DATE LA ORDEN QUE CUANDO COMETAS UN ERROR, ANTES QUE LA AUTO-CRITICA, DEBES PONER DELANTE EL SER COMPRENSIVO Y AMABLE CONTIGO MISMO Y ACEPTAR LOS ERRORES CON EL CONVENCIMIENTO QUE SI LOS SABES MANEJAR CORRECTAMENTE SERÁN UN GRAN ALIADO EN TU CRECIMIENTO PERSONAL Y EN TU APRENDIZAJE EN LA VIDA.


martes, 21 de marzo de 2017

EN OCASIONES RENDIRSE O RETIRARSE ES UN ACTO DE VALENTÍA

A VECES RENDIRSE NO ES DE COBARDES, SINO DE VALIENTES. PIENSA QUE NO SIEMPRE RENDIRSE SIGNIFICA FALTA DE VALOR, SINO TODO LO CONTRARIO: CORAJE, PRUDENCIA Y MUCHA INTELIGENCIA EMOCIONAL.

ES MÁS, EN ALGUNAS CIRCUNSTANCIAS DE LA VIDA EL VALOR NECESARIO PARA PONER UN PUNTO Y FINAL ES MAYOR QUE ÉL SE NECESITA PARA CONTINUAR CON LA HISTORIA.

Dejar de oponer resistencia puede ser una buena solución y, en ocasiones, la única salida que tengamos. Y no significa que nos sometamos a algo o a alguien, ceder ante alguna adversidad suele ser juzgado por los demás como un acto negativo que nos retrata como débiles, cuando no como cobardes.

LA COBARDÍA Y LA PRUDENCIA SON DOS ACTITUDES DISTINTAS

Casi por inercia muchos tendemos a calificar, etiquetar y confundir actitudes que podrían explicar una misma conducta. Este es el caso de ser un cobarde y el de ser prudente. Prácticamente toda situación nueva, de responsabilidad o de cambio conlleva un miedo, menor o mayor, y todos somos conscientes de ese miedo cuando estamos ahí. Sin embargo, hay personas que por encima de ese miedo valoran que continuar es una mala opción para ellas y por ello no son cobardes. De hecho en muchos casos son valientes porque para ellas quizás era más sencillo continuar y lo complicado era no hacer lo que los demás esperaban.

“El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz” -Séneca-

Cobarde es el que se deja llevar por el miedo, el que no quiere correr ningún riesgo, el que escucha a su yo interior y lo niega, el que acepta la infelicidad como precio de la comodidad, etc. Cobarde, en cambio, no es quien retrocede, espera o se rinde en un momento dado de su vida porque considera que esa es una respuesta inteligente para su bienestar.

Rendirse a veces es prudente: estaríamos pensando en los posibles riesgos de seguir donde estamos y actuaríamos de esa manera para no recibir más perjuicios innecesarios. Es más, cambiar cuando algo va mal es de valientes.

LA DIFERENCIA ENTRE RENDIRSE Y “YA ES SUFICIENTE”

Puede que el cambio solo pueda llegar parando todo y decidiendo tomar otro camino distinto. Esto sucede porque hay una delgada línea que separa el acto de rendirse de reconocer que ya es suficiente: SI YA LO HEMOS PUESTO TODO DE NUESTRA PARTE Y NO HAY RESULTADOS, ES BENEFICIOSO DESISTIR Y EMPEZAR DE NUEVO.

No se puede forzar algo que no funciona. Tampoco es lícito obligar a nadie a que sienta algo que no siente, ni es rentable tratar de conseguir algo para lo que no estamos formativamente o psicológicamente preparados… Los objetivos a veces llegan en un mal momento o son imposibles: QUE ALGO NO FUNCIONE FORMA TAMBIÉN PARTE DE LAS LECCIONES QUE NOS PONE LA VIDA, DONDE PODEMOS EVALUARNOS A NOSOTROS MISMOS SI TENEMOS EL VALOR DE DECIR BASTA O CON SUMISIÓN ACEPTAMOS LO QUE NO NOS CONVIENE.

Si lo hemos intentado y hemos peleado pero somos conscientes de que ya no tiene sentido seguir haciéndolo; ¿por qué seguir? ENTONCES RENDIRSE ES UN ACTO DE CONSIDERACIÓN LEAL Y NOBLE EN EL QUE TENEMOS EN CUENTA NUESTRA FORMA DE SER, SENTIR Y PENSAR ES DECIR NOS RESPETAMOS.

La energía mejor empleada es aquella que empleamos cultivando el arte de cuidarnos o de cuidar a las personas que más queremos; por otro lado, la energía con la que contamos es limitada. De esta manera, malgastar fuerzas de una manera inútil y poco provechosa es privarte a ti y a los que quieres de parte de esa energía.

LUCHAR POR ALGO SIN UNA RAZÓN QUE SE SOSTENGA ES SIMILAR A DARSE CABEZAZOS CONTRA LA PARED: REALIZAMOS UN ESFUERZO SUPERIOR Y SOLO RECOGEMOS DEBILIDAD Y CANSANCIO. MIENTRAS TANTO, NOS PERDEMOS OTRAS MUCHAS COSAS QUE REALMENTE SÍ TENEMOS A NUESTRO ALCANCE.

EN DEFINITIVA, SI ESTÁS EN UNA SITUACIÓN EN LA QUE CONTINUAR CON CUALQUIER PROYECTO, PERSONAL O PROFESIONAL, NO ES FACTIBLE, QUIZÁ SEA EL MOMENTO DE PLANTEARTE SI LO MEJOR ES DEJARLO.

RECUERDA QUE RENDIRSE NO ES MALO, AL REVÉS, SIEMPRE ES UNA OPCIÓN ACEPTABLE Y EN MUCHOS CASOS INTELIGENTE QUE DISTA MUCHO DE SENTIRLA COMO UN FRACASO.


lunes, 20 de marzo de 2017

¿POR QUÉ TENEMOS SENTIMIENTOS DE CULPABILIDAD?

LA SOCIEDAD ACTUAL, DONDE VIVIMOS ESTÁ LLENA DE NORMAS, QUE NOS DICEN CONSTANTEMENTE LO QUE PODEMOS HACER, LO QUE NO PODEMOS HACER Y ÚLTIMAMENTE, HASTA COMO LO DEBEMOS HACER. 

Se nos dice que hay premios y castigos por nuestros actos. El sistema educativo que ya nos condiciona desde pequeños, está basado en ese principio de si lo haces bien “premio” y si lo haces mal “castigo” que en realidad quiere decir si haces lo que yo te mando te premiare y sino haces lo que te mando recibirás un castigo.

EL MATIZ ES QUE LAS NORMAS QUE DEBEMOS CUMPLIR NO CUMPLEN NINGÚN CRITERIO MORAL NI DE IGUALDAD, LA EVIDENCIA DE ELLO ES QUE LAS NORMAS NO SON IGUAL PARA TODOS NI TODOS TIENE EL MISMO CASTIGO AL INCUMPLIR UNA MISMA NORMA.

Quizá la norma que todos deberíamos seguir es vivir respetando la vida de los demás y no hacer nunca a nadie, aquello que no queremos que nos hagan a nosotros. Si aplicásemos esta norma no cabe duda que el mundo sería mucho mejor de lo que es.

Y CUANDO COMETEMOS UN ERROR O HACEMOS ALGO CONTRARIO A ESAS “NORMAS” O SIMPLEMENTE DEJAMOS DE HACERLO, APARECE EL SENTIMIENTO DE CULPA. COMIENZAN ENTONCES NUESTROS PROBLEMAS.

En cualquier ambiente en el que nos movemos nos encontramos con normas. En la familia, el trabajo, la escuela, el ocio. En todo momento nuestras decisiones pasan por esa especie de código de comportamiento encargado de diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Una moral que nos acompaña desde que nacemos y que se acentúa cuando nos hacemos adultos y nos integramos en la sociedad 

LO IDEAL ES NO DEJARNOS INVADIR POR EL SENTIMIENTO DE CULPA. Es bueno reconocer los errores, hacer una reflexión, aprender. PERO NO ES CORRECTO CARGAR CUALQUIERA QUE SEA LA CULPA TODA LA VIDA. Porque nadie sería capaz de crecer personalmente y alcanzar sus metas. Si hay algo peligroso es un sentimiento de culpa tan fuerte que termine gobernando nuestras vidas.

No te juzgues tan severamente, ni permitas que los demás sean tus verdugos, porque las normas están dictadas por unos pocos, para manejar a unos muchos.

En numerosas ocasiones, cuando hacemos algo estamos pendientes de la aprobación social (el miedo al qué dirán). Muchas veces no somos capaces de dar un solo paso sin tener en cuenta lo que digan los demás. Dando lugar a una dependencia de lo que los demás opinen, que nos conduce a una pérdida de libertad y creatividad. Y nuestra vida, en vez de ser motivo de alegría y felicidad, se transforma en un lugar incómodo y previsible. Nos aislamos, no nos atrevemos a dar ninguna clase de opinión y hacemos todo lo posible para pasar lo más desapercibidos posible.

La situación se agrava un poco más, cuando defraudamos a alguien o a nosotros mismos. Sin importar quién tiene la razón, se nos obliga a asumir una culpa que nos conduce la mayoría de los casos a juzgarnos de una manera dura con lo cual la confianza en nosotros y la autoestima se resienten.

Y en alguna ocasión son otros quienes nos imponen de forma arbitraria una sanción injusta y desproporcionada, produciéndonos sentimientos de indignación, rabia e impotencia.

Todos tenemos derecho a asumir las equivocaciones y aprender de ellas, por eso para que una culpa no se convierta en un obstáculo ni en una carga que arrastrar que te impida avanzar es necesario que entiendas que nadie tienen poder sobre ti. Si te equivocas pide perdón, si se equivocan contigo perdona Deja que la culpa se quede en el pasado y sigue tu camino.

Si bien es necesario recordar para no cometer las mismas equivocaciones, también es cierto que nadie puede crecer arrastrando ese lastre de lo que pudo haber sido y no fue. Tal vez uno de los errores más frecuentes es quedarnos anclados en el pasado. Entender la culpabilidad como una condena, que nos lastra y nos vuelve personas frustradas.

“Somos una construcción en el tiempo y en el espacio. Nuestra vida es muy corta comparada con las distancias que hay en el universo. Aquí medimos el paso del tiempo en segundos, minutos y horas. Luego en días en noches. Y terminamos con ciclos de semanas, meses y años. La tierra no es más que un pálido punto azul en un infinito de tiempo, como lo describió” CARL SAGAN.

SI MIRAMOS EL PASADO DE MANERA CONSTRUCTIVA, EL SENTIMIENTO DE CULPA DESAPARECERÁ Y LOGRAREMOS SEGUIR NUESTRA EVOLUCIÓN DE FORMA CORRECTA. ES LA ÚNICA FORMA DE MADURAR. SI POR EL CONTRARIO DEJAMOS QUE ESE PASADO NOS ACORRALE Y SE IMPONGA EN NUESTRO PRESENTE, NO TENDREMOS POSIBILIDADES DE AVANZAR.

SOMOS ARTÍFICES DE NUESTRO DESTINO PORQUE EL FUTURO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS. LA CULPABILIDAD ES ALGO TOTALMENTE SUBJETIVO, DEPENDE DE LAS CREENCIAS DE CADA UNO, LA SOCIEDAD DONDE NACE Y LA EDUCACIÓN QUE RECIBE, NO SOMOS CULPABLES DE NADA, PERO SI RESPONSABLES DE TODOS NUESTROS ACTOS. 

SOMOS RESPONSABLES NO CULPABLES.


sábado, 18 de marzo de 2017

¿POR QUÉ SE NOS CIERRAN PUERTAS EN LA VIDA? (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

SI LA PUERTA NO SE ABRE, SENCILLAMENTE ES QUE PORQUE NO HICIMOS LA ELECCIÓN CORRECTA Y POR SUPUESTO ESA NO ES LA PUERTA NI MENOS AÚN NUESTRO CAMINO.

Sin embargo, en ocasiones, invertimos demasiado tiempo y esfuerzos buscando unas llaves para las cuales, ni siquiera hay puertas.

PORQUE HAY DESTINOS IMPOSIBLES, PERSONAS QUE NO ENCAJAN EN NUESTRAS CERRADURAS Y CAMINOS POR LOS QUE ES MEJOR NO TRANSITAR.

Si bien es cierto que en la gran mayoría de ocasiones, ninguno de nosotros acertamos nuestro proyecto de vida, nuestro destino, en el primer intento, es bueno tener en cuenta que tampoco es malo perderse de vez en cuando. Abrir puertas que luego cerramos de nuevo para adquirir experiencia, para saber quién sí y quien no, es algo que merece la pena llevar a cabo sin miedo pero con el conocimiento necesario y una adecuada actitud.

“Cuando una puerta que nos dio felicidad se cierra, a menudo suele decirse que se abre otra. Pero no siempre podemos verla, porque nos pasamos gran parte del tiempo lamentando la que ya no puede abrirse, esa para la cual, ya no tenemos llave…”

Una puerta cerrada en ocasiones, es un muro que derribar, una lección que aprender. Cuando una puerta se cierra solemos quedarnos bastante tiempo delante de ella, lamentado que se haya cerrado y esperando que se vuelva a abrir. Nadie reacciona tan rápido como para poder ver esa otra salida donde se supone se halla la mejor elección, el mejor camino.

ALGO DE VITAL IMPORTANCIA, ES NO PERMITIR QUE NADIE ESCOJA NUESTRAS PUERTAS, PODEMOS EQUIVOCARNOS “SI” PERO SIEMPRE PODEMOS TOMAR LA DECISIÓN DE VOLVER A EMPEZAR DE NUEVO CUANDO MUCHAS DE NUESTRAS PUERTAS SE HAN CERRADO.

Tal vez, en algún momento de nuestro ciclo vital, no tomáramos la mejor elección o puede incluso, que sí lo fuera durante un periodo de tiempo. El suficiente para hacernos creer que ese, iba a ser nuestro destino definitivo. Sin embargo no fue así, y tras el cierre quedó el vacío y un sentimiento de tristeza. Tal vez fuera una relación, puede que un trabajo o una amistad que no ha terminado bien.  
Ahora que ya sabemos que no siempre se nos abre de forma inmediata esa supuesta “puerta de emergencia” con la cual, tendremos una nueva salida hacia la “felicidad verdadera“, vale la pena reflexionar sobre estas cuestiones para entender que LA VIDA, EN REALIDAD, ES TODO UN LABERINTO DE PUERTAS POR LAS QUE TRANSITAR, CRUZAR, DISFRUTAR, APRENDER Y SIN DUDA… TAMBIÉN SABER CERRAR.

Es necesario comprender también, que ningún sendero elegido a lo largo de la vida, ha sido en vano. Lejos de arrepentirnos por haber cruzado una puerta equivocada, por haber tenido esa pareja, por haber iniciado ese proyecto o por encontrar, más frustraciones que alegrías, justo en ese momento, es necesario asumir lo vivido como un buen aprendizaje. Porque toda cicatriz enseña, y todo camino errado supone una invitación a “empezar de nuevo”.

ENTIENDE QUE CUANDO ALGO TERMINA, LA FELICIDAD NO SE “REINICIA” POR SÍ SOLA. ES NECESARIO PASAR POR UN TIEMPO EN EL CUAL, RECONSTRUIRNOS, CONECTAR CON NOSOTROS MISMOS DE NUEVO Y CERRAR ADECUADAMENTE ESA PUERTA, ESA ETAPA. 

Llegará un instante en que nos sintamos preparados. Lejos de mirar atrás, sentimos de nuevo la invitación de mirar al frente, de volver a ilusionarnos y de caminar ahora con mayor seguridad, con mayor sabiduría.

ENTIENDE ADEMÁS QUE NO EXISTE UN CAMINO “IDEAL”, QUE NINGUNA PUERTA TIENE LA LLAVE DE LA FELICIDAD PERMANENTE O LA SOLUCIÓN A TODOS NUESTROS PROBLEMAS. ES EL PROPIO CAMINAR POR LA VIDA QUIEN NOS DA LAS RESPUESTAS.

LO ÚNICO QUE NECESITAMOS ES SER MÁS RECEPTIVOS, Y ANTE TODO, VALIENTES PARA ABRIR Y CRUZAR TODAS ESAS PUERTAS MARAVILLOSAS QUE NOS FALTAN POR DESCUBRIR……..