C.E.

C.E.
....

viernes, 23 de marzo de 2018

SOLO OBSERVA ….. NO VALORES

UNA DE LAS CLAVES PARA ESTAR RELAJADOS Y SIN ESTRÉS ES CONTEMPLAR LA VIDA CON UNA OBSERVACIÓN LIMPIA, SOLO ESO OBSERVAR ……… PERO NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A OBSERVAR SIN VALORAR.

Rápidamente aparece el juicio cuando miramos algo. Nuestros ejércitos de prejuicios, creencias, valores y contravalores se ponen en guardia, a la mayor brevedad, para construir un juicio que permita asimilar lo que observamos cómo cercano a nosotros y aceptarlo o rechazarlo por lo contrario.

Nos han enseñado, y lo hemos aprendido muy bien, el arte de la crítica. Opinamos sobre todo y vertemos impresiones que no siempre se acercan a la sensatez o la cordura y que en muchas ocasiones, pasan el filtro de lo coherente por encajar en lo que nosotros pensamos que debe ser y no en lo que es en realidad.

NO ESTARÍA DE MÁS APRENDER LA HERRAMIENTA DE OBSERVAR.

No emitir juicios. Obtener datos. Aplicar el ojo plano. No calificar. No condenar……. Simple y llanamente observar. Pero la gran mayoría de veces, hacemos todo lo contrario y juzgamos o valoramos, con tanta rapidez que no medimos las consecuencias, ni las equivocaciones, ni el posible margen de error. Nos dejamos llevar por el ánimo alterado, por la distorsión de los recuerdos, por la asimilación con situaciones parecidas… y nos confundimos.

Hay una reflexión genial en el libro “COMUNICACIÓN NO VIOLENTA”. Escrito por Marshall Rosenberg, que dice así:

“…Puedo aceptar que me digas
Lo que hice o lo que no hice
Y puedo aceptar que lo interpretes,
Pero, por favor, no mezcles las dos cosas.

Si quieres confundir cualquier cuestión,
Puedo decirte cómo hacerlo:
Mezcla lo que yo hago Con tu reacción por ello…” 

Por eso seamos más cuidadosos a la hora de emitir juicios, valoraciones y opiniones porque no vale de nada calificar o descalificar de inmediato. Es más práctico y motivador explicar los hechos tal y como son. Pero sobre todo, comentar cómo nos sentimos con ellos, expresar nuestras necesidades y dejar que siga el curso de los acontecimientos.

Lo que nosotros no podemos cambiar en ninguna persona, la propia vida lo reconducirá.

Nadie puede trasladar su experiencia a nadie en forma de resultados pretendiendo que la otra persona los asuma como propios. Cada uno debemos tener los nuestros después de vivir lo que otros quieren evitarnos.

“LA EXPERIENCIA DE LOS DEMÁS, NO SIRVE DE EXPERIENCIA, PERO SÍ DE REFERENCIA” por eso dice el refranero Español “NADIE ESCARMIENTA EN CABEZA AJENA”

A PARTIR DE HOY, PON EN MARCHA OTRA ACTITUD ….. OBSERVA. NO JUZGUES. EXPRESA TUS SENTIMIENTOS. COMENTA TUS NECESIDADES. 

COMPRENDE Y AYUDA A QUE LOS DEMÁS TAMBIÉN COMPRENDAN.


sábado, 17 de marzo de 2018

EVITARAS EL DOLOR CUANDO TE ATREVAS A DESPEDIRTE (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)


CONSTANTEMENTE EN MÍ CORREO RECIBO MENSAJES DE PERSONAS QUE, CANSADAS DE SU RUTINA, SIN ENCONTRAR SU RUMBO O DOLIDAS TRAS UN TRASPIÉ ME ESCRIBEN PREOCUPADAS POR AVANZAR EN UNA DE LAS MISIONES MÁS NOBLES DE LA VIDA CRECER Y EVOLUCIONAR CORRECTAMENTE.

Con preguntas como: ¿Cuándo sabré qué camino elegir?» ¿Cuándo dejaré de sufrir? ¿Cuándo encontraré el amor? Y así, un sinfín de interrogantes que, por mi parte, siempre concluyen con la misma respuesta: CUANDO TE ATREVAS A DESPEDIRTE.

En unos casos, esta frase llega a los lectores como un rayo; especialmente, cuando se trata de un amor de pareja, un antiguo amigo, un trabajo o una ciudad. En esos momentos, la fuerza de lo tangible se alza con evidencia para recordarnos que sí, que debemos tomar la decisión; y que no, que no será sencillo.

No obstante, hay otro tipo de casos donde la despedida no es tan clara. Y es en ese preciso instante cuando vuelven a escribirme para preguntarme: ¿Despedirme yo? ¿De qué? ¿De quién?

LA RESPUESTA ESTÁ MUY CLARA: 
«DE TI».

En la mayoría de ocasiones no recibo respuesta. Demasiada abstracción, quizá. O, tal vez, cometí el error de no darles el número de teléfono de su persona 10, de su trabajo soñado o las coordenadas exactas de su próxima mudanza. Quién sabe. El hecho es que para los que aprendieron que las mejores respuestas solo pueden nacer de uno mismo, hay una aclaración más:

DESPEDIRSE ES DECIR ADIÓS A UN AMOR MALOGRADO, A UN PROYECTO O A UNA CIUDAD, SÍ, PERO TAMBIÉN A UNA SUMA DE CREENCIAS Y MIEDOS, A UNA FORMA DE MIRAR LA VIDA O A UNAS ETIQUETAS QUE —CON SENTIDO O NO— UN DÍA NOS APROPIAMOS.

Es comprender que aquel sueño desvanecido no dice nada de los que aún restan por llegar.

ES ENTENDER QUE AQUELLA PERSONA QUE FUIMOS O ESTÁ QUE SOMOS NO TIENE POR QUÉ ACOMPAÑARNOS EL RESTO DE NUESTROS DÍAS. DESPEDIRSE ES, EN ÚLTIMA INSTANCIA, DESCUBRIR QUE, SI QUEREMOS, LO MEJOR DE NUESTRA VIDA PUEDE EMPEZAR HOY.

Y es que no hay nada que detenga más nuestro corazón que la sensación de NO VIVIR A RITMO CON LA VIDA, de no avanzar con ella.

Ya debes saber de qué hablo. HABLO DE QUE CAMBIES EL «SOY» POR EL «FUI», de que dejes de leerte y empieces a escribirte, de que vacíes tu mochila y comiences a caminar.

“¿QUÉ SERÍA DE LA VIDA SI NO NOS OBLIGARA A BUSCAR EN NUEVOS RINCONES?”.

Es muy cierto que asusta mucho dejar de hacer lo que siempre has hecho, pensar como siempre has pensado y reconocer que puede haber una idea, una aventura o una forma de mirar con la que nunca habías contado. Pero todo esto forma parte de la vida, de un ciclo natural que nos recuerda que PARA AVANZAR HAY QUE DEJAR ALGO ATRÁS, QUE PARA VOLAR HAY QUE DESPEGAR LOS PIES DEL SUELO Y QUE PARA CRECER HAY QUE SABER DECIR ADIÓS.

Resulta difícil saber los motivos, pero por alguna razón hemos creído que el dolor es algo de lo que huir, un sentimiento a ignorar. Y no es así. El dolor es un recordatorio de que ahí fuera existen infinidad de cosas bellas que te estás perdiendo; una señal para que te lances a nuevas aficiones, nuevos lugares y nuevos pensamientos. El dolor es, en otras palabras, un aviso para que hoy, y de una vez por todas, des un salto de nivel.

EXISTEN DOS TIPOS DE DESPEDIDAS: 

1.- AQUELLAS EN LAS QUE LA VIDA TE ECHA A TI

2.- AQUELLAS EN LAS QUE TÚ DECIDES QUÉ ECHAS DE TU VIDA.

SI BIEN LAS PRIMERAS SUELEN SER MÁS DURAS, LAS SEGUNDAS SUELEN SER MÁS DIFÍCILES.

SI BIEN LAS PRIMERAS PUEDEN PARARTE EL CORAZÓN, LAS SEGUNDAS PUEDEN HACER QUE EMPIECE A LATIR DE NUEVO.

La mayor parte de nuestras tristezas no derivan de un pasado desolador o de un presente en el que el viento no ha soplado de la manera que esperábamos. Es algo más grande que eso. La mayor parte de nuestras tristezas tiene lugar por la visión de un futuro ausente de luz, por haber dejado de jugar con la vida.

¿Y QUÉ ES JUGAR CON LA VIDA?, TE PREGUNTARÁS. JUGAR CON LA VIDA ES RECUPERAR EL ESTADO VITAL DE LOS NIÑOS. ES VOLVER A MIRAR LO VIEJO CON OJOS NUEVOS. ES VOLVER A SENTIR QUE NO DEBEMOS PEDIR PERMISO PARA ASALTAR AQUELLO QUE NO TIENE DUEÑO, COMO LOS SUEÑOS, EL MAR, LA MONTAÑA O LOS AMIGOS. ES DESCUBRIR QUE LA VIDA ES INTERESANTE SIEMPRE Y QUE NO HAY MOMENTO NI LUGAR EN EL QUE NO HAYA ALGO APASIONANTE QUE HACER. JUGAR CON LA VIDA ES, EN DEFINITIVA, HACER PROPIO EL MENSAJE DE QUE LA VIDA ES UNA Y QUE, VISTA EN PERSPECTIVA, TAN SOLO ABARCA DE DOS FINES: AMAR Y DISFRUTAR.

“NO HAY PEOR DESPEDIDA QUE AQUELLA EN LA QUE NO PUDISTE DECIR ADIÓS.”.

Por eso, sal, vive, recicla, crece. Rebusca entre todo lo que hoy tienes y traza en la mitad una línea: a un lado lo que viaja contigo; al otro, lo que ha de quedarse en tierra. Y ya sea esto último una creencia, un valor, un lugar o una persona, dile adiós. Aunque duela. Porque a los rincones más especiales hay que llegar ligeros.

PORQUE A LAS NUEVAS SONRISAS HAY QUE LLEGAR (A VECES) LLORANDO.


viernes, 16 de marzo de 2018

Las crisis de pareja ……. Si no sabes lo que quieres, no vengas a por mí

Si no te quieren como tú quieres que te quieran, ¿qué importa que te quieran? "Aristófanes"

LA PAREJA ESTÁ EN CRISIS NO PODEMOS NEGARLO Y ES QUE DEBERÍAN ENSEÑARNOS DE PEQUEÑOS, LA NORMA MÁS IMPORTANTE, EN EL MUNDO EMOCIONAL Y NO ES OTRA QUE: JAMÁS JUEGUES CON EL CORAZÓN DE LAS PERSONAS.

No sé bien cuál es la razón de nuestro desajuste, ni cuándo empezó este lío, pero lo cierto es que, por uno u otro motivo, siempre acabamos tratando a los corazones de los demás como moneda de cambio.

Otro matiz importante es saber que el término «ES COMPLICADO» es solo la excusa que se ponen dos personas cuando una de ellas no tiene el valor de decir a las claras «Voy con todo y a por ti». Haber complicado puede ser —por ejemplo— ascender el Everest en traje de baño, pero no saber si en una relación de dos vas o no vas.

Seamos sinceros. No creo mucho en las etiquetas del estilo «somos novios». A fin de cuentas, «novios» es solo una palabra que en los tiempos que corren puede decir mucho o puede no decir nada. Sin embargo, sí creo en otra forma de división, y es aquella que separa a las parejas en dos tipos: las que se juntan diciendo «a ver qué sale» y las que se juntan diciendo «deseo que salga»; las que se suben al barco con un pie en la orilla y las que lo hacen arrojando por la borda su retrovisor.

IMPLICACIÓN ES LA CLAVE.

En el mundo real. Que una parte del enamoramiento le corresponde al encuentro y la casualidad, sí, pero hay otra —la más importante— que te corresponde a ti. A tu lucha, a tu entrega, a tus ganas de ser parte de un universo más extenso que tu ombligo.

TE LO DIRÉ CON SUAVIDAD: NO VAS A ENAMORARTE DE NADA EN LO QUE NO SEAS CAPAZ DE REGALAR UN PEDAZO DE TU CORAZÓN. Ni hoy, ni mañana, ni nunca. PORQUE LAS COSAS MÁS GRANDES NO ESTÁN RESERVADAS PARA QUIEN SE LANZA A MEDIAS. Porque las historias nacidas para la memoria nunca surgen de la nada.

“SI HAY AMOR, HAY ACCIÓN; Y SI HAY ACCIÓN, NACE EL AMOR.”.

Siempre lo pensé: no hace falta mucho tiempo para saber si quien tienes delante te gusta lo suficiente como para guardar tus miedos, poner el cartel de «ocupado» y empezar a disfrutar con lo que te queda dentro. Quizá ese sea el problema —tu problema—, pensar que lo contrario de «ocupado» es «libre», como en los hoteles; sentir que si eliges lo primero, desechas lo segundo. Pero recuerda, libertad y compromiso caminan de la mano.

Por esta razón, no voy a pedirte que me quieras, ni tampoco que me elijas (por favor, jamás sientas culpa por no hacerlo). Voy a pedirte que me digas la verdad. Que si no soy lo que buscas o lo que esperas de la vida lo digas con la misma valentía con la que un día te definiste.

Porque no se trata de estar juntos ni de prometer un «para siempre» —nunca es esa la misión—, sino de que lo que vivamos, juntos o separados, y dure el tiempo que dure, sea real.

POR ESO, VEN O NO VENGAS, PERO NO TE QUEDES A MITAD, PORQUE «MITAD» ES LA MEJOR FORMA DE NO LLEGAR A NINGUNA PARTE.

No me digas a las tres de la mañana lo que no supiste decirme a las siete de la tarde, porque en el mundo en que yo creo no hay horarios. No se puede amar de domingo a jueves ni de septiembre a mayo.

“AMOR ES QUE SI HOY DICES QUE ME QUIERES, MAÑANA NO TE VAYAS.”.

Y una última cosa: si no vas a volar conmigo, deja mis alas en paz. No apuestes, no exijas. ¡Desaduéñate de mí! Disfruta de tu espacio si eso es lo que quieres, pero al volver no preguntes con quién pasé la noche. No quieras saber si fue mejor, peor o si simplemente fue. No preguntes quién me ha escrito, ni por qué estuve en línea hasta altas horas de la madrugada; porque sí, estoy en línea. Con la vida. Con lo que pueda surgir. Con lo que tenga más agallas.

Y jamás (de los jamases) vengas a por mí cuando sientas que me pierdes. Si quieres dejarlo todo, que sea como en la canción, cuando digo «ven», no cuando digo «me voy».

Verás. No nací ayer —aunque tampoco antes de ayer—, y la vida ya me lo advirtió una vez (y dos, y tres…):

SI ALGUIEN NO ESTÁ CONTIGO DESPUÉS DE UN TIEMPO «CONOCIÉNDOOS», NO ES PORQUE AÚN NO ESTÉ PREPARADO, NECESITE ENCONTRARSE O TENGA MIEDO A ROMPER UNA AMISTAD; ES PORQUE PREFIERE ESTAR SOLO O PORQUE CREE QUE PUEDE ENCONTRAR ALGUIEN MEJOR.

No hay más opciones, y todo lo demás son fantasías de quien solo aparece para acallar su soledad, reclamar su dosis de placer o proteger de los demás su porción de cuerpo.

¿TANTO CUESTA SER SINCEROS? 

HAY UNA FRASE QUE MARCO MI CRECIMIENTO EN EL AMOR: «SI ALGUIEN DUDA DE QUE TE AMA, NO TE AMA».

AUNQUE A VECES LO INTENTÉ, JAMÁS PUDE REBATIRLA. 

DIME, ¿PUEDES TÚ?


jueves, 15 de marzo de 2018

EL ARTE DE MIRAR PARA OTRO LADO


CUANDO NO NOS GUSTA LO QUE VEMOS, LOS SERES HUMANOS HEMOS DESARROLLADO TODO UN ARTE. EL ARTE DE MIRAR PARA OTRO LADO. ¿POR QUÉ? MUY SENCILLO PORQUE ES LO MÁS CÓMODO, LO MÁS FÁCIL Y SOBRE TODO, LO MENOS COMPROMETIDO.

Enfrentar los retos de descubrir nuestros puntos débiles exige valentía porque nos obliga a asumir riesgos, tomar decisiones y a esforzarnos por superarlos. Lo primero que debemos hacer es no entender los errores como fracasos, sino como resultados de acciones inadecuadas a las circunstancias que nos tocó vivir en un momento determinado.

Nada tienen que ver, dichos errores con lo que valiosos que somos, ni debe por tanto afectar a nuestra estima personal. Tienen, sin embargo, una gran carga positiva: el permitirnos aprender qué es lo que no debemos hacer en similares ocasiones.

COMPRENDER DE QUÉ FORMA DEBEMOS ENFRENTAR LOS PROBLEMAS LA PRÓXIMA VEZ Y SOBRE TODO DARNOS LA OPORTUNIDAD DE EQUIVOCARNOS COMO EL MEJOR EXPONENTE DE NUESTRA HUMANIDAD. ESA ES LA CLAVE DE LA EVOLUCIÓN CORRECTA. 

Solemos ser jueces demasiado duros con nosotros mismos y someternos a sumarísimos juicios en los que siempre nos condenamos culpables. El peso de la culpa cae como una losa que asfixia nuestras posibilidades de seguir con confianza y seguridad en nuestro día a día. 

Y poco a poco, se va edificando el muro tras el que quedamos atrapados para siempre. Así se construyen las barreras desde las cuales iniciamos las relaciones con los demás. Relaciones condenadas al fracaso, muchas veces, por no presentarnos sin escudos defensivos que colocamos antes de presentir el ataque.

Estamos demasiado sensibilizados ante el daño que presuponemos que van a hacernos y para evitar el sufrimiento eludimos la felicidad que pudiese traernos un comportamiento abierto y sincero capaz de albergar la inmensa satisfacción del entendimiento y la sintonía.

¿CÓMO ASUMIR, SIN TEMOR, LA POSIBILIDAD DEL ERROR?

CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS, SEGURIDAD EN LO QUE QUEREMOS Y POR LO QUE MERECE O NO LA PENA ESFORZARSE Y SOBRE TODO, ILUSIÓN POR COMENZAR DE NUEVO DESPUÉS DE CADA INTENTO QUE NO NOS HA SALIDO BIEN.




martes, 13 de marzo de 2018

LIBRES SON QUIENES PIENSAN, NO QUIENES OBEDECEN

LIBRES SON QUIENES CREAN, NO QUIENES COPIAN. AL FIN Y AL CABO, COPIAR SOLO ES SEGUIR LAS IDEAS DE LOS DEMÁS. CREAR ES HACER REALIDAD NUESTROS SUEÑOS A PARTIR DE LA NADA, PRODUCIR ALGO DETERMINADO A PARTIR DE NUESTRA CAPACIDAD ARTÍSTICA, IMAGINATIVA O INTELECTUAL.

Arriesgarse con ideas propias es la máxima expresión de libertad. Las personas libres piensan creando, acercándose de manera genuina a su propio éxito.

LA ÚLTIMA DE LAS LIBERTADES HUMANAS ES LA ELECCIÓN DE LA ACTITUD PERSONAL QUE DEBEMOS ADOPTAR FRENTE AL DESTINO PARA DECIDIR NUESTRO PROPIO CAMINO.

La obediencia puede ser considerada como una virtud o como una imposición. En casos extremos, no será ninguna de las dos acepciones. Ojalá pudiéramos ser desobedientes cada vez que recibimos órdenes que humillan nuestra conciencia o violan nuestro sentido común. Ojalá nos permitiéramos serlo.

NADIE TE PUEDE DAR LIBERTAD. NADIE TE PUEDE DAR IGUALDAD O JUSTICIA. LA TIENES QUE TOMAR TÚ.

Enseñar, es enseñar a dudar, de hecho siempre deberiamos dudar sobre las ideas que nos vienen dadas, como mandatos inamovibles.

Para ser realmente libres, la duda es fundamental para construir, con la colaboración de todos, esas ideas liberadoras que nos hagan más humanos, más dignos, más libres. En el mundo al revés (el oficial, que vivimos) se nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo.


“AL QUE NO SABE, CUALQUIERA LO ENGAÑA. AL QUE NO TIENE, CUALQUIERA LO COMPRA” -EDUARDO GALEANO-

Arriesgarse con ideas propias es la máxima expresión de libertad.

La libertad de iniciar algo nuevo requiere mucho esfuerzo y valentía, pero eso es lo que diferencia el camino al éxito de más de lo mismo. Vivir es arriesgarse, y como dijo Søren Kierkegaard, padre del existencialismo arriesgarse es perder pie por un tiempo, pero no arriesgarse es perder la vida por completo.

El mayor riesgo en la vida es no arriesgarse nunca. Si no arriesgamos nada, no hacemos nada, y estaremos encadenados por nuestros miedos, siendo esclavos de ellos. Algo que finalmente nos llevará a perder nuestra libertad.

Podemos deslizarnos por la vida sin entregarnos enérgicamente a ella. Podemos no exponernos a los fracasos, a los errores, a las decepciones, al dolor. En cierta forma, esta forma de vivir es en realidad una negación de la vida. Con frecuencia se trata de una incapacidad de dar y otras veces, de una gran falta seguridad, de temor a exponerse, a arriesgar.

Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen.

SI VIVIMOS UNA VIDA DOMINADA POR LA PEREZA, POR LA ESCASEZ DE ILUSIÓN, POR EL CANSANCIO Y POR LA FALTA DE ESFUERZO NOS ESTAREMOS PERDIENDO LA MEJOR VERSIÓN DE NOSOTROS MISMOS.

ASÍ, QUE DEMOS UN PASO ADELANTE, AUNQUE NUESTROS PROYECTOS E IDEAS A VECES FRACASEN HAY ALGO QUE NUNCA PERDEREMOS: NUESTRA CAPACIDAD PARA DECIDIR.


lunes, 12 de marzo de 2018

A LA VIDA SE VIENE A VIVIR

AQUÍ VENIMOS A VIVIR, A EXPERIMENTAR LA MARAVILLOSA AVENTURA DE TRANSITAR LA VIDA Y LO QUE CADA UNO ENCUENTRE A LO LARGO DE SU VIDA, DEPENDERÁ ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE DE ÉL Y DE SU BÚSQUEDA.

Hoy quiero reflexionar sobre esa tan extendida afirmación de los que dicen: “AQUÍ SE VIENE A SER FELIZ”

Pretender un consenso alrededor de la palabra felicidad es un imposible. Cada uno tiene su definición y ningún diccionario parece abarcarla.

Están quienes afirman que la felicidad es una invención de nuestra cultura y los que la consideran una utopía inalcanzable, pero necesaria para hacernos caminar. “LA FELICIDAD ES EL CAMINO”, dicen.

Hay para quien solo existen los momentos felices y para quien puede llegar a ser un estado permanente; los que dicen que feliz se es y los que dicen que en la felicidad se está.

Está el continuo desear de Occidente y la moderación de Oriente; los que buscan la felicidad en el poder, el dinero y las posesiones y los que tratan de reducir el deseo a su mínima expresión; los que la buscan en la Tierra y los que se reservan para el cielo.

Están los científicos que se atreven a lanzar una fórmula (F = E (M+B+P)/R+C), los que hablan de un gen de la felicidad y los que dicen que lo único de lo que podemos hablar es de bienestar o satisfacción. 

Están los que creen que la felicidad es amar y los que creen que es amarse, así como los que piensan que hay que amarse para amar.

Están los que la intentan vender y los que la intentan comprar, los que la cantan, los que la escriben.

“LO IMPORTANTE ES TENER COSAS QUE CONTAR. YO QUIERO CUANDO ME VAYA SENTIR QUE HE PASADO POR AQUÍ Y HABER DEJADO HUELLA EN MIS SERES QUERIDOS”.

Entre tanta definición y tanta diferencia me queda la sospecha de que quizás la búsqueda de la felicidad como objetivo principal sea una búsqueda equivocada, en la maravillosa aventura de vivir hay infinitas posibilidades y ser feliz es una de ellas.

Por eso, y a riesgo de equivocarme, yo sinceramente pienso que:

AQUÍ NO SE VIENE NI A SER FELIZ NI A NO SER FELIZ, A LA VIDA SE VIENE A VIVIR

He venido aquí a mirarle a los ojos a la vida y a aceptar que entre ella y yo nunca va a ir todo bien. Que si bien está llena de alegrías, ilusiones y sorpresas, también lo está de sinsabores, sustos y decepciones.

He venido a aceptar el desafío de enfrentar y llevarme de todo: besos y tortas, comienzos y rupturas, triunfos y fracasos. Yo no quiero una vida a cachitos y recortada, yo la quiero entera, porque prefiero un dolor de verdad a una alegría de mentira. Quiero una historia con su trama, su intriga y sus desenlaces, con sus anhelos, sus “lo logré” y sus “casi lo consigo”. Quiero cuando me vaya sentir y que sientan que he pasado por aquí.

Quiero tener cosas que contar. Quiero batallas, hazañas, amistades, viajes y aventuras. Quiero conocer la paz de un camino recto y asfaltado, pero también la adrenalina de la curva. Y si alguien prefiere quedarse en una roca de Nepal meditando, serenando su alma, controlando sus deseos y alcanzar así los mayores niveles de felicidad, me parece bien, pero yo esa vida no la quiero. No quiero una vida calmada, sin sufrimiento, sin impotencia y sin frustración. Repito: yo la quiero entera.


“YO NO HE VENIDO A SER PERFECTO, HE VENIDO A SER YO”.

No quiero vivir tratando de controlarlo todo. No he venido aquí a decirle a la Tierra como debería rotar, he venido aquí a recostarme en su pecho y girar con ella. Tampoco he venido a vivir seguro, a ganar o a acertar, sino a atreverme, a jugar y a elegir. Quiero vivir la vida con las reglas de la vida, donde unas veces se gana y donde otras se aprende. Quiero desterrar de mi vocabulario las palabras exigir, juzgar y esperar, y quiero que, en su lugar, aceptar, valorar y amar queden subrayadas. 

He venido aquí a quererte cómo eres y a que me quieras como soy, y tal vez eso no haga más feliz el momento, o no lo haga más perfecto, pero si más auténtico.

Y SI EN EL INTENTO POR VIVIR HISTORIAS, EXPRIMIR CADA MOMENTO Y TRATAR DE ABRAZAR UNA VIDA AUTÉNTICA VOY DEJÁNDOME JIRONES DE FELICIDAD, ACEPTO CON HONOR EL TRATO, PUES NO DEBEMOS OLVIDAR QUE EN EL HUMANO DESEO DE VIVIR FELIZ …….. 

…………….. FELIZ ES SOLO EL APELLIDO DE SU ACCIÓN PROTAGONISTA: VIVIR.

Por eso queridos lectores/as Hay que llegar al final de ese camino tan borrachos de vida que ya no quede licor por probar, y tan satisfechos QUE NO QUEDE UN “Y SI…” del que arrepentirse.

SI VIVIR CON VALENTÍA SIGNIFICA HACERLO CON EL CORAZÓN ABIERTO Y SIEMPRE A LA EXPECTATIVA DE NUEVAS EXPERIENCIAS, DISPUESTOS A DISFRUTAR DEL HECHIZO AL CIEN POR CIEN… 

ME SUBO AL CARRO………………


sábado, 10 de marzo de 2018

LA VIDA ES DE QUIEN SE LA JUEGA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)


NO NOS ENGAÑEMOS, LA VIDA NO ES NI DE LOS MÁS RICOS, NI DE LOS MÁS GUAPOS, NI DE LOS MÁS INTELIGENTES. LA VIDA ES DE AQUEL QUE PASA A LA ACCIÓN, del que la saca a bailar y del que hace la llamada. DE AQUEL QUE NO SE ENCOGE ANTE EL PRIMER “NO”, de quien se niega a vivir de prestado lo que por derecho le pertenece y de quien se ama lo suficiente como para poner sus sueños por encima de su ego. 

DIGÁMOSLO DE UNA VEZ: LA VIDA ES DE QUIEN SE LA JUEGA.

A lo largo de mi dilatada vida, he visto a personas de talentos envidiables dejar morir sus ilusiones. Personas que teniendo mucho han conseguido poco y personas que con poco han logrado muncho. He visto a personas de extraordinaria belleza esperar a ser elegidas en lo alto de su torre y a personas de – digamos – dudoso atractivo dejar a un lado la carcasa y asaltar un corazón. Por todo ello, he llegado a una conclusión:

LA VIDA NO ES DE QUIEN MÁS TIENE O MÁS ANHELA, SINO DE AQUEL QUE ES CAPAZ DE QUERERSE SIN MEDIDA, APARTAR DE UN GOLPE LO SUPERFLUO Y LANZARSE SIN RESERVA TRAS AQUELLO QUE DESEA

El principal motivo por el que no sacamos el máximo partido a la existencia no es que no dispongamos de las capacidades adecuadas, sino que vivimos esperando a que el contexto o el entorno nos den su visto bueno para actuar. Inundados de miedos, observamos la vida a través de un embudo por el orificio equivocado: En lugar de mirar desde el agujero pequeño para verlo todo grande, miramos desde el grande y lo vemos todo pequeño. Nos invade el sentimiento de que, como acabamos de llegar, el mundo es propiedad de otros y que debemos pedirles permiso para que alguno se apiade de nosotros y nos entregue una porción.

“CUANDO TE AMAS, TE ADUEÑAS DEL MUNDO”.

Para que todo esto fluya, nada como llevar a la practica el ………. Y-QUÉ-MÁS-DA 

Cuando te agobie lo que piensen si no logras lo que intentas o si te equivocas. Cuando sientas miedo ante algo que te ilusiona y estés a punto de echarte atrás, pronuncia esta frase milagrosa “¿Y qué más da?”.

Nada es más valioso que tu derecho a hacer lo que te apetece. A vivir como tú sientas que debes vivir. Siempre y cuando no suponga un perjuicio para los demás.

No te ofendas, pero no eres tan importante. Nadie lo es. Nuestra importancia solo cobra sentido en nuestro entorno. Es decir, con nuestros seres queridos y por supuesto, con nosotros mismos.

Quererse no es hacer lo posible por evitar una equivocación, una mala crítica o cualquier clase de error que mantenga a cero el marcador de nuestras derrotas. Quererse es tener el valor de no frenarse ante lo amado por el simple hecho de sentirse vulnerable, torpe o imperfecto.

EL AMOR NO ES DIVISIBLE. CUANDO TE AMAS, AMAS LA VIDA. CUANDO TE VES HERMOSO O TE SIENTES PODEROSO TAL COMO ERES, LA VIDA SE VUELVE HERMOSA Y LLENA DE RIQUEZA. 

Erich Fromm escribió: “Si amo realmente a una persona, amo a todas las personas, amo al mundo, amo la vida. Si puedo decirle a alguien ‘Te amo’, debo poder decir ‘Amo a todos en ti, a través de ti amo al mundo, en ti me amo también a mí mismo’”.

CUANDO TE AMAS, TE ADUEÑAS DE TI Y LO QUE ES MÁS IMPORTANTE, CUANDO TE AMAS, TE ADUEÑAS DEL MUNDO.

“Solo cuando das el 100% en lo que haces dejas de pensar en los caminos que no cogiste”. Sin reservas: A por todas.

Se puede ganar perdiendo y se puede perder ganando. La diferencia está en cuánto pones de ti. Si no lo consigues, pero por medio del esfuerzo y la entrega reclamas tu derecho a intentarlo y experimentar, el triunfo es indiscutible.

No se trata de vivir en un mundo de colores-arcoíris y negar la existencia del fracaso, sino de saber distinguir entre dos tipos muy diferentes de derrota: aquella que es resultado de no haber logrado lo que se esperaba y aquella que permites que por dentro te hunda. La primera es real y puede llegar a ser muy dolorosa, pero es la segunda la que empequeñece nuestra vida, llena nuestro corazón de arrepentimiento y evita que volvamos a intentarlo.

Jamás vas a arrepentirte de lo que hagas cuando en el intento hayas puesto toda tu alma. Cuando nos vayamos de aquí, el único dolor que nos quedará no es el de habernos equivocado una, diez o cien veces. El único dolor que nos quedará es el de no haberlo intentado una y otra vez y no habernos agarrado con las dos manos a la vida.

LO PEOR QUE TE PUEDE PASAR NO ES QUE ABANDONES ESTE MUNDO SIN HABER LOGRADO TU SUEÑO, LO PEOR ES HABERLO SENTIDO LATIENDO MUY DENTRO Y, AUN ASÍ, HABERLO DEJADO ESCAPAR.

INVIERTE EN VALENTÍA, pasa a la acción y, sobre todo, mantén siempre el camino del amor despejado. De las opiniones, de las personas que te empequeñecen, del temor hacia lo que por esencia es intrascendente y, en definitiva, de todas esas creencias que te llevan a perder lo más valioso que en este mundo se puede perder:

LAS OPORTUNIDADES. ASÍ QUE EMPRENDE, INTENTA, LLAMA, DILE QUE LE/LA AMAS, ARRIESGA… ¡JUÉGATELA! Y SI FALLAS, RECUERDA: “¿Y QUÉ MÁS DA?”.

HAZ TUYO EL MUNDO.


viernes, 9 de marzo de 2018

LA VIDA DEBEMOS DE LLENARLA DE NORMALIDAD


CORREN UNOS TIEMPOS DONDE ELEVAMOS A CATEGORÍA ANORMAL, TODO AQUELLO QUE ES NORMAL, ASÍ SOMOS LOS HUMANOS RECONOZCÁMOSLO …… NOS GUSTA DRAMATIZAR, UNAS VECES PARA LLAMAR LA ATENCIÓN, OTRAS PARA QUE LO QUE HACEMOS PAREZCA MÁS IMPORTANTE Y POR UNA INFINIDAD DE MOTIVOS MÁS.

Lo cierto es que la vida tiene muchas formas de mostrarse, da muchas vueltas, nos agita y nos pone del revés muchas veces.

Y en numerosas ocasiones nos asombramos, al vernos protagonizando situaciones en las que siempre creímos actuar de otro modo si nos tocasen a nosotros.

Nada es lineal. Nada suma dos y dos. Nada permanece y por supuesto LO MÁS IMPORTANTE QUE DEBEMOS TENER MUY CLARO…….. NADA NOS EMPUJA SI NOS QUEDAMOS ATRÁS.

A lo largo de la vida en muchas ocasiones podremos comprobar que lo que tanto empeño pusimos porque fuese de otro modo, es todo lo contrario; que aquello que detestábamos es lo que tenemos que soportar, que lo que nos parecía lejano resulta que es lo que tenemos más cercano.

Nos vemos inmersos en momentos duros, en circunstancias adversas, en situaciones difíciles y en todo ello no nos queda, muchas veces, más que “aceptar” con el menor drama posible, hacer lo que tengamos que hacer y continuar. 

PORQUE LO QUE ES EVIDENTE ES QUE NO DEPENDERÁ SOLAMENTE DE NOSOTROS EL RESULTADO FINAL DE LA SITUACIÓN QUE NOS TOQUE VIVIR Y PORQUE POR MUCHO QUE LO QUERAMOS NO TENEMOS EL CONTROL DE NADA QUE SEA EXTERNO A NUESTRO PROPIO YO.

Es difícil aceptar las limitaciones y los errores propios pero aún lo es más hacerlo con los ajenos. Estamos tan a disgusto, a veces, en la vida que estamos llevando, que estamos viviendo que preferimos evadirnos hacer algo muy humano, mirar para otro lado como sino iría con nosotros e inmediatamente ponernos a analizar y criticar la vida de los demás para atenuar nuestros males.

Y NO DEBIÉRAMOS OLVIDAR QUE LOS DEMÁS TAMBIÉN LLORAN. A LOS OTROS TAMBIÉN LES VA MAL. LA VIDA ES DURA, NO SÓLO EN NUESTRO CASO, SINO EN GENERAL. Y ESO NOS CONSUELA.

No nos queda otra. Aceptar y con ello tratar de suavizar el panorama que tenemos delante.

Se trata de nuestra salud, mental y física. No podemos intervenir en cómo otros se comportan. No podemos cambiar los resultados del resto. Por ello, aceptemos lo que llegue y asumamos cambios en nuestro comportamiento que nos lleven a sentirnos mejor.

LO MIRES POR DONDE LO MIRES, NO HAY MÁS POSIBILIDADES, LO MEJOR QUE PUEDES HACER LLEGADO A ESTE PUNTO, SÉ TÚ. 

EL RESTO, NO DEPENDE DE TI.


Comparto con todos vosotros este magnifico vídeo de mi buen amigo Licerio Moreno


jueves, 8 de marzo de 2018

ATRAEMOS LO QUE PENSAMOS. …


. …“AQUELLO EN LO QUE UNO PIENSA, CRECE”. ESTA ES UNA MÁXIMA ORIENTAL.

Resume perfectamente la mayor y más fundamental de todas las leyes de la Mente. Aquello en lo que uno piensa, crece. Porque el propio pensamiento se alimenta al pensar en el.

Cualquier cosa a lo que demos entrada en nuestra mente, se magnifica en nuestra vida. El sujeto de nuestro pensamiento puede ser bueno o malo, la ley funciona y la condición crece. Cualquier asunto que mantengamos fuera de la mente, suele reducirse en la vida, pues lo que no se usa, se atrofia. 

Mientras más pensemos en nuestra indigestión o nuestro reuma, más se agravarán esos males. Mientras más pensemos que estamos sanos, que estamos bien, mejor estará nuestro organismo.

Mientras más pensemos en las carencias, los malos tiempos, etc., peor andarán los negocios, y mientras más pensemos en la prosperidad, la abundancia y el éxito, esto dará a nuestra vida una proporción mayor de esos bienes.

Mientras más pensemos en los fracasos o en las injusticias que hemos sufrido, más pruebas de ese tipo seguiremos recibiendo, y mientras más pensemos en la buena suerte que hemos tenido, más buena suerte recibiremos.


ESTA ES LA LEY MENTAL BÁSICA, FUNDAMENTAL, QUE LO ABARCA TODO.

En realidad, toda enseñanza psicológica y metafísica no es mucho más que un comentario sobre esta ley. 

 AQUELLO EN LO QUE UNO PIENSA, CRECE.

Realmente la mente no diferencia entre lo imaginado y lo real. Si pensamos en la acidez de un jugo de limón recién extraído seguramente nuestras glándulas salivares comenzarán a segregar saliva; idénticamente a si lo estamos viendo en realidad.

Por ello, de la misma forma, no diferencia entre pensamientos sobre “el miedo” a la desdicha o pensamientos que emerjan de ideas sobre la felicidad. Para la mente TODO es real. La elección no es dudosa.

Piensa “que todo está bien”, que “todo” está donde debe estar y en el punto que nos conviene.

Si te queda por delante un mal trago que pasar no pienses en el dolor que te causará. Solamente deja que el tiempo pase hasta que llegue. Cuando estés en medio de la marea piensa que saldrás.

SERENA TU MENTE Y VISUALIZA EL FUTURO INMEDIATO ESTANDO FELIZ CON LA CONFIANZA DE QUE ESTÁS PREPARADO PARA SOLUCIONAR LOS CONFLICTOS QUE TE LLEGUEN.

ES UN MÉTODO QUE NO FALLA NUNCA. ATRAEMOS LO QUE PENSAMOS.


sábado, 3 de marzo de 2018

LOS MOTIVOS PARA VIVIR (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)


SOLAMENTE PODEMOS ENCONTRAR SENTIDO A VIVIR, A LA VIDA Y A TODO LO QUE NOS RODEA, SI TENEMOS UN MOTIVO, UN PROPÓSITO, UN FIN, POR MÍNIMO Y PEQUEÑO QUE SEA.

La rutina mata el alma. La falta de entusiasmo, la repetición vacía de acciones que se suceden en el día y que sabemos que lo harán al día siguiente no es más que un laberinto en el que nos encontramos perdidos, desorientados y a veces sin fuerzas.

Hay que encontrar un motivo. Tener un propósito. Querer alcanzar una meta. Por insignificante que parezca. Lo peor es el estancamiento. Convertirnos en personas predecibles. Y tener la sensación de he llegado, ya no hay más.

MUCHA GENTE HACE DE LA RUTINA UN ESPACIO DE “FALSAS SEGURIDADES” EN LAS QUE CREE ESTAR A GUSTO.

LOS CAMBIOS DESCOLOCAN, PERO DAN VIDA. EN CUALQUIER MODIFICACIÓN HAY UN PRECIO QUE PAGAR, PERO TAMBIÉN REGALOS QUE RECOGER.

Cuando el tiempo se llena de objetivos no hay espacio para el desánimo o la depresión. El mejor antídoto contra ella es la acción y si esa acción conlleva un logro la cota de satisfacción es aún mucho mayor.

SI YA TIENES UN PROPÓSITO, CUÍDALO. SI AÚN NO LO HAS DESCUBIERTO VETE EN SU BUSCA. 


REFLEXIÓN SOBRE LA IMPORTANCIA DE TENER UN PROPÓSITO 

Tener un propósito es, en un sentido trascendental tener la voluntad de encontrar un sentido a la vida.

Hemos encontrado nuestra razón de ser y nos dedicamos a ella. Muchas veces por vocación, otras por pasión y otras por misión. Estos conceptos se confunden, pero todos desembocan en tener una visión clara de lo que se quiere conseguir. 

Algunas personas lo logran, otras en menor proporción, avanzan en una eterna búsqueda de encontrar aquello que finalmente hará que se sientan en su lugar, desarrollen sus competencias, y progresen motivadas hacia un fin

El propósito surge de la profundidad, de una necesidad de llevar a cabo algo con significado, algo importante. El objetivo representa un fin que se quiere conseguir, una sucesión de acciones o procesos enfocados a lograr un resultado. Finalmente, una meta son pequeños objetivos.

Vemos que para avanzar en la consecución de un propósito, necesitamos objetivos, metas, recursos, y también buenas dosis de coraje y perseverancia.


El propósito o proyecto de vida, es el motor fundamental que nos mueve y al cual dedicamos nuestros esfuerzos y expectativas.

Es lo más importante, lo que nos motiva, nos empuja y satisface. Es la sinergia de talentos, capacidades, valores, visiones, misión, oportunidades. La idea de propósito nos encauza y evita el dejarse influenciar por las constantes solicitaciones cotidianas.

Este enfoque es beneficioso y provechoso: menos dudas, menos incertidumbre, menos improvisación, más decisión, más visión y dirección.

Cuando actuamos guiados por un propósito, que declinamos en objetivos y metas, sabemos a dónde queremos llegar, conocemos el destino.

¿Qué es lo más importante, aquí y ahora?

¿Cómo puedo utilizar mejor mí tiempo cada día?

Distinguir entre lo urgente y lo importante, es un gran reto para conseguirlo. Nadie sin excepción, se escapa del devenir del tiempo con sus acontecimientos caprichosos, que danzan entre la urgencia y la importancia.

Distinguir entre lo urgente y lo importante es esencial para poner el foco en lo que realmente importa y nos vincula al proyecto vital.

Por eso, si queremos dejar de dispersarnos, podemos preguntarnos ¿para qué estamos haciendo lo que hacemos?, revisando el motivo.

Apoyarnos en un propósito, es una gestión óptima de nuestras capacidades, pues en el proceso de evolucionar correctamente, donde desarrollamos habilidades, conocimientos y recursos. Detenerse, escuchar y reflexionar son las acciones necesarias para lograrlo.”…