C.E.

C.E.
....

miércoles, 17 de mayo de 2017

LO QUE NOS CUESTA TOMAR DECISIONES

UNA DE LAS PEORES SENSACIONES QUE EL SER HUMANO PUEDE EXPERIMENTAR ES LA DUDA. EL TEMOR A EQUIVOCARNOS NOS LLEVA A NO DECIDIR, A ESTAR INMÓVILES EN EL MALESTAR Y A VECES, A SEGUIR MANTENIENDO SITUACIONES QUE NO QUEREMOS POR PENSAR QUE NO TENEMOS POSIBILIDADES DE ÉXITO, EN LA DECISIONES QUE TOMEMOS.

El desequilibrio emocional que nos produce el no tomar decisiones afecta, sin duda, a todos los ámbitos de nuestra vida. No somos capaces de tomar una decisión y nos sentimos mal por ello. Tampoco somos capaces de olvidar el resto de las opciones y centrarnos en lo que hay en el aquí y el ahora, por lo que también nos sentimos fatal.

No podemos quedarnos con una sola opción, ni queremos experimentar lo nuevo. Es como si quisiésemos ver en una pantalla de cine cómo sería nuestra vida con la decisión que no somos capaces de tomar, pero a la vez, seguir seguros en la rutina de la que queremos escapar por si lo que vemos no nos gusta.

Sin embargo, uno comprueba que cuando se toma una decisión, las dudas desaparecen; se disipan como por arte de magia, nos abandonan para instalarnos en la fortaleza de saber que tenga el resultado que tenga, hemos hecho lo correcto y lo correcto es siempre lo que nos indique nuestro corazón.

LA TOMA DE DECISIONES NOS LIBERA DE LA SUMISIÓN DE LA DUDA.


Nos hace sentir bien con nosotros mismos por saber qué camino queremos seguir en la vida y nos llena de orgullo haber podido decidir con pleno convencimiento que aquello que intuimos como propio, hemos sido capaces de llevarlo a cabo.

Los caminos de dispersan y solamente queda una vía por donde dirigir los pasos. La duda siempre confunde, retuerce y complica el pensamiento. Hay que tomar la decisión y sea cual sea, tomarla como referencia para no volver la vista atrás. Caminar siempre hacia delante con la seguridad de ser capaces de trazar los objetivos que deseamos conseguir en la vida.

Tomar la decisión de no depender de nadie, de ser autónomos y libres. Capaces de saber que lo que uno decide es siempre lo mejor, que lo que vivimos siempre es lo correcto. 

CUALQUIER CAMINO QUE ESCOJAMOS NOS LLEVARÁ A CUMPLIR CON EL PLAN QUE NOS TRAZAMOS. ¿POR QUÉ DUDAR ENTONCES? ¿DE QUÉ SIRVE HACERLO? TODO EMPEZÓ EN NOSOTROS Y TODO CONTINUARÁ EN NOSOTROS.

NOSOTROS SOMOS ESE TODO. NO HAY LUGAR PARA DUDAR. NO HAY ESPACIO. NO HAY TIEMPO. LO QUE DECIDAMOS SIEMPRE, SIEMPRE SERÁ LO DEBIDO.

NO LO DUDEN………….TOMEN DECISIONES…………


No hay comentarios:

Publicar un comentario