C.E.

C.E.

viernes, 28 de abril de 2017

LA CAUSA FINAL DE LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS Y PSICO-EMOCIONALES ESTÁ EN LA FALTA DE AMOR PROPIO, AUTOESTIMA O FALTA DE CONFIANZA EN UNO MISMO

LOS ÚLTIMOS ESTUDIOS REALIZADOS POR PROFESIONALES, TANTO DE LA PSICOLOGÍA COMO DE LA PSIQUIATRÍA, EN SUS CONCLUSIONES FINALES APUNTAN EN ESA DIRECCIÓN, AFIRMANDO QUE LA FALTA DE AMOR PROPIO ES FUNDAMENTAL PARA TENER UNA VIDA EQUILIBRADA EMOCIONALMENTE.

EL CONCEPTO DE AMOR PROPIO PUEDE PARECER A PRIORI SIMPLE, PERO EN REALIDAD ES MÁS IMPORTANTE DE LO QUE IMAGINAMOS EN LO QUE A FELICIDAD SE REFIERE.

ES IMPOSIBLE SER FELIZ SI UNO NO SE QUIERE A SÍ MISMO.

Amarse, aceptarse, aprobarse y estimarse pase lo que pase, digan lo que digan, fallemos lo que fallemos, es el cimiento para construir una vida plagada de satisfacciones, disfrute y plenitud.

La autoestima es esa parte de nuestro auto concepto que nos hace más o menos resistente en el manejo de nuestras emociones. Querernos sin condiciones es indudablemente la piedra angular del bienestar psicológico.

EJERCER LA APROBACIÓN INCONDICIONAL DE UNO MISMO ES UNA LABOR TAN DIFÍCIL, COMO DIFÍCIL ES ENCONTRAR PERSONAS QUE SE AMEN DE VERDAD Y SIN MASCARAS.

No sabemos exactamente por qué el ser humano, por norma general, se quiere tan poco a sí mismo. Según las últimas investigaciones, tiene que ver con el ego y con las ansias de sobresalir del resto de mortales. Cuando uno quiere ser especial o mejor que los otros, acaba amargándose; pues finalmente descubre que también tiene carencias y limitaciones y que no es tan singular como pretendía serlo.

Esto hace que el pensamiento polarizado -o blanco o negro- trabaje en nuestra mente y acabe creando en nosotros un diálogo interior del tipo: “Si no destaco, entonces no valgo absolutamente nada”

LA CLAVE, POR LO TANTO, PARA TENER UNA AUTOESTIMA ALTA ES NO PRETENDER NUNCA DARNOS DEMASIADO VALOR, SINO UN VALOR ÚNICO, NI MEJOR NI PEOR QUE NADIE, SIMPLEMENTE EL NUESTRO.

Si observamos algunos trastornos de comportamiento que afectan en la actualidad a parte de la población, nos daremos cuenta en seguida de que su origen está en gran medida influenciada por la falta de amor hacia uno mismo. Esta falta de estima se proyectará posteriormente en creencias disfuncionales, emociones negativas y conductas contraproducentes que sumergen a la persona en un círculo cerrado.


VEAMOS ALGUNOS CASOS:

EL TRASTORNO DE ANSIEDAD SE CARACTERIZA POR SU INTENSO MIEDO AL FUTURO. Los pensamientos siempre son catastrofistas, ya que piensan que si llevan a cabo alguna acción, pueden fallar o puede ocurrir algo terrible. Es evidente que debajo de este miedo existe una inmensa inseguridad. No confían en sus propias capacidades ni se creen habilidosos para enfrentarse a las adversidades en solitario. Para casi todo, necesitan que alguien les ayude, le resuelva los problemas o les acompañe y de esta forma reducen su miedo. Se dicen a sí mismos: “Tú no vales, tú solo no puedes ni sabes y por lo tanto, necesitas a alguien mejor que lo haga por ti”

EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC). Es una consecuencia “natural” del perfeccionismo llevado al extremo. Cuando alguien es perfeccionista es porque piensa que debe hacerlo todo son errores. Esto no es más que el resultado, como hemos dicho antes, de querer ser distinguido. Duda una y otra vez, le cuesta decidir ya que es esencial que esa decisión le lleve al camino correcto; finalmente se desmorona cuando se percata de que esa perfección anhelada es inalcanzable.

EN LA ANOREXIA Y EN LA BULIMIA la falta de autoestima es especialmente evidente. Estas personas creen que valdrían mucho más si su físico cumpliera con unos cánones irrealistas establecidos por la sociedad imperante. Por lo tanto, sitúan su valor personal en un físico que no les gusta. No se querrán mientras su físico no sea el adecuado para ellas. La obsesión es tan grande, que al igual que ocurre en el TOC, buscan una perfección física inventada e imposible que acaba deteriorando su imagen corporal de una forma asombrosa: todo lo contrario de lo que en el fondo pretendían.

LA DEPENDENCIA EMOCIONAL se produce cuando pienso que otros valen más que yo o que yo no soy digno de estima es muy probable que acabe siendo dependiente emocional y llegue a soportar conductas del otro que de otra manera no toleraría. El pensamiento del dependiente reza de la siguiente manera: “Como yo no valgo nada y no merezco amor, me conformo con tus migajas y estoy a merced de lo que quieras hacer conmigo”.

EN LA DEPRESIÓN La falta de amor propio es evidente. Las personas depresivas se ven a sí mismas “muy pequeñitas”, sin ningún tipo de valía, actuando como un freno para la puesta en marcha de sus objetivos. Piensan que no les va a salir bien nada de lo que emprendan e incluso llegan a un punto que ellos mismos se dicen: “¿Para qué?”. Se sienten culpables, víctimas y se convencen a sí mismos cada día, de que no valen nada y de que, por lo tanto, nadie las valorará.

Podemos ver como el denominador común en todos ellos es la falta de amor y el camino para que cada ser humano recupere su amor propio….es el camino de la aceptación.

TENER COMO OBJETIVO FINAL LA ACEPTACIÓN DE UNO MISMO NOS HACE LIBRES: LOS FRACASOS PIERDEN IMPORTANCIA, AL IGUAL QUE LAS CRÍTICAS O LOS RECHAZOS AJENOS. LA PERFECCIÓN DEJA DE SER BUSCADA Y NOS PERMITIMOS A NOSOTROS MISMOS ACTUAR CONFORME A NUESTRO CRITERIO PERSONAL, CON INDEPENDENCIA DE TODO LO DEMÁS.

RECUERDEN LO QUE SIEMPRE LES DIGO:

“SOLO PODEMOS SER NOSOTROS MISMOS, LOS DEMÁS LUGARES, ESTÁN OCUPADOS”


jueves, 27 de abril de 2017

LA IMPORTANCIA DE CONFIAR EN NOSOTROS MISMOS

UNA DE LAS CAUSAS DE SENTIRNOS SOLOS EN NUMEROSAS OCASIONES, A LO LARGO DE LA VIDA, INCLUSO AUNQUE ESTEMOS RODEADOS DE PERSONAS, ES LA FALTA DE CONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS.

Tenemos miedo a la soledad; parece que estar sólo significa estar vacío. No tener, carecer de algo, sentir el abismo bajo nuestros pies. No nos damos cuenta de que nunca estamos solos. Siempre para lo bueno y lo no tan bueno, nos tenemos a nosotros mismos.

“NADIE ESTÁ MÁS SOLO QUE AQUEL QUE ESTÁ ALEJADO DE SÍ MISMO”

Aprender a relacionarnos con nosotros es una de las claves de la auto confianza, la felicidad y la vida plena. Y la forma correcta de relacionarnos con nosotros mismos es respetándonos y amándonos, si hacemos esto, desarrollaremos una sólida confianza en nosotros mismos, nos sentiremos capaces y nos atreveremos a experimentar y transitar por caminos nuevos.

El ser humano es un ser social. Nos gusta la compañía; la ansiamos, la buscamos y hasta nos equivocamos en las elecciones. 

Ponemos demasiadas expectativas en los demás. Esperamos que sean de éste o del otro modo. Necesitamos que se parezcan a nosotros, que opinen lo mismo, que se muevan de una forma similar. Queremos coincidencias, afinidades. Y éstas vienen de la mano de conocernos, para saber lo que queremos y lo más importante como lo queremos.

LO QUE PRETENDEMOS POCAS VECES SE DA Y EN CASO DE QUE SUCEDA DEBE SER ESPONTÁNEO, NUNCA DIRIGIDO O FORZADO.

La realidad es como es. Ni mejor ni peor de lo que nos gustaría. Aprender a aceptar o tomar la decisión de alejarnos de lo que no nos hace sentir bien puede ser la solución para la frustración ante la falta de afinidad con los demás.

Nunca estamos solos. Estamos con nosotros mismos. Capaces de contar con una fuerza inusitada con la que podemos hacer frente a cualquier situación que nos plantee la vida. Confiamos poco en nuestras posibilidades. Creemos que debe haber un apoyo que nos sostenga. Alguien al que, implícitamente, reconocemos más capaz que nosotros para echarnos una mano.

PERO LA REALIDAD ES OTRA. SOMOS SUFICIENTES. PODEMOS MÁS DE LO QUE CREEMOS; SOLO HACE FALTA SABERLO Y APOYARNOS EN LA MEJOR AYUDA QUE TENEMOS, LA AUTO CONFIANZA, NO DUDES MÁS SEA LO QUE SEA CONFÍA EN TI TU PUEDES HAZLO.


lunes, 24 de abril de 2017

LA PERSONA QUE SE VA, NUNCA ES LA MISMA QUE REGRESA.

NO VOLVEMOS A SER LOS MISMOS DESPUÉS DE UN ADIÓS. EN LAS DESPEDIDAS SIEMPRE HAY ALGO QUE SE NOS ROMPE POR DENTRO. 

Podríamos decir que la fractura se produce en nuestras ilusiones, en nuestras esperanzas o en nuestros sentimientos. A partir de entonces esa parte de nosotros ya no vuelve a reconstruirse y, de hecho, puede llegar a atormentarnos.

Por eso, quien el algún momento de su vida se ha tenido que despedir de algo o de alguien muy importante, sabe que después de un adiós no vuelves a ser el mismo o la misma. Esto es algo que nos hace sentir cierta nostalgia y pesar.

Al fin y al cabo, un adiós es un duelo, sea forzoso o no. Así, en este proceso se suceden instantes, algunos de ellos dolorosos, que nos hacen sentir la necesidad de aferrarnos a los imposibles. Esto puede llegar a perturbarnos y a transformar lo que tras la despedida quedó de nosotros.

No hay nada permanente, todo se transforma las personas cambiamos y con nosotros, nuestras relaciones con todo lo que nos rodea. Esto ocurre aunque deseemos con todas nuestras fuerzas que no sea así o incluso cuando estamos dispuestos a conformarnos para no pasar por el mal trago de “dejar marchar” algo que creemos necesitar.

Es importante tener siempre presente que la sensación de necesidad coarta nuestras libertades y nos somete a las expectativas y a los comportamientos de los demás. Si no cuidamos este aspecto, corremos el riesgo de ser dependientes emocionales.

Toda despedida es una dulce pena. Aunque resulte paradójico, es dulce porque nos hace sentir y saborear lo amargo del momento, para ofrecernos la posibilidad de deleitarnos con el buen sabor de lo que vendrá después……… la libertad emocional.

A VECES, LAS DESPEDIDAS SON NECESARIAS PARA VOLVER A REENCONTRARNOS CON NOSOTROS MISMOS, ALGO QUE ES TREMENDAMENTE DIFÍCIL SI VIVIMOS AFERRADOS O ANCLADOS A CIERTOS SENTIMIENTOS, PERSONAS, LUGARES O COSAS.


No te olvides de cerrar las heridas de tu pasado emocional, siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría es importante cerrar círculos, etapas y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando. 

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.

Para comenzar una etapa nueva tenemos que cerrar muchas otras. Sanar las heridas de nuestro pasado emocional es doloroso y complicado. Sin embargo, realmente todos tenemos algo abierto en nuestras vivencias sentimentales pasadas que nos perturba el presente y que puede incluso llegar a determinar nuestro futuro.

Es normal que sintamos vértigo ante el abismo emocional de una despedida, necesitamos ver para creer que esa parte de nosotros que se desprendió ya no nos pertenece.

EN DEFINITIVA, CUANDO TENGAS QUE DECIR ADIÓS DA LAS GRACIAS, PUES CADA DESPEDIDA TE OFRECE LA POSIBILIDAD DE ASUMIR UN APRENDIZAJE QUE RESULTABA INDISPENSABLE PARA RECORRER LO QUE TU EXISTENCIA TE DEPARA.

IMAGÍNATE LO QUE PUEDE SER VOLVER A SENTIRTE TÚ, ACEPTAR Y DEJAR IR TODO LO QUE YA NO TE PERTENECE Y PODER CAMINAR A PASO LIGERO. DESDE LUEGO QUE NO HAY PALABRAS EN EL DICCIONARIO QUE ALCANCEN A DESCRIBIR ESA SENSACIÓN TAN MARAVILLOSA Y PLACENTERA.


sábado, 22 de abril de 2017

LA IMPORTANCIA DE LA AUTOESTIMA Y LAS CLAVES PARA TENER UNA BUENA AUTOESTIMA (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

"LA AUTOESTIMA ES LA CONFIANZA EN NUESTRA CAPACIDAD DE PENSAR, EN NUESTRA CAPACIDAD DE ENFRENTARNOS A LOS DESAFÍOS BÁSICOS DE LA VIDA. LA CONFIANZA EN NUESTRO DERECHO A TRIUNFAR Y A SER FELICES; EL SENTIMIENTO DE SER RESPETABLES, DE SER DIGNOS, Y DE TENER DERECHO A AFIRMAR NUESTRAS NECESIDADES Y CARENCIAS, A ALCANZAR NUESTROS PRINCIPIOS MORALES Y A GOZAR DEL FRUTO DE NUESTROS ESFUERZOS."

La autoestima es el pilar que construye nuestro bienestar y nuestro crecimiento emocional. La manera en que nos sentimos en relación a nosotros mismos afecta al resto de aspectos de nueva vida; es decir, que de lo que nos estimamos depende cómo funcionamos en el trabajo, en la sociedad, en el amor, en el sexo, en la familia, etc.

No hay, de hecho, ni una sola dificultad psicológica que no sea atribuible a una autoestima deficiente. Esto es así porque de todos los juicios a los que nos sometemos a lo largo de nuestra vida no hay ninguno tan importante como el nuestro propio.

“NECESITAMOS DE LA AUTOESTIMA PARA LOGRAR UNA VIDA PLENA. CADA UNO DE NOSOTROS ES UNA EDICIÓN EXCLUSIVA E ILIMITADA, PERO TENEMOS QUE CONOCERNOS PARA CREÉRNOSLO Y MARCAR LA DIFERENCIA”.

El proceso de mejora de la autoestima requiere que indaguemos cuál es nuestra zona de autoderrota y por qué estamos atrapados en ella. Superar una baja autoestima es un proceso que requiere de un gran trabajo personal que requiere examinarse profundamente.

La autoestima positiva es el sentimiento, la experiencia y la convicción de somos aptos para la vida. Así, nuestra mente es una herramienta básica de supervivencia, un pilar central de una autoestima saludable. Por eso vivir conscientes de esto acaba generando un nivel apropiado de conocimiento sobre nuestras acciones.

LAS CLAVES PARA UNA BUENA AUTOESTIMA

1.- AUTOACEPTACIÓN
Si nos aceptamos de pleno rechazamos automáticamente la posibilidad de negar o desestimar cualquier aspecto de nosotros mismos: nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros recuerdos, nuestro físico, nuestro carácter, nuestra personalidad, etc Por eso a través del nivel de aceptación podemos estar rechazando la posibilidad de la auto-critica. Este punto resulta ser la valentía o el coraje para ser nosotros mismos, sin medias tintas. POR ESO NUESTRA AUTOESTIMA NO PUEDE SER MÁS ALTA QUE NUESTRA AUTOACEPTACIÓN.

2.- EVALUARNOS DESDE NUESTROS VALORES
Para proteger nuestra autoestima debemos saber evaluar nuestro comportamiento de la manera adecuada. Para eso primero debemos tener la certeza de que los parámetros a través de los cuales nos juzgamos son nuestros y no de otros. A veces nos valoramos en base a lo que nos sentimos obligados a aparentar aunque no estemos de acuerdo. En este sentido debemos considerar cómo tenemos que evaluar nuestras acciones. Debemos ser honestos y compasivos a la hora de valorar el contexto y las circunstancias de nuestras conductas así como las alternativas que percibíamos como accesibles.

3.- ELIMINAR LA CULPA
En aquellos asuntos en los que nos sintamos culpables de manera justificada debemos tomar medidas para eliminar la culpa, pues no tiene sentido que nos limite a sufrir pasivamente.

4.- RECONOCER LA EXISTENCIA DE SUBPERSONALIDADES
Es importante que seamos honestos con nosotros mismos y reconozcamos la existencia de “subpersonalidades”. O sea, debemos intimar tanto con nuestro niño, adolescente y adulto, como con aquella persona que fuimos un día y hoy rechazamos. De esta manera comenzaremos a vernos completos e integrados en vez de divididos.

5.- VIVIR CON PLENITUD
Asumir la responsabilidad de nuestras acciones, nuestro sentimiento y nuestro bienestar nos hace conscientes de nuestra propia existencia. La independencia y la productividad es una virtud básica de la autoestima, por eso el trabajo es una manera de mostrar autorresponsabilidad.

6.- LA AUTOCONFIANZA Y EL AUTORRESPETO
La autoconfianza y el autorrespeto solo pueden obtenerse a través de la autenticidad del ser. Tenemos que tener el coraje de ser quienes somos y mantener la coherencia entre como pensamos/sentimos/actuamos en nuestro interior y como lo hacemos en relación con el mundo. No nos podemos entregar al submundo de lo inexpresado y lo no vivido.

7.- APOYAR LA AUTOESTIMA DE LOS DEMÁS
Tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad es necesario para apoyar nuestra propia autoestima. A través de la ayuda nos hacemos conscientes de lo importante que es respetar los tiempos y permitirnos seguir nuestros propios ritmos.


8.- DEBEMOS RENUNCIAR AL AUTOSACRIFICIO.
Debemos aceptar que no vivimos para servir a los demás ni viceversa, que el autosacrificio no contribuye a nuestra autoestima y que hace falta valor para ser honradamente egoísta.

A MODO DE RESUMEN

Por eso sea cual sea el momento vital en el que nos encontramos puede ocurrir que “abandonar” la comodidad de lo familiar implica renunciar a nuestra zona de confort y tener que explorar un mundo desconocido. En cualquier caso podemos encontrarnos con que igual ya no amamos a nuestra pareja, no disfrutamos con nuestro trabajo o nuestros amigos se molestan por nuestro cambio de interno. 

ELEVAR NUESTRA AUTOESTIMA OTORGA RECOMPENSAS, PERO TAMBIÉN EXIGE AFRONTAR DESAFÍOS.

Obviamente esto puede llevarnos a pensar que aunque no siempre nos gusta cómo nos sentimos es algo a lo que ya estamos acostumbrados. Nos da miedo no “reconocernos” en nosotros mismos.

Por eso debemos tener en cuenta que ser capaces de tolerar cierto grado de desorientación es muy importante de cara al crecimiento. Tenemos que estar dispuestos a “aguantar la incertidumbre y la confusión” hasta que alcancemos de nuevo el sentido de lo normal.

La autotortura nunca es una opción de vida satisfactoria, por muy acostumbrados que estemos a ella. Por eso debemos esforzarnos por crear un nuevo concepto de nosotros mismos y esto conlleva un profundo proceso de readaptación.

Los demás deberán dejar de comportarse de la manera que lo han hecho, por lo que tenemos que ser conscientes de que ellos también se verán abocados a superar ese proceso de readaptación. Probablemente tratarán de manipularnos para que volvamos al concepto anterior de nosotros mismos, por lo que debemos ser fuertes.

EN DEFINITIVA, LA MEJORA DE NUESTRA AUTOESTIMA IMPLICA EL DESARROLLO DE UN PROCESO DE RESISTENCIA INTERNO Y EXTERNO QUE PUEDE RESULTAR INCÓMODO PERO QUE, POR OTRO LADO, ES TOTALMENTE INDISPENSABLE PARA MANTENER UN CAMBIO DURADERO.

UNA BUENA AUTOESTIMA HACE QUE NOS SEA MÁS FÁCIL AFRONTAR LO QUE LA VIDA NOS PONGA DELANTE, POR LO QUE UNA VEZ QUE TENGAMOS CLARO QUÉ CAMBIARÁ EN NUESTRA VIDA, SABREMOS COMPROMETERNOS A REALIZAR EL VIAJE Y DESCUBRIREMOS QUE LA REALIDAD PUEDE SER MUCHO MÁS BONITA CON UNA BUENA AUTOESTIMA GENERADORA DE UNA BUENA AUTOCONFIANZA EN NOSOTROS MISMOS.


viernes, 21 de abril de 2017

RECONCILIARSE CON UNO MISMO

EL PRIMER PASO PARA INICIAR LA RECONCILIACIÓN CON UNO MISMO ES ACEPTAR LA REALIDAD, TAL COMO ES.

La vida fluye permanentemente y en su discurrir nos deja un sinnúmero de experiencias que constituyen nuestro conocimiento. Este conocimiento se refiere a nosotros mismos, a otros y a todo cuanto nos rodea. Las experiencias pueden ser estimulantes, divertidas y trascendentales y esto otorga un plus de sabiduría a nuestra existencia.

Hay experiencias como no, dolorosas, porque en la vida pasamos por momentos de carencias, frustraciones e imposibles. Cuando esto no se logra asumir, despierta en nosotros temores, desconfianza y pesimismo. De hecho, terminamos culpándonos. Así, si llegamos a eso, es indispensable encontrar la manera de reconciliarnos con nosotros mismos.

Ese sentimiento de culpabilidad, es el que nos hace estar mal con nosotros mismos, alejarnos de lo que somos y si lo prolongamos en el tiempo es necesaria esa reconciliación con nosotros.

No es fácil, pero sí importante aprender a aceptar nuestras limitaciones y nuestras peculiaridades. No tenemos que ser duros con nosotros mismos, ni empezar una lucha contra nuestra personalidad pensado que no es la más acertada.

Si queremos estar bien debemos mirar dentro de nosotros aunque muchas veces ni siquiera nos miramos, sino que nos comparamos con un ideal mental, con ideas preconcebidas y creencias que nos han sido impuestas. Por eso es importante aprender a observarnos con cuidado y con cariño.

Otra de las ventajas de hacer ese ejercicio de introspección, es tomar conciencia que en nosotros hay virtudes y limitaciones como las hay en todo ser humano. Así, lograremos aceptarlas cuando entendamos que en todos, absolutamente en todos, reside la imperfección.

Si no podemos aceptarnos a nosotros mismos, no vamos a poder aceptar a los demás. Un valor añadido de quien se acepta y se aprecia es que también puede valorar a los otros. Por el contrario, quien mantiene una batalla interna sin tregua también traslada ese conflicto a los demás.

PARA REENCONTRARNOS Y RECONCILIARNOS, SOLO SE REQUIEREN DOS COSAS: QUERER HACERLO Y LLEVARLO A LA PRÁCTICA.

En el interior de todo ser humano anidan las dudas respecto a sí mismo. Por esta razón, en principio es muy importante aprender a identificar la manera en la que te relacionas con tus propios pensamientos. Es importante detectar esas líneas de pensamiento autodestructivas.

No importa qué grado de perfección busquemos alcanzar. La naturaleza humana, aunque maravillosa, es imperfecta. Y tal vez este sea su mayor atractivo, porque nos conducirá a intentar ser mejores en el día a día.

De igual modo, reconocer nuestras limitaciones es un paso importante hacia la madurez y la sabiduría. Y lo mejor: constituye una experiencia directa que cada uno vive de una forma diferente.

Cuando actuamos en contra de lo que sentimos, nuestro cuerpo se expresa. Entonces, no solo nos atacamos, sino que también nos desconectamos de ese equilibrio que existe en el universo. Piensa que muchas de enfermedades que padecemos tienen un origen emocional y casi todas están relacionadas con la auto-aceptación y el amor propio.

Por contradictorio que parezca, a veces no logramos aceptarnos porque tenemos una gigantesca vanidad. Algunos le llaman también “narcicismo”. No nos interesa ser nosotros mismos, sino ser superiores a otros. Por eso, no logramos aceptar nuestros errores o fracasos. Nos señalamos con el dedo y nos maltratamos emocionalmente.

PIENSA QUE LOS ERRORES NO CONDUCEN AL FRACASO, SINO A LA EXPERIENCIA. LO QUE SÍ CONSTITUYE UN ERROR ES QUEDARTE EN EL LAMENTO POR HABERTE EQUIVOCADO.

SIEMPRE HAY FORMAS PARA CORREGIR LOS DESACIERTOS. TODO ESTO FORMA PARTE DE UNA CONCIENCIA EVOLUTIVA QUE DEBE ABRIRSE A NUEVAS FORMAS DE VALORAR Y RESOLVER LAS LIMITACIONES. EL PRINCIPIO DE TODO ES RECONCILIARTE CONTIGO MISMO Y DARTE LA OPORTUNIDAD DE DISFRUTAR DE LA PERSONA QUE ERES.


martes, 18 de abril de 2017

LA VIDA NO SE DETIENE POR NADA NI POR NADIE

CON NOSOTROS O SIN NOSOTROS, CONMIGO O SIN MI E INCLUSO CONTIGO O SIN TI QUERIDO LECTOR/A. TODO SIGUE SIEMPRE EL CURSO NORMAL DE LOS ACONTECIMIENTOS.

Cada uno con sus desvelos, su dolor, su angustia, sus ausencias, sus miedos y en numerosas ocasiones sin ganas. A pesar de todo esto, nada se para, todo es movimiento aunque no seamos capaces de sentirlo, como dice la canción “LA VIDA VA Y VIENE Y NO SE DETIENE”.

Es importante tomar conciencia de esto, la vida no se detiene por nada ni por nadie, a lo sumo cuando pasamos por situaciones muy duras, tenemos la sensación que el tiempo se detiene y a veces es así, por eso cuando superamos la situación y volvemos al ritmo normal de la vida, vemos todo diferente.

DAMOS MUCHA IMPORTANCIA A TODO Y TODO EVIDENTEMENTE NO LA TIENE. EL TIEMPO QUE ESTAMOS EN ESTA VIDA ES MUY CORTO POR LARGO QUE NOS PAREZCA O SE NOS HAGA.

A veces, la clave está en la elección correcta de nuestras batallas. Esa frase tan escuchada de “ES MEJOR ESTAR TRANQUILO QUE TENER RAZÓN” cobra sentido cuando experimentamos que lo que ayer era un motivo de discusión importante, hoy parece diferente.

Lo importante es no guardar en el interior de nuestra alma rencores, ni viejos ni nuevos, ni odios enquistados, ni rabias contenidas porque si los prolongamos en el tiempo acabaran haciéndonos daño a nosotros, no a las personas por las que tenemos esos sentimientos, recuerden, sea el que sea el sentimiento negativo que aniden en nuestro interior, solo nos perjudican a nosotros.

Es difícil. Lo sé muy bien. Dar espacio a lo que duele, tomar asiento y con tranquilidad ver pasar la película que nos montamos dentro, delante de nosotros. Pero sería estupendo hacerlo a menudo. Nos sorprenderíamos si pudiésemos ponernos en el lugar de la persona a quien se lo contamos.

Sin pasiones implicadas, sin frustraciones, celos u ofensas que nos cambien la forma de vivir la vida. Es entonces cuando podemos entender las frases que los otros nos dicen y que parecen contener tanta calma, frases que no dan importancia a lo que creemos que nos sucede y frases llenas de argumentos para que pasemos cuanto antes página y dejar atrás un veneno que solamente bebemos nosotros.

LA VIDA SIGUE SIEMPRE. ES ESTÚPIDO ENFADARSE. ACEPTAR, APRENDER, ACTUAR Y VOLVER A ACEPTAR. ESA LA ACTITUD CORRECTA PARA ABORDAR EL CICLO DE UNA EXISTENCIA QUE SOLAMENTE ES UN PASO CORTO, DENTRO DE LA INFINIDAD DE VIDAS QUE AÚN NOS QUEDAN POR VIVIR. EN EL FONDO TODO SEGUIRÁ IGUAL. CON LO BUENO O CON LO MALO QUE NOS SUCEDA.

LO CIERTO ES QUE MAÑANA SALDRÁ EL SOL DE NUEVO. LA LUZ DEL ALBA ANUNCIARÁ QUE UN DÍA NUEVO LLEGA.

TÚ DECIDES SI ESTAS EN ÉL O NO.


lunes, 17 de abril de 2017

CUANDO LA TRISTEZA INVADE EL ALMA


QUIEN MÁS QUIEN MENOS TIENE TRISTEZAS PROFUNDAS, PENDIENTES DE SANAR. A VECES SOLO SON SUPERFICIALES, ROZANDO LA PIEL Y CON EL DOLOR EXPLOSIONANDO A CADA INSTANTE. OTRAS, SE QUEDAN ANCLADAS EN LOS RECUERDOS QUE POR MIEDO NO NOS ATREVEMOS A NOMBRAR, ESPERANDO, A PUNTO DE DESPERTAR DE SU PROFUNDO SUEÑO, CUANDO VOLVEMOS A VIVIR UNA SITUACIÓN SIMILAR.

Cuando uno siente esa tristeza invadiendo lentamente el alma, lo mejor es conectar con el sentimiento. En silencio, despacio, de forma suave como dejando que resbale sobre el alma. Dando la mano al sufrimiento que conllevan y después abriendo espacio para que se dispersen en nuestro interior, a través de la comprensión.

No podemos y no debemos evitar la tristeza. Ella llega sin avisar y a veces, para quedarse mucho tiempo. Lo que podemos hacer es invitarla a pasar, no resistirnos al malestar que nos genera, siendo compasivos con lo que deja a su paso, pero a la vez buscar su origen, porque solo en su origen podemos trabajando la emoción que la causo, transformarla en conocimiento y alegría.

A VECES, NOS INDIGNA LO QUE “NOS HACEN” LOS DE FUERA. OTRAS SON LOS DE DENTRO QUIENES NOS LO HACEN Y NO ENTENDEMOS POR QUÉ NOS TRATAN ASÍ SIN MERECERLO Y ELUDIMOS COMPRENDER QUE CADA UNO LIBRA SUS PROPIAS BATALLAS, QUE TODOS ESTAMOS CONECTADOS Y QUE LO DE LOS DEMÁS NOS AFECTA. Y EVIDENTEMENTE TAMBIÉN LO NUESTRO MODIFICA Y CONDICIONA LO QUE OTROS VIVEN JUNTO A NOSOTROS. 

Decisiones simples pueden convertirse en el inicio de historias inimaginables. Cualquier paso que creamos sin importancia puede cambiar la vida. Los sucesos se encadenan, las piezas se mueven y al final…todo encaja.

Las tristezas profundas anuncian alegrías inmensas que están por llegar. Todo es cíclico. Un polo se conecta con el contrario y en el medio surge la maravillosa chispa en la que debemos apasionarnos por la vida, por el trabajo interior y la convivencia con los demás.

CUANDO LA TRISTEZA QUIERE ANIDAR EN NUESTRA ALMA, DÉMONOS UN GRAN ABRAZO A NOSOTROS MISMOS, QUERÁMONOS Y RECORDEMOS TODAS LAS COSAS BUENAS QUE CADA UNO TIENE EN SU VIDA, ES EL MEJOR ANTÍDOTO PARA QUE LA TRISTEZA NO SE QUEDE CON NOSOTROS.


sábado, 15 de abril de 2017

LOS RECUERDOS NUNCA MUEREN………SOLO SE TRANSFORMAN (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

Es fácil poder definir el inicio de algo, pero que difícil nos resulta definir el momento en que comienza el fin. Quizás la clave no esté en ver el principio o el fin, sino en ser conscientes de la transición. El paso de una emoción a otra o de un hecho a otro forma parte de nuestra evolución. 

Lo cierto es que las emociones se transforman, se desarrollan, experimentamos una continuidad, y sin embargo… pasamos del amor al odio y a la indiferencia y viceversa. Saltamos del placer al disgusto, del miedo a la curiosidad, del deseo al asco. De esta manera surge la duda de si acabamos una para empezar otra.

¿HASTA QUÉ PUNTO LA NUEVA EMOCIÓN ES UNA TRASFORMACIÓN DE LA ANTERIOR?

¿Desaparecen las emociones o se transforman? No podemos dejar de sentir porque desaparezca una persona, o dejar de ver porque ya no esté frente a nosotros. Los recuerdos se graban en nuestra memoria y en el momento más inesperado se presentan de nuevo ante nosotros. Se cruzan las miradas, suena una canción, vemos una imagen o dejamos volar nuestra imaginación cuando soñamos. Es así cuando vuelven a aparecer, no mueren y se mantienen en nuestro cerebro o nuestro corazón.

LOS RECUERDOS NO NOS ABANDONAN Y SIGUEN A NUESTRO LADO PERO DE UNA FORMA DISTINTA. TRANSFORMADOS PERO SIN DEJAR DE ESTAR, SIN DEJAR DE SER, TENIENDO UN PRINCIPIO PERO SIN ENCONTRAR SU FIN.

El mejor inicio es saber hacerse un hueco en el alma de quienes son importantes en nuestras vidas, para no perecer allí, para saber cómo renacer y saber por qué un día llegamos a existir y a estar allí. 

PORQUE SOLO MORIMOS CUANDO CAEMOS EN EL OLVIDO, SOLO LLEGARÁ EL FIN CUANDO NADIE PUEDA RECORDARNOS.

¿Qué hacer entonces con esos recuerdos que nos acompañan y nos gustaría olvidar?

La clave estaría en no encerrar los recuerdos. Si entendemos que lo difícil es darles un final, no intentaremos borrarlos, sino transformarlos, darles una nueva identidad. Así es como ellos mismos buscarán su hueco y aparecerán de otra forma, no olvidados pero sí trasformados.

Los intentos de reprimirles son muchas veces el pegamento que los fija en nuestra memoria y los vuelve recurrentes. 

CUANDO LOGRAMOS INTEGRAR LOS RECUERDOS Y NO EJERCER FUERZA SOBRE ELLOS, FLUYEN Y BUSCAN SU CAMINO MÁS CORRECTO, SU NUEVA FUNCIÓN DENTRO DE NOSOTROS. SERÁ ALLÍ DONDE SE INSTALEN Y A DONDE SABREMOS DEVOLVERLOS SI ALGUNA VEZ SE CUELAN EN NUESTRA CONCIENCIA DE FORMA INOPORTUNA.

Somos cada uno de nuestros hechos, somos cada una de nuestras emociones, somos cada uno de nuestros recuerdos y nuestras experiencias. Forman parte de cada uno, nos construyen y nos hacen ser como somos. Tuvimos un principio cuando aparecimos en la mente y en el deseo de alguien pero no tenemos un final, sino un empuje y un crecimiento a la identidad de cada uno.

DEFINAMOS NUESTRO PRINCIPIO Y TRABAJEMOS PARA QUE NO ENCONTREMOS EL FIN. NO NOS ESTANQUEMOS EN UN CÍRCULO QUE NO NOS DEJARA AVANZAR, PORQUE LA ETERNIDAD ES ALGO QUE SOBREPASA TODO LO MATERIAL.

NO EMPEZAMOS CUANDO NACEMOS, NO TENEMOS UN FIN CUANDO MORIMOS. SIEMPRE QUE QUEDE ALGUIEN QUE NOS PIENSE O NOS DESEE, QUE NOS RECUERDE O QUE NOS QUIERA SEGUIREMOS EXISTIENDO.


jueves, 13 de abril de 2017

SUFRIR EN SILENCIO… NO AYUDA Y NO ES RECOMENDABLE

UNA GRAN MAYORÍA DE SERES HUMANOS LO HACEMOS, NOS ESCONDEMOS EN LOS INTRINCADOS LABERINTOS DE NUESTRO INTERIOR PARA SUFRIR EN SOLEDAD, CALLADAMENTE Y SIN QUE NADIE LO NOTE. APARENTAMOS UNA RESISTENCIA A PRUEBA DE TODO Y FINGIMOS QUE NO PASA NADA, MIENTRAS EN NUESTRO INTERIOR SE LIBRAN BATALLAS QUE NOS ACABARAN DESTRUYENDO.

Y el resultado de este procedes nos lleva a unas consecuencias que son previsibles, pero no las queremos ver y sucede, que un día sin más, explotamos y nos rompemos.

Los seres humanos somos seres nacidos para vivir en sociedad, y sin embargo la mayoría elegimos sufrir de forma anónima, solitaria. Preferimos compartir las risas, los buenos momentos y nos aferramos a las rutinas del día a día con quienes nos rodean porque es así como conseguimos tener cierta sensación de control. Como si nada pasara, como si nada estuviera destruyendo nuestros procesos emocionales más profundos.

“HACE FALTA MÁS VALOR PARA AFRONTAR EL SUFRIMIENTO QUE PARA MORIR”

Todos los trabajos de investigación de los últimos 10 años en la especialidad del comportamiento humano y sobre todo en la inteligencia emocional, en sus conclusiones expresan que el trauma y el silencio casi siempre van de la mano. No es fácil poner en voz alta aquello que nos duele, por dos razones muy concretas:

1.- EL TEMOR DE SER JUZGADOS POR LOS DEMÁS.

2.- EL MOSTRAR NUESTRA DEBILIDAD Y VULNERABILIDAD A LOS DEMÁS.

Porque el prototipo que se sirve de referencia en estos tiempos son las personalidades fuertes, las que pueden con todo, las que no se quejan y demuestran eficacia, optimismo y seguridad personal.

Lo cual nos lleva a otra dolorosa conclusión, en el momento actual en que vivimos, el sufrimiento sigue siendo un estigma. Lo cual explica, por qué hay tantas personas con depresión y por qué a día de hoy los suicidios entre personas jóvenes alcanzan tasas preocupantes. 

Como hemos dicho, sufrir en silencio, es un gran error, porque si no manifestamos las causas de nuestro sufrimiento, sobre todo a los seres queridos más cercanos, estamos cerrando todas las puertas a que nos puedan ayudar a superar el o los procesos por los que estamos pasando.

TENGAN EN CUENTA ALGO MUY IMPORTANTE LOS SERES QUERIDOS QUE NOS RODEAN “NO SON ADIVINOS” QUE QUIERE DECIR ESTO QUE SI NO VERBALIZAMOS LO QUE NOS OCURRE, NO PUEDEN SABERLO Y APOYARNOS.

Una de las claves que evita muchísimos sufrimientos “es querernos más” y querernos más implica compartir, lo bueno y lo que no es tan bueno. Esta actitud abre una puerta que posibilita afrontar lo que nos duele profundamente en compañía. 

Lo dice claramente esa frase de gran sabiduría: 

“EL DOLOR COMPARTIDO ES LA MITAD DEL DOLOR Y LA FELICIDAD COMPARTIDA, ES EL DOBLE DE FELICIDAD”.

Las consecuencias de sufrir en silencio son sumamente graves, enumerare alguna de ellas, porque saberlas, nos ayudara a evitar dicho sufrimiento.

LA PRIMERA CONSECUENCIA y más importante, es que sufrir en silencio lo único que hace es prolongar innecesariamente dicho sufrimiento

LA SEGUNDA CONSECUENCIA es que nos llenaremos de pensamientos negativos, con el riesgo de enfermedades serias, como ya hemos explicado en otros artículos.

LA TERCERA CONSECUENCIA nos llevara a perder sociabilidad, el contacto con los demás nos resultara incomodo e incluso lo rechazaremos.

LA CUARTA CONSECUENCIA como resultado de no pedir ayuda, hará que la solución o soluciones, serán mucho más costosas a nivel emocional. 


Nosotros mismos perpetuaremos el estigma. El no dar el paso, el negarnos a solicitar la atención de un profesional o de verbalizar lo que nos sucede a alguien de confianza, retroalimenta aún más la idea de que los traumas y el sufrimiento van de la mano del silencio. Y nosotros mismos estaremos perpetuando el sufrimiento.

LA CONSECUENCIA MÁS GRAVE que uno mismo no es capaz de apreciar, no es otra que tomar conciencia que el sufrimiento nos cambia. 

Transforma nuestra personalidad, convirtiéndonos en otra persona. Dejando de ser nosotros mismos, como digo lo más grave donde nos lleva el sufrir en silencio. 

COMPARTIR NUESTRO SUFRIMIENTO CON QUIEN CADA UNO DECIDA, ES LA MEJOR FORMA DE PONER REMEDIO, PARA CONSEGUIR PRIMERO NO AUTO-SABOTEARNOS Y SEGUNDO NO ALEJARNOS TANTO DE NOSOTROS, QUE NOS DEJEMOS DE QUERER...

NADIE SE MERECE SUFRIR EN SILENCIO, ASÍ QUE PONGÁMONOS MANOS A LA OBRA, SALGAMOS DE NUESTRA SOLEDAD NO ELEGIDA Y VOLVAMOS A SER NOSOTROS MISMOS, QUE COMO SIEMPRE LES DIGO, PUESTOS A SER SOLO PODEMOS SER ESO, “NOSOTROS MISMOS” PORQUE TODOS LOS DEMÁS LUGARES ESTÁN OCUPADOS.


sábado, 8 de abril de 2017

CUANDO SE NOS ENFRÍA EL ALMA…..LA SOLEDAD EMOCIONAL (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

 “NADIE ESTÁ MÁS SOLO QUE AQUEL QUE VIVE ALEJADO DE SÍ MISMO” 

El alejamiento de uno mismo se produce cuando no hacemos el proyecto de vida que decidimos hacer. Viviendo una vida que no queremos vivir y haciendo lo que no queremos hacer.

Cuando hablamos de soledad estamos definiendo el estado físico de la unidad. No estar con nadie, que nadie esté ahí contigo, en ese momento.

PERO POR EXPERIENCIA, SABEMOS QUE LA PEOR SOLEDAD NO ES LA QUE NOS PERMITE TENER MÁS ESPACIO ALREDEDOR, SINO LA SENSACIÓN DE QUE NO ESTÁS CONECTADO CON EL RESTO, QUE NO TIENES NADA EN COMÚN, QUE LO QUE DICES SUENA CON UN PROFUNDO ECO QUE NADIE RECOGE O QUE LO QUE ESCUCHAS NO TE INTERESA EN ABSOLUTO.

Y los últimos estudios sociológicos, revelan, que cada vez son mayor el número de personas que sienten este tipo de soledad, llegando a pensar que no pertenecen a este tiempo, sencillamente sienten que se adelantaron al nacer y debieron nacer en un futuro más lejano.

Estar solo no significa ser un fracasado o estar vacío. Uno puede estar solo pero lleno. Lleno de objetivos por cumplir, deseos que impulsa a la acción o simplemente lleno de silencio.

LA SOLEDAD AFECTIVA ES AQUELLA EN LA QUE SENTIMOS FRÍO EN EL ALMA Y TRISTEZA EN EL CORAZÓN, AQUELLA EN LA QUE PARECE QUE NUESTRAS INQUIETUDES NO SON LAS DE NADIE O EN LA QUE NO ENCONTRAMOS LA SINTONÍA CON EL RESTO QUE NOS ACOMPAÑAN EN EL DÍA A DÍA.

Nos sentimos atrapados dentro de nosotros mismos, en vez de experimentar serenidad y apertura, buscamos en nuestro vacío emocional, unos ojos a los que mirar o unas manos a las que agarrarnos.

La soledad afectiva o emocional tiene una raíz principal y no es otra que no estar bien con uno mismo, no manejar uno su vida, no amarse lo suficiente y sobre todo no preocuparse uno mismo por su propia felicidad.

Como sabemos que padecemos soledad afectica emocional, muy sencillo basta con observarnos cuando estamos solos y si cuando usted está solo/a no está a gusto, significa que no está en buena compañía, cuando eso ocurra, hay que meditar urgentemente los motivos e inmediatamente empezar a buscar soluciones.

La soledad afectiva emocional empieza a resolverse cuando uno se enamora de sí mismo; entonces firma un compromiso interno de solidaridad perpetuo donde el respeto y el cuidado están asegurados y sobre todo, donde se abre una puerta hacia dentro que siempre nos da paso a la felicidad.

Una vez que estamos bien con nosotros y encantados de conocernos, podemos dejar que otros empiecen la aventura de saber quién y cómo somos.

REFLEXIÓN FINAL

“SI NO SABEMOS MANEJAR LA SOLEDAD, SI NO ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A ELLA O SI LE TEMEMOS, SEREMOS PERSONAS VULNERABLES EN EL AMOR, PREDISPUESTOS A PADECER CON MÁS INTENSIDAD EL DOLOR DE UNA SEPARACIÓN, DE UNA INFIDELIDAD O DE UN RECHAZO AFECTIVO DE NUESTROS SERES QUERIDOS.

APRENDER A VIVIR CON LA SOLEDAD NO QUIERE DECIR QUE DEBAS SER UNA PERSONA AISLADA O QUE DEBAS ESTAR SIEMPRE SOLTERO/A, POR EL CONTRARIO, SERÁS UNA PERSONA FUERTEMENTE SOCIABLE Y CON LA CAPACIDAD DE LLEVAR RELACIONES SENTIMENTALES PLENAS Y SANAS, PERO BLINDADA Y PREPARADA PARA AFRONTAR MOMENTOS DE SOLEDAD.”


jueves, 6 de abril de 2017

ES UN GRAVE ERROR ACOSTUMBRARSE A LO QUE NO TE HACE FELIZ

A VECES LO HACEMOS, NOS ACOSTUMBRAMOS A LO QUE NO NOS HACE FELICES, ALGO MUY HUMANO Y LOS MOTIVOS SON MUY VARIADOS, POR COMODIDAD, POR CONFORMISMO, POR EL QUE DIRÁN, POR NUESTRAS CREENCIAS O POR PENSAR QUE SACRIFICARNOS POR LOS DEMÁS ES UNA BUENA OPCIÓN Y DESDE LUEGO NO LO ES, LA PRIMERA CONDICIÓN PARA HACER FELICES A QUIENES TENEMOS JUNTO A NOSOTROS ES PRECISAMENTE SER FELICES CON NOSOTROS MISMOS, YA QUE NADIE PUEDE DAR LO QUE NO TIENE.

La felicidad no duele y por tanto no debe oprimir, ni rozar ni quitar el aire, sino permitirnos ser libres, ligeros y dueños de nuestra vida, de nuestras decisiones, de nuestros proyectos, en definitiva dueños de nosotros mismos.

Aunque es cierto que concentrarnos en una tarea en cuerpo y alma puede darnos la felicidad, también es muy cierto que una buena parte de nosotros nos adaptamos casi a la fuerza a muchas de nuestras rutinas cotidianas, incluso siendo conscientes de que no nos hacen felices. El mundo, la vida, acontece perfecta y risueña, mientras nosotros seguimos cautivos de nuestras rutinas.

NOS ADAPTAMOS PARA SENTIRNOS SEGUROS. A medida que nos hacemos mayores y adquirimos responsabilidades de adultos, esa necesidad de sentirnos seguros sigue muy presente. Sin embargo, esa búsqueda continua de seguridad muchas veces no dirige nuestro comportamiento desde nuestra conciencia.

Por curioso que parezca, el más sensible frente a esta necesidad es nuestro cerebro. No le agradan los cambios, los riesgos ni aún menos las amenazas. Es él quien nos susurra aquello de “acostúmbrate aunque no seas feliz, porque la seguridad garantiza la supervivencia”. Sin embargo, y esto debemos tenerlo claro, el acostumbrarse no siempre no va de la mano de la felicidad; entre otras razones porque ese acostumbrarse muchas veces no se produce.

ES EVIDENTE NADIE SE PUEDE ACOSTUMBRAR A LO QUE NO LE PRODUCE SATISFACCIÓN Y FELICIDAD EN LA VIDA, AL PRINCIPIO PODRÁ PARECERNOS QUE SÍ, PERO A LA LARGA, NOS PASAR UNA FACTURA MUY DURA QUE NOS OBLIGARA A TOMAR DECISIONES.

Hay quien sigue manteniendo el vínculo de su relación de pareja sin que exista un amor real, sin que haya una complicidad auténtica ni aún menos felicidad. Lo importante para algunos es escapar de la soledad y para ello no dudan en adaptarse a la talla de un corazón que no va con el suyo.

Lo mismo ocurre a nivel laboral. Son muchas las personas que optan por mostrar lo que se conoce como “un perfil bajo”. Alguien dócil, manejable, alguien que llega a bajar méritos y estudios cuando redacta su currículum porque sabe que es el único modo de adaptarse a determinadas jerarquías empresariales.

Como decía esa frase conocida: “Adaptarse o morir, renunciar para subsistir”. Pero cuando sintamos eso debemos preguntarnos inmediatamente: ¿DE VERDAD MERECE LA PENA MORIR DE INFELICIDAD?

Para ser feliz hay que tomar decisiones. A pesar de que nuestro cerebro sea resistente al cambio y nos invite elegantemente a permanecer en nuestra zona de confort, está diseñado genéticamente para hacer frente a los desafíos y sobrevivir ante ellos. 

DE HECHO, HAY UN DATO RELACIONADO CON ESTO MISMO QUE NOS INVITA A LA REFLEXIÓN: “LA FELICIDAD NO ESTÁ EN EL EXTERIOR, SINO EN EL INTERIOR, DE AHÍ QUE NO DEPENDA DE LO QUE TENGAMOS SINO DE LO QUE SOMOS” -PABLO NERUDA-

SE NOS OLVIDA, TAL VEZ, QUE PARA SER FELIZ HAY QUE TOMAR DECISIONES, SE NOS OLVIDA QUE EL AMOR NO TIENE POR QUÉ DOLER, QUE LA SUMISIÓN EN EL TRABAJO NOS ACABA QUEMANDO Y QUE A VECES, HAY QUE DESAFIAR A TODO AQUELLO QUE NOS SOMETE Y SALIR POR LA PUERTA DE ENTRADA PARA VOLVER A RECUPERAR NUESTRO PROPIO CAMINO. ESE CAMINO QUE NOS LLEVARA A LA FELICIDAD.


miércoles, 5 de abril de 2017

EL DRAMA DE LA SOLEDAD

CADA VEZ SON MÁS LAS PERSONAS QUE SE SIENTEN SOLAS, AUNQUE TENGAN ALREDEDOR PERSONAS QUE CUALQUIERA QUISIERA TENER AL LADO. SE SIENTEN SOLAS Y NO ALCANZAN A COMPRENDER DEL TODO EL POR QUÉ.

El drama de la soledad se manifiestan sobre todo, cuando esas personas llegan a su casa y no hay nadie que tape su propio ruido es cuando más soledad sienten.

SI EN SOLEDAD TE SIENTES SOLA/O, ESTÁS EN MALA COMPAÑÍA

Sentirse solo al estar solo es terrible, es no querer escuchar lo que tenemos que decirnos y tener la sensación de ser la persona más triste del mundo. Además, es tan profundo el miedo que le tenemos al silencio que lo evitamos constantemente porque en él nos sentimos desprotegidos y vulnerables.

Hay muchas personas, como he dicho antes que están experimentado esto y puede que tú estés pasando por ello en estos momentos. Es normal y no tienes que avergonzarte: resulta tan sencillo llenarse de vacío y a todos nos da pánico la posibilidad de que llegue a nuestra vida.

LA SOLEDAD NO SIEMPRE ES MALA, SIEMPRE Y CUANDO LA ELIJAMOS NOSOTROS, NO QUE NOS SEA IMPUESTA.

A menudo, cuando vemos volar sobre nuestras cabezas la sombra de la soledad, vamos rápidamente disfrazándola para que no emerjan los miedos. O nos aislamos en nuestra melancolía. En ese estado solo se recibe dolor y se olvida, un poco o un mucho, quién se es realmente.

El primer paso indispensable para combatir ese malestar tan terrorífico, de tan mala cara y que impide disfrutar de lo que se tiene, es afrontarlo y aceptarlo. Sí, hay que ponerle nombre siempre a lo que nos pasa, así se le puede otorgar un lugar y actuar sobre ella cuando actúe como peso y no como una ayuda.  

“Sentirse solo no es lo mismo que estar solo:
Estar solo puede ser una experiencia que disfrutes, Que necesites a ratos para recuperar fuerzas o hacer algo creativo…
Pero sentirse solo y aislado es dañino para las personas;
Te vuelves menos creativo, menos inteligente, padece tu salud” 
-Elsa Punset-

La soledad no tiene por qué ser mala. Convencerse de esa afirmación es el primer paso. Es decir, estar solo puede convertirse en una gran oportunidad: pasear, viajar, leer, meditar… Quizá sea la forma más valiente de descubrirse y empezar a quererse, pues no se puede esperar que los demás ayuden cuando uno no es capaz de ayudarse a sí mismo.

EN LA SOLEDAD UNO DESCUBRE QUE NO ESTÁ SOLO

La soledad puede ser el abrazo más anhelado y está al alcance de cada uno. Los instantes de silencio son capaces de dar miedo, pero también de purificar, tranquilizar y reconfortar. La soledad que da felicidad es aquella que encuentra y acoge para que conseguir que seamos nuestra mejor compañía.

Nunca se está solo si uno no lo quiere o lo busca. Uno nace para relacionarse con los demás y, por ende, para compartir su vida con aquellos a los que tiene emocionalmente más cerca.SIN EMBARGO, DEBEMOS SER CONSCIENTES Y RECONOCER “QUE LA PERSONA MÁS CERCANA QUE TENEMOS SOMOS NOSOTROS”. Y PREGUNTARSE ¿POR QUÉ QUIERO RECHAZAR ESO?

Hay una certeza en todo esto. Y es que, al nacer, ya se es un corazón que late y que no podrá negarse a estar consigo mismo. ¿Por qué no hacerlo más fácil? La mejor manera de aguantar la soledad es recibiéndola para fortalecer el vínculo que nos une con nuestra esencia.

No estamos solos siempre que seamos conscientes que aún queda algo que nos identifica, que nos muestra que merece la pena vivir. No solo nos tenemos es que, aunque el sentimiento nos ciegue, sabemos que hay personas alrededor que merecen nuestra compañía. 

Es posible pensar que aunque está tu familia, tu mujer, tu marido, tus hijos e incluso que hay amigos, pero te sientes solo. Estamos en una sociedad que cada vez se comunica más por tecnología y que exige más tiempo para el trabajo y menos para las relaciones personales. Sin embargo, eso no significa que no nos quieran, que no estén ahí.

EN ESTE CASO QUIZÁ TU DEPENDENCIA ESTÉ COLABORANDO CON LA SOLEDAD PARA HACERTE SENTIR ASÍ: QUIZÁ SEA BUENO QUE BUSQUES LIBERTAD, ESPACIOS, AFICIONES, ETC., EN LO QUE TE SIENTAS COMPLETO SIN NECESIDAD DE COMPARTIRLO DONDE TE ENCUENTRES A GUSTO SOLO EN TU COMPAÑÍA. 

RECUERDA: “NADIE ESTÁ MÁS SOLO, QUE EL QUE VIVE ALEJADO DE SÍ MISMO”.