C.E.

C.E.

lunes, 20 de marzo de 2017

¿POR QUÉ TENEMOS SENTIMIENTOS DE CULPABILIDAD?

LA SOCIEDAD ACTUAL, DONDE VIVIMOS ESTÁ LLENA DE NORMAS, QUE NOS DICEN CONSTANTEMENTE LO QUE PODEMOS HACER, LO QUE NO PODEMOS HACER Y ÚLTIMAMENTE, HASTA COMO LO DEBEMOS HACER. 

Se nos dice que hay premios y castigos por nuestros actos. El sistema educativo que ya nos condiciona desde pequeños, está basado en ese principio de si lo haces bien “premio” y si lo haces mal “castigo” que en realidad quiere decir si haces lo que yo te mando te premiare y sino haces lo que te mando recibirás un castigo.

EL MATIZ ES QUE LAS NORMAS QUE DEBEMOS CUMPLIR NO CUMPLEN NINGÚN CRITERIO MORAL NI DE IGUALDAD, LA EVIDENCIA DE ELLO ES QUE LAS NORMAS NO SON IGUAL PARA TODOS NI TODOS TIENE EL MISMO CASTIGO AL INCUMPLIR UNA MISMA NORMA.

Quizá la norma que todos deberíamos seguir es vivir respetando la vida de los demás y no hacer nunca a nadie, aquello que no queremos que nos hagan a nosotros. Si aplicásemos esta norma no cabe duda que el mundo sería mucho mejor de lo que es.

Y CUANDO COMETEMOS UN ERROR O HACEMOS ALGO CONTRARIO A ESAS “NORMAS” O SIMPLEMENTE DEJAMOS DE HACERLO, APARECE EL SENTIMIENTO DE CULPA. COMIENZAN ENTONCES NUESTROS PROBLEMAS.

En cualquier ambiente en el que nos movemos nos encontramos con normas. En la familia, el trabajo, la escuela, el ocio. En todo momento nuestras decisiones pasan por esa especie de código de comportamiento encargado de diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Una moral que nos acompaña desde que nacemos y que se acentúa cuando nos hacemos adultos y nos integramos en la sociedad 

LO IDEAL ES NO DEJARNOS INVADIR POR EL SENTIMIENTO DE CULPA. Es bueno reconocer los errores, hacer una reflexión, aprender. PERO NO ES CORRECTO CARGAR CUALQUIERA QUE SEA LA CULPA TODA LA VIDA. Porque nadie sería capaz de crecer personalmente y alcanzar sus metas. Si hay algo peligroso es un sentimiento de culpa tan fuerte que termine gobernando nuestras vidas.

No te juzgues tan severamente, ni permitas que los demás sean tus verdugos, porque las normas están dictadas por unos pocos, para manejar a unos muchos.

En numerosas ocasiones, cuando hacemos algo estamos pendientes de la aprobación social (el miedo al qué dirán). Muchas veces no somos capaces de dar un solo paso sin tener en cuenta lo que digan los demás. Dando lugar a una dependencia de lo que los demás opinen, que nos conduce a una pérdida de libertad y creatividad. Y nuestra vida, en vez de ser motivo de alegría y felicidad, se transforma en un lugar incómodo y previsible. Nos aislamos, no nos atrevemos a dar ninguna clase de opinión y hacemos todo lo posible para pasar lo más desapercibidos posible.

La situación se agrava un poco más, cuando defraudamos a alguien o a nosotros mismos. Sin importar quién tiene la razón, se nos obliga a asumir una culpa que nos conduce la mayoría de los casos a juzgarnos de una manera dura con lo cual la confianza en nosotros y la autoestima se resienten.

Y en alguna ocasión son otros quienes nos imponen de forma arbitraria una sanción injusta y desproporcionada, produciéndonos sentimientos de indignación, rabia e impotencia.

Todos tenemos derecho a asumir las equivocaciones y aprender de ellas, por eso para que una culpa no se convierta en un obstáculo ni en una carga que arrastrar que te impida avanzar es necesario que entiendas que nadie tienen poder sobre ti. Si te equivocas pide perdón, si se equivocan contigo perdona Deja que la culpa se quede en el pasado y sigue tu camino.

Si bien es necesario recordar para no cometer las mismas equivocaciones, también es cierto que nadie puede crecer arrastrando ese lastre de lo que pudo haber sido y no fue. Tal vez uno de los errores más frecuentes es quedarnos anclados en el pasado. Entender la culpabilidad como una condena, que nos lastra y nos vuelve personas frustradas.

“Somos una construcción en el tiempo y en el espacio. Nuestra vida es muy corta comparada con las distancias que hay en el universo. Aquí medimos el paso del tiempo en segundos, minutos y horas. Luego en días en noches. Y terminamos con ciclos de semanas, meses y años. La tierra no es más que un pálido punto azul en un infinito de tiempo, como lo describió” CARL SAGAN.

SI MIRAMOS EL PASADO DE MANERA CONSTRUCTIVA, EL SENTIMIENTO DE CULPA DESAPARECERÁ Y LOGRAREMOS SEGUIR NUESTRA EVOLUCIÓN DE FORMA CORRECTA. ES LA ÚNICA FORMA DE MADURAR. SI POR EL CONTRARIO DEJAMOS QUE ESE PASADO NOS ACORRALE Y SE IMPONGA EN NUESTRO PRESENTE, NO TENDREMOS POSIBILIDADES DE AVANZAR.

SOMOS ARTÍFICES DE NUESTRO DESTINO PORQUE EL FUTURO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS. LA CULPABILIDAD ES ALGO TOTALMENTE SUBJETIVO, DEPENDE DE LAS CREENCIAS DE CADA UNO, LA SOCIEDAD DONDE NACE Y LA EDUCACIÓN QUE RECIBE, NO SOMOS CULPABLES DE NADA, PERO SI RESPONSABLES DE TODOS NUESTROS ACTOS. 

SOMOS RESPONSABLES NO CULPABLES.


1 comentario:

  1. Coincido en muchos puntos contigo, es mas algunas de las cosas que dices se las explico yo a mi novia....supongo que habrás llegado a esas conclusiones enfrentando tu mente a los convencionalismos y cadenas sociales autoimpuestas, como yo. He elegido un camino muy duro, alejarme del rebaño, pero cada cosa que ago por mi mismo, sabe a gloria. Saludos

    ResponderEliminar