C.E.

C.E.
....

viernes, 7 de octubre de 2016

CREER EN UNO MISMO ES LA MEJOR FORMA DE CREAR

“NADA OCURRE SIN HABERLO PREVIAMENTE IMAGINADO”. CARL SANDBURG.

¿ACASO QUEDA ALGUNA DUDA DE QUE TODO LO QUE HOY “SOMOS EN LA VIDA” SE DEBE A QUE, EN ALGÚN MOMENTO DE LA MISMA, LO PENSAMOS, LO IMAGINAMOS Y CREÍMOS QUE ASÍ SERÍA? NUESTRO GRADO DE DESARROLLO, NUESTRO NIVEL DE FORTUNA, NUESTRA POSICIÓN PROFESIONAL, NUESTRO MODELO DE PAREJA, AMIGOS Y RELACIONES... SON COMO SON PORQUE ALGÚN DÍA HACE MUCHO TIEMPO, IMAGINAMOS JUSTAMENTE QUE ASÍ SERÍA.

Soñar despierto es algo más que una fantasía. En realidad, es una forma de crear futuro. El arte de construir imágenes mentales, acerca de lo que uno quiere vivir, no sólo puede ser algo grato, sino que además es una “energía mental” cargada de poder creador. En realidad, el hecho de imaginar unido al trabajo y el esfuerzo, en desarrollar lo imaginado, es poner los cimientos del logro.

El ser humano dispone de una capacidad extraordinaria de reinventarse a sí mismo. Y conforme conocemos mejor las potencialidades de nuestra mente, sabemos cómo aprovechar la carga creadora de nuestros brotes de emoción. Conviene aprovechar la fuerza motriz de los chispazos intuitivos para, a continuación, elaborar inteligentemente nuestro destino.

Las imágenes mentales alimentadas por el sentimiento y la intuición suponen el cliché vital de nuestra futura experiencia. Sin embargo, cuando uno imagina su vida futura, debe revisar sus creencias limitadoras acerca de lo que cree poder y merecer. Recordemos que uno merece todo lo que sea capaz de imaginar y sentir. Y el merecimiento es el fruto de la confianza en uno mismo, sumado a la fuerza de voluntad para conseguirlo.

El éxito ocurre cuando logramos nuestros objetivos pero, ¿acaso solemos crearnos objetivos? En caso afirmativo, recordemos que si además ponemos por escrito los mismos, reforzaremos intensamente nuestro inconsciente en la dirección imaginada. ¿Conocemos realmente nuestros objetivos?, ¿sabemos qué queremos de la vida? Si se da el caso de que deseamos algo que hoy nos parece difícil e incluso casi imposible, no saboteemos tales sueños. Recordemos que si de verdad deseamos algo es porque tal guión, de alguna forma, está en nuestro camino.

En el fondo, lo intuimos como posible sabiendo que las limitaciones tan sólo están en nuestra mente. Tengamos coraje y eliminemos el temor a la frustración que pareció acompañar algunos deseos del pasado. Confiemos que tras conformar nuestros sueños, la propia mente profunda encontrará el camino para construir avenidas neuronales hacia la experiencia.

El hecho de ser capaces de crear supone la obra de arte más importante de nuestra vida. Construyamos nuestra personalidad con las cualidades y los valores más sabios que seamos capaces de visualizar. El límite no existe, tan sólo lo ponen nuestras creencias limitadoras.

Primero soñémonos felices viviendo serenos y lucidos, y tras el guión fundamental, vayamos poco a poco poniendo los detalles. Si deseamos recrearnos en la tecnología del logro, convirtamos cada imagen en palabras y escribamos un documento al Universo describiendo nuestra vida futura como si todo lo que uno desea estuviera ya realizado. A los pocos años, nos sorprenderemos de la energía materializadora con que el Universo opera.

Para crear inteligentemente nuestro destino, conviene inspirarse en la opción más sabia de uno mismo. Si somos capaces de reconocer y admirar facetas óptimas de otros, es que, de alguna forma, están en nosotros.

DESARROLLEMOS EN PLENITUD LA ESENCIA DE NUESTRA PERSONA Y NOS SORPRENDEREMOS DE LA AMABLE INGENIERÍA CON QUE EL UNIVERSO APOYA NUESTRA VOLUNTAD. NUESTRA CONCIENCIA CREA REALIDAD. ES POR ELLO QUE PARA REINVENTARNOS, PODEMOS ELEGIR CON NUESTROS PENSAMIENTOS, LO QUE NOS VA A SUCEDER.


No hay comentarios:

Publicar un comentario