C.E.

C.E.

lunes, 31 de octubre de 2016

SABIDURÍA ES VALORAR TODO LO BUENO QUE TENEMOS EN NUESTRA VIDA

LOS SERES HUMANOS EN NUMEROSAS OCASIONES DAMOS VALOR A LAS COSAS, CUANDO LAS PERDEMOS, ESTO ES DEBIDO A QUE NUESTROS PROCESOS MENTALES ESTÁN VIAJANDO CONSTANTEMENTE EN EL TIEMPO, IMAGINANDO CÓMO VAN A SER NUESTRAS VIDAS EN UN FUTURO O ANALIZANDO CÓMO FUERON EN NUESTRO PASADO.

Valorar a nuestros seres queridos, nuestros logros, las pequeñas y grandes muestras que nos ofrece la vida de su grandeza en el momento que las vivimos nos permitirá estar en sintonía con la verdadera felicidad, no sirve de mucho esperar que algo especial ocurra en nuestras vidas, lo más importante es disfrutar de lo que tenemos justo en el momento que lo estamos viviendo.

Disfrutemos de nuestros seres queridos, hoy estamos junto a ellos pero mañana no sabemos, demos todo el amor que tengamos reservado para una ocasión especial, un cumpleaños, la celebración de un logro, un día señalado.

NO ES NECESARIO ESPERAR PARA HACER SENTIR ESPECIAL A ESA PERSONA QUE OCUPA UN ESPACIO IMPORTANTE EN NUESTRO CORAZÓN.

Pocas cosas son seguras en la vida, por no decir ninguna, lo único seguro es el cambio y ese cambio puede ser tan rápido que no tengamos más oportunidades para poder dar ese amor que solo lo manifestamos en ocasiones especiales, a nuestros seres queridos.

Una palabra bonita, un apoyo que podamos considerar insignificante, un cálido abrazo, un mensajito, una opinión para resolver un problema o sencillamente un buen oído o un hombro que soporte un llanto son demostraciones de afecto que podemos dar a nuestros amores en cualquier momento, no hay nada más hermoso que los que te quieren te sientan cercano y te escuchen decir que los quieres, pero muchas veces cuando nos decidimos a hacerlo, sencillamente ya es tarde.

Puedes atesorar bienes materiales que pueden ser repartidos cuando ya no estés, pero el amor que dejes de dar, las vivencias que dejes de tener, la ayuda que no prestes, esas no las podrán heredar. Aprovecha tus días y los días de las personas que quieres, es mucho más importante que tu hijo te cuente lo que hizo en el colegio, escuchar a tu pareja, ir a ver a tus padres que revisar lo que ponen los demás en Facebook o lo que dice Twitter o la foto que colocó tu vecino en Instagram.

El tiempo no se recupera, todo es transitorio y el ser humano no se salva de esa condición, establece prioridades y que en ellas estén tus seres queridos, los que dan sentido a tu vida, el trabajo puede ser interminable, y siempre tendrás cosas que hacer. Distribuye tu tiempo de forma tal que te permita disfrutar de tu familia, de tus amigos, de las cosas que te gustan, dile a esa persona especial cuánto le aprecias, si tienes una vista agradable desde tu ventana, tómate un minuto y contémplala, si te toca madrugar aprovecha dedica un minuto a sentir el amanecer, esos son los detalles que al final cuentan… 

¿PARA QUÉ QUEREMOS EL TIEMPO SI NO ES PARA INVERTIRLOS EN ACTIVIDADES QUE NOS HAGAN FELICES A NOSOTROS Y TODOS CUANTOS NOS RODEAN?

VALORA CADA UNA DE LAS COSAS BUENAS PRESENTES EN TU VIDA, DA GRACIAS PORQUE ESTÉN.

NO LAS OBVIES, PORQUE LO QUE HOY NO VALORAS PUEDE SER LO QUE MÁS EXTRAÑES EL DÍA DE MAÑANA. NO LO DUDES VALORAR TODAS LAS COSAS BUENAS QUE LLENAN TU VIDA ES UN SÍNTOMA INEQUÍVOCO DE TÚ SABIDURÍA.


sábado, 29 de octubre de 2016

LA FELICIDAD DE SENTIRNOS BIEN (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

NOS HAN ENSEÑADO QUE DEBEMOS DEPOSITAR NUESTRA CONFIANZA, PARA RESOLVER NUESTRAS DUDAS, EN LOS MÁS ERUDITOS. Nos hicieron creer que cuanto más sepa uno es más feliz por entender mejor los procesos de la vida y de las cosas y por ser más capaces de reaccionar con lógica y sensatez ante las adversidades y problemas. 

Pensábamos que el sabio era el que conocía profundamente el latín, el álgebra y cualquier disciplina de las que su nombre asusta. Y sin duda, recurríamos a su conocimiento para desentrañar lo que parecía no tener solución.

Hoy sabemos que la capacidad de ser feliz en la vida, nada tiene que ver con la cantidad de datos que uno tiene en su cabeza, nada incluso con el nivel de vida que lleguemos a alcanzar, nada tampoco con el coeficiente intelectual que los test nos otorguen.

PORQUE LO QUE REALMENTE NOS PROPORCIONA FELICIDAD ES ESTAR BIEN POR DENTRO, SENTIRNOS SEGUROS Y TRANQUILOS, PERO SOBRE TODO SABER QUE NOS AMAN, SENTIRNOS AMADOS Y AMAR.

Sentirnos bien equivale a saber gestionar las emociones, a controlar los impulsos que nos precipitan a los desastres de la conducta y a dejar libre la expresión del corazón para que podamos dar y recibir el amor que nos merecemos.

Sentirnos bien equivale a saber priorizar lo verdaderamente importante de lo accesorio, ser conscientes de la importancia de las personas sobre las cosas y asumir que en realidad hay muy pocas cosas por las que merezca la pena enfadarnos, preocuparnos y desesperarnos.

El nivel de felicidad en nuestra vida, se mide por la capacidad de emocionarnos con lo más sencillo, de entusiasmarnos con aquello que para otros pasa desapercibido y de entregarnos a lo que conmueve nuestro corazón aunque no pueda rentabilizarse en términos económicos.

Felicidad significa tener sensaciones únicas cuando un hijo deposita su beso en nuestra mejilla, cuando una mano amiga aprieta la tuya en señal de apoyo o cuando el amor de tu vida, aunque no sea para ti, te recuerda.

Sensaciones inigualables producidas por las notas de una sintonía que llega directa al corazón o por las imágenes que entran en nuestra retina provocando una explosión de recuerdos o impresiones capaces de fundir de un solo golpe toda desesperanza.

TODOS PODEMOS GOZAR DE UNA FELICIDAD SÓLO NUESTRA, ÚNICA E INIGUALABLE. AQUELLA QUE HAYAMOS CONSTRUIDO CON NUESTRAS ACCIONES Y DECISIONES EN NUESTRO DÍA A DÍA.

TENIENDO SIEMPRE PRESENTE QUE NO HAY MAYOR FELICIDAD, QUE HACER FELICES A TODOS AQUELLOS QUE NOS RODEAN.


jueves, 27 de octubre de 2016

EVITAR EL SUFRIMIENTO

EN LO QUE TODOS LOS SERES HUMANOS ESTÁN DE ACUERDO ES QUE NINGUNO QUIERE SUFRIR, TODOS DESEAMOS EVITAR LOS SUFRIMIENTOS Y RECORDEMOS QUE EL DOLOR ES INEVITABLE, PERO EL SUFRIMIENTO ES OPCIONAL Y EN NINGUNO DE LOS CASOS NOS SIRVE PARA NADA.

DECÍA SENECA “SUFRIR ANTES DE TIEMPO, ES SUFRIR DOS VECES” y es cierto, la gran mayoría de veces, como demuestran varios estudios hechos al respecto, el ser humano sufre por cosas que no le van a suceder nunca.

COMO DICE EL REFRANERO CASTELLANO: “NOS PONEMOS LA VENDA ANTES DE LA HERIDA”.

Nos aferramos a las cosas, a las personas, a la casa, al coche, a aquella chaqueta que nos queda tan bien hoy, a la entrada del cine de aquella película en la que fuiste en compañía de alguien muy especial…y a tantas y tantas cosas.

No queremos sufrir. Huimos del sufrimiento siempre y, sin embargo, estamos propiciándolo a cada instante. Lo llamamos nada más que usamos el apego, y si somos sinceros debemos reconocer que lo usamos mucho, demasiado diría yo.

Nos han enseñado a retener, a mantener una estructura fija en la que existan los menores cambios posibles. A conservar rutinas, a estar aburridos con lo que en realidad nos da seguridad, pero seguro no hay nada es solo una ilusión. Todos sabemos que la vida nos cambia en un segundo.

Todos los seres humanos estamos cambiando desde que nacemos. Todo se mueve siempre en un reajuste perpetuo en el cual pretender que las cosas sigan igual no tiene sentido.

Basta con mirar hacia atrás unos años y percibir los cambios en nosotros y en quienes nos rodean.

Lo cierto es que cuanto menos apegados estemos menos sufrimiento experimentaremos. Es muy fácil decirlo lo sé, pero que difícil llevarlo a la práctica.

No quisiéramos que nada cambiase. Tenemos la percepción de que si las cosas cambian va a ser todo peor. Nos parece que estamos en un punto en el que sin estar genial, no estamos mal. Y retenemos y sujetamos. Sentimientos, personas, cosas, lugares…todo lo quisiéramos tener plasmado como en una foto.

Lo queremos quieto inamovible. Pero la vida es ánima, alma, movimiento, recorrido, camino y trayecto. Y en ello nunca puede haber quietud.

Fijaos en el ejemplo del agua, que es vida, pero si se queda quieta, se estanca y ya no sirve.

Si lográsemos distanciarnos de las situaciones podríamos observarlas. Observar significa establecer un espacio entre lo que observo y yo mismo. Una dimensión en la que puedo abrirme a mirar de nuevo con otros ojos y a poder decidir; si hablo, si opto por el silencio, si me retiro o si intervengo e incluso si permanezco quieto y espero tiempos mejores.

La mayoría de las veces nos falta distancia y nos falta fijar la atención, en lo importante, en el fondo de las cosas no en la forma.

Si nuestra atención está todo el tiempo sobre algo en concreto le damos vida y le colocamos en un lugar preferente que nos ocupará por completo. Si desviamos hacia otro lado, lo que nos preocupa, lo que nos inquieta o lo que nos entristece dejará de estar en nuestro punto de mira y no lo estaremos retroalimentando constantemente, nuestra energía se centrara en la solución no en lamentarnos del problema.

Debemos ejercitar el arte de soltar, de pasar página, de cerrar etapas, sino lo hacemos así, nos estaremos obligando nosotros mismos a llevar una mochila demasiado pesada a nuestra espalda y llena de cosas que ya no nos son útiles. Impidiéndonos avanzar y caminar correctamente. 

POSIBLEMENTE, UNA CLAVE SEA, ELEGIR BIEN DÓNDE COLOCAMOS NUESTRA MENTE, NUESTRA ATENCIÓN. Y ÉSTA DEBE ESTAR EN LO MOVIBLE, EN LO QUE CAMBIA, EN LA VIDA REAL QUE ES EL PRESENTE. EL PASADO ES ESO PASADO Y EL FUTURO NO ES MÁS QUE UN PRESENTE CONTINUO.

SI ALGO TE MOLESTA, TE OBSESIONA O TE PREOCUPA…DALE ESPACIO, DÉJALO FUERA DE TU PERSPECTIVA, COLOCA LA ATENCIÓN EN OTRO LADO Y OBSERVA LOS RESULTADOS.

QUIZÁ OTRA DE LAS CLAVES SEA “NO DEJARNOS POSEER, POR LO QUE POSEEMOS”. Y ENFRENTAR LOS PROBLEMAS CUANDO LLEGAN, NO ANTES DE QUE SUCEDAN.


lunes, 24 de octubre de 2016

NOS PASE LO QUE NOS PASE….TODO PASA

AL PRINCIPIO SOMOS COMO NIÑOS ANSIOSOS. QUEREMOS QUE TODO LLEGUE LO ANTES POSIBLE, SOÑAMOS CON DEVORAR EXPERIENCIAS, CON EXPRIMIR LA VIDA. MÁS TARDE LLEGAN LOS TRIUNFOS, LAS DESILUSIONES, LAS PIEDRAS EN EL CAMINO… NO OBSTANTE, DE ESO TRATA LA VIDA, DE APRENDER, AVANZAR, DE ASUMIR CAMBIOS Y SER HUMILDES EN TODO ESE MARAVILLOSO TRAYECTO VITAL.

¿Quién no ha querido alguna vez que algo llegue lo más pronto posible? ¿Y quién no ha deseado en alguna ocasión que un momento fuera eterno, que el tiempo se detuviera ahí mismo? Y cuando las cosas no nos van bien ¿Quién no ha deseado que todo pase rápido?

No importa, porque los buenos momentos siempre se quedarán impresos en nuestra memoria. El ser humano, está hecho de recuerdos y nos pasamos gran parte del día y de la vida evocando buenos y malos instantes.

Admitir que nuestra vida discurre un poco más cada día y que avanza con un ritmo que nadie puede detener, es sin duda algo que nos asusta y que nos obliga a reflexionar.

Todos somos breves inquilinos es este mundo lleno de cosas maravillosas. No hay que tenerle miedo a los años, sino a la vida no vivida, a los años vacíos huecos de emociones, de triunfos y por qué no, también de fracasos nunca experimentados. Esos de los que tanto aprendemos.

Reflexionemos sobre este avanzar de nuestra existencia, hablemos de esos aspectos permanentes que debemos cuidar cada día para llevar una vida más plena.

EN LA VIDA TODO CAMBIA, EXCEPTO LAS ESENCIAS

En efecto, podríamos decir que en esta vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No obstante, hay algunas cualidades y virtudes que deben estar siempre presentes en nuestro interior:

Tú autoestima, tu necesidad por aprender e ilusionarte El amor, el respeto, la dignidad, la ayuda a los demás y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento personal, deben ser pilares esenciales en el día a día, la energía que guie con fuerza nuestro camino, sea cual sea.

Hay veces en que en esta extensa aventura vital, declinamos muchos de estos aspectos y lo dejamos en manos de otras personas.

Y si bien todo es justificable si los sentimientos son intensos, hay que saber mantener el equilibrio. Ofrecernos a los demás hasta el punto de olvidar nuestras necesidades, nos hará caer tarde o temprano en la frustración, y por tanto dejaremos de avanzar.

Cuando pierdes tu capacidad por ilusionarte, cuando tus días están aferrados a la preocupación o la insatisfacción, tu vida ha dejado de avanzar. El peso que acumulas te impide caminar llevándote al sufrimiento.

OTRO ASPECTO IMPORTANTE A LO LARGO DE NUESTRA VIDA QUE DEBEMOS CUIDAR, ES NUESTRA ESCALA DE VALORES. DONDE RESIDE EL RESPETO A UNO MISMO Y A LOS DEMÁS, LA HONESTIDAD, LA SINCERIDAD, EL AMOR HACIA LOS DEMÁS……

Evidentemente dentro de este trayecto por la vida, todos iremos haciendo cambios en nuestra personalidad y en nuestra escala de valores de acuerdo a las experiencias vividas. Y todo será sin duda para bien porque forma parte del proceso de aprendizaje y de crecimiento.

No tengas miedo a los cambios, ni siquiera tengas miedo a hacer cambios equivocados porque estos son los que nos sirven para avanzar con un poco más de sabiduría cada vez, de acuerdo a las experiencias vividas.

El amor que sentimos por los nuestros amigos, por nuestra familia, por nuestra pareja por nuestros hijos, son también fundamentales en nuestra esencia de vida.

Ahora bien, el amor no es una entidad estable en el tiempo. También el amor se trasforma y se adapta. Aunque no cambie en esencia, si en su forma de manifestarlo, porque todos nuestros seres queridos al igual que nosotros van cambiando en el transcurso de la vida.

Todos los momentos que vamos vivenciando en nuestra vida van a exigir nuestra dedicación, nuestra sabiduría y la capacidad de ir integrando el conocimiento que nos aportan, para nuestra evolución correcta como seres humanos.

COMO ASUMIR LOS CAMBIOS CON SABIDURÍA:

Tú eres TU prioridad, el protagonista de tu vida y eres LO MÁS importante dentro de tu mundo. Recuerda que todo está dentro de ti y que no puedes ser feliz, ni compartir esa felicidad, sino estas bien contigo mismo y siendo tú.

Nunca dejes de cuidar a ese “niño interior“. Debes ilusionarte por ti y por la vida, ser espontáneo dentro de toda la sabiduría que has adquirido. Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete. 

No te ancles a los errores del pasado ni te alimentes de lo que pudo ser y no fue, vive el presente mirando hacia el futuro, el tiempo pasado nunca regresa.

PERIÓDICAMENTE REVISA Y SIENTE SI ERES FELIZ, SI LO ERES DISFRUTA Y SI NO ERES FELIZ, PÁRATE UN INSTANTE Y PREGÚNTATE QUE ME IMPIDE SER FELIZ, QUE ME FALTA PARA SER FELIZ E INCLUSO QUE ME SOBRA PARA SER FELIZ.

Y UNA VEZ CONTESTADAS TUS PREGUNTAS, SE FELICIDAD Y ESPARCE ESA FELICIDAD DONDE VAYAS Y CON QUIEN ESTÉS.


sábado, 22 de octubre de 2016

CUANDO EL ALMA GRITA…….NO PUEDO MÁS (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

Yo creo que a todos los seres humanos en algún momento de su vida su esencia, su espíritu, su alma les ha dicho: no puedo más.

CADA COSA QUE HEMOS EXPERIMENTADO, FORMA PARTE DE TODO NUESTRO PROCESO DE EVOLUCIÓN SOBRE ESTA TIERRA. PORQUE SOMOS LO QUE HEMOS VIVIDO. CADA CIRCUNSTANCIA NOS HA HECHO MÁS FUERTES O MÁS DÉBILES, MÁS SENSIBLES O MÁS DUROS, MÁS ALEGRES O MÁS TRISTES, MÁS IMPULSIVOS O MÁS CONSCIENTES, MÁS DESCONFIADOS O MÁS CREYENTES, MÁS SABIOS… MÁS HUMANOS Y MÁS ESPIRITUALES.

Y AL FINAL, SOMOS EL RESULTADO DE NUESTRAS DECISIONES.

EL CANSANCIO DEL ALMA CUANDO LLEGA Y NOS TOCA LO RECONOCEMOS FÁCILMENTE, EMPIEZA POR UNA GRAN SENSACIÓN DE VACÍO Y A CONTINUACIÓN SURGE LA PREGUNTA ¿QUÉ HAGO AQUÍ? Y LUEGO LA DUDA ¿IGUAL ESTE NO ES MI SITIO?

EL CANSANCIO DE ALMA NO ES POR UNA SOLA CAUSA ES LA SUMA DE MUCHAS PEQUEÑAS CAUSAS QUE SE VAN QUEDANDO SIN DARLE SOLUCIONES, POR MIRAR FUERA EN VEZ DE HACIA DENTRO Y SABEMOS QUE ESE CANSANCIO HA LLEGADO PORQUE LO QUE SE HA CANSADO ES LA ILUSIÓN, LOS SUEÑOS, LAS GANAS DE VIVIR, LAS GANAS DE AMAR E INCLUSO LAS DE SER AMADO… NOS SENTIMOS TREMENDAMENTE SOLOS Y NADA NOS RECONFORTA, NO ENCONTRAMOS SALIDA, NO SABEMOS CÓMO REPARAR EL ALMA.

El alma se cansa por acumulación, se cansa cuando el vaso rebosa, porque no le hemos prestado atención mientras se estaba llenando.

Se cansa de ceder y ceder

Se cansa de buscar y no encontrar

Se cansa de dar y nunca recibir

Se cansa de escuchar y no sentirse escuchado

Se cansa de amar y no ser amado

Se cansa de callar por no molestar

Se cansa de vivir la vida de otros y no la suya

Se cansa de no ver la salida

Se cansa de llorar en silencio

La lista de situaciones, experiencias y sucesos por lo que se nos cansa el alma es interminable, personal e intransferible y distinta a otro ser humano. En definitiva uno se cansa hasta de sentirse cansado.

CUANDO SE NOS CANSA EL ALMA, NOS SENTIMOS VACÍOS, SOLOS, DESAMPARADOS, VULNERABLES, TRISTES Y DESMOTIVADOS.

Es un dolor que nos cuesta mucho identificar y para el que no tenemos número de emergencia. Es el producto de ciertas huellas en ese camino que llamamos vida, que oprimen el pecho, produciendo un dolor enorme y profundo, así es el dolor del alma. 

 Algunos de los síntomas pueden ser: 

• Nos sentimos perdidos, abatidos y extremadamente tristes 

• Creemos estar solos 

• No conseguimos un sentido a lo que ayer sí lo tenía 

• Nos preguntamos por qué nos pasa esto, en vez de preguntarnos para qué está sucediendo 

• Pensamos que nadie nos puede ayudar y que no hay salida 

• Nos sentimos perdidos 

• Damos por hecho de que el dolor será eterno 

• Nos da vergüenza asumir que hemos tocado fondo y que no tenemos las herramientas para salir de este trance 

• No sabemos cómo canalizar las emociones y nos volvemos agresivos o nos aislamos 

• Nos sentimos bloqueados

Cuando el alma llora, cuando grita que no puede más, no sabemos cómo transformar y manejar el problema para sanarlo. Y no lo sabemos, porque nunca nadie nos ha enseñado que nuestro espíritu también forma parte de nuestro Ser aunque no podamos palparlo como un órgano más.

Si supiésemos mantener a salvo nuestra pequeña porción de vitalidad podríamos recurrir a nuestra despensa particular y sacar un pedazo. A veces con poco basta. Otras es necesario vaciar toda la despensa, para rescatarnos del desastre. Lo que sí es seguro es que la solución, como el problema está en nosotros. A nadie le pueden sacar de su escondite si no quiere ser visto. A nadie le pueden inyectar pasión si su corazón está vacío. A nadie impeler a la acción si su movilidad es inexistente.

Es difícil reaccionar cuando uno está abajo porque la fuerza que nos acompaña cuando el alma sonríe no aparece cuando necesitamos un abrazo. Pero de cualquier forma aunque lo que nos rodee nos sea propicio y todos nos quieran ayudar, la mejor ayuda está en la propia sabiduría. En libar el néctar del espíritu puro que nos constituye; en ponernos en relación con el centro mismo del corazón para pedirle ayuda.

Existen otras fuerzas que nos acompañan, invisibles tal vez, pero no intangibles. Podemos verlas con los ojos de la intuición que siente en otro plano sensorial e identificar las señales que nos indican el camino a seguir, para encontrar la salida. 

Cuando a pesar de todo uno se ve incapaz de remontar sus propias carencias, cuando realmente las fuerzas no nos asisten y el corazón se resiste a seguir el ritmo habitual…entonces no tenemos más remedio que acudir a los que se han ido y nos protegen desde el otro lado de la orilla. No hay más remedio que entonar un cántico de ayuda alertándoles de nuestra necesidad; el resto está hecho porque su respuesta es siempre un cabo resistente al que asirnos.

Remontar se convierte así en un camino que debemos construir nosotros mismos…poco a poco, no importa el tiempo. Solamente importa lo que día a día ganemos a la desesperanza y la gran sonrisa que iremos dibujando en nuestro rostro para regalárnosla al mirarnos al espejo.

LA SOLUCIÓN VIENE DE LA MANO DE PARAR, MEDITAR Y HACER LOS CAMBIOS NECESARIOS, PARA RECUPERAR EL SER NOSOTROS MISMOS, QUE POR DIFERENTES CIRCUNSTANCIAS A LO LARGO DE LA VIDA NOS ALEJAMOS DE ESE CAMINO QUE HEMOS VENIDO A RECORRER. EL CAMINO DEL AUTO-CONOCIMIENTO, EL CAMINO DE HACER LO QUE SENTIMOS Y PENSAMOS.

EN LA MEDIDA QUE NO HACEMOS LO QUE SENTIMOS Y PENSAMOS NOS ALEJAMOS, DE NOSOTROS, DE NUESTRO PROYECTO DE VIDA, DE AQUELLO QUE DECIDIMOS HACER CUANDO TOMAMOS LA DECISIÓN DE VOLVER A ESTE MUNDO.

EL ANALGÉSICO PARA EL ALMA, ES EL “DARTE CUENTA” DE QUE EXISTE.




viernes, 21 de octubre de 2016

PARA VENCER LOS MIEDOS….NADA MEJOR QUE CONOCIMIENTO

EN LA VIDA NO HAY COSAS QUE TEMER. SÓLO HAY COSAS QUE COMPRENDER. UNA DE LAS DEFINICIONES DE MIEDO MÁS EXTENDIDA ES: “EL MIEDO ES DESCONOCIMIENTO”. TEMEMOS TODO AQUELLO QUE DESCONOCEMOS, LO QUE DA LUGAR A ESA FRASE TAN COLOQUIAL DEL “MIEDO A LO DESCONOCIDO”.

Todo ser humano cuando atraviesa una tormenta emocional, le deja lleno de dudas y miedos y se pregunta. ¿Cuál es la naturaleza del miedo?, ¿qué es eso tan poderoso que puede desencadenar la más terrible angustia en nuestra existencia?” Las investigaciones de la mente nos indican que el miedo está basado en la memoria de dolor. Se trata de un estado mental que se conforma en base a un registro de dolor que nuestra memoria posee archivado y que es “proyectado” al futuro que nos amenaza con su posible repetición. 

“LOS DOS GRANDES FRENOS DEL SER HUMANO SON LOS MIEDOS Y LAS CREENCIAS”.

Además del miedo personal, existe un miedo global al mundo. Se trata de un sentimiento que nace al permitir discursos amenazadores acerca de lo inseguro que es este planeta como plataforma del vivir. Frases y decretos tales como: las cosas van de mal en peor... otro muerto, otra guerra, otra empresa que cierra, la bolsa se viene abajo... logran crear en la corriente mental una carga contracciones tóxicas que, tarde o temprano, somatizan en el cuerpo, a la vez que nos vuelven conformistas y cómodos.

En realidad, desde una visión transpersonal, los hechos son neutros, la clave está en las interpretaciones que nuestra mente realiza acerca de los mismos. Lo que es bueno para unos, es una maldición para otros. Y al revés, cuando un suceso perjudica a unos, existen otros que sacan provecho del mismo. Cuando un acontecimiento hiere en una de las partes de nuestro yo, el mismo hecho puede, a su vez, estar sanando a otras.

La vida es un equilibrio complejo entre el derecho y el revés. Cara y cruz de la moneda tejen la trama que nuestra mente interpreta. Se trata de comprender que cuando lleguen las pesadillas, se puede dar la vuelta al calcetín y elegir la interpretación más óptima. Sin embargo, sabemos que hasta el acontecimiento que parece más triste, trae sinuosamente aparejado cambios que conllevan crecimiento y apertura.

El hecho de aceptar “lo que hay”, produce una gran paz en el alma. Desde que somos bebés, sabemos que el dolor forma parte del juego del crecer. Sin embargo, esto no determina que permitamos la elaboración de discurso negativos de nuestra mente. Cuando se sienta miedo, obsérvense las memorias que maneja nuestra mente y, en seguida, procedamos a construir una opción más sana. Se trata de momentos en los que lo nuevo quiere florecer.

El miedo debemos sustituirlo por precaución ya que esta, nos protege de lo que puede suceder y nos conduce a la acción neutralizadora de aquello que sentimos como amenaza. Por el contrario, el miedo patológico que parece carecer de solución, nos paraliza y bloquea, generando pensamientos obsesivos que no resuelven y nada aportan.

ABRAMOS LA VENTANA AL MUNDO Y RENUNCIEMOS A LA FELICIDAD. PARA SER FELIZ, TAL VEZ, HAYA QUE LIBERARSE DE LA OBSESIÓN DE SER FELIZ, DE ESA BÚSQUEDA DESESPERADA DE LA FELICIDAD. LO ÚNICO QUE TENEMOS ES EL AHORA. LO IMPORTANTE ES OBSERVAR NUESTRA PROPIA MENTE Y SUS LABERINTOS. Y MÁS TARDE, AGRADECER TODO LO QUE TENEMOS Y TODO LO QUE SOMOS. CON LA SEGURIDAD QUE EL TRABAJO Y EL ESFUERZO EN NUESTRO DÍA A DÍA, ES LO QUE NOS PERMITIRÁ SONREÍR CADA MAÑANA AL DESPERTAR.


miércoles, 19 de octubre de 2016

LA ACCIÓN Y LA TOMA DE DECISIONES, EL CAMINO A LA FELICIDAD

CON EL PASO DEL TIEMPO UNO VA ADQUIRIENDO MÁS CONOCIMIENTO Y VA TOMANDO CONCIENCIA DE ALGO VITAL PARA LA EVOLUCIÓN Y EL APRENDIZAJE CORRECTO DEL SER HUMANO, UNO SE DA CUENTA DE QUE LAS TEORÍAS NO VALEN GRAN COSA. RACIONALIZAN, NOS ANIMAN A EMPLEAR LA LÓGICA, ESTRUCTURAN Y DEFINEN. SIN EMBARGO, ESTO NO ES LA ACCIÓN.

Y SIN LA EXPERIENCIA QUE NOS DA LA PRÁCTICA, NO HAY APRENDIZAJE.

No lograremos nada si nos ceñimos solamente al pensamiento racional, lógico, deductivo. Podemos dar vueltas a una idea mil veces, ponerla de todas las formas, dibujarla de todas las maneras, quitarnos el sueño, amargárnosla vida…y en el fondo solamente será una idea, un pensamiento, aire en nuestra cabeza, vacío o vaho que no moja.

El pensamiento racional nos puede llevar hasta un determinado punto en el conocimiento de las cosas, por eso hay que desarrollar un pensamiento que va más allá de ese pensamiento racional y que se llama….intuición.

ESE DON TAN DESCONOCIDO COMO POCO VALORADO Y QUE TODOS TENEMOS.

Los pensamientos y las ideas sin la acción no sirven de nada, se quedan en mero conocimiento teórico. Y ya sabemos que de la teoría a la práctica hay una gran diferencia, es decir no podremos saber si algo funciona hasta que probemos que funcione. Evidente…...si pero una evidencia sé que nos cuesta mucho aprender, nos gusta teorizar mucho, pero practicar muy poco.

También está la otra posibilidad es decir la acción sin el pensamiento ni la idea clara, es sin duda peligrosa esta actitud pero al menos se obtienen resultados y conocimientos, los que sean, buenos o malos. Pero ambos nos serán útiles si sabemos manejarlos de la forma adecuada.

Hemos venido a experimentar (la única forma de integrar conocimientos), sin embargo nos escudamos tras la comodidad muchas veces; represente ésta la felicidad o no. Todos los días veo personas que me comentan que no son felices, con la vida que llevan y cuando las animo a que tomen decisiones, hagan cambios, se echan atrás, unas por miedos absurdos y la gran mayoría por comodidad, se niegan a salir de esa mal llamada “zona de confort”, que curiosamente en el momento actual es la menos confortable para muchos seres humanos.

Hay que arriesgarse y probar. Ir a la fuente original de las cosas. Que no te lo digan, que lo sientas tú.

No queda otra, pues la experiencia de los demás no sirve como experiencia propia, nos puede servir de referencia nada más.

AQUÍ RADICA EL VERDADERO SENTIDO DE LA VIDA Y EL DE LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD. PUES DE ESO PRECISAMENTE SE TRATA LA VIDA: DE HACER LAS COSAS, NO DE ESPERAR QUE ALGUIEN TE DIGA QUE HACER. DE DISFRUTAR SIN QUE ALGUIEN TE DIGA QUE PUEDES O QUE NO PUEDES DISFRUTAR. DE NO VIVIR BAJO PRECEPTOS ESTABLECIDOS NI BAJO REGLAS OBSOLETAS. LA VIDA SE TRATA DE VIVIR. ES ALGO MÁS DE PRÁCTICA QUE DE TEORÍAS.


martes, 18 de octubre de 2016

SER TRANSPARENTES……EL PRINCIPIO DEL CAMINO

HOY HA SIDO UN DÍA DE ESOS QUE LA VIDA PASA SOBRE TI Y NO AL REVÉS. UN DÍA QUE SIN SER TRISTE HA TENIDO UN TONO GRIS, UN COLOR INDEFINIDO Y UN SONIDO RANCIO.

He estado reflexionando sobre las distintas etapas que vamos pasando en la vida, en los momentos felices que se suceden con los amargos, en las risas y las lágrimas, en las ilusiones y en los fracasos, en los sueños que no se cumplen, en los objetivos que no se alcanzan y en ese largo camino que nos ponen delante (no sé muy bien quien o quienes) para aprender y mejorar nosotros mismos, aunque a veces nos cueste comprender todo lo que conlleva dicho aprendizaje.

Si uno medita y toma conciencia se da cuenta que el envoltorio nunca es el caramelo, el puente nunca el camino, la partitura nunca la música, ni la fotografía la persona, ni el marco el cuadro.

HAY TANTAS Y TANTAS COSAS QUE NO NOS DEFINEN Y SIN EMBARGO PENSAMOS QUE ESO ES PRECISAMENTE LO QUE SOMOS.

Hace tiempo llegue a la conclusión, que lo mejor es ser transparentes y que el envoltorio coincida con el color del sabor del caramelo para no engañar ni engañarnos.

Se lo que están pensando, claro que no es fácil, pero piénsenlo el esfuerzo merece la pena, como les digo siempre puestos a ser lo mejor que podemos es ser nosotros mismos, recuerden que los demás sitios están ocupados. Y para ser nosotros mismos necesitamos hacer aquello que pensamos y sentimos, es decir ser transparentes.

A priori parece difícil ir por la vida con la verdad por delante, con la nuestra, que no es ni mejor ni peor que la de los demás y que por supuesto no es la absoluta, al menos es la nuestra aun sabiendo que tiene una parte subjetiva, pero así evitaremos resbalar por la falsedad y el auto engaño. No mostraremos una imagen que no es la nuestra ni un aroma que no emane de nuestro interior. Dejaremos ver nuestra realidad, guste o no. Y podremos defendernos con la virtud de la autenticidad ante quien sea o lo que sea.

No hay nada más gratificante que estar pegados a nuestras ideas, a nuestra forma de ser pensar y sentir, a nuestra piel, a nuestro lado bueno abriendo el alma a los demás.

No hay nada difícil cuando nuestro corazón coincide con nuestro pensamiento, incluso aun cuando no siendo así, éste es capaz de convencerle y hacerle su aliado.

A PESAR DE LOS DETRACTORES DE ESTA REFLEXIÓN, A PESAR DE QUE MUCHAS PERSONAS CREAN QUE EL CORAZÓN NO DEBE DIRIGIR LA VIDA…SIGO PENSANDO QUE SÍ DEBE HACERLO Y DEBE SUFRIR CUANDO LE TOQUE Y GOZAR PLENO CUANDO LE LLEGUE LO QUE HA SIDO CREADO PARA ÉL.

LO PEOR ES ESPERAR A QUE ESTO ÚLTIMO SUCEDA, SIN HACER NADA PARA QUE SUCEDA. LA PACIENCIA ES UN DON CONVERTIDO EN ARTE CUANDO SE ESTÁ EN MEDIO DEL PUENTE ESPERANDO QUE LO MEJOR VENGA A NUESTRO ENCUENTRO. PERO HAY QUE SEGUIR TRABAJANDO Y ESFORZÁNDOSE UNA Y OTRA VEZ PARA QUE NUESTRO MERECIMIENTO LLEGUE.

ALGÚN DÍA LLEGARÁ Y ENTONCES ENTENDEREMOS PORQUÉ Y PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ.


sábado, 15 de octubre de 2016

LOS RESPONSABLES DE NUESTRAS DECEPCIONES SOMOS NOSOTROS….EL PENSAMIENTO MÁGICO (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

LAS DECEPCIONES DUELEN Y DUELEN EN OCASIONES MUCHO, PERO CUANDO NOS PARAMOS A MEDITAR SOBRE ELLAS, NO NOS QUEDA MÁS REMEDIO QUE RECONOCER QUE LOS ÚNICOS RESPONSABLES DE SENTIRNOS DECEPCIONADOS SOMOS NOSOTROS.

Las decepciones siempre están basadas en nuestras expectativas, deseos, necesidades ante una persona o situación, y si no somos conscientes de este matiz entramos en una dinámica muy peligrosa, que no es otra que culpabilizar a los demás.

Cuando uno se decepciona de algo o alguien, ese algo o alguien tal vez no tenga culpa. Puede ser. Somos nosotros los únicos responsables de haber puesto demasiado empeño, demasiado amor, demasiada confianza, demasiada amistad, demasiada entrega…en personas que están en su escalón, que son lo que son y como son.

Y en una gran mayoría de veces, si somos sinceros con nosotros mismos, nos decepcionamos con alguien por algo que ni siquiera se lo hemos hecho saber y encima no solo nos sentimos mal, sino que lo culpabilizamos, cuando esa persona ni siquiera es consciente de nuestro deseo, expectativa o necesidad.

HAY ALGO MUY IMPORTANTE QUE NO DEBEMOS OLVIDAR, EN NUESTRA RELACIÓN CON LOS DEMÁS SEA DEL TIPO QUE SEA. “LOS DEMÁS NO SON ADIVINOS”.

Si queremos algo de una determinada persona, somos nosotros los responsables de hacerlo saber a través del dialogo y para evitar decepciones posteriores, tener la certeza de que hemos sido entendidos en lo que deseamos.

Si hiciésemos esto normalmente, evitaríamos el dolor que produce una decepción.

Queremos obtener respuestas y no llegan, creemos en una reacción y es la contraria, esperamos un giño de afecto y responde el silencio. Y ante esto…vacío y desesperación u olvido y rechazo.

Lo mejor es reconocer que el error es nuestro por querer llevar a los demás a nuestro terreno de esperanza.

Esperamos… ansiamos…nos desvelamos…aspiramos… en nuestro pequeño círculo del corazón. Pero los demás son otros. Ni piensan como nosotros, ni sientes como nosotros, ni sufren igual, ni aspiran a lo mismo, ni se rigen por la misma escala de valores.

Deberíamos reconocer que todo está bien así. Cada uno como es. Cada uno responde según su condición, aunque le vaya la vida en ello. Es mejor que lo aprendamos pronto, porque así es.

Quien mejor ha definido esto es LA PSICÓLOGA PILAR SORDO, ella lo llama EL PENSAMIENTO MÁGICO, comparto con vosotros como lo expresa ella.

EL PENSAMIENTO MÁGICO

Una de las causas más frecuentes de nuestros sufrimientos es el pensamiento mágico. Hemos instalado en nuestra mente modelos determinados de las cosas y las personas. De los valores, de las ofensas, de lo que está bien y lo que está mal; y de este modo hemos ido construyendo un edificio con departamentos amueblados sobre el que iremos comparando todo lo que llegue a nuestra vida. Nos hacemos una idea precisa de cómo tiene que ser el hombre o la mujer de nuestros sueños y todo/a que llegue tendrá, necesariamente que pasar por este referente modélico con el que vamos a compararlo. Nos sucede con nuestros hijos, con los amigos, con las situaciones y los comportamientos. Aquello que no se ajusta a lo que considero bello, bueno y perfecto…comienzo a rechazarlo encontrando mil razones para desecharlo, criticarlo o simplemente intentar cambiarlo.

PILAR SORDO, LA PSICÓLOGA CHILENA QUE HA IDEADO ESTE CONCEPTO hace una excelente referencia al sufrimiento que se deriva de estas fatídicas comparaciones en las que la realidad, siempre sale perdiendo.

No aceptamos lo que llega, ni lo que tenemos. Siempre estamos inmersos en un continuo baile mental en donde pretendemos acoplar lo que hay en nuestra vida con la idea que de ella nos hicimos al iniciar nuestra edad adulta.

De este desajuste surge una inagotable fuente de conflictos con uno mismo que muy pronto comienzan a sufrir los demás. Por todo aquello que instalamos en nuestro pensamiento mágico y que se aleja tanto de la realidad.

La reacción más frecuente como seres humanos que adoptamos al darnos cuenta de que lo que tenemos al lado no es lo que nos gustaría, es desear cambiarlo. ¿Qué grave error? ¿Cambiar a la persona para que se adecue a nuestro modelo? ¿Modificar su pensamiento, su forma de ser y sentir por perfilarla a nuestro gusto?...Esto ni es posible, ni sería conveniente nunca. No podemos ni debemos pretender cambiar a nadie. Hay que aceptar lo que tenemos o dejarlo ir.

Pero nunca cometamos la gravísima equivocación de pretender modificar a nadie y menos aún creer que lo conseguiremos. Somos como vamos construyendo nuestros pensamientos, viviendo nuestras experiencias y aprendiendo de todo lo que nos rodea. Cada uno nace libre, único y maravillosamente diferente. 

SI NO PODEMOS GOZAR DE ESA MULTIPLICIDAD DE ASPECTOS QUE CONSTITUYEN A LA OTRA PERSONA, SI NOS MOLESTAN ALGUNO DE ELLOS TANTO COMO PARA NO ACEPTARLOS, SI DE VERDAD NOS INCOMODAN COMO PARA PELEAR CONTINUAMENTE POR SU CAMBIO…HA LLEGADO EL MOMENTO DE ALEJARNOS, DE DEJAR IR Y DE COMENZAR A APRENDER QUE NADIE ES IGUAL A NADIE, QUE EN ELLO CONSISTE LA RIQUEZA DE LAS RELACIONES Y SOBRE TODO, QUE NADIE CAMBIA PARA DAR GUSTO A OTRO.


viernes, 14 de octubre de 2016

UN ELOGIO A LA SOLEDAD

DICE EL REFRANERO CASTELLANO “MÁS VALE ESTAR SOLO QUE MAL ACOMPAÑADO”. Cuanta sabiduría encierran estas palabras y que poco caso se las hace, todos periódicamente deberíamos reflexionar y revisar si las personas de las que nos rodeamos son las adecuadas.

¿Cuantas veces, cada uno por diferentes motivos mantenemos en nuestras relaciones familiares, sociales y sentimentales, personas que son toxicas para nosotros?

No hay que tener miedo a la soledad, la soledad nos enseña a relacionarnos correctamente con nosotros mismos, es difícil que podamos estar bien con alguien si antes no hemos aprendido a estar bien con nosotros mismos.

LO CIERTO ES QUE “NADIE VIVE MÁS SOLO, QUE AQUEL QUE VIVE ALEJADO DE SÍ MISMO”.

Pero también bien es cierto que como seres humanos que somos, no podemos evitar, sentir ese miedo de no tener nadie con quien compartir nuestra vida. 

Por eso es común ver cómo la presión de la sociedad, los amigos o la familia conllevan al afán por conseguir una compañía sentimental para ‘remediar’, dicen algunos, la soledad (como si eso fuera una enfermedad). Sin embargo, pocos se detienen a pensar en cuáles son las razones por las que es mejor mantenerse en soledad, disfrutarla y esperar a que la persona ideal llegue a sus vidas que precipitarse y “echar mano” de lo primero que aparezca solo por huirle al terrorífico título de “solterón o solterona”.

LA SOLEDAD ES TAMBIÉN UNA ELECCIÓN DE VIDA Y NO UN ESTADO QUE NECESITA CAMBIARSE (O REMEDIARSE)

Quiero compartir con ustedes un extracto que he sacado de la Web de W. Riso, que es uno de los mejores terapeutas en la actualidad sobre la pareja.

“…No tengo miedo a estar solo/a ni a la abstinencia sexual, lo que en verdad me asusta es la dependencia emocional. No temo a expresar mis sentimientos libremente, pero me da pánico llegar a sentir, algún día, la necesidad imperiosa de amor transformada en adicción.

No, no me asusta carecer de alguien a quien amar, me aterra la idea de vivir con una persona que invada mi mente, mi corazón y los corroa; me asusta pensar que pueda organizar mi diario vivir alrededor de los gustos, preferencias e inquietudes de una pareja.

No le tengo miedo a salir a divertirme solo/a, tomarme una copa mientras puedo ser juzgado/a por el mundo, lo que me provoca escalofríos es el hecho de pensar que alguien me obligue a estar a su lado y prolongue el tiempo para forzar mi compañía. No le temo a permanecer en soledad ni a pasar ‘San Valentín’, el ‘Día de los Enamorados’ o cualquiera de esas fechas diseñadas para parejas con mi libro favorito como única compañía, me horroriza llegar al extremo de sentirme vigilado/a constantemente como si mi madurez y confiabilidad merecieran ser pisoteadas.

No tengo miedo a vivir nuevas experiencias, a conocer nuevos lugares, a probar platos desconocidos o a caminar solo/a por donde nunca lo he hecho antes, me da pavor tener que dejar de ver a mis amigos y amigas de toda la vida o cohibirme de hacer lo que yo quiero con quien quiero, solo porque un hombre o una mujer decidió, sin consultarme, que yo sería “sólo para él/ella”, como si yo fuera un objeto que puede retener.

No me asusta ni la masturbación ni las noches vacías, a lo que sí temo es a tener que vivir pendiente de un hombre o una mujer y sus caprichos. Me aterran los celos desmesurados, las infidelidades, las traiciones y la indiferencia mientras el corazón se derrite en deseos de ternura…..”

EN REALIDAD, MIS MÁS GRANDES TEMORES YACEN EN LA IDEA DE PERDER EL CONTROL SOBRE MÍ: MIS COMPORTAMIENTOS, MIS CONDUCTAS, MIS REACCIONES Y TODA MI VIDA. ESTE ES UN ELOGIO A LA SOLEDAD PORQUE LA CONSIDERO UN TESORO; NO LE TEMO, NO MUERDE, A VECES ACARICIA, INCLUSO HACE COSQUILLAS.

ES VERDAD, A VECES NOS SOBRESALTA, PERO ENSEÑA. QUÉDATE CON ELLA UNOS DÍAS. PRUÉBALA, A VER A QUÉ TE SABE.”


miércoles, 12 de octubre de 2016

CADA UNO VIVE COMO SABE

NO HAY NADA QUE HAGA MÁS DAÑO QUE LOS JUICIOS Y LAS CRÍTICAS, QUE HACEMOS A LOS DEMÁS. ES CIERTO QUE SIN QUERER CAEMOS EN ELLAS, PERO TRATEMOS QUE SEA LO MENOS POSIBLE Y CADA VEZ LO HAGAMOS MENOS. PORQUE SIEMPRE QUE LO HAGAMOS ESTAREMOS COMETIENDO UNA TREMENDA INJUSTICIA.

Además no olvidemos que cada vez que criticamos a alguien, nos guste o no estamos criticando, que también nosotros tenemos y que no nos gusta tenerlo. Nadie sabemos nada de nadie.

Nadie sabe nada de nosotros. Sonreímos, cruzamos miradas, nos rozamos codo con codo, trabajamos juntos y sin embargo, nadie nos conoce, nadie sabe de nuestras penas, nadie sabe si cuando estamos solos reímos o lloramos.

Cada ser humano es distinto a otro, cada ser humano piensa y siente diferente a los demás, cada ser humano tiene un proyecto de vida diferente, por eso es inútil juzgar a nadie.

Cada uno vive como sabe y puede. Casi nunca conocemos las circunstancias del otro, ni lo que vive de puerta hacia dentro, ni el dolor que soporta su corazón.

Todos queremos ser felices y buscando esa felicidad cometemos errores, nos caemos, pasamos por experiencias dolorosas, subimos al cielo o bajamos al infierno, reímos o lloramos.

De todo se aprende o al menos, se logra distinguir lo que nos apasiona de aquello que repelemos. Pero eso es con el tiempo. Nadie lo logra de forma inmediata y en ese camino que hay entre una cosa y otra, hacemos cosas que pueden no gustar a los demás o que no son entendidas, a veces ni por uno mismo.

ESA ES UNA GRAN REFLEXIÓN…PIENSEN LO QUE NOS CUESTA ENTENDERNOS A NOSOTROS MISMOS Y SIENTA LA DIFICULTAD DE ENTENDER LOS MOTIVOS POR LO QUE LOS DEMÁS HACEN LO QUE HACEN.

Tenemos una sensación, cada vez más a flor de piel, de que hay que vivir, de disfrutar el instante, de bebernos las alegrías y de propiciar todo lo bueno que nos pueda llegar.

Cada uno sabe su historia y sólo él la sabe. Los demás podemos opinar, simplemente y siempre de forma parcial porque no tenemos la visión completa de lo que vemos.

OPINAR, NO ES JUZGAR, LA DIFERENCIA ENTRE UNA OPINIÓN Y UN JUICIO ES MUY CLARA, CUANDO OPINO DE ALGO O ALGUIEN EXPRESO LO QUE YO HARÍA SI ESTUVIESE EN SU LUGAR………CUANDO JUZGO DICTO SENTENCIAS. 

La vida de cada uno está plagada de sinsabores, de miedos, de angustias, de fracasos o desengaños. La vida de cada uno, es una historia única cuya mayor parte está velada para los demás. De ahí el pensamiento de “ponernos en los zapatos del otro antes de juzgar”…pero solemos ser jueces muy severos con los demás a los que condenamos con mucha rapidez.

Nadie sabe, nadie, el dolor que cada ser humano lleva dentro de sí.

POR ESO, SE ME OCURRE QUE LO ÚNICO VERDADERAMENTE VALIDO QUE PODEMOS HACER, ES OFRECER NUESTRA AYUDA DESDE EL CORAZÓN, ESCUCHAR ATENTAMENTE CUANDO NOS HABLEN Y EJERCER EL MARAVILLOSO ARTE DE LA COMPRENSIÓN, ACEPTACIÓN Y COMPASIÓN.

Y HAGÁMOSLO CREAMOS SABER O NO TODA LA HISTORIA DE LA OTRA PERSONA, PORQUE SEGURO QUE HAY MUCHO MÁS QUE NO CONOCEMOS QUE EXPLICA LO QUE NOS FALTA.