C.E.

C.E.

lunes, 12 de septiembre de 2016

HAY QUE DEJAR HUELLAS, NO CICATRICES

CUANDO UNO SE ACERCA AL FINAL, CUANDO TE QUEDA POR VIVIR MENOS DE LO YA VIVIDO, SIEMPRE ES CONVENIENTE, HACER UNA REFLEXIÓN, DE LO QUE UNO HA DEJADO TRAS DE SI, EN SU CAMINAR, SI HUELLAS O CICATRICES, TENIENDO EN CUENTA QUE SIEMPRE SERÁN OTROS QUIENES HAGAN ESA VALORACIÓN.

La actitud correcta, es pasar por la vida dejando huellas; pequeñas o grandes, profundas o superficiales, de gran calado o de mínimo roce, pero de cualquier forma rastros que hablen de nosotros, de la persona única y diferente que fuimos y del amor que sembramos.

Cuando nuestra sombra se vuelva transparente, cuando se eleve liviana hacia el otro lado del velo, cuando se dirija al más allá del más acá, entonces solamente entonces podrán valorarse nuestras pisadas. Y serán otros los que rescaten los vestigios del paso por una existencia repleta de compasión, ilusión, altruismo y dedicación a ser mejores o por el contrario, los que sufran las cicatrices de los dolores que les hayamos ocasionado.

ES DIFÍCIL PASAR POR LA VIDA SIN HACER DAÑO A NADIE. INVOLUNTARIO, DESPISTADO, IRREFLEXIVO E INCONSCIENTE, LA MAYORÍA DE LAS VECES, O DELIBERADO E INTENCIONADO, LAS MENOS, QUIERO CREER. PERO DAÑO AL FIN Y AL CABO.

En el ámbito jurídico, la intencionalidad tiene mucha importancia. No es lo mismo el agravio hecho voluntaria y explícitamente que el ultraje madurado como proyecto por tiempo. No obstante, con intención o no, lo que duele…duele y a veces mucho. Por eso, debemos tener cuidado de no pasar por la vida pisando al resto, atropellando a quienes se ponen delante o saltando sobre los que nos hacen sombra. Entre otras cosas porque la vida siempre lo devuelve todo y a veces aumentado.

El corazón siempre se recompone después de una batalla o una pérdida o un abandono pero cada pedazo que debe encajar de nuevo implica un zurcido que siempre se nota. Un sobresalto en el camino, una abultamiento en un terreno hecho de ternura, una aspereza que debe ser limada por el tiempo, si es que lo consigue, porque hasta esto se vuelve difícil en ocasiones.

CUÁNTOS MÁS REMIENDOS TENGA EL CORAZÓN, MÁS MULLIDO ESTARÁ SU CENTRO, MÁS BLANDITO Y AMOROSO, MÁS COMPASIVO Y COMPRENSIVO; TANTO QUE, CADA VEZ MÁS, ABRIRÁ SUS PUERTAS SIN MIEDO PARA QUE ENTREN LOS MEJORES PÓLENES DE LAS FLORES MÁS HERMOSAS. Y GERMINARÁ UN CAMPO LLENO DE COLOR QUE NUNCA SE PERDERÁ EN LA RETINA DE QUIENES TENGAN LA INMENSA SUERTE DE HABERLE GOZADO, DE NUESTRA COMPAÑÍA Y DE HABER CAMINADO JUNTO A NOSOTROS.

OJALA TODOS SEAMOS CAPACES DE DEJAR HUELLAS, AROMAS, RASTROS DE COMETA, ESTELAS DE LUZ… Y NUNCA DEJEMOS CICATRICES.



No hay comentarios:

Publicar un comentario