C.E.

C.E.

viernes, 15 de julio de 2016

¿QUÉ ES EL COCIENTE DE INTELIGENCIA ESPIRITUAL?

EL COCIENTE DE INTELIGENCIA ESPIRITUAL DEBE SER TENIDO EN CUENTA EN NUESTRA VIDA SOCIAL (LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS) Y EN TODAS LAS ÁREAS DEL QUEHACER HUMANO. SÓLO EL RECONOCIMIENTO Y DESARROLLO DE NUESTRA INTELIGENCIA ESPIRITUAL PODRÁ SER EL CIMIENTO DE UNA NUEVA SOCIEDAD, DONDE SEA MÁS IMPORTANTE EL “SER QUE EL TENER”

Con la inteligencia espiritual, por primera vez tenemos un orden holárquico, un modelo de tres niveles de la inteligencia, donde la inteligencia espiritual se ocupa del sentido de trascendencia.

• EL PRIMER NIVEL DE LA INTELIGENCIA es el más básico y lo compartimos con los animales, basado en nuestros instintos, impulsos y sensaciones. Es una inteligencia primitiva, pre-racional, pero necesaria y muy importante para la supervivencia. 

EL SEGUNDO NIVEL DE LA INTELIGENCIA tiene una importancia media pero ya es exclusiva de los humanos, son todas las inteligencias múltiples basadas en la mente y las emociones: están basadas en nuestra capacidad de razonamiento, en lo cognitivo, en nuestro pensamiento lógico, en la capacidad de simbolizar; es una inteligencia cultural, social, basada en el lenguaje y nos sirve para controlar y medir el mundo. Las inteligencias múltiples de Howard Gardner son combinaciones de elementos de estos dos niveles, son combinaciones de lo emocional y lo racional en diferentes grados.

• EL TERCER NIVEL DE LA INTELIGENCIA ES EL MÁS IMPORTANTE Y SE CORRESPONDE CON LA INTELIGENCIA ESPIRITUAL, basada en la sabiduría, nuestra capacidad de visión holista de la realidad profunda, de comprensión de contextos y totalidades significativas. Es la capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo biofísico y social, más allá del cuerpo y las emociones. Es una inteligencia transpersonal. Opera con visión universal. Es transracional, no se limita a la racionalidad instrumental mecánica de la ciencia. Es la única que puede darle sentido espiritual a la vida, es decir, generar sentido trascendente para vivir, alimentar la integridad de nuestra conciencia. Las otras inteligencias no pueden hacer esto. También es la capacidad de relacionarnos armónicamente con la totalidad, de estar relacionados con el todo, es la capacidad de ser felices a pesar de las circunstancias. 

DEFINICIÓN DE INTELIGENCIA ESPIRITUAL

Para Danah Zohar e Ian Marshall la Inteligencia Espiritual es la inteligencia primordial; es la inteligencia que nos permite afrontar y resolver problemas de significados y valores, ver nuestra vida en un contexto más amplio y significativo y al mismo tiempo determinar que acción o camino es más valioso para nuestra vida. Consideran que la inteligencia espiritual está en todo nuestro Ser, como una totalidad trabajando de manera armónica con la inteligencia racional y la inteligencia emocional. Según Danah Zohar e Ian Marshall, la Inteligencia Espiritual se distingue por las siguientes características: 

• Capacidad de ser flexible 

• Poseer un alto nivel de conciencia de sí mismo 

• Capacidad de afrontar y trascender el dolor y el sufrimiento 

• La capacidad de ser inspirado por visiones y valores 

• Reluctancia a causar daños innecesarios 

• Tendencia a ver las relaciones entre las cosas (holismo) 

• Marcada tendencia a preguntar ¿Por qué? o ¿Y si? y a pretender respuestas fundamentales 

• Facilidad para estar contra las convenciones

Dan Millman considera que la Inteligencia Espiritual pertenece a cada uno de nosotros; se encuentra en nuestros corazones y está en el corazón de cada religión, cultura y sistema moral, y señala que la vía de acceso a la inteligencia espiritual se da a través de las Leyes Universales.

Robert Emmons, considera que aquellos que tienen inteligencia espiritual poseen ciertas capacidades, como la capacidad de trascendencia, la capacidad de experimentar estados elevados de conciencia, la capacidad de encontrar el sentido de lo sagrado en las actividades diarias, la capacidad de usar los recursos de la espiritualidad para resolver los problemas prácticos de la vida, y la capacidad de comprometerse en llevar una vida virtuosa expresada en el perdón, la gratitud, la humildad, la compasión y la sabiduría.

Para Tony Buzan, la Inteligencia Espiritual es la forma como cultivamos las cualidades vitales de la energía, el entusiasmo, el coraje y la determinación, así como la protección y el desarrollo del alma. Él sugiere 10 formas para despertar el poder de la inteligencia espiritual que incluye una visión global y de la vida, tener un propósito, desarrollar la compasión, la caridad y la gratitud, descubrir el poder de la risa y de vivir una actitud de entusiasmo, amor ilimitado, sentido de aventura, confianza y sinceridad, así como así como reconocer la importancia de la paz, los rituales espirituales y el poder del amor.

Por su parte, Frances Vaughan (pionera de la Psicología Transpersonal) señala que la Inteligencia Espiritual implica múltiples vías de conocimiento y se orienta a la integración de la vida interior de la mente y el espíritu con la vida exterior del trabajo en el mundo. Para ella, la inteligencia puede ser cultivada a través de preguntas fundamentales, la indagación, la práctica y las experiencias espirituales. Vaughan considera que la inteligencia espiritual es necesaria para discernir sobre las decisiones espirituales que contribuyen al bienestar psicológico y a una salud amplia del desarrollo espiritual.

Ramón Gallegos señala que la inteligencia espiritual es exclusivamente humana. Agrega que mientras animales y computadoras muestran evidencias de inteligencia emocional e intelectual, la inteligencia espiritual es de exclusividad humana, ni máquinas ni animales tienen inteligencia espiritual ni pueden desarrollarla. La inteligencia emocional está arraigada en nuestro cuerpo biofísico, depende de nuestros instintos, sentimientos, hormonas, etc., su objetivo es dar una respuesta emocional aceptable a una situación particular. Los animales también muestran inteligencia emocional.

La revolución necesaria

Horacio Krell señala: “El CI -coeficiente intelectual- mide la capacidad de resolver problemas, el CE, emocional, la posibilidad de automotivarnos y de motivar, el CES ( coeficiente de inteligencia espiritual) cómo nos relacionamos con el todo y con los principios universales. El CES tiene la fortaleza del porqué, el CI y el CCR ( coeficiente de creatividad) sugieren el qué hacer, la visión. El cómo hacer, implica la disciplina del CEJ - coeficiente de ejecución-, el CE es el quantum de la pasión. ¿ Cómo convertir espíritu en materia?”

El Dr. Ramón Gallegos plantea que tener en cuenta el desarrollo de la inteligencia espiritual implicaría necesariamente una revolución en la educación, absolutamente indispensable en nuestros tiempos. Subraya que la inteligencia espiritual es la que nos permite ser felices. Es el poder alcanzar y comprender la felicidad. Es la capacidad para conducir bien la propia vida, tomando el control y la responsabilidad de los pensamientos, sentimientos, acciones y valores, decidiendo la manera de responder a los eventos de la vida. o tres componentes de la inteligencia espiritual son la dimensión ética, la dimensión de atención y la dimensión de sabiduría. La Dimensión Ética es la capacidad de actuar en base a virtudes universales, sin dañar a ningún Ser. En su caso, la Dimensión de Atención se refiere a la capacidad de concentración arreactiva sobre la realidad interior para disolver los conflictos. Por último, la Dimensión de Sabiduría es la capacidad de comprensión de la naturaleza de la realidad condicionada: impermanente, insustancial e insatisfactoria. 

Como tantas investigaciones sobre la espiritualidad como virtud y fuente de bienestar, fue a comienzos de los años 90 cuando el neuropsicólogo Micheal Persigner y, años después, Vilayanur Ramachandran, indagaron sobre la posibilidad de que el cerebro humano cuente con una zona en la que funcione algo así como un centro espiritual. Lo llamaron centro de Dios. Los escaneos cerebrales dieron cuenta de que, más allá de cualquier ideología o creencia, ciertas áreas de los lóbulos temporales del cerebro humano cobraban luz o se accionaban cuando las personas observadas eran sometidas a conversaciones o actividades relacionadas con asuntos religiosos o espirituales.

Hoy en día son muchas las entidades que están estudiando los cerebros de quienes tienen una inteligencia espiritual desarrollada (particularmente el Mind & Life Institute, de Estados Unidos, entidad que trabaja en colaboración con el Dalai Lama, Mathieu Ricard y otros monjes que se brindan para ser estudiados en este área).

LOS DESAFÍOS DE NUESTROS TIEMPOS NOS PONEN DE CARA A CONSIDERAR ESTE TEMA COMO ALGO DE MÁXIMA PRIORIDAD: EL DESARROLLO PROFUNDO DE LA PROPIA INTELIGENCIA ESPIRITUAL Y LA NECESIDAD DE IMPLEMENTARLA EN CADA ÁREA DEL QUEHACER HUMANO (EDUCACIÓN, MEDICINA, SALUD MENTAL, ECOLOGÍA...). DE NOSOTROS DEPENDE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario