C.E.

C.E.
....

lunes, 25 de julio de 2016

LA DESESPERACIÓN UN MAL ACTUAL

HOY EN DÍA, ES NORMAL LAS PERSONAS QUE POR UN MOTIVO U OTRO ESTÁN DESESPERADAS Y LA DESESPERACIÓN VIENE DE LA MANO DE LA IMPACIENCIA, HOY TODO SE QUIERE RÁPIDO, SIN ENTENDER QUE CADA PROPÓSITO CADA LOGRO QUE UNO SE PLANTEE TIENE SU PROPIO RITMO, SU PROPIO TIEMPO.

Además debemos tener en cuenta que la impaciencia es hermana de la inconstancia, otro mal que nos afecta hoy en día. Queremos las cosas sin esfuerzo y eso no es posible, la constancia es una virtud a recuperar.

LA DESESPERACIÓN NUNCA ESTÁ EN EL PRESENTE

La desesperación, efectivamente, nunca está en el presente. Es consecuencia, del dolor del pasado o de la angustia por el futuro. Por eso, debemos centrarnos en el aquí y el ahora. Un presente que siempre nos ayuda.

Dónde está tu mente, está tu cuerpo. Y donde ambos están, se concentra el punto de energía. No canalices la experiencia hacia el recuerdo, ni la proyectes en el futuro, sino hacia el momento en el que te encuentras. Sea como sea. En ti y por ti.

A veces uno no tiene nada, o no tiene nada de lo que quiere. Pero siempre se tiene uno a sí mismo; y uno mismo es todo un universo.

Hay que comenzar por concentrarse en lo más profundo de nuestro ser, en nuestra esencia, en lo que realmente somos. Ahí, en el templo del alma con suma calma. Hacer un espacio interior. Un silencio interno. Un momento de paréntesis donde entrarás en un paraíso solamente tuyo y en donde nunca estarás sólo.

Ahí en lo más íntimo, está tu fuerza y tu conocimiento. Una energía poderosa, compasiva y amorosa que te envuelve llenando de luz todo tu ser. Y ahí, en ese punto, en ese mismo momento, todo está bien. 

Absolutamente bien. Y no necesitas a nadie. Ni tienes nada pendiente, nada que resolver, nada por lo que sufrir, nada que atender, ni nada que reclamar.

Estás tú y tu energía. Tú y tu templo. Tú y tu esencia.

Entra dentro, lejos, a lo más profundo, en ese reducto donde todo es posible y dónde estás cuidado; donde todo está bien. Donde nada te puede dañar.

DESEA ESA LUZ. BÚSCALA. ENCUÉNTRALA. ESTÁ AHÍ PARA TI. ES TUYA. DISFRÚTALA Y DISUELVE TUS DUDAS, TUS TEMORES, TUS ANGUSTIAS EN SU FRAGANCIA.

LO HAN DICHO LOS SABIOS DE TODOS LOS TIEMPOS: TODO LO QUE NECESITAS ESTÁ DENTRO DE TI. EN EL SILENCIO INTERIOR.


1 comentario:

  1. Tienes razón, pero que difícil es todo cuando descubres la verdad social y sus múltiples mascaras, la pobredumbre moral y espiritual que te rodea...estamos atados a tanto y somos tan dependientes de seres ruines y sus normas....jamas encontraremos la libertad real...que triste.gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar