C.E.

C.E.
....

lunes, 20 de junio de 2016

PREGUNTAR MÁS POR MÍ Y MENOS POR LOS DEMÁS (UNA DECISIÓN ACERTADA)

A LO LARGO DE NUESTRA VIDA NOS VIENEN A LA MENTE EN NUMEROSAS OCASIONES, PREGUNTAS DIFÍCILES DE CONTESTAR. PREGUNTAS SIN RESPUESTA QUE PREFERIMOS NO ENFRENTAR. ¿ME QUIERE? ¿CUÁNDO TERMINARÁ TODO ESTO? ¿EN QUÉ MOMENTO VOLVERÉ A SER FELIZ O LO SERÉ ALGUNA VEZ? ¿QUÉ PASARÁ CON MIS HIJOS DENTRO DE UN TIEMPO? ¿QUÉ SERÁ DE MÍ? ¿SOY LO QUE QUIERO SER? ¿ESTOY EN EL PUNTO EN EL QUE QUIERO ENCONTRARME MAÑANA?

Ante la inquietud que generan estas cuestiones y otras similares, se están generando unas herramientas que sirven para centrarnos, para no cuestionarnos lo que solamente podemos pre-suponer y sobre todo, para evitar que adelantemos desgracias. COMO DECÍA SENECA “SUFRIR ANTES DE TIEMPO, ES SUFRIR DOS VECES” 

Estas herramientas que están de moda ahora son, La atención consciente, el mindfulness, el poder del ahora y muchos otros conceptos ensimismados con el presente que pretenden atar en corto a la imaginación para que no se desboque.

Estas metodologías tienen ventajas si no nos llevan a perder la esperanza, ya que esta se alimenta de futuro. Además no debemos olvidar que el futuro es el siguiente paso del presente.

Evidentemente que es importante estar en el “ahora” ahora bien, pero si el “aquí” no está siendo todo lo satisfactorio que necesitamos también pueden instalarnos en la angustia permanente, en un sin vivir que no nos permitirá ser objetivos, ni pensar con claridad. 


Soy consciente que puedo crear mi realidad en base a mi actitud. Que puedo poner una alfombra roja a mí pensamiento y lanzarle flores mientras se pasea libremente por mi mente. Crear un ambiente positivo a la vez que proactivo. Decidirme por la seguridad de que todo está bien y que en función de mi trabajo y esfuerzo todo irá a mejor. 

Posiblemente, entre pregunta y pregunta difícil pueda tomarme un respiro y pensar que no hay más que lo que tenemos delante del espejo, de nuestro espejo que no es más que nosotros mismos.

Y COMO SOLUCIÓN TEMPORAL HASTA QUE MEDITE TODO CON LA PROFUNDIDAD QUE REQUIERE, PROCURO TENER PRESENTE QUE LA MEJOR AYUDA ESTÁ AL FINAL DE MÍ BRAZO Y LUEGO, CON MUCHO AMOR, ME DIGO QUE SOLO YO ESTARÉ CONMIGO HASTA EL FINAL DE MIS DÍAS.

CREO QUE EMPEZARÉ A PREGUNTARME MÁS DE MÍ Y MENOS POR TODO LO DEMÁS. 

SIN LUGAR A DUDAS DE TODOS ES EL MEJOR CAMINO QUE PUEDO ESCOGER.



No hay comentarios:

Publicar un comentario