C.E.

C.E.

lunes, 25 de abril de 2016

FELICIDAD, A RATOS, A SOLAS...A MEDIAS


ESTA SEMANA HEMOS HABLADO DE LA FELICIDAD DURANTE EL SEMINARIO QUE IMPARTÍA. LLEGAMOS A ENTENDERNOS CUANDO CONCLUIMOS QUE ES UN CONCEPTO DEMASIADO GRANDE. DEMASIADO ANCHO Y MUY SOBREVALORADO POR SU IMPOSIBILIDAD DE DEFINIRLO O ACOTARLO.

La felicidad es un estado y parte, por tanto, de una actitud irremediablemente única y personal. Intransferible y raramente pasable a los demás. Los otros nos pueden ver felices, sentir felices, notar felices, pero no pueden vivir dentro de nuestra felicidad por más que lo deseen.

Si tomamos la felicidad como un absoluto estamos perdiendo el tiempo. Ella siempre llega concentrada y acotada en el espacio interno por el estado de gozo y disfrute del que dispongamos en cada momento y según la escala de valores de cada ser humano.

A veces, estamos pletóricos sin saber por qué o simplemente porque en esa ocasión hemos dado valor a algo que nada tiene que ver con lo que convencionalmente nos parece que es la felicidad. A veces también, lo más simple te hace feliz. Otras ni con lo mejor puedes serlo.  

Algunas personas hablan de la alegría como un buen sustituto de la palabra felicidad. Tal vez sea así. Posiblemente sean momentos donde una chispa se enciende e ilumina nuestro deseo, nuestra sensibilidad, nuestra disponibilidad para el amor y el ser felices.

Hay pistas que nos pueden señalar el camino que puede seguirse en su búsqueda pero creo que no valdrán para todos por tanto tampoco podremos tipificarlas como baluartes de ella.

NO HAY RAZONES, MOTIVOS O JUSTIFICACIONES PARA SER FELIZ O LO CONTRARIO, LA FELICIDAD ES EMOCIONAL, NO RACIONAL.

Hay gente feliz con casi nada y gente desgraciada con todo.

Lo que es cierto es que en ocasiones somos felices a ratos cuando pasa esa ráfaga por nuestra consciencia; a veces, es a solas cuando saboreamos su esencia y otras, es a medias la consciencia que tenemos de ella.

Nadie puede saber qué feliz soy cuando lo soy; ni yo puedo empaparme de las sensaciones del otro, pero sí puedo ser parte de esa explosión de dicha cuando mi corazón se une con el rastro que deja tras de sí la luminosa felicidad del de al lado.

Ser feliz siempre suma porque alguien queda tocado por el brillo de tu sentir y rápidamente se unirá a la alegría de vivir lo mismo, a su manera.

APOSTEMOS POR ESOS RATOS DE ACTITUD DIFERENTE Y DE GRATITUD INFINITA. CON EL CONVENCIMIENTO INTERNO QUE LA FELICIDAD ES CONTAGIOSA POR VIBRACIÓN, CUANTO MÁS FELICES SEAMOS MÁS FELICES HAREMOS A QUIENES NOS ACOMPAÑAN EN ESTA MARAVILLOSA AVENTURA LLAMADA VIDA…………….EN FIN COMO SIEMPRE LES DIGO…SAQUEN SUS PROPIAS CONCLUSIONES.


1 comentario:

  1. Muy interesante, me ha gustado mucho el blog, ya tienes un nuevo seguidor. Saludos desde http://faunacompacta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar