C.E.

C.E.

viernes, 16 de enero de 2015

DEJANDO ATRÁS LAS CREENCIAS QUE NOS DAÑAN

LA ÚNICA CAUSA DE NUESTRA INFELICIDAD NO SE ENCUENTRA EN EL MUNDO EXTERIOR, LA TENEMOS INSERTADA EN NUESTRA PSIQUIS Y AUNQUE PODAMOS INVENTAR TANTÍSIMAS ESCUSAS QUE NOS IMPIDEN SER O HACER; SIEMPRE ENCONTREMOS JUSTIFICACIONES PROCEDENTES DEL AFUERA. 

Todo, absolutamente todo pasa por el filtro de nuestras creencias. Nuestra vida y todas las experiencias se rigen desde la óptica de nuestras creencias. 

Todo lo que vemos y sentimos al observar a las personas y al mundo, es el producto de nuestras creencias, que crean sentimientos y pensamientos acerca de él. Poseemos creencias positivas y negativas. 

Las creencias positivas, unen , integran, expanden, nos hacen sentir paz y amor. Las creencias negativas están basadas en el miedo, contraen, dividen, aíslan, y traen sufrimiento. 

Los eventos del afuera, todo aquello que nos ocurre, no tienen significado alguno, son totalmente neutros, todo el significado que le demos procede de la interpretación que nuestra mente hace. 

Las creencias negativas son pegajosas, ingeniosas y auto perpetradoras. Ellas no permiten que te des cuenta que son solo creencias y que las puedes cambiar. Ellas te hacen creer que no existe otra manera de ver o interpretar una situación. Ellas son sumamente resistentes al cambio, por eso sufres, no encuentras manera de sobreponerte porque quedas atrapado en tus creencias y lo tomas como real. 

Recordemos que nosotros somos los creadores de nuestra realidad, y no olvidemos también que la realidad que percibimos es aquella que nuestras creencias nos muestran. Entonces ¿cómo puedes crear una realidad diferente? 

Tú creas lo que tú crees. Para crear una realidad diferente, más pacífica, más amorosa, más en tono con quién tú deseas experimentarte, debes cambiar aquellas creencias que te hacen ver la vida de manera discordante. 

Al cambiar tus creencias, cambia tu manera de pensar y sentir, y tu realidad no le queda otra que mostrarse de acuerdo a tu nueva manera de percibir. ¿Qué pasa con aquellas creencias tan difíciles de cambiar? Conozcamos algunos de sus trucos con los cuales se aseguran su permanencia. Todos los sentimientos negativos que tienes proceden de tus creencias negativas, si no tuvieses esas creencias, no podrías sentirte mal, disgustado, temeroso o triste. 

Eso te permite mirar dentro de ti. Por otro lado comienza a pensar que no todo lo que crees es verdad y menos aun cuando piensas negativamente acerca de ti. Permítete dudar de todas y cada una de tus creencias, ellas no están soldadas a ti, ellas fueron creadas y aceptadas por ti entonces tu eres más grande y poderoso que ellas y las puedes cambiar. 

Tus creencias negativas te hacen creer que lo que crees es mejor que si dejaras de creer en ello, te hacen creer que de esta manera eres protegido. Las creencias negativas te vuelven suspicaz, y piensas negativamente de todos y de todo y esto lo haces creyendo que te proteges. Ellas te hacen creer que es positivo creer de esta manera. 

Solo tus creencias positivas te permiten sentirte bien y libre, si no te sientes de esta manera, hay algo en ti que está en tus manos transformar o transmutar. 

Las creencias te hacen pensar que el lugar donde mirar está en el exterior, ellas evitan engañándote, que mires adentro. Comienza a no hacer caso a eso y revisa en tu interior, encuentra la raíz. Cuando descubres la raíz de una creencia negativa, la puedes transformar y todas las creencias que la acompañan formando un bloque entrelazado también tienden a desaparecer. 

Se honesto contigo y emprende esa aventura, es bueno que revises tus creencias; notarás que se siente bien y se obtiene libertad cuando las descubres. Cuando cuestionamos nuestras creencias es cuando realmente las podemos soltar y evolucionar. 

Perdónate a ti y perdona a otros, lo que te mantenga atado a algún resentimiento también es una creencia negativa. 

No importa que tan oscuras tus creencias te hagan pensar que es la realidad, siempre puedes encontrar luz en cada situación, si te propones a mirar bien y no dejarte engañar. Es como lo que conoces como el Yin – Yang, hay otras maneras de mirar una situación. 

No resistas al cambio, aquello que te hace resistir también es una creencia que te hace temer lo desconocido, aquello que pueda ocurrir. El cambio solo puede hacerte descubrir nuevas facetas de ti, y para eso estamos aquí; para experimentar y convertirnos en quién deseamos ser. 

AHORA, ESTÁ EN TUS MANOS CAMBIAR TU REALIDAD. HAZLO, SI TE PARECE DIFÍCIL, TAMBIÉN ES OTRA CREENCIA QUE INTENTA IMPEDIRTE QUE REALICES ALGÚN CAMBIO. NO HAY LÍMITES, TODO ES POSIBLE, EL LIMITE LO PONEMOS NOSOTROS CON NUESTRAS CREENCIAS. CAMBIA TUS CREENCIAS Y CAMBIARÁ TU VIDA. 

AMPLIAMOS NUESTRA CONSCIENCIA EN LA MISMA MEDIDA QUE SOLTAMOS NUESTRAS CREENCIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario