C.E.

C.E.
....

lunes, 20 de octubre de 2014

DEJAR IR: EL CAMINO DE LA ENTREGA

DEJAR IR: EL CAMINO DE LA ENTREGA

El dejar ir es como el cese fulminante de una presión interna o la caída de un peso. Se acompaña de una repentina sensación de alivio y ligereza, y del incremento de la felicidad y la libertad. Se trata de un mecanismo real de la mente y todo el mundo lo ha experimentado en alguna ocasión.

Un buen ejemplo es el siguiente. Estás en medio de una intensa discusión;estás enfadado y molesto, cuando de repente ves que todo es absurdo y ridículo. Y empiezas a reírte. La presión se alivia. De estar con ira, miedo y la sensación de sentirte atacado pasas de repente a sentirte libre y feliz.

Piensa en lo maravilloso que sería poder hacer eso en todo momento, en cualquier lugar, y con cualquier acontecimiento, que pudieras sentirte siempre libre y feliz y no ser nunca acorralado por tus sentimientos. De eso se trata la técnica: de soltar consciente y frecuentemente a voluntad. Entonces estás a cargo de lo que sientes, y ya no estás a merced del mundo y de tus reacciones hacia él. Ya no eres una víctima. Estás empleando la enseñanza básica del Buda, lo que elimina la presión de la reactividad involuntaria.

Llevamos con nosotros un enorme almacén de sentimientos acumulados, actitudes y creencias negativas. La presión acumulada nos hace miserables y es la base de muchas de nuestras enfermedades y problemas. Nos resignamos a ello y lo explicamos como la “condición humana”. Tratamos de escapar de ella de mil maneras. La vida humana promedio gira en torno a intentar evitar y huir de la turbulencia interior del miedo y la amenaza de la miseria. La autoestima de todos está constantemente amenazada tanto desde dentro como desde fuera.

Si echamos un vistazo más profundo a la vida humana, vemos que es esencialmente una larga lucha elaborada para escaparnos de nuestros miedos internos y de las expectativas que han sido proyectadas sobre el mundo. Se intercalan períodos de celebración cuando hemos escapado momentáneamente de los miedos internos, pero los miedos siguen estando ahí, esperándonos. Nos hemos vuelto temerosos de nuestros sentimientos internos porque tienen tal enorme cantidad de negatividad que tememos quedar sobrepasados si miramos más hondo. Tenemos un miedo a estos sentimientos porque no tenemos ningún mecanismo consciente con el cual manejar los sentimientos cuando provienen de nuestro interior. Como tenemos miedo a enfrentarnos a ellos, siguen acumulándose y, finalmente, en secreto empezamos a esperar la muerte para que acabe todo el dolor. No son los pensamientos o los hechos lo doloroso, sino los sentimientos que los acompañan. Los pensamientos en y por sí mismos no son dolorosos, ¡sino los sentimientos que los subyacen! 

Es la presión acumulada de los sentimientos lo que provoca los pensamientos. Un sentimiento, por ejemplo, puede crear literalmente miles de pensamientos durante un tiempo. Pensemos, por ejemplo, en un recuerdo doloroso de los primeros años de vida, una pena terrible que se ha ocultado. Observa todos los años y años de pensamientos asociados a ese simple suceso. Si pudiéramos entregar la sensación de dolor subyacente, todos esos pensamientos desaparecerían al instante y nos olvidaríamos del suceso.

El gran valor de saber cómo dejarlos ir es que todos y cada uno de los sentimientos pueden ser soltados en cualquier momento y en cualquier lugar en un instante, y se puede hacer continuamente y sin esfuerzo. ¿Cuál es el estado de entrega? Significa estar libre de sentimientos negativos en un área determinada para que la creatividad y la espontaneidad puedan manifestarse sin la oposición o la interferencia de los conflictos internos. Estar libres de conflictos internos y expectativas es dar a quienes comparten nuestra vida la mayor libertad. Nos permite experimentar la naturaleza básica del universo, la cual, se descubrirá, es manifestar el mayor bien posible en cada situación. Esto puede sonar filosófico, pero, cuando se hace, es vivido como cierto.

Los Sentimientos y Los Mecanismos Mentales 

Tenemos tres maneras principales de manejar los sentimientos: supresión, expresión y escape. Vamos a desarrollar cada uno de ellas.

1. La supresión y la represión.

Estas son las formas más comunes con las que tapamos nuestros sentimientos y los dejamos a un lado. En la represión, esto sucede inconscientemente; en la supresión, sucede conscientemente. No queremos que nos molesten nuestros sentimientos y, además, no sabemos qué más hacer con ellos. Sorteamos el sufriendo a través de ellos y tratamos de seguir funcionando como mejor podemos. Los sentimientos que elegimos para ser suprimidos o reprimidos lo son en conformidad a los programas conscientes e inconscientes que llevamos con nosotros por costumbre social y educación familiar. La presión de los sentimientos suprimidos se manifiesta luego como irritabilidad, cambios de humor, tensión en los músculos del cuello y la espalda, dolores de cabeza, calambres, trastornos menstruales, colitis, indigestión, insomnio, hipertensión, alergias y otras condiciones somáticas.

Cuando reprimimos un sentimiento, es porque hay tanta culpa y miedo por la sensación que ni siquiera puede ser sentida. Se ve instantáneamente surgiendo en el inconsciente apenas amenaza con emerger. El sentimiento reprimido es luego manejado de varias maneras para asegurar siempre que se mantiene reprimido y fuera de la consciencia.

De estos mecanismos utilizados por la mente para mantener el sentimiento reprimido, la negación y la proyección son quizás los métodos más conocidos, ya que tienden a ir juntos y reforzarse el uno al otro. La negación deriva en bloqueos importantes de las emociones y la maduración. Generalmente viene acompañada por el mecanismo de la proyección. Como consecuencia de la culpa y el miedo, reprimimos el impulso o el sentimiento, y negamos su presencia en nosotros mismos. En lugar de sentirlo, lo proyectamos sobre el mundo y en los que nos rodean.

Experimentamos la sensación como si perteneciera a “ellos”. “Ellos” se convierten entonces en el enemigo, y la mente busca y encuentra justificación para reforzar la proyección. La culpabilidad se sitúa en las personas, los lugares, las instituciones, los alimentos, las condiciones climáticas, los acontecimientos astrológicos, las condiciones sociales, el destino, Dios, la suerte, el diablo, los extranjeros, los grupos étnicos, los rivales políticos, y otras cosas fuera de nosotros mismos. La proyección es el principal mecanismo utilizado en el mundo de hoy. Es responsable de todas las guerras, los disturbios y los desórdenes civiles. Incluso se anima a odiar al enemigo para convertirse a sí mismo en un “buen ciudadano”. Mantenemos nuestra propia autoestima a costa de los demás y, con el tiempo, esto deriva en descomposición social. El mecanismo de la proyección subyace a todo ataque, violencia, agresión, y toda forma de destrucción social.

2. Expresión 

Con este mecanismo, la sensación es canalizada, verbalizada, o afirmada por el lenguaje corporal, y se representan en un sinfín de demostraciones en grupo. La expresión de los sentimientos negativos permite dejar salir sólo la suficiente presión interior para que, de este modo, el resto pueda ser suprimido. Este es un punto muy importante a entender, porque muchas personas en la sociedad de hoy creen que expresar sus sentimientos les libera de ellos. Los hechos demuestran lo contrario. La expresión de un sentimiento, en primer lugar, tiende a propagarlo y darle mayor energía. En segundo lugar, la expresión del sentimiento simplemente permite que el resto sea suprimido al margen de la consciencia.

El equilibrio entre supresión y expresión varía en cada individuo ya que depende de aspectos como su formación temprana, las actuales normas culturales, las costumbres, y los medios. Expresarse está ahora de moda como resultado de una interpretación errónea de la obra de Sigmund Freud y el psicoanálisis. Freud señaló que la supresión era la causa de la neurosis; por lo tanto, se pensó erróneamente que la expresión era la cura. Esta mala interpretación se convirtió en una licencia para la auto-indulgencia a costa de los demás. Lo que en realidad dijo Freud, en el psicoanálisis clásico, era que el impulso o sentimiento reprimido debía ser neutralizado, sublimado, socializado, y canalizado por los instintos constructivos del amor, el trabajo y la creatividad.

Si volcamos los sentimientos negativos en los demás, lo experimentarán como un ataque, y a su vez, se verán forzados a suprimir, expresar, o escapar de esos sentimientos; por lo tanto, la expresión de la negatividad deriva en el deterioro y la destrucción de las relaciones. Una alternativa mucho mejor es asumir la responsabilidad de nuestros sentimientos y neutralizarlos. Entonces, sólo los sentimientos positivos permanecen y son expresados.

3. Escape 

El escape es la evitación de los sentimientos a través de la diversión

 Esta evitación es la columna vertebral de las industrias del entretenimiento y los licores, así como la ruta del adicto al trabajo. El escapismo y la evitación de la consciencia interior es un mecanismo socialmente tolerado. Podemos evitar a nuestros propios yoes interiores y tapar nuestros propios sentimientos a través de una interminable variedad de búsquedas, muchas de las cuales con el tiempo se convierten en adicciones a medida que nuestra dependencia a ellas crece.

La gente está desesperada por seguir inconsciente. Observemos cómo a menudo las personas encienden la televisión en el momento en que entran en una habitación y luego caminan por ella en un estado de cuasi-insomnio, siendo constantemente programados por los datos que provienen en ella. Las personas están aterrorizadas con la idea de enfrentarse a sí mismas. Temen incluso un momento de soledad. De ello, las constantes actividades frenéticas: la interminable socialización, el hablar, el enviar mensajes de texto, leer, escuchar música, trabajar, viajar, hacer turismo, ir de compras, comer en exceso, los juegos de azar, ir al cine, tomar píldoras, el uso de drogas y las fiestas de cóctel.

Muchos de los mecanismos anteriores de escape son erróneos, estresantes e ineficaces. Cada uno de ellos requiere cantidades crecientes de energía en y de por sí. Se requieren enormes cantidades de energía para mantener el control sobre la presión creciente de los sentimientos suprimidos y reprimidos. Hay una pérdida progresiva de consciencia y un freno en el crecimiento. Hay una pérdida de creatividad, energía, e interés genuino en los demás. El crecimiento espiritual se detiene y, finalmente, se desarrollan de enfermedades físicas y emocionales, dolencias, envejecimiento y muerte prematura. La proyección de estos sentimientos reprimidos resulta en problemas sociales, trastornos, y el aumento del egoísmo y la crueldad que caracteriza a nuestra sociedad actual. Por encima de todo, el efecto es la incapacidad para verdaderamente amar y confiar en otra persona, lo que resulta en el aislamiento emocional y el odio a uno mismo.

En contraste con lo anterior, ¿qué sucede cuando en lugar de esto nos liberamos de un sentimiento? La energía detrás de ese sentimiento es instantáneamente entregada y el efecto neto es la descompresión. La presión acumulada comienza a disminuir a medida que lo soltamos constantemente. Todo el mundo lo sabe, cuando soltamos, nos sentimos mejor inmediatamente. La fisiología del cuerpo se cambia. Hay mejoras detectables en el color de la piel, la respiración, el pulso, la presión sanguínea, la tensión muscular, la función gastrointestinal, y la composición química de la sangre. En un estado de libertad interior, todas las funciones del cuerpo y los órganos se corrigen en general en dirección a la normalidad y la salud. Hay un aumento inmediato en la potencia muscular. La visión mejora y nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos cambia para mejor. Nos sentimos más felices, más cariñosos y más relajados.

El Mecanismo de Dejar Ir.

El dejar ir implica ser consciente de un sentimiento, dejarlo crecer, permanecer en él, y dejar que siga su curso sin querer que sea diferente o hacer nada en relación a él. Significa simplemente dejar que el sentimiento esté ahí y centrarse en dejar correr la energía que está tras él. El primer paso es permitirte a ti mismo tener la sensación sin resistirla, expresarla, temerla, condenarla, o moralizar sobre ella. Significa abandonar el juicio y ver que es sólo una sensación. La técnica es estar con la sensación y entregar todos los esfuerzos para de alguna manera modificarla. Soltamos el querer resistir la sensación. Es la resistencia la que alimenta la sensación. Cuando dejas de resistir o de tratar de modificar la sensación, pasarás al próximo sentimiento, que será acompañado de una sensación más llevadera. Una sensación que no sea resistida desaparecerá a medida que la energía tras ella se disipe.

Al comenzar el proceso, te darás cuenta de que tienes miedo y culpa por tener ciertos sentimientos; habrá resistencias a sentirlos en general. Es más fácil permitir que surjan los sentimientos si dejamos en primer lugar la reacción a tener esos sentimientos. El miedo al propio miedo es un claro ejemplo de esto. Suelta el miedo o la culpa que tienes con respecto a la primera sensación, y luego entra en el sentimiento en sí.

Cuando estés dejando ir, ignora todo pensamiento. Céntrate en la propia sensación, no en los pensamientos. Los pensamientos son interminables, se refuerzan a sí mismos y sólo engendran más pensamientos. Los pensamientos no son más que racionalizaciones de la mente para tratar de explicar la presencia de la sensación. La verdadera razón de ser de la sensación es la presión acumulada tras ella, que la está forzando a salir en ese momento. Los pensamientos o acontecimientos externos son sólo una excusa inventada por la mente.

A medida que nos familiaricemos más con el dejar ir, nos daremos cuenta que todo sentimiento negativo está asociado a nuestro miedo básico relacionado con la supervivencia y que todos los sentimientos no son más que programas de supervivencia que la mente cree necesarios. La técnica del dejar ir deshace los programas progresivamente. A través de ese proceso, el motivo subyacente tras los sentimientos se vuelve más y más evidente.

Estar entregado significa no tener emociones fuertes sobre una cosa: “Está bien si pasa, y está bien si no pasa.” Cuando somos libres, hay una entrega de los apegos. Podemos disfrutar de una cosa, pero no la necesitamos para nuestra felicidad. Hay una progresiva disminución de la dependencia de todo y de todos fuera de nosotros mismos. Estos principios son conformes a las enseñanzas básicas del Buda de evitar el apego a los fenómenos mundanos, así como también a la enseñanza básica de Jesucristo de “estar en el mundo pero no ser de él”.

A veces entregamos un sentimiento y nos damos cuenta de que retorna o continúa. Esto se debe a que todavía hay más de él para entregar. Hemos rellenado con todos esos sentimientos nuestras vidas y puede haber una gran cantidad de energía reprimida que necesite salir y ser reconocida. Cuando se produce la entrega, hay un alivio inmediato, y mayor sensación de felicidad, casi como un “subidón”.

Al dejar ir continuamente, es posible permanecer en ese estado de libertad. Los sentimientos van y vienen, y con el tiempo te das cuenta de que tú no eres tus sentimientos, sino que el verdadero “tú” se limita a presenciarlos. Dejas de identificarte con ellos. El “tú” que está observando y que está consciente de lo que está surgiendo siempre sigue siendo el mismo. A medida que te vuelves más y más consciente del inmutble testigo interior, empiezas a identificarte con ese nivel de la conciencia. Te conviertes progresivamente ante todo en el testigo y no en el experimentador del fenómeno. Consigues aproximarte más y más al Ser real y empiezas a ver que habías sido engañado por los sentimientos desde siempre. Pensaste que eras víctima de tus sentimientos. Ahora ves que no son la verdad acerca de ti mismo; sino que son simplemente creados por el ego, ese colector de programas que la mente ha creído erróneamente que son necesarios para la supervivencia.

Los resultados del soltar son aparentemente rápidos y sutiles, pero los efectos son muy poderosos. Muchas veces dejamos algo pero creemos que no es así. Serán nuestros amigos quienes nos hagan conscientes del cambio. Una de las razones para este fenómeno es que, cuando algo es totalmente entregado, desaparece de la conciencia. Ahora, debido a que nunca pensamos en ello, no nos damos cuenta de que se ha ido. Este es un fenómeno común entre las personas que están creciendo en conciencia. No somos conscientes de todo el carbón que hemos paleado; siempre estamos viendo la palada que estamos manejando ahora mismo. No nos damos cuenta de lo mucho que la pila se ha reducido. Muchas veces nuestros amigos y familiares son los primeros en darse cuenta.

Para realizar un seguimiento de los avances, muchas personas mantienen un gráfico de sus ganancias. Esto ayuda a vencer la resistencia que por lo general toma la forma de: “Esto no está funcionando”. Es común que personas que han hecho enormes ganancias digan, “Simplemente no está funcionando”. A veces tenemos que recordarnos a nosotros mismos como éramos antes de empezar este proceso. 

 ***Texto extraíido del libro: “Dejar Ir: El Camino de la Entrega” Dr. David R. Hawkins

1 comentario:

  1. Muchas gracias Esteban por tan inspirador post me sirvio de mucho

    ResponderEliminar