C.E.

C.E.
....

sábado, 18 de enero de 2014

LA TRAMPA DEL …”YA LO SÉ” (REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA)

HAY UNA TRAMPA EN LA QUE LOS SERES HUMANOS CAEMOS CON DEMASIADA FACILIDAD Y NO ES OTRA QUE LA TRAMPA “DEL YA LO SÉ” Y HASTA LA FECHA NADA HA SIDO SOLUCIONADO, CON SOLO SABER QUE DEBEMOS SOLUCIONAR LO QUE TENEMOS PENDIENTE, SOLUCIÓN SIMPLEMENTE SEGUIR LO QUE NOS DICE EL SENTIDO COMÚN, QUE UN CONOCIMIENTO DENTRO DE NOSOTROS SOLO QUEDA INTEGRADO COMO TAL CONOCIMIENTO, CUANDO LO LLEVAMOS A LA PRÁCTICA. 

Muchas personas me pregunta que como iniciarse en el camino espiritual y lo cierto es que todos estamos ya en ese camino, ya que no hay nada que no sea espiritual, por una sencilla razón………….nosotros somos seres espirituales con experiencias humanas…………..no seres humanos con experiencia espirituales.

Así que lo que a continuación voy a compartir con vosotros, seguramente lo sabréis, simplemente desde aquí animaros que lo llevéis a la práctica.

REFLEXIONES PARA EL FIN DE SEMANA

*Saber que somos una referencia para los demás, que si queremos cambiar algo que no nos guste debemos hacerlo siempre con nuestro ejemplo y nunca con la critica (pues la critica siempre hiere) y ese ejemplo vendrá dado por la claridad de ideas que se desprenden del Conocimiento que tengamos de nosotros mismos, haciéndonos seres humanos llenos de confianza, alegría, seguridad, armonía y una disposición permanente a compartir lo que tenemos con los demás.

* Saber que somos responsables de todos nuestros actos: Implica que ocurra lo que ocurra en nuestra vida nunca debemos echar la culpa a los demás de ello. De esa forma no perderemos la energía buscando culpables y si en buscar soluciones.

* Saber que la casualidad no existe: Implica que suceda lo que nos suceda, entenderemos que es lo mejor para nuestra evolución en ese momento.

* Saber que nadie está en posesión de la verdad absoluta: Implica que todos tenemos mucho que aprender y mucho que enseñar, todos somos maestros y alumnos a la vez.

* Saber que nadie puede dar lo que no tiene: Implica tener que generar dentro de nosotros, aquello que queramos dar a los demás.

* Saber que se recoge lo que se siembra: Implica que hay un tiempo de siembra y otro de cosecha y que según lo que queramos cosechar así habremos de sembrar.

* Saber que el preguntarnos el ¿por qué? hacemos las cosas: Implica tener claro siempre los motivos que nos mueven hacer una cosa u otra.

* Saber que en una relación de crecimiento y evolución, no hay exigencias, sino ofrecimientos: Implica llevar a la práctica diaria nuestra capacidad de servicio.

* Saber que entendemos las cosas según nuestro grado de evolución: Implica el total respeto a la forma de ver y entender la vida de los demás, que aun no siendo igual a la nuestra será la que a cada uno le corresponda según su grado evolutivo.

Cuando somos conscientes de que en realidad ”SOMOS SERES ESPIRITUALES CON EXPERIENCIAS HUMANAS, NO SERES HUMANOS CON
EXPERIENCIAS ESPIRITUALES” la comprensión, integración y puesta en práctica de esto, nos lleva a un profundo conocimiento de nosotros mismos, dejando bien claro ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? y ¿Hacia dónde vamos? Esta nueva toma de conciencia, trae consigo otra serie de implicaciones:

* IMPLICA ser conscientes que por virtud de nuestra naturaleza espiritual (que es el aspecto de la divinidad), nosotros poseemos en miniatura todo lo que Dios, Energía creadora o Gran Espíritu posee, también poseemos los grandes principios creativos, que permiten a la vida sus funciones, nosotros somos esa energía creadora y esa energía creadora es nosotros, y radica en nosotros por virtud de nuestra naturaleza espiritual.

* IMPLICA comprender la realidad. No comprendemos la realidad y la confundimos porque la buscamos siempre en el mundo físico y la realidad de la que venimos y a la que siempre volvemos, es la espiritual.

* IMPLICA que el alma solamente se puede reconocer a sí misma cuando toma conciencia de la fuente de su existencia, que no está en lo material que es temporal, sino en lo espiritual que es eterno.

* IMPLICA darse cuenta que nacimiento y muerte es lo mismo, que es la forma que tiene el espíritu de entrar y salir de un mundo a otro.

* IMPLICA ser consciente que la forma correcta de trabajar para que la sociedad sea mejor, es la difusión de las realidades espirituales, entendiendo que la humanidad está unida, que lo de los demás también nos afecta, y que vivimos en un universo en donde todo es interdependiente y ni un detalle puede ser aislado de los demás.

* IMPLICA en nuestra relación con los guías espirituales que su realidad es distinta que la nuestra, que vivimos en mundos distintos aunque existamos en el mismo universo.

* IMPLICA darse cuenta que debemos resolver los problemas en su totalidad, pues si no es así vuelven a presentarse otra vez.

* IMPLICA ser consciente que la parte divina que todos llevamos dentro es perfecta, pero no lo es en su manifestación física, por eso tenemos los procesos de evolución efectuándose continuamente porque la evolución consiste en limar todas esas imperfecciones hasta dejar asomar solamente la perfección potencial que estaba dormida.

* IMPLICA saber que la vida es un propósito cósmico, un proyecto ideado por esa energía creadora, que está representado por el AMOR. Nosotros somos una partícula inamovible de esa idea. Sabido esto, aunque no podamos valorar las experiencias que tengamos, nos daremos cuenta que aun no comprendiéndolas son, sin embargo, parte de ese proyecto eterno. 

En definitiva, como dice el Gran Maestro Espiritual Silver Birch en una definición maravillosa, “TODOS SOMOS DIVINOS HUMANOS”

A partir de ahora cuando hagamos algo lo que sea, intentemos siempre hacerlo con: 
* CON EL PENSAMIENTO LLENO DE CONOCIMIENTO 

* CON EL CORAZÓN LLENO DE AMOR 

* Y CON EL ESPÍRITU LLENO DE DESEO DE GANAS DE SERVIR

No hay comentarios:

Publicar un comentario