C.E.

C.E.
....

lunes, 14 de octubre de 2013

FELICIDAD TRASCENDENTE

LA FILOSOFÍA IMPERANTE EN LA SOCIEDAD MODERNA, CON SU AVASALLAMIENTO PUBLICITARIO Y TECNOLÓGICO, GENERA UN MODELO DE FELICIDAD BASADO EN LA SATISFACCIÓN DEL DESEO INDUCIDO, es decir, aquel al que somos sometidos por los medios de comunicación, que intenta hacernos creer que tendremos una vida mejor si compramos o consumimos los productos o servicios que ellos ofrecen. 

Este modelo de felicidad se sustenta en un esquema materialista y sensorial, donde el ser humano es considerado como un mero receptor de felicidad al servicio de ese sistema consumista.

De este modo, sentirnos felices está relacionado con la adquisición de un determinado estándar social o económico al cual todos somos inducidos a llegar. Pareciera que para estar bien en cualquier circunstancia hay que beber algo de alcohol, vestirse de cierta manera, comer midiendo las calorías ingeridas rindiendo de esta manera un culto desmedido al aspecto físico, ejemplos estos entre otros aún más absurdos, pero de neto carácter sensorial y por lo tanto, efímeros.
Un análisis más espiritualista debería profundizar las raíces de la felicidad en caminos interiores de satisfacción, independientes de las premisas exteriores, roles y jerarquías sociales y económicas.

LA FELICIDAD TRASCENDENTE A LA QUE TODOS ASPIRAMOS SEGURAMENTE, ES AQUELLA QUE SE REFLEJA EN LA TRANQUILIDAD DE UNA CONCIENCIA RESPONSABLE CON SUS DEBERES Y COMPROMISOS ESPIRITUALES, AQUELLA QUE ANHELA LA PAZ INTERIOR Y REIVINDICA LA ALEGRÍA DE VIVIR COMO UN CANTO DE OPTIMISMO Y FE EN LA VIDA. 

Por sí sola la existencia constituye una fuente de energías placenteras que conducen al espíritu a una mayor plenitud en el contacto consecutivo con su origen, es decir con la Unión con Todo, con la perfección de la creación y con la certeza de que todas las circunstancias de vida posibilitan el acercamiento del alma al conocimiento verdadero de su esencia, de su felicidad.

Es indudable que una visión tan profunda contradice los postulados modernos de felicidad ya que plantea la necesidad de comprender los procesos de evolución desde una óptica interior y con una perspectiva de largo alcance.

Tal vez deberíamos tener en cuenta que el ser humano es creativo y al serlo, tiene el don de la contemplación. El espíritu en su mismo ser y en todas las cosas que lo rodean, puede descubrir las sensaciones de felicidad mediante el desarrollo de sus sentimientos de amor a los seres y en la medida que desarrolla las virtudes de amar, percibir, agradecer, valorar, establece una relación vibratoria con los centros vitales del universo, aquellos centros donde el alma va a fortificarse tras las pruebas y dificultades que tiene que superar, para su conocimiento y evolución.

Alcanzar a intuir estos niveles de evolución, puede constituirse en un objetivo espiritual de vida, objetivo que puede conseguirse por etapas desarrollando una disciplina diaria de trabajo moral sobre los valores antes mencionados, contemplándonos y contemplando a los seres y circunstancias de vida con un sentimiento de humildad e inspiración divina.

Para ello es necesario el reconocimiento reflexivo y analítico que hagamos de nuestra personalidad, con sus aciertos y flaquezas, de nuestros deberes de trabajo solidario, atentos a otras necesidades, e iremos descubriendo en la serenidad de nuestra conciencia, que somos motivo de felicidad para otros y entonces, habremos establecido contacto con la realidad superior de nuestros espíritus y empezaremos a gozar la vida de una manera diferente y desconocida.

Porque la felicidad ya no dependerá de condicionamientos extremos sino de un proceso interno, el que se nutre del alma convencida de su destino trascendente y anhela otras vías de proyección y mejoramiento. 

ESTE MODELO DE FELICIDAD TRASCIENDE AMPLIAMENTE AQUELLA PRIMERA CONCEPCIÓN Y NOS COLOCA EN UNA POSICIÓN DE RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL QUE NOS HACE PARTÍCIPES ACTIVOS DE LA BÚSQUEDA Y NO SIMPLES RECEPTORES DE SATISFACCIONES FORTUITAS O AZAROSAS. 

LA PUESTA EN PRÁCTICA DE ESTA FILOSOFÍA DE VIDA SERÁ FUENTE DE SATISFACCIÓN PERMANENTE PARA NOSOTROS Y NUESTROS SERES QUERIDOS, IMPULSÁNDONOS E IMPULSANDO A QUIENES NOS RODEAN HACIA EL CAMINO DE LA CONQUISTA DEL AMOR, LA UNIFICACIÓN Y EL CUMPLIMIENTO DE LOS OBJETIVOS TRASCENDENTES DE NUESTRO ESPÍRITU. 

Comparto otro video para reflexionar, eso si decirles que algunas de sus imagenes aun siendo la realidad actual, pueden herir su sensibilidad.......................ya saben......saquen sus propias conclusiones.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario