C.E.

C.E.
....

jueves, 6 de junio de 2013

LOS PEQUEÑOS, GRANDES CONTACTADOS (UNA HISTORIA REAL) PSICOLOGÍA DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE.

Debe ser cosa de la edad. El espejo me muestra tonos plateados en mi cabeza y acuden a mi mente viejos recuerdos de los tiempos utópicos que vivimos hace muchos años. 

Trato de hacer un pequeño homenaje a personas que acudieron a nuestras vidas en momentos decisivos y a los que estamos y estaremos siempre agradecidos. En este caso se trata de una persona excelente que jugó un papel decisivo en la actividad divulgativa que mantuvimos en la Asociación Adonai en todos estos años pasados. Me refiero a Antonio Luque y por extensión a su esposa y familia Maite Urrutia. 

La historia de Antonio no puede iniciarse sin narrar unos antecedentes que cronológicamente son paralelos a su propia experiencia. Comenzaremos por tanto con los mismos para adentrarnos en el relato. Seguramente se me olvidarán algunas cosas, pues con esto de la edad, en el cerebro se ponen en marcha mecanismos curiosos, por lo que puedes recordar algo que ocurrió cuando cumplías cinco años y se te olvida lo que hiciste ayer. 

También he pensado en poner varias decenas de nombres, pero corro el peligro de olvidarme de algunos y esto puede herir a muchos pequeños héroes reunidos en aquel viejo proyecto utópico e idealista. 

Por otra parte los seres humanos tendemos a magnificar algunos hechos y personajes y olvidar otros tantos detalles y personas, que pasando desapercibidas, fueron claves en el plano de la lógica superior. Se trata siempre de primar el mensaje sobre el mensajero. 

EN LA COMUNIDAD 

Comencé a investigar el tema extraterrestre cuando tenía escasos 15 o 16 años. Siempre fui un poco raro en gustos e inquietudes. Mi madre me decía que siendo niño, hablaba por las noches en voz alta en un idioma extraño con personajes invisibles. Está claro que a estas alturas de mi casi jubilación, tendré que asumir que efectivamente muy normal no debo ser, pues me importa un carajo si gana el Real Madrid o si la artista de turno sale o no en tal o cual programa televisivo. Sigo escudriñando el cielo, trabajando como astrólogo y preocupándome por la evolución de mis seres queridos y del planeta, que ahora mismo parece estar más afligido que nunca. 

Hacia los veinte años, después de fundar en Bilbao un centro de investigación OVNI y de entrar en contacto con mi viejo y querido amigo Juanjo Benitez, tuve la ocasión de entrar en contacto con un personaje extraordinario que al parecer estaba en contacto con seres interdimensionales o extraterrestres. No diré el nombre del contactado por respeto a su persona y familia y porque ya nos ha dejado. 

Aquel contactado era internacionalmente conocido. Su mensaje, su talante y su carisma eran asombrosos. No conocí ningún personaje de su talla. Nos ofertó sus enseñanzas sin cobrar nada a cambio. Nos regaló su esfuerzo y sacrificio y nos abrió la puerta a un nuevo conocimiento liberador. Cuando digo liberador, estoy hablado del clima en el que nos criamos sujetos a la Doctrina Franquista y a la total sumisión a las enseñanzas de la iglesia. 

Cuando me han preguntado en conferencias o entrevistas que es lo que más me ha costado en la vida. Siempre digo que lo más duro ha sido desprogramarme de cuanto nos indujeron entre reprimendas, algún que otro bofetón y más miedo que espanto a ir al infierno. 

Como decía, aquel contactado nos empujó a ver el mundo de otra manera. Recibíamos en forma clandestina, para evitar la censura, sus escritos, que nos hablaban de los extraterrestres como creadores de vida, la reencarnación y otros tantos misterios. Estas enseñanzas nos llevaron a leer libros entrañables como los de Lomsang Rampa, que en forma sencilla, nos hacían caminar por las noches en nuestros sueños juveniles por las planicies del Tibet o viajar en una nave espacial allende las más lejanas galaxias. 

Fue en 1975, en la fiesta de Santiago, patrón de España, a las 01:00 horas de la madrugada en el monte Umbe, en Vizcaya, cuando comprobé, que no estaba loco. Y cuando digo que no estaba loco, trato de explicar la ensalada mental que tenía dentro de mi entre las viejas creencias y el fenómeno extraterrestre. Mis padre y mis amigos más allegados, me decían que estaba tarado pues les decía que los “ángeles de ayer eran los extraterrestres de hoy”. Aquella noche batí el record de salto de altura cuando una nave interplanetaria se nos presentó en plena noche a cincuenta metros de altura, a las 16 personas que me acompañaban. Estaba a cincuenta metros de nosotros. Yo salté en el aire gritando con un alarido de satisfacción y de liberación: “No estoy loco” grité. El que estaba al lado mío se orinó del pánico y mientras duraba el fenómeno quizás un minuto o algo más. Todos nos íbamos arrimando del miedo que teníamos y del dichoso frio que hacía. Fue extraordinario, y aquello me adentró más en la investigación del tema ovni, del ocultismo y el esoterismo. 

Lo penoso era decir a la gente que había visto un ovni, pues ni tus propios padres te creían. Ya no se trataba de creer o no en ovnis, sino en creer a nuestros seres queridos y personas próximas. No alargaré este tema y las numerosas experiencias que pasamos por aquellos años. 

Fue a los 33 años cuando se rompió mi matrimonio, abandoné la ciudad de Bilbao, conocí a otra mujer y me fui a vivir al campo. Pretendía ser coherente con el conocimiento y la enseñanza que había descubierto y tomar aquella decisión parecía obligada. Pero el ir al campo suponía dejar aunque fuese temporalmente a mis pequeños hijos en la ciudad y comenzar con esfuerzo infinito a construir mi propia casa, plantar un árbol y ser autosuficiente sin un duro. 

No existe mayor sufrimiento que estar durmiendo entre unas destartaladas paredes en plena noche, con la barba impregnada de hielo, tiritando de frio y llorando porque esa y otras tantas noches sucesivas no podía contar un cuento a mis hijos por la noche y darles un beso antes de dormir. Todavía se me saltan las lágrimas con aquellos viejos recuerdos. No sé si fui un héroe o un insensato. Con los años, me he dado cuenta que fue más lo segundo que lo primero. Pero el estado de conciencia que poseía entonces no es el de ahora, donde las experiencias y las meteduras de pata me han hecho más reflexivo. 

Y así comenzamos. Mi esposa y yo fuimos los primeros, pero en la medida que daba conferencias y salía en TV y Radio, otros tantos locos y soñadores se fueron sumando a la quimera hasta el punto que cerca de 30 personas vivíamos, cada uno en su casa, pero juntos en el mismo proyecto en un viejo pueblo de Navarra. 

La necesidad obliga y me puse a estudiar Técnico en construcción, fontanería, energía solar y otros tantos oficios para levantar ladrillo a ladrillo y calambrazo a calambrazo mi casa y la de los otros compañeros. Fueron años intensos. Ponía los ladrillos dándoles de tacón, como los futbolistas, pues fueron varios miles de ellos los que fueron construyendo nuestros precarios habitáculos.

Compramos de “quinta mano” una destartalada imprenta y por necesidad aprendí el oficio de impresor. También hay que decir, que mi entrañable amigo Alfonso Blanco, empresario impresor, nos ayudó y nos publicó varios libros al respecto. Gracias Alfonso. 

Y durante 11 años más o menos, comenzamos a publicar en forma gratuita y desinteresada miles de revistas, libros y folletos que mandamos a todo el mundo, en especial al mundo hispano-parlante. 

En el primero periodo publicábamos los trabajos de nuestro maestro y contactado que venían del extranjero y que nosotros traducíamos y poníamos en castellano al servicio de grupos, personas particulares y medios de información. 

No teníamos a veces para comer, pero siempre teníamos para papel o para tinta. Todos aportábamos nuestro dinero y nuestro esfuerzo para publicar aquellas enseñanzas pues teníamos el convencimiento que íbamos a salvar el mundo, y que había que llevar luz a las tinieblas en las que vivía la gente. 

Al poco de comenzar. Y recién divorciado mi ex-esposa, movida por despecho, buscó la colaboración de mi padre para solicitar una orden gubernativa, por la cual se me declaraba loco y así me quitaba la patria potestad de mis hijos. De esa manera no los podría ver más. Aquello fue un golpe maestro, pues estuve a punto de tirarme por un precipicio. Pues por un lado tenía la presión de mi ex -esposa y por el otro tenía miedo de dar un escándalo público, perjudicando nuestro movimiento y a nuestro maestro, si salía a la luz, que su delegado y hombre de confianza estaba como un cencerro. Afortunadamente mi ex encontró un novio y me dejó en paz. 

Han pasado casi treinta años y todavía tengo pesadillas cuando revivo las incontables veces que me intoxiqué con la mezcla de tinta y gasolina de la destartalada imprenta. Sacábamos la revista cada dos meses. Entre 2.000 y 3.000 ejemplares y dos o tres libros o fascículos al año. Y la salida del libro o del folleto precedía a varios días intoxicado con fiebre y dolor de cabeza. 

De la imprenta que estaba en la planta baja del caserón donde vivía, subían las dobles hojas a la cocina. La cocina estaba hundida por el centro, por lo cual había que tener mucho cuidado cuando íbamos ensamblando las hojas para luego graparlas en la grapadora de pedal: ¡cuidado; no os acerquéis al centro! –Les decía a mis colaboradores- para que no se hundiera el suelo de la cocina en cuestión. 

Y así pasaron los primeros años. Revista tras revista y libro tras libro. Lástimas que entonces no existiera Internet pues nos habríamos ahorrado un millón de esfuerzos. 

La vida en comunidad no era fácil. Los seres humanos cuando se ponen a vivir juntos, expresan consciente e inconscientemente todos y cada uno de sus virtudes y defectos. Por otra parte a mí me consideraban, el líder y nadie sabe el sufrimiento que implica estar en esta posición. Pues si hacías las cosas así se quejaban unos y si las hacías de otra manera, se quejaban otros. Luego estaban los egos, las críticas, las envidias y otras tantas lindezas que acompañan al ser humano. Recuerdo aún las veces que en forma silenciosa mi compañera y yo nos escapábamos a las ocho de la mañana, con nuestras hijas, para que nos dejaran un poco de libertad. Pues a cada hora, rompían tu intimidad hasta el punto de entrar en tu propia alcoba aun estando dormidos para reclamar algo. 

Teníamos todos la sensación interior de ser elegidos y de estar formando parte de un plan extraterrestre. Nuestro maestro nos había inducido tal pensamiento y en sus escritos se repetía machaconamente el tema: elegidos y no elegidos. Además solía decir “O estáis conmigo o contra mí” incluso enviaba a malos y descarriados a la “segunda muerte” es decir a verse privado de espíritu y vagar sin personalidad por los anales del tiempo. 

En aquel entonces teníamos una mezcla de elegidos junto con un temor interior e inconfesable a quedar fuera del plan de salvación espiritual e ir a la segunda muerte. Pero el entusiasmo el deseo de crecer y la admiración de la enseñanza y la personalidad de nuestro maestro no nos dejaba ver otras opciones más lógicas y menos fanáticas. 

Todavía veo los rostros entusiasmados de mis viejos amigos, Felix, Luis, Juanito, Aurelio, Ricardo, Maria Jesus, Alberto e Isabel, Gloria, Angelo y Marga etc,etc, pues eran muchos más, tanto cercanos como los que periódicamente venían a empujar y a colaborar con los que éramos residentes. 

Fueron toneladas de papel las que vertimos en forma generosa, sin pedir nada a cambio y a toda España, Sudamérica y el resto del mundo. La Asociación Adonai, fue un hecho “heroico e irrepetible “así lo calificaba Javier Sierra, director de la revista del Mas Allá y ahora caminando por el sendero del éxito. Gracias Javier. 

Mi casa amenazaba ruina y la teníamos apuntalada para que no se cayera el tejado y nos matara. Pero a pesar de esto y de pasar verdaderas necesidades, para nosotros sacar la próxima revista era un deber ineludible. ¡Qué locura! ¡Cuanto dolor! Vida tras vida recordaré la maravillosa generosidad y entrega de Gloria Osacar, que ahora mismo la huella del tiempo la tiene sometida y mermada. Cuantas veces, mi preciosa hermana nos dio dinero para comer y nos ayudó para comprar el papel y los ladrillos. ¡Qué maravillosa escuela para todos!. Vida tras vida tendré que pedir perdón a mi compañera de entonces pues sin duda ella esperaba un compañero que le garantizase seguridad y progreso y yo le respondí con ovnis y monsergas espirituales. ¡Lo siento! No supe hacerlo mejor y la inmadurez y el fanatismo causó dolor involuntario a mis seres queridos. Espero que me perdonéis en las próximas vidas y si es posible en esta, antes de tomar la barca de Osiris para cantarle las “cuarenta” a esos extraterrestres que no viven en casas destartaladas sin un duro y sin problemas. Esto no deja de ser una frustración pues los pobres seres del espacio no tienen la culpa de mi notoria estupidez. 

¿Por qué hicimos esto? ….Todavía hoy no tengo la respuesta. 

No quiero proseguir narrando los acontecimientos de aquel tiempo pues nos daría para varios cientos de páginas. Trato de explicar el clima que había por aquel entonces, para adentrarme en la experiencia de Antonio Luque, pero todavía tengo que seguir con las anécdotas preliminares. 

Afortunadamente la necesidad espiritual me llevó a buscar en otros libros, personajes e ideas y no solo seguir a ultranza a mi maestro. Poco a Poco comencé a darme cuenta que estábamos sectarizándonos inconscientemente. 

Nuestro maestro había anunciado dos o tres fines del mundo. Recuerdo que habíamos comprado todos sacos de dormir y mantas y habíamos almacenado frutos secos, pues era inminente la llegada de un meteorito o un planeta llamado Agenjo, que sometería al planeta a 50º grados bajo cero. Todos estábamos cagados de miedo. Afortunadamente no pasó nada y los sacos de dormir se llenaron de polvo y los frutos secos se pusieron rancios, al unísono de nuestra estupidez. Lo curioso fue, que por un lado leíamos mensaje donde se decía que “El que busque salvar su cuerpo lo perderá” y por otro lado se comenzaban a crear refugios y “arcas” de salvación ante el próximo fin del mundo, incluso en algunas arcas se tenían armas por si acaso los “elegidos” eran atacados. Aquella locura inducida por el maestro, llevó a muchos a sacar de las escuelas a sus hijos, incluso algunos se empeñaron económicamente para comprar furgonetas y salir corriendo a las cimas de las montañas cuando llegara el día fatídico de la “subida de las aguas” Locura, tras locura. 

Yo me debatía entre el inmenso amor a mi maestro y el recuerdo de los primeros años de su enseñanza que fueron irrepetibles y maravillosos y el proceso degenerativo de su enseñanza que comenzaba a producir graves errores. 

Espero que aquellos niños que se vieron influenciados por la locura de sus padres no hayan heredado ninguna psicopatía. 

En este clima, Juanito Peña, ahora sacerdote en Perú. Se acercó a mi y con su maravillosa intuición me dijo: 
- Tienes que ir a ver al maestro y afrontar la realidad. Solo cuando rompas las ligaduras del amor débil, podrás comenzar la tarea que debes emprender. Tienes un billete para ir en tal fecha, Pero tendrás que ir en tal otra. 

Yo no le creí pero, efectivamente su profecía se cumplió. El viaje que tenía programado se suspendió y fui en la fecha indicada. 

Cuando llegué a la presencia de mi maestro, tuve la mayor decepción de mi vida. Yo le hable sobre la conveniencia de pedir perdón a los miles de personas que nos seguían pues a través de los mensajes divulgados habíamos causado terror y por otra parte nos habíamos equivocado. La respuesta fue decepcionante. Aquel viejo maestro maravilloso de antaño, se había convertido en un “ser humano” rodeado de soberbia, de mentira y de intransigencia. No deseo hablar de aquel momento pues puede más en mi el amor y el agradecimiento que tenía y aún tengo por los primeros años de su enseñanza, que ensañarme con un ser humano que simplemente se había equivocado en su segunda etapa de vida. 

De ese encuentro y de sus postreras actuaciones aprendí más que al principio, pues de él conciencié lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer. Incluso en aquella etapa de confusión aprendí indirectamente algo maravilloso y es QUE SIEMPRE HAY QUE SEGUIR AL MENSAJE Y NO AL MENSAJERO y que todos los seres humanos somos bipolares y pasamos del error al acierto, de la sonrisa a la lágrima y de la humildad a la soberbia. 

La posterior reacción del grupo fue fulminante y espero que vosotros no lo sufráis nunca. Aseguraron que yo estaba poseído o pilotado por el mal. Me llamaron traidor, me acusaron de robar la enseñanza, etc, etc. 

Retorné a casa destruido espiritualmente. El ser que más amaba se me había derrumbado. El grupo de mis hermanos no tuvo compasión. En un momento me quedé sin mi familia espiritual. Ya no era elegido. Ya estaba condenado por varias vidas a la segunda muerte. Por otra parte yo me cuestionaba si no hubiera sido mejor acatar y no cuestionar la enseñanza del maestro y haber seguido en aquella dinámica de aceptación irresponsable. 

Comencé a cuestionarme si el haber abandonado la ciudad y haber dejado a mis hijos allí no era sino una terrible equivocación irreparable. Por otra parte estaba la gente de la comunidad que gracias a mi habían asumido a un maestro que era el mío y que ahora me había condenado y expulsado del grupo. 

Muchas lágrimas y dolor. Le plantee a mi entonces compañera, el disolver la Asociación cultural, pedir perdón y retornar a la ciudad metiéndonos bajo tierra de vergüenza. 

Los compañeros me animaron, me empujaron a seguir adelante solos, con la misma línea que poco antes habíamos iniciado de apertura universal y no seguir en el monólogo repetitivo de la enseñanza del viejo maestro. Tuve que apaciguar a alguno que otro, que clamaba venganza incluso proyectando acciones judiciales. 

En aquel lapsus de tiempo, tuve varios desdoblamientos astrales que me dieron y me empujaron a tomar las riendas de un nuevo tiempo y un nuevo programa, pero por la mañana cuando me levantaba comenzaba la congoja del dolor y de la separación del maestro. Y en este clima de desesperación entro en juego la acción de nuestros hermanos superiores a través de Antonio Luque. 

Perdonad si no abundo en los reproches hacia mi maestro. Lo importante no es ni él ni yo, sino la enseñanza y los errores que ambos transmitimos y que nos liberaron de juzgar a la ligera e inclinar o inducir a otros a tomar posturas en favor de uno u otro. Es importante seguir a la verdad y no a ningún mesías, contactado e iluminado. 

 ANTONIO LUQUE 

La vida de Antonio Luque transcurría feliz en un pueblo de Vizcaya llamado Las Arenas. Antonio era un funcionario del estado, maestro armero y por otra parte muy inteligente y despierto. Experto en armas y en la actualidad un empresario a la cabeza en Europa en la especialidad de soldaduras industriales. 

Por aquel entonces contaba con la treintena de años y además de esposa creo recordar que tenía dos hijas o bien una ya había nacido y la otra lo haría en breve. Del trabajo a casa y de casa al trabajo, era su rutina, además del cuidado de sus hijas a las que adoraba. Pero en el trayecto del devenir diario frecuentaba por obligaciones de su especialidad la armería de caza de dicha localidad que curiosamente regentaba Maite Urrutia, una entrañable amiga que estaba en contacto con nuestra Asociación y recibía las revistas periódicamente. Tanto ella como su hermana frecuentaban nuestro pueblo y al grupo. 

Todo transcurría sin incidentes. Nada o nadie turbaba el devenir de Antonio y su familia. Pero el destino es caprichoso y un terremoto emocional y vivencial se había a producir en breve. 

Antonio comenzó a sentirse muy raro. Una extraña fuerza se apoderaba de él y una oleada de calor le invadía hasta el punto de tener que ir a la ducha para evitar o disminuir aquel arrebato. 

En ese clima, algo comenzó a producir alarma y miedo en el matrimonio. Una muñeca de la niña, que tenía en su interior un viejo disco, que con pilas alcalinas repetía “papa…mamá” comenzaba por las noches a repetir la cantinela, despertando a la pareja. Antonio se levantaba de la cama con el cabreo correspondiente por haberse despertado y comprobaba asombrado que la muñeca tenía el interruptor en OFF. No se explicaba por tanto, porque se ponía en marcha el disco. Como esto ocurrió varias noches seguidas y el fastidio iba en aumento, optó por tirar las pilas a la basura. ¡Pobre Antonio! Nada más quitarle las pilas, la muñeca comenzó a gritar con más fuerza “papa….mamá” y la desesperación de la pareja junto con la perplejidad les hizo razonar que aquello no era normal. Antonio, como antes dije, es una persona muy inteligente, por lo que dedujo que algo o alguien, quizás una fuerza, entidad o energía trataba de decirles algo. Pero para la esposa que no podía llegar a estas deducciones, el mal, el diablo o algún muerto estaba atentando con la familia y comenzó a vivir un terror psicológico insuperable. 

Mientras estos fenómenos ocurrían en Desojo nuestro pueblo, habíamos terminado y divulgado un pequeño folleto titulado “La orden esenia del corazón púrpura” (bajarlo en 

http://www.heliocentro.org/Biblioteca/index.htm ) en cuya portada figuraba un rombo con un corazón en su interior. 

Mientras tanto en las Arenas, Vizcaya, el festejo paranormal proseguía en todo su esplendor. Antonio al verse poseído por aquella extraña fuerza que le hacía tomar una enorme temperatura se quedaba en trance en muchas ocasiones ante la mirada asombrada de su mujer. Pero lo más asombroso es que en ese estado los vasos y platos de la comida se levantaban en el aire y se movían moviéndose al unísono de la fuerza del pensamiento de nuestro amigo. En otros momentos el lápiz que estaba encima de la mesa se movía rodando por la mesa dejando estupefacto tanto al propio Antonio, como a su esposa, que alarmada por estas manifestaciones salía corriendo despavorida ante tal fenomenología. 

Para la mujer de Antonio aquello sin duda era cosa del diablo y el propio Antonio comenzaba a preocuparse, pues algo o alguien tomaban posesión de su cuerpo y de su voluntad y no podía pararlo. Solo cuando se duchaba parecía que disminuía dicha tensión. 

La siguiente fase fue todavía más desconcertante pues en el mismo momento en que Antonio entraba en quietud, una voz telepática, que escuchaba en su cerebro a la vez que veía le hablaba. 

En un momento determinado algo o la propia fuerza le sugirió que escribiera, lo que por otra parte, estaba escuchando y que dibujara lo que estaba viendo. 

Antonio ha tenido la gentileza de enviarme sendas fotocopias de aquellos escritos que aún después de más de 25 años conserva, pues aquella experiencia le marcó para siempre de una manera definitiva. Trataremos de incorporarlas poco a poco a este relato junto con otras tantas fotos comparativas de diversas fuentes. 

Un personaje que se identificaba como “Soltimi de Déferson” comenzó a hablarle y Antonio escribió en trance clariaudiente y clarividente. 

“Día 6 de marzo de 1986. Cuando son las 14 horas. Conmuto transmisión de pensamiento de mi hermano Soltimi de Déferson; A ti hermano pequeño de la Tierra. Te has estado preguntando, que significado tiene el trébol de cuatro hojas, pues bien, te diré que significa el comienzo de una Nueva Era , madera y hierro. Los hombres no cambiarán aun en muchos años, aunque quemas su vida de una forma miserable a la vista del Padre Celestial. CUATRO EXTREMOS TIENE LA CRUZ Y TRES CLAVOS DE HIERRO. Ahí está el enigma de la Nueva Era. Yo te iré descifrando paulatinamente. Hermano pequeño, podrás estar en contacto conmigo de la siguiente manera. Primero tendrás que descargar una gran fuerza que llevas dentro. Tu fuerza es energía roja o fuerza del fuego, para ello debes mojar tu cuerpo, para entrar en contacto con la energía blanca luminosa. Con esas dos fuerzas tu cuerpo y mente inertes, inalterables, no lo perjudica nada. Solo percibes mi señal. Tu mente se pone en contacto con mi ser. Por el momento te hago que escribas mis transmisiones para irte preparando, muy pronto podrás seguirme sin la escritura, sin omitir nada. En este momento solo estás percibiendo con un sexto sentido que ya tienes. Te voy desarrollando tu cerebro para que tengas mejor adaptación. Te quiero preparado para mi recibimiento que ya está cercano. A TI IRA UN CORAZÓN PURPURA en fechas próximas, atiende la consulta en su plenitud. Sacarás conclusiones para tu desarrollo” 

Este fue uno de los numerosos comunicados que recibió Antonio en medio de aquel clima de fenómenos paranormales. He puesto en mayúsculas dos pequeños párrafos pues como veréis más adelante tiene un significado determinante en los próximos acontecimientos que se fueron dando en nuestras vidas. 

Siguieron los comunicados y las experiencias. Otra de las facultades que se le despertó como consecuencia de aquellos acontecimientos fue la capacidad de sondear las enfermedades del ser humano con simplemente mirarles. 

Otro de sus comunicados le hablaba de contactar con cuatro hermanos del espacio. Uno de los cuales no era otro que el propio Odín o dios de los escandinavos. Y en uno de esos comunicados es el mismo Odín quien le dice: 

 “Hermano pequeño, tu sabiduría es aún pequeña, pero tu corazón es solo para aquellos que en él ven bondad. Esta vez tu cuerpo estará aplomado, solo que mucho mejor. Ya tienes una incógnita menos. Ves como todo te irá llegando. Aprende a ser positivo y espera el día que encuentres en verdad AL CORAZON PURPURA. Parte de este contenido él ya sabrá. Ese será la más fuerte y pura señal. Tu guiarás el camino, yo guiaré tu man . Alabado seas hermano.” 

Este fue el contenido parcial de otro comunicado. Otra vez la misma referencia al dichoso Corazón Púrpura. Pero lo que resulta asombroso es el dibujo Antonio hizo en trance al final de este comunicado y que pongo a continuación. 

Una vez recobrado el sentido Antonio quedó asombrado de haber pintado tal figura. Pero no fue esta la única figura que dibujó sino las correspondientes a los propios hermanos que le guiaban tanto Soltimi de Déferson como el propio Odín. Veamos estas figuras: 

Fueron luego dibujos de naves interplanetarias, de conceptos metafísicos, de figuras místicas, etc ,etc. Y junto a ellas mensajes, advertencias sobre el futuro y otros tantos conceptos diversos que enumerarlos nos llevaría mucho espacio. 

Todo este proceso iba acompañado de una preocupación extrema por parte de la esposa de Antonio y una mezcla de curiosidad, miedo y expectación por parte de él mismo. 

Como antes he citado Antonio visitaba la armería de Maite y le iba relatando todos y cada uno de los acontecimientos que le iban sucediendo. Finalmente Maite le aconsejó que visitara Desojo, pues en la Asociación le darían alguna que otra respuesta, que le permitiese llegar a alguna conclusión satisfactoria. 

Mientras tanto mi compañera y yo estábamos planeando cerrar la Asociación puesto que el trauma y la decepción que sufrí en la visita al maestro me invalidaba para seguir por el camino de la divulgación del fenómeno extraterrestre y del contactismo. 

Y fue un día por aquel entonces hacia el año 86 u 87 que Maite Urrutia y Antonio Luque llamaron a nuestra puerta. 

Nos dio alegría encontrar de nuevo a Maite y por supuesto a su acompañante. 

Antonio es una persona bien parecida y una buena figura. Creo recordar que era del signo Aries, pues por supuesto miramos su carta natal rastreando facetas específicas de su personalidad. Han pasado muchos años, pero creo recordad matices de aquella larga conversación; 

Antonio parecía nervioso y preocupado y antes de mostrarme el cuaderno me dijo: 
- Los hermano superiores que han dicho que en estos días me encontraría con el CORAZON PURPURA. ¿Qué sabes tú de eso? 
- ¿Por qué me lo preguntas? - contesté yo a su vez. 
- Ellos me dijeron que el Corazón Púrpura estaba al corriente de todo esto pues ellos le habían informado a su vez. 

Yo no contesté, me acerqué a la librería y le mostré el último trabajo todavía con tinta fresca, que íbamos a divulgar titulado “INICIACION Orden Esenia del Corazón Púrpura” En su portada efectivamente habíamos dibujado un rombo en cuyo interior había un corazón púrpura. Dicho trabajo tenia connotaciones autobiográficas. 

Mi mujer y yo nos miramos asombrados, de cómo los seres que le habían contactado supieran lo del Corazón púrpura. Entiendo yo que, al cosmos nunca enviamos ninguna revista. Claro está, estamos hablando de seres que nos llevan veinte millones de años de evolución. 

 - ¡Si eres tú el Corazón púrpura tendrás que saber el acertijo! –me dijo- - 

¿Qué acertijo? 

- “Cuatro extremos tiene la cruz y tres clavos de hierro” 

 - Por supuesto dije yo. Estás hablando de la Constelación de Orión, que es el lugar de origen de los seres que te han contactado. Ese mismo signo o concepto se utilizó con la cruz de Cristo, pues tiene cuatro lados y fueron tres los clavos que pusieron en los brazos y los pies. Fueron seres de Orión los que contactaron en su día a Jesús el Cristo, como lo hicieran con otros tantos a lo largo de la Historia de la Humanidad. 

 Antonio comenzaba a tranquilizarse pero nosotros nos preguntábamos y nos admirábamos de que se hubiera dado esa “causalidad”. 

- ¡He pintado al diablo! – dijo a continuación a la vez que me mostraba el dibujo anterior del ser con un ojo en la frente. El me dijo que se llamaba Satírico y que vivía en el Sol. Y en el Sol no creo que viva nadie. 

Nosotros nos asombramos aún más cuando vimos esa imagen pues ninguna persona que no estuviera muy adentrado en la metafísica podría haber hecho tal dibujo. Me acerqué a mi escritorio y tome el libro de Victorino del Pozo “Siragusa; mensajero de los extraterrestres” y abriendo una de sus páginas le mostré la foto de un genio solar que al parecer había fotografiado el contactado Siragusa. 

Según el libro se trataba de un Elohim o genio solar que tendría como misión el crear vida por lo que se entendía era un Biólogo Cósmico que tuvo que ver con la creación del hombre de nuestro planeta. 

En dicha foto podemos ver en la frente el famoso “tercer ojo” y a la altura de la boca un instrumento para producir voz, pues estos seres al ser interdimensionales y sumamente evolucionados no tienen voz y son telépatas puros. 

A Antonio se le iluminaron los ojos pues poco a poco estaba comprobando que no estaba loco y que lo que le había pasado era algo que tenía una cierta coherencia. 

El problema era para nosotros que no dejábamos de sorprendernos y mirarnos extrañados por el hecho en sí y sobre todo porque aquello no solo era para Antonio Luque sino que implícitamente traía un mensaje para nosotros. 

Tomé el libro de Victorino del Pozo y encontré las fotos de los supuestos seres que contactaran con Siragusa en su día y que por otra parte parecían proceder de Orión: 

 Efectivamente se trataba de los mismos seres que al parecen habrían contactado con el famoso contactado de los años setenta y que por aquel entonces estaba vivo y en plena operatividad. - Otra de las cosas que he visto es un sol con algo dentro del mismo de color y que me lo mostraron estos seres -dijo Antonio- 

 Volvimos a sorprendernos a la vez que le mostrábamos la cubierta del libro donde se ve un sol colgado de Eugenio Siragusa reflejando la luz solar y que algunos seguidores de dicho grupo llevan en el pecho. 

Todos nos maravillábamos de tanta causalidad. Estaba claro que seres venidos de Orión y que el famoso contactado Eugenio Siragusa, había puesto de moda, habían contactado a Antonio Luque sin saber exactamente porqué. 

Antonio y Maite retornaron a Bilbao y nosotros nos quedamos con más incógnitas que antes y por supuestos con ánimo de dejar toda nuestra operatividad para volver a la “civilización” 

Pasaron dos semanas y de nuevo Antonio Luque y Maite vinieron a casa. Venían expresamente con este mensaje directo: 
- Me han dicho mis hermanos del espacio que no te dan más pruebas. Que no dejes el trabajo. Que sigas adelante con la tarea pues ellos saben de tu dolor y te apoyan. Tienes que hacer un programa y lo harás. 
Me han dicho también, que me van a trasladar en breve a otra provincia. 

Al mes Antonio Luque le vino el traslado forzoso a más de 1000Km de Bilbao. Pero no fue solo, sino que la lógica del destino es caprichosa y entre Maite y Antonio surgió un inmenso amor que les hizo a ambos separarse de sus respectivas parejas para iniciar una nueva andadura juntos. 

He comprobado que la famosa sentencia de texto sagrado: “De dos que duermen juntos uno será tomado y otro dejado” se hace realidad en el 99% de las personas que han sido contactadas pues uno de los dos experimenta un redimensionamiento que no puede seguir el otro cónyuge y termina por romperse el matrimonio. 

Han pasado 27 años y la causalidad ha hecho que nos encontráramos virtualmente por la red tanto con Maite como con Antonio y les oferté contar su historia, a lo que accedieron encantados. 

Tengo que expresar mis más sincero agradecimiento a Antonio Luque a Maite y a los seres de Orión, pues haciendo caso de su consejo seguimos adelante, no tiramos la toalla y de esa toma de decisión surgieron una veintena de libros, videos, conferencias, formación de personas y un nuevo destino en mi vida del que os hablare en otro momento. 

Quizás para algunos este “contactado” es insignificante o poco relevante. Pero lo que aconteció a Antonio nos hizo valorar las cosas de otra manera y comprender que el programa de estos seres es volumétrico y que se ponen en marcha infinidad de hechos coordinados entre sí por una Inteligencia Superior. 

Somos los humanos los que vivimos inmersos en un “espíritu de manada” por el cual damos importancia al Líder o al que más grita o más músculos tiene. Somos los humanos los que seguimos indefectiblemente al mensajero y no al mensaje y somos los pobres mortales los que deificamos y ponderamos al profeta, contactado o mesías de turno. Sin valorar que cada elemento del conjunto aun por insignificante que parezca es vital para el desarrollo de un plan global. Es justo por otra parte tener un reconocimiento para aquellos que nos ayudaron a través de la Historia a crecer como raza, pero crear sectas, religiones y cultos deificando a los humanos que nos precedieron es grave en la ley de la evolución, pues condenamos al deificado a retornar reencarnación tras reencarnación para deshacer la religión o doctrina que somete y deja sin libertad a los adeptos. 

Con los años aprendemos que la doctrina, información o idea que de jóvenes defendimos como absoluta, cuando pasan los años, se vuelven relativas y nuevas ideas nos invitan a romper los viejos templos doctrinales para adentrarnos en la maravillosa aventura de descubrir nuevos paradigmas. 

¡Cuidado con los contactados y los canalizadores! ¡Cuidado con los que quieren salvarnos del mal! Es imprescindible abrir las posibilidades de elección, acercándose al conocimiento desde muchas perspectivas y con un gran discernimiento marcarnos una meta evolutiva, pero incluso esa meta debe ser elástica pues como antes dije, el mañana derribará los cimientos del hoy o del ayer. 

Yo tuve la inmensa suerte de conocer a un ser maravilloso que nos adentró en el conocimiento. Pero tuve el fallo de no ver su lado humano y por amor débil formar parte de su etapa descarriada. Fui yo quien tuvo la culpa de deificar a un ser humano y fui yo quien, al sentirme en posesión de la verdad absoluta, desprecié o no atendí las llamadas de otras tantas opciones espirituales que estaban en mi entorno, invitándome a crecer en libertad. Es por esto que he realizado este escrito reflexivo con el objetivo de hacer pensar a quien esté inmerso en el mismo estado de conciencia en el que estuvimos nosotros. 

Cuando estábamos en la escuela, en la infancia, nos hacían cantar “Con flores a María” ahora en este tiempo algunos recitan “mantras místicos”. En aquel tiempo nos hacían ir al catecismo de 8 a 9, ahora se medita de 8 a 9 en la sede del grupo, para abrir puertas dimensionales, cuando no sabemos abrir la puerta de casa. Cuando éramos jóvenes seguíamos a Jesucristo, ahora se sigue a tal o cual “Maestro ascendido” En la infancia teníamos como modelo insuperable a Supermán, ahora seguimos incondicionalmente al vidente de turno o al contactado de moda, que nos llevará al paraíso. Hemos sustituido los viejos ritos por modelos idénticos pero con distintos ropajes. Al ser humano le es imposible caminar conscientemente en un modelo global, con una conciencia universalista. ¿Qué podemos hacer? Yo seguramente no tengo la solución, pero los antiguos gnóstico practicaban unas reuniones felices, donde la gente se divertía, gozaba, comía y experimentaba sin condicionamientos. Luego el espíritu (contacto) se manifestaba en unos u otros y hablaban con la voz de la sabiduría. Pero los primeros obispos no podían soportar que la luz del espíritu se complaciera en un pobre hombre en vez de en ellos y persiguieron y suprimieron estos actos. Yo pertenezco a la vieja escuela y no hay mayor satisfacción cuando en forma espontánea en plena libertad me junto con mis amigos, como los riquísimos guisos de Silvia, hablo de Astrología con Fernan y me rio, discuto amigablemente con Marcos, Ricardo o Santi. Y hablo de política con Pilar o Asun. En estas reuniones cambiamos al tirano de turno. Hacemos dos o tres revoluciones y cuando menos lo esperamos sale del que no imaginábamos la palabra o frase clave que nos transporta a la sabiduría. Vivimos con intensidad el amor y el cariño que nos procesamos y tengo la absoluta seguridad de que encima de nosotros hay cinco o seis naves extraterrestres que tienen envidia de nuestras reuniones y por supuestos de las estupendas meriendas que gozamos. 

De los antiguos seguidores del viejo maestro muchos se han quedado por el camino, otros siguen arengando a la gente, presentando a su contactado o mesías, como el ser más sabio, importante y divino de todos los tiempos. Otros se han decepcionado. Pero los menos, los más limpios de corazón han podido conservar por encima, de dogmas, de miedos, de fanatismos y de amenazas la simple y a su vez maravillosa AMISTAD. Y estos lazos de amor, no solo nos confortan en este tiempo, sino que transcenderán en las siguientes reencarnaciones. Y cuando no viene los Manolos o los tantos amigos que ahora mismo no puedo citar pero que están en mi corazón, pues nos entristecemos. 

No quiero alargarme más. Solo recuperar el comunicado que sacamos en su día como reflexión final de aquella etapa, por si a alguien le puede servir. 

PSICOLOGÍA DEL CONTACTO EXTRATERRESTRE. 

¡Haced una prueba curiosa! Enviad un comunicado con determinada información y al pie del mismo poned vuestra firma: (Pepe López, Juan Fernández, etc, etc,. Luego enviad el mismo comunicado pero poniendo al pie, la firma de un extraterrestre; por ejemplo Asthar Sheran. Por supuesto, no olvidaros que es de la séptima dimensión. Veréis como en este segundo caso la respuesta ó la atención del comunicado es absolutamente superior. 

En la vida real, cuando queremos influir sobre una persona o causar una determinada impresión en un ambiente, solemos decir que somos amigos personales de tal ó cual político, escritor u hombre de fama. Así se nos valora más y se nos abren todas las puertas. El ego necesita emerger en todas las situaciones. Es por eso que a lo largo de la Historia, el que más o el que menos ha recibido mensajes de Dios, de Jesucristo, de la Virgen, de un extraterrestre de “un mogollón de años luz” o incluso del propio Satanás. Cuando no estaban de moda los extraterrestres, se aludía a los Mahatmas de la India ó a los Maestros Ascendidos. 

Nadie se fija en el mensaje y si este es bueno ó es malo. LO QUE IMPORTA NO ES EL MENSAJE SINO EL MENSAJERO. 

En este mundillo de la canalización se da de todo y a cuál más pintoresco: 

Hay seres que llevan en contacto con tal ó cual maestro ó extraterrestre por más de veinticinco años y nunca le han visto. Otros venden cursillos para contactar con el extraterrestre ó Maestro, que por supuesto sólo está en la mente del listillo de turno. Existen los extraterrestres parlanchines que se lían a enviar miles y miles de hojas con comunicados curiosos, reiterando el que hay que amar y ser buenos, sin aportar absolutamente nada nuevo Luego están los extraterrestres complacientes que salvan de la supuesta catástrofe a unos pocos elegidos, entre los que se encuentran; claro está, mamá, papá, el gato y el masseratti. Ni que decir tiene que el pobre desgraciado africano; como tiene karma, pues no se salva. Luego están los piques y la carrera contra el reloj de la jerarquía del contacto. Yo estoy contactado con uno de cuarta, tu con uno de quinta y el más acomplejado del grupo; pues necesitará uno de séptima. 

Existe otro tipo de grupos que llevan saliendo al avistamiento y a ser rescatados por los extraterrestres, más de mil veces, y siempre les dicen: “no estáis preparados, por lo que está previsto otras dos mil salidas. 

EXISTEN OTROS TANTOS COMPORTAMIENTOS PSICOLÓGICOS EN TORNO A ESTE FENÓMENO, PERO SE TRATA DE SER BREVES Y DAR UN DECÁLOGO, QUE QUIZÁS VENGA BIEN PARA SER APLICADO A LOS NUMEROSOS MENSAJES QUE PULULAN POR LA RED. ¡VEAMOS! : 

1.- Si el contacto recibido te adula o te trabaja el ego, no es real y además te lleva a una alteración de la personalidad. 

2.- Si el contacto juzga a otro presente o ausente, no es real y en todo caso sería de entidades bajas. 

3.- Si el contacto te cita y no acuden, es mejor dejarlo y aceptar que todo ha salido de tu subconsciente. Los extraterrestres, si son superiores, no mienten jamás; si citan, acuden. 

4.- Si el contacto divide, jerarquiza o discrimina en cualquier forma, no es verdadero y hay que replantearse el tema ó detectar que se está ante un cuadro psicológico. 

5.- Si el contacto habla de cosas insulsas ó banales, ó dice que "hay que amar" ó "hay que ser justos", etc, etc... para esto no necesitamos seres extraterrenos; Estas recomendaciones ya figuran en todos los textos sagrados. 

6.- Si el contacto te inclina a seguir a un maestro, a un dios ó a un arquetipo de la divinidad no es justo puesto que los extraterrestres pasan de "nuestros dioses de carne" y no priman a unos sobre otros. Su mensaje habla de contenido; es decir "priman el mensaje no el mensajero". 

7.- Si el contacto invita a vivir en comunidad ó inclina los afectos ó interfiere en la libertad de cada uno a vivir, a vestir, a sentir ó a determinar su forma emocional ó psíquica de la vida; no es bueno. Ellos, como el ser evolucionado de la Tierra sabe, no pueden alterar el libre arbitrio de las personas. 

8.- Si se busca el contacto sin ton ni son, sin ton ni son se reciben las informaciones, normalmente de uno mismo y no de los seres del espacio que no están a nuestro servicio ni tienen que descolgar el teléfono cuando a nosotros nos da la gana. 

9.- Si el contacto es muy largo y lleno de conceptos, ¡ojo!, casi todo es producto de tu inconsciente puesto que el fenómeno telepático del contacto es un impulso corto, a medio camino entre lo emocional y lo sensorial que llega en forma de estímulo y luego es el cerebro el que elabora el proceso lógico. Y es en este proceso de elaboración lógica donde entran los parásitos mentales tuyos, tus prejuicios y tus inclinaciones culturales y preconceptos. 

10.- Si el contacto es desinteresado, de altura, con informaciones trascendentes, no serviles y que ayudan o tratan de ayudar a uno mismo y a los demás, primero hay que discernirlo, segundo separar lo que es obvio y por último darlo a conocer desinteresadamente. 

SE PODRÍAN DAR OTRAS RECOMENDACIONES PERO CREO QUE ESTAS SON ABSOLUTAMENTE NECESARIAS EN TODOS LOS PROCESOS DE CONTACTISMO Ó INCLUSO DE ESPIRITISMO. ES NECESARIO SABER QUE LAS POSIBILIDADES DE QUE EN EL PROPIO INDIVIDUO SE MANIFIESTEN OTRAS PERSONALIDADES Ó BIEN SE DEN ESCISIONES DE LA MISMA, ES ALGO QUE TODA PERSONA PUEDE REPRODUCIR MEDIANTE SIMPLE HIPNOSIS Ó AUTO HIPNOSIS COMO HIPERESTESIA Ó AMPLIACIÓN PARANORMAL DE LOS SENTIDOS Y DE LA FENOMENOLOGÍA PARANORMAL. 

ES UNA COLABORACIÓN DE:  www.heliocentro.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario