C.E.

C.E.
....

lunes, 3 de junio de 2013

DEJA DE SER UNA VÍCTIMA Y TOMA LAS RIENDAS DE TU VIDA

En los tiempos que nos toca vivir, es muy normal que pasemos momentos difíciles y ello nos haga sentir en numerosas ocasiones, victimas, por eso es importante recordar que las cosas que nos ocurren si sabemos enfrentarlas con sabiduría, nos servirán para crecer y no para caer. ASÍ QUE ATREVETE A SER FELIZ. 

DEBEMOS MORALMENTE INTENTAR NO IRNOS DE ESTE MARAVILLOSO PLANETA LLAMADO TIERRA SIN HABER DISFRUTADO DEL CAMINO EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD Y LA PUESTA EN PRÁCTICA DE ESA VERDAD. 

Ese es el gran desafío. Poder entender en este momento no solo intelectualmente lo que es un cambio de vida sino vivirlo hoy mismo, esta noche antes de dormir. 

 Y si amanecieses mañana en estado de plenitud, ¿como crear el día, como visualizar y sostener esa imagen en el tiempo? ¿Como tener coherencia de querer algo pero al otro día no cambiar de opinión? 

Si uno cambia de ideas todo el tiempo, el universo no entiende, no recibe una orden clara de la frecuencia que estás emitiendo. 

Entonces ¿Cómo ser el creador genuino de una vida bella, de una vida sana, de una vida heroica, de una vida que no dependa más de las situaciones del mundo exterior? 

Hay que dejar de ser la víctima permanente, ¿por qué me han hecho eso? ¿Por qué todo lo malo me sucede a mí? ¿Por qué mis padres? ¿Por qué la adopción? ¿Por qué la enfermedad? ¿Por qué mis ex parejas? ¿Por qué repito la historia y ahora veo que mi hijo también la repite? Estar en ese bucle mental que se retroalimenta solo sin dar descanso a la mente eso es lo que no hace ser: Una víctima eterna. 

Has de lograr ser el rey y no el mendigo de tu vida. Ser el protagonista de la película, el héroe de tu historia de amor, y dejar de ser actor secundario y triste de la película ajena. Basta de “lo que me hizo y lo que no me hizo, lo que me pudo haber hecho y finalmente no fue”. Esa es la mente que te sigue haciendo estar pendiente de lo que los demás decidan hacer según su evolución espiritual. 

Si alguien te preguntase al llegar la noche ¿Cómo te fue el día? ¿Tuviste un día de grandeza, de gloria o tuviste un día de miserias palaciegas, negociando el día a día? ¿Tuviste que pelear tu derecho a vivir, tuviste que recibir una orden de otro para ver si más o menos te mantenías en lo que se espera de ti? ¿Te descontrolaste o te volviste loco varias veces? 

¿Estás siendo el dueño de tu vida o sigues dependiendo de las llaves y las cerraduras ajenas? 

Si te encerraras en ti mismo ¿podrías ver los tesoros que no te es fácil descubrir cuando seguís esperando que los demás te cuenten tus propios tesoros? Y tú ves que los demás lo único que hacen es hablar de sus “tesoritos” y “maravillas”. 

Entonces tú te preguntas ¿Dónde está mi forma de vivir? ¿Dónde está la devolución aun de lo bueno que yo hago? Y sigue esa cadena de aislamiento, soledad, desazón, que después se convierte en rencor, resentimiento y reproche.

Más soledad, más aislamiento emocional, y la hormona de la muerte en vida, que es la que destruye el sistema inmunológico, te va envolviendo rápidamente.

La frase de Teresa de Calcuta: “La gente se muere sin haber vivido nunca” es decir, cumplieron todas las funciones biológicas, se saben de memoria la programación de televisión de todos los canales de cable, se saben de memoria quien les amargo la vida año tras año, mes por mes, día por día; se saben de memoria todos los deseos inconclusos que tienen para el futuro, todos los miedos de lo que les puede pasar; viven en ese estado de amenaza: del pasado al futuro, del futuro al pasado, y no pueden deshacerse del pasado y el futuro y estar aquí y ahora, tranquilos, llenos de armonía y centrados en sí mismos, porque siguen esperando que el mundo ahí afuera cambie, cuando EL MUNDO ES NADA MÁS QUE EL ESPEJO DE LO QUE TÚ ESTÁS HACIENDO DE TU VIDA Y CON TÚ VIDA. 

Todos los seres iluminados, conscientes de su luz, dicen lo mismo: el mundo te está reflejando la evolución de tu alma, es decir, cada vez que odies a otro o que odies determinada característica del otro, eso es lo que está pendiente de resolver en tu historia. 

Cada vez que ames algo en el otro, ese es tu estado vibratorio, bello y amoroso. Cada vez que tú digas: “que noble, que genial, que luz desprende”…, tú estás en un estado de recepción de esa luz, por eso podes verla, otro no podría verla ni aunque el sol le diera en la cara.

Cada vez que digas: “escuchar a esa persona me hace tanto bien”, el plexo solar, el corazón lo tienes abierto como para que esas palabras entren en tu vida porque tú ya sabes que esa es tu verdad, porque el otro es un espejo.

Cada vez que tú digas “necesito que me amen por favor”, es que tú no te estás amando a ti mismo. Cuando te digas a ti mismo “que alguien aparezca en mi vida”, es que tú no llegaste a tu vida. 

LO QUE ME MOLESTA DEL OTRO ES LO QUE NO PUEDO RESOLVER EN MÍ, EL OTRO ES UN MAESTRO DIVINO, EXTRAORDINARIO, QUE ME MUESTRA MIS ASIGNATURAS PENDIENTES. 

Sumérgete en el vacío, el que da un salto cuántico en el vacio parece que cae pero en realidad una vez que está cayendo y se suelta de todo aquello que lo aferraba en el mundo, de golpe va a volar y logrará ser libre. Vas a tener que reconocerte y recordarte como el ser de luz de vuelo infinito que eres y que siempre has sido. 

TODO LO QUE SIEMPRE CREÍSTE QUE ERAS HASTA AHORA, ESO ES LO QUE NO ERES, Y TODO LO QUE NO TE ATREVISTE A SOÑAR QUE ERAS, ESO ES LO QUE SIEMPRE FUISTE. ES HORA DE VIVIR. ERES UN SER DE LUZ, UN TESORO EN LA VIDA, LLENO DE TALENTOS POR DESARROLLAR, NO LO DUDES NACISTE PARA SER FELIZ. 

ES HORA DE QUE TOMES CONCIENCIA DE ELLO, QUE LO APLIQUES EN TÚ DÍA A DÍA, CON LA CERTEZA QUE CUANTO MÁS FELIZ SEAS MÁS FELICIDAD EXPANDIRÁS A TU ALREDEDOR, AYUDANDO A QUIENES ESTÁN CERCA DE TI A SER FELICES TAMBIÉN. 

Dicen los sabios que los cuentos sirven para dormir a los niños……………..pero hacen despertar a los mayores, por eso les dejo este cuento que sirve de reflexión para lo expuesto en el articulo que hoy comparto con todos ustedes. 

LA LIEBRE Y EL TIGRE 

Qué gran decepción tenía el joven de esta historia, su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas, al parecer, ya a nadie le importaba nadie.

Un día dando un paseo por el monte, vio sorprendido que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo.

Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al siguiente día para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual. Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre. 

Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta. 

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo: 

"No todo está perdido. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas".  

Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara. Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el otro día, y ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio, sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandono, su corazón estaba devastado, y casi no sentía deseo de levantarse. 

ENTONCES ALLÍ, EN ESE INSTANTE, LO OYÓ... ¡CON QUÉ CLARIDAD, QUÉ HERMOSO!, UNA HERMOSA VOZ, MUY DENTRO DE ÉL LE DIJO: 

 “SI QUIERES ENCONTRAR A TUS SEMEJANTES, SI QUIERES SENTIR QUE TODO HA VALIDO LA PENA, SI QUIERES SEGUIR CREYENDO EN LA HUMANIDAD, PARA ENCONTRAR A TUS SEMEJANTES COMO HERMANOS, DEJA DE HACER DE TIGRE Y SIMPLEMENTE SE LA LIEBRE".

No hay comentarios:

Publicar un comentario