C.E.

C.E.
....

jueves, 28 de febrero de 2013

SI CAMBIO YO, CAMBIA TODO

EL CAMBIO ES UNA LEY UNIVERSAL, “TODO CAMBIA, NADA PERMANECE, TODO ESTÁ EN CONSTANTE MOVIMIENTO”.
 
Intuyo que todo es tan sencillo... que sólo pienso de qué manera y forma puedo yo llegar a esa simplicidad. Aunque creo que el camino que estoy siguiendo es el correcto para mí, no dejo de pensar en la forma de hacer mi vida cada día más sencilla (por sencilla debe entenderse la forma como la he de vivir, no el fondo material), pues estoy convencido de que los bienes materiales se nos conceden para hacer buen uso de ellos. Intuyo que la postura mental que tengamos ante los hechos que ocurren a nuestro alrededor es primordial para que no te influyan en lo más mínimo en tu vida individual.
 
Pero, ¿cómo?, ¿cómo se llega a ese estado? Limpia tu corazón de las sombras que oscurecen tu vista, observa cada individualidad como un TODO aún mayor, y así sucesivamente. No intentes cambiar nada, cambia tú. Piensa que todo tiene su razón de ser y que tú no lo puedes cambiar; para que cambie algo grande es necesario que cambie primero lo pequeño. Tú sólo puedes cambiar las circunstancias que rodean tu vida particular, porque en el cambio estás haciéndote dueño de tu vida, que es sólo tuya. Tenlo por seguro.
 
COMPRENDER Y, SOBRE TODO, NO JUZGAR NADA DE LO QUE VEAS O TE RODEA ES FUNDAMENTAL PARA QUE ESTE CAMBIO SE REALICE DENTRO DE CADA UNO.
 
Cuando uno se habitúa a esta forma de vivir, se abre una luz dentro de la mente que ayuda a comprender cada vez más y así es como se va ascendiendo en la línea de la comprensión. Se ha de pensar que cada uno lo hace lo mejor que cree, aunque vaya directo hacia un barranco, cuando caiga por él, comprenderá su error y esa comprensión le hará avanzar en su vida. No por ello no hemos de ayudarle o convencerle del error, pero nunca forzando ni obligando a nadie a tomar decisiones, pues nadie está en la posesión de la Verdad, YA QUE LA VERDAD NO LA PODEMOS POSEER, PORQUE VIVIMOS DENTRO DE ELLA.
 
La libertad es un regalo divino, y lo que hagamos con ella marcará nuestro futuro destino y todas las circunstancias de nuestra vida y futuras vidas. No tengas prisa por cambiar las cosas a través de tu cambio, todo necesita su tiempo. Además, es importante mantener una fuerza de voluntad firme y constante para que ese cambio se realice. El trabajo diario es lo que realmente importa, el trabajo diario de cada uno en torno a lo que nos rodea. Hemos de seguir el ejemplo de la hormiguita, trabajar poco a poco, pero sin parar. Ten seguro que tus esfuerzos serán recompensados, así lo marca la Ley.
 
La clave está en no pedir…..sino en merecer y para mereces las cosas solo hay un camino, el trabajo y el esfuerzo, cuando uno trabaja y se esfuerza para conseguir sus deseos y anhelos, lo suficiente, todo se da con toda naturalidad sin necesidad de pedir.
 
RECUERDA LO QUE NOS DICE LA SABIDURÍA POPULAR…..”A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario