C.E.

C.E.
....

viernes, 15 de junio de 2012

CONFESIONES DE UN BUSCADOR

Confieso que: Haberme equivocado tanto, es en ocasiones desesperante. El temor a estar solo por incomprensión y por ser “TACHADO DE RARO” en muchas etapas de mi vida de buscador, siembra en mi interior la duda de si he hecho bien o mal, las cosas (independientemente de saber que las podría haber hecho mejor).

A los 50 años dudaba del camino elegido, pues sí lo había elegido yo (me decía una y otra vez), no hay nadie para culpar.

Eso es algo que pronto aprende un buscador, que todo lo que le sucede, es de su responsabilidad, que nada es casual, que la casualidad no existe en nuestras vidas…….todo es “CAUSAL”.

Toda mi vida había girado en torno del auto-conocimiento, la búsqueda espiritual, verdadera, sin ideales ni romanticismos. (Leyendo de todo, siguiendo diferentes maestros en diferentes disciplinas de conocimiento, probando estados modificados de conciencia, meditando, practicando yoga., deportes, dieta vegetariana, luchando en solitario y en grupo por un mundo saludable sin contaminantes, más justo donde de verdad todos seamos iguales y tengamos las mismas oportunidades.

Y ahora me encuentro tan sólo...... en este mundo tan material........ Despiadado y excesivamente duro económicamente hablando y con el rumbo perdido el rumbo y otras muchas cosas como …la cultura, el respeto por nuestros mayores, por nuestros valores, donde la mediocridad es el denominador común y lo normal se convierte en….…extraordinario.

Miro a mis amigos, o ex-amigos no sé cómo llamarlos ya que prácticamente ya no tenemos nada en común, la mayoría con sus trabajos y empresas propias destacando lo bueno de tener tantas cosas y yo desertor de su sistema, en esos instantes a veces creo haber equivocado el camino.

Sera que decidí el trayecto más cómodo de intentar ser, al difícil de tener, para llegar a no tener nada o muy poco pero en realidad es más que suficiente y ser una vergüenza para muchos y un verdadero amigo para otros.

Así de contradicción en contradicción avanza uno en ocasiones por el siempre controvertido camino del “BUSCADOR”.

Y la pregunta era ¿seré yo solo así de esta manera?

Habrá más seres humanos en el mundo que vean otras cosas que no sea consumo, consumo y tener y tener?

¿Donde están?

¿Habré perdido nada más nacer, la facultad de la conformidad o el conformismo, tan necesaria en este momento actual que atraviesa la humanidad?

¿Habré perdido además el sentimiento de rebaño?

Dudas y confesiones en un día gris, no me manden a terapia por favor, voy a seguir así, siendo amigo de los arboles, de las plantes, de los animales y de todo aquello que tenga vida.
Aunque quienes me conocen saben que no me gusta dar consejos, hoy hare una excepción y como reflexión final les dejo este.

Si tuviera que dar un consejo válido para todos…

DARÍA TRES:

EL PRIMERO HAZ SIEMPRE, PORQUE SI NO HACES, TE ARREPENTIRÁS, Y SI HACES Y TE EQUIVOCAS, AL MENOS HABRÁS APRENDIDO ALGO.

EL SEGUNDO, NO QUIERAS NADA PARA TI QUE NO QUIERAS TAMBIÉN PARA LOS DEMÁS.

EL TERCERO, NO SEAS LO QUE OTROS QUIERAN QUE SEAS, SÉ TÚ MISMO.

ES UNA COLABORACIÓN DE L.S.

1 comentario:

  1. También el error, o tal vez, especialmente el error, tiene una profunda razón de ser y un regalo oculto.

    ResponderEliminar