C.E.

C.E.
....

lunes, 28 de noviembre de 2011

LOS LÍMITES DEL AMOR

NO IMPORTA QUÉ DIGAN LOS POETAS, NO AMAMOS CON EL CORAZÓN, SINO CON EL CEREBRO. PODEMOS INVENTAR EL 'AMOR DE PAREJA EN EL DÍA A DÍA, CONSTRUIRLO A NUESTRA IMAGEN Y SEMEJANZA, E INCLUSO TRASCENDERLO O ABANDONARLO.

Si el amor sólo fuera sentimiento y emoción pura, quedaríamos inevitablemente a la merced de sus altibajos y fluctuaciones.

Sin embargo, los consultorios psicológicos están repletos de mujeres y hombres valientes que rebaten la idea de que el amor es incontrolable y totalmente irracional.

EL AMOR COMPLETO, EL QUE INCLUYE PASIÓN (ERAS), AMISTAD (PHILIA) Y TERNURA (ÁGAPE), NO LLEGA DE IMPROVISO COMO UN DEMONIO O UN ÁNGEL QUE SE APODERA DE NOSOTROS, TAMBIÉN EXISTE LA VOLUNTAD DE AMAR O DE NO AMAR. NO SÓLO EL AMOR NOS "POSEE", TAMBIÉN LO POSEEMOS A ÉL: NADIE ES VÍCTIMA DEL AMOR SIN SU PROPIO CONSENTIMIENTO.

Nuestra cultura ha hecho una apología al amor incondicional, el cual parte de una idea altamente que a pesar de los engaños, los golpes, el desinterés o el desprecio, si los hubiera, en nada cambiarían mi sentimiento. Más allá de mi dignidad y a cualquier precio, hagas lo que hagas, te amaré per sécula seculórum. Amor ilimitado, irrevocable y eterno.

¿A quién se le habrá ocurrido semejante estupidez? Si el amor lo justificara todo, estaría por encima de los derechos humanos, la justicia y la ética. Entraríamos en un "todo vale" afectivo que funcionaría como una bomba de tiempo, donde el "ser para el otro" quedaría automáticamente validado y el "ser para sí" sería considerado una herejía. No importa qué digan los románticos: ser incondicional en el amor, amparado en la quimera del amor verdadero, promueve el sufrimiento feliz, el desinterés por uno mismo y la renuncia al yo.

Algunos pensadores y personajes se han referido al amor romántico con innumerables epítetos: doloroso e inexpugnable; como una conmoción (Werther), duelo anticipado (Barthes), terror/ansiedad (Winnicott), enfermedad (Platón), amargo ejercicio (Gabriela Mistral), tristeza placentera (Campoamor), ímpetu ciego (Marañen), curiosidad superior (Flaubert), en fin, la lista sería de nunca acabar. Pero insisto: el amor pasional, la manía, el arrebato que nos transporta y apega es sólo una parte de la experiencia afectiva.

Realmente, ¿nunca esperas nada a cambio de tu pareja, ni siquiera una mínima retribución? No seamos hipócritas. Si eres fiel, esperas fidelidad; si das sexo, esperas sexo; y si das ternura, no esperas un golpe.

EL MITO DEL AMOR SIN LÍMITES HA HECHO QUE INFINIDAD DE PERSONAS ESTABLEZCAN RELACIONES TOTALMENTE DAÑINAS E IRRACIONALES, EN LAS QUE SE PROMULGA EL CULTO AL SACRIFICIO Y LA ABNEGACIÓN SIN FRONTERAS. "VIVO PARA TI", "MI FELICIDAD ES TU FELICIDAD": AMOR ANDRÓGINO, DEPENDENCIA FELIZ, ADICCIÓN BENDITA. ¿Y DESPUÉS QUÉ? ¿CÓMO ESCAPAR SI ME EQUIVOQUÉ?

Si el amor teórico y celestial es ilimitado y no conoce condiciones, el amor terrenal las necesita, y con urgencia. Basta mirar cualquier indicador sobre maltrato y relaciones disfuncionales para darse cuenta de que los llamados "males del amor" ya conforman un problema de salud pública.

¿Quién dijo que hay que soportarlo todo o resignarnos a una vida insulsa y sin sentido, por amor? ¿De dónde sacamos que para el amor no hay ley? No sólo traspasa los límites racionales del amor quien vulnera los principios de la persona supuestamente amada, sino quien acepta sumisamente el desamor, la descalificación, el engaño o cualquier otra forma de ofensa. Si nunca te indignas con tu pareja, pueden pasar dos cosas: o vives en el autoengaño o estás viviendo con un santo o una santa, lo cual es igualmente preocupante.

Reconocer que existen ciertos límites afectivos no implica necesariamente dejar de amar, sino aceptar la posibilidad de modificar la relación en un sentido positivo o simplemente alejarse y no estar en el lugar equivocado, aunque duela la decisión. Aun así, algunas personas parecen tener una conexión directa entre el sistema límbico (encargado de sentir) y el lóbulo prefrontal (encargado de pensar), y en tal sentido son capaces de dejar de amar si no se sienten amadas. Una paciente me decía: "En cuanto supe que no me amaba lo dejé de amar instantáneamente.

Qué se habrá creído el muy idiota". Un dic basado en el orgullo, aún no estudiado por la ciencia, que hace que el amo» no correspondido pierda su sentido. Afortunados quienes lo logran.

Si crees que el amor lo justifica todo y que amar es tu principal fuente de realización, el amor se convertirá en una obsesión y no serás capaz de renunciar al afecto o a tu pareja cuando debas hacerlo. La máxima es como sigue, así el miedo y el apego te bloqueen la mente y ablanden tu corazón: no importa cuánto te amen, sino cómo lo hagan.

El buen amor es un problema de calidad total. Cuando estás en una relación en la que no te aman como quisieras o no te respetan, pero sigues allí aferrada o aferrado pese a todo, esperando el milagro de una resurrección imposible, pasaste los límites del amor razonable e inteligente. Existe un punto donde la línea de lo no negociable se desdibuja y perdemos el norte.

Este libro habla del amor de pareja y está dirigido a todas aquellas personas que quieren vivir el amor de una manera más tranquila y sosegada y sin tanta irracionalidad. El mensaje es que no necesitas "amar el amor sobre todas las cosas" para vivir en pareja y que hay límites a partir de los cuales el amor se transforma en enfermedad o adicción.

PARA AMAR NO DEBES RENUNCIAR A LO QUE ERES. UN AMOR MADURO INTEGRA EL AMOR POR EL OTRO CON EL AMOR PROPIO, SIN CONFLICTO DE INTERESES: "TE QUIERO, PORQUE ME QUIERO A MI MISMO, PORQUE NO ME ODIO".

Y SI AMARTE IMPLICA ANIQUILAR MI AUTOESTIMA, PREFIERO LA COMPAÑÍA DE MI VIEJA AMIGA, LA SOLEDAD.

EXTRACTO DEL LIBRO: LOS LÍMITES DEL AMOR
(Hasta dónde amarte sin renunciar a lo que soy)
AUTOR: WALTER RISO


Cada cual se tasa libremente en
alto o bajo precio, y nadie vale sino
lo que se hace valer; tásate, pues,
como libre o como esclavo: esto depende de ti.
EPÍCTETO

El amor tiende siempre a ir más
lejos, pero tiene un límite, el que,
sobrepasado, lo torna en odio.
SIMONE WEÜ

Entre el deseo y la realidad
hay un punto de intersección:
el amor.
OCTAVIO PAZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario