C.E.

C.E.
....

jueves, 27 de octubre de 2011

¿QUÉ PASA CUANDO DEJAMOS DE AMARNOS?

CUANDO UNO OBSERVA EL MUNDO EN QUE VIVIMOS Y REFLEXIONA DE LOS MALES QUE LO AQUEJAN SE DA CUENTA QUE EL MAYOR MAL QUE NOS PUEDE OCURRIR A LOS SERES HUMANOS………..ES DEJAR DE AMARNOS.

De esa falta de amor provienen todos nuestros males, la tan temida enfermedad del siglo XXI esa que llaman “Depresión” no es ni más ni menos que la falta de amor por uno mismo y a mayor falta de amor por uno mismo mayor grado de depresión.

“NADIE VIVE MÁS SOLO QUE AQUEL QUE VIVE ALEJADO DE SÍ MISMO” y cierto es que en la medida que bajo las presiones depredadoras de esta sociedad consumista y deshumanizada, donde la escala de valores es aquella que dice: “TANTO TIENES TANTO VALES………” Nos vamos dejando atrapar por ellas, en la misma proporción nos vamos alejando de nosotros y en ese preciso momento, es cuando empiezan los problemas.

Los motivos muchos y variados, desde no vivir la vida que nosotros queremos sino la que los demás quieren que vivamos, hasta la de sentirnos fracasados por no tener una serie de cosas materiales que aun sabiendo que no nos ayudaran a ser más felices, sufrimos por no poderlas tener.

Al no poder conseguir lo que creemos que debemos tener para ser felices, nos vamos defraudando a nosotros mismos, nos empezamos a no gustar, en definitiva poco a poco vamos dejando de “AMARNOS”

Y entonces es cuando, surgen los miedos, las angustias, las inseguridades, los temores y si no somos capaces de darnos cuenta enseguida de que nos estamos alejando de nosotros, nos ocurrirá algo tan sencillo que cuando queramos volver ya no encontraremos el camino.

Hoy donde lo normal se considera anormal, lo natural se valora como anti-sistema, donde en la escala de valores del ser humano el primer lugar no lo ocupa la moral, donde el éxito se desea a cualquier precio, donde se habla de espiritualidad mientras cada hora mueren alrededor de 760 personas de las cuales el 60% son niños, donde todo el mundo reconoce y calla que no es que haya escasez sino que está mal repartida la riqueza, donde unos pocos tienen lo de muchos, hoy es cuando más falta nos hace el amor hacia nosotros y hacia los demás, ese “AMOR” es lo único que nos garantiza que saldremos victoriosos de esa aventura que llamamos “VIDA”.

Ese que hace que seamos capaces de ser solidarios, de ser útiles a los demás, de dar sin esperar nada a cambio, de tratar que cada ser humano que se acerque a nosotros se vaya mejor que cuando llego, ese AMOR es el que cada vez nos cuesta más mantener.

Quizá ahora que todo el mundo dice que llega el cambio que vamos a entrar en un periodo donde las energías cósmicas nos elevaran y nos harán mejores, como digo quizá ahora sea el momento de reflexionar y meditar que estamos haciendo.

Pensar que el trabajo personal e intransferible de producir nosotros nuestros propios cambios a base de trabajo, estudio y esfuerzo, para ser un poco mejores cada día, para aumentar nuestros talentos, nos lo van a dar hecho, que vendrá de fuera sin más, creo que es una manera muy infantil de engañarnos.

YA QUE DE TODOS ES SABIDO QUE LOS CAMBIOS SE DAN DE DENTRO HACIA FUERA Y NO AL REVÉS.

Se acabaron los tiempos de gurús, maestros e iniciados a seguir. Hoy todo el conocimiento esta dado, todo cuanto el ser humano necesita para evolucionar está en poder del ser humano, hoy SON “TIEMPOS DE SABER NO DE CREER”.

HOY TODO ESTÁ DICHO, PERO CASI NADA ESTÁ HECHO.

La clave no es otra que el auto-conocimiento del cual parte todo, el conocernos a nosotros mismos, nuestros talentos, nuestros limites, los limites de nuestras limitaciones, saber el sentido de nuestra vida, saber que hemos venido hacer aquí.

La importancia del conocimiento es vital, ya que él y solo él será quien nos prepare para saber encontrar el camino correcto y la actitud adecuada para recorrerlo, nos enseñara que nadie…….nadie está en posesión de la verdad “ABSOLUTA” y que cada uno entiende su verdad de acuerdo a su grado de conciencia y conocimiento.

Que la conciencia se nutre del conocimiento, que a mayor conocimiento mayor grado de conciencia y a mayor grado de conciencia mayor moralidad se desprenderá de nuestros actos.

Dejar en manos de otro u otros la responsabilidad de uno mismo, implica que no podremos pedir responsabilidades de todo cuanto nos ocurra y a la vez seremos responsables de lo que los demás hagan de nuestras vidas.

No podemos dejar en manos de los demás, las decisiones que nos competen a nosotros, en aspectos de nuestra vida tan importantes como:

A.- Dejar en manos de otro u otros "la funesta manía de pensar" y espera de ellos las respuestas a sus interrogantes.

B.- Permitir a otros manipularte y programarte, con sus verdades y creencias establecidas.

C.- Permitir que otros te expliquen que está bien y que mal, que sean otros los que encuentren las soluciones a los problemas de la sociedad.

D.- Dejar que sean otros los que eduquen a sus hijos, aunque sea por entes despersonalizados y manipuladores como el estado.

E.- Aceptar sin más las ideologías y creencias de los demás por comodidad.

F.- Aceptar como buenas las verdades de los demás sin molestarte en preguntarte qué hay detrás de esas verdades y si hay otras respuestas alternativas a tus preguntas.

EN DEFINITIVA LA VIDA ES APRENDIZAJE Y NADIE PUEDE APRENDER POR NOSOTROS, LAS EXPERIENCIAS DE LOS DEMÁS NOS SIRVEN COMO REFERENCIA PERO NUNCA COMO EXPERIENCIA PROPIA.

CON LA CONFIANZA DE SABER Y SENTIR QUE LA CREACIÓN ES PERFECTA, ESTAREMOS SEGUROS DE QUE SOMOS QUIENES SOMOS Y ESTAMOS DONDE ESTAMOS DE ACUERDO A NUESTROS MERECIMIENTOS Y QUE SI QUEREMOS SER OTRO Y ESTAR EN OTRO LUGAR DEBEMOS HACER LOS CAMBIOS NECESARIOS EN NUESTRA VIDA PARA QUE ESO SE DE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario