C.E.

C.E.
....

lunes, 10 de octubre de 2011

LA VIDA SIEMPRE SE VIVE PARA ALGO Y POR ALGO

NUESTRA TRIPLE MISIÓN

LA VIDA SIEMPRE TIENE SENTIDO. ESTAR EN ELLA ES TODO UN PRIVILEGIO QUE DEBEMOS VALORAR, AGRADECER Y UTILIZAR EN NUESTRO FAVOR, PORQUE EN ELLA, EN REALIDAD, TODO ESTÁ A NUESTRO FAVOR DESDE UN PRINCIPIO.

PODEMOS PREGUNTARNOS ANTE TAL AFIRMACIÓN ¿CÓMO PUEDE ESTAR A FAVOR NUESTRO EN AQUELLOS CASOS EN LOS QUE ES VERDADERAMENTE DURA DESDE QUE COMIENZA? PUES AÚN EN ESOS MOMENTOS ESTÁ A FAVOR DEL QUE LA VIVE.

POR ESO HAY QUE DECIDIRNOS SIEMPRE POR TRES MISIONES FUNDAMENTALES A LAS QUE NOS DEBEMOS POR SER EMISARIOS DEL ESPÍRITU ATEMPORAL QUE NOS CONSTITUYE:

1º SER FELICES. Parece que la conquista de la felicidad viene dada por lo que de fuera nos aporta algo más de lo que somos o tenemos y con ello…comienza nuestra felicidad. No es así. La felicidad nace del interior. De la forma de ver las cosas. De la manera de responder a lo que nos sucede. Del modo en que dejamos que pasen las ofensas a nuestro interior. La felicidad está. Simplemente.

Y lo único que hay que hacer es despertarla con nosotros cada mañana, tomarla de la mano y no separarnos más en todo el día. ¿Imagináis a una amiga entrañable a la que nos gustaría estar ligados continuamente? Pues ella puede invadirlo todo si se lo permitimos y traer a la fiesta de vivir, la alegría, la sonrisa, el buen humor, la amabilidad y la complicidad. ¿Podéis suponer un inmenso escudo con el que protegernos de la ira, la cólera, la agresividad, la crítica y la malsana intención de los demás?.

La felicidad que está en nosotros sin más…destruye los ataques del resto porque nadie puede contra la seguridad de sentirnos bien con nosotros mismos. Por eso, no debemos sentirnos culpables cuando somos felices. Es un estado natural que hay que reencontrar, sin el cual no somos ni seremos nunca lo que nos constituye.

2º DEBEMOS DEJAR HUELLA TRAS NUESTRAS PISADAS. Todos enseñamos algo. Todos somos maestros y aprendices. Todos damos y recibimos.

Todos ganamos al compartir. Estemos donde estemos, seamos quienes seamos…desde cualquier posición, en cualquier momento y en cualquier lugar podemos dejar rastro.

Un rastro que debe marcar la identidad grandiosa que llevamos por dentro. Como seres maravillosos, únicos e irrepetibles.

Un rastro que ayude a ser más y mejor. Un rastro que permita a los demás progresar sobre lo aprendido. Y no se nos olvide que todos, absolutamente todos, enseñamos continuamente. Por eso, es tan importante saber usar el silencio y la coherencia, es decir procurar que a nuestras palabras le sigan los hechos de acuerdo a esas palabras.

La presencia o la ausencia. Lo que damos y lo que guardamos. Lo que amamos y lo que odiamos. Aquello que nos emociona y lo que nos disgusta. La prudencia o la soberbia. El egoísmo o el altruismo. Todo tiene su contario y en cada vuelta y en cada giro…estamos enseñando y enseñándonos.

3º SER ÚTIL A LOS DEMÁS ES EL SENTIDO ÚLTIMO DE NUESTRA EXISTENCIA. No hemos venido aquí a ser seres humanos aislados. Tenemos esa obligación moral de compromiso evolutivo tanto a nivel individual, como colectivo, debemos evolucionar nosotros a la vez que ayudamos a evolucionar a nuestros hermanos.

Los compartimentos de nuestro corazón deben dar cabida a todos los que de algún modo lo necesiten, porque es ilimitado y espacioso para que nadie se quede sin un pensamiento, de comprensión y ayuda.

A veces se ayuda, dejando ir. Otras acompañando en el camino y la mayoría, mostrando sin dirigir. Comprender es ayudar. Amar es ayudar. Escuchar es ayudar. Pensar, meditar y recordar es ayudar. Cubrir de serenidad y sosiego .…siempre, es ayudar.

ESTAMOS AQUÍ POR ALGO. ESTAMOS PARA ALGO. EL EGO TIENDE A HACERNOS GRANDES FAENAS Y SOBRE TODO, SIEMPRE TIENDE A CONFUNDIR EL MUNDO CON LA IMAGEN DEL PROPIO MUNDO SIN COMPRENDER QUE EL MUNDO REAL ESTA EN EL ROSTRO Y EL CORAZÓN DE QUIEN NOS NECESITA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario