C.E.

C.E.
....

viernes, 27 de mayo de 2011

APRENDIENDO A SER SABIOS

El sabio se mantiene alejado de la rivalidad,
de la codicia y de la confusión
producida por los deseos.
El sabio es feliz al vivir,
es bondadoso y armoniza con todos,
es sincero al hablar, equilibrado
y recto en el trabajo y en la vida.
Cuando acaba su obra, se retira oportunamente,
su respiración es fresca como la de un niño,
y busca siempre beneficiar a los hombres.


El sabio es difícil de comprender,
es cauteloso como quien atraviesa
un río en invierno,
prudente como quien tiene enemigos,
reservado como el huésped de una casa,
sencillo como la madera, tranquilo como un valle
y profundo como las aguas de un lago.


El sabio posee poco
porque se ha olvidado de las cosas,
su presencia es modelo para todos los hombres.
No se muestra, por eso resplandece,
no se vanagloria, por eso sobresale,
no se exalta, por eso merece elogio,
es humilde y se mantiene íntegro.
Permanece independiente,
aunque viva rodeado de gloria y esplendor
nunca pierde la paz.


El sabio no es impetuoso,
y nunca pierde el dominio de sí mismo.
El sabio no ofende a nadie,
y nunca halla motivo para rechazar a nadie.
El sabio es aquel que se conoce a sí mismo,
que quiere conquistarse a sí mismo,
más que conquistar a otros.
El sabio, contemplado,
no parece digno de ser mirado,
oyéndolo, no parece digno de ser escuchado,
sin embargo, contiene en sí todas las virtudes.


El sabio parece que no hace nada y,
sin embargo, nada queda sin realizar.
El sabio hace del corazón de los demás
el suyo propio.
Con el bueno obra de forma buena,
con el malo obra de buena forma.
El sabio se parece a un niño,
nada ni nadie le daña.
El sabio se da cuenta de las cosas
que para los demás pasan inadvertidas,
y estima por igual las grandes y las pequeñas.
El sabio no combate, mas siempre vence,
y no teme a la muerte.
El sabio es, en fin, quien está en armonía
con la naturaleza.


(Tao Te King)


En el momento actual, donde el ser humano atraviesa por una etapa de enorme confusión, donde la información es abrumadora y difícilmente tiene tiempo para poder discernir cual es la que más le conviene y la más útil para su filosofía de vida.

Por ello es bueno tener unas pautas y un modelo que nos ayude a ser quienes de verdad queremos ser y hacer lo que realmente queremos hacer no aquello que otros quieren que seamos o hagamos.

Tengamos en cuenta siempre esa frase de sabiduría milenaria que dice:

“UNO ESTÁ DONDE ESTÁ SU PENSAMIENTO, POR ESO ES IMPORTANTE PENSAR SIEMPRE DONDE UNO QUIERE ESTAR”

Cada pensamiento pone en movimiento una clase especial de energía, la cual tarde o temprano se vuelve una realidad tangible, y cuanto más es sostenida dicha idea en tu mente, más sucederá.

Por lo tanto, podemos hacer uso de este conocimiento, buscando generar conscientemente la realidad soñada por nosotros, solamente poniendo empeño en el aprovechamiento de esta ley natural.

No obstante es innegable que dicha ley se cumple, es también un hecho incontestable, que la mayoría de nosotros debe reiterar innumerables veces estos pensamientos, a fin que de realmente se hagan uno con nuestro fuero interno, para que luego de un cierto tiempo de incubación surtan el efecto deseado.

El tiempo de incubación o elaboración interna que requiere nuestra mente subconsciente para la materialización de un cierto pensamiento, es nuestra mayor incógnita; ya que un mismo pensamiento puede producir sus efectos luego de un tiempo totalmente diferente, según se lo propongan distintas personas.

No obstante lo cual, la experiencia indica, que todo pensamiento suficientemente sostenido acaba por imponerse, generando a largo plazo los cambios correspondientes.

Esta es una idea sumamente importante, pues es lastimosamente común ver como muchas personas que hacen su primera incursión dentro de estas líneas de pensamiento, luego de un breve plazo de práctica, suelen abandonar el intento.

Cuando una misma imagen se presenta frecuentemente a nuestra mente, esa imagen se convierte en generadora de eventos conformes a ella misma, terminando siempre en la dominación del determinismo provocado por la costumbre.

Tú te transformas en aquello en lo que piensas más y también atraes aquello en lo que piensas más.

Así que querido lector/ra de este tú blog, intentemos cada día ser mas aprendices de sabio, para que la armonía y felicidad se instale en nuestra vida hasta llegar a ser una parte más de nosotros mismos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario